EX­PER­TO

¿In­co­rre­gi­bles?

4 Patas - - CONTENIDO -

LA PRE­GUN­TA QUE SIEM­PRE NOS HA­CE­MOS CO­MO DUE­ÑOS DE FE­LI­NOS ES: ¿PO­DE­MOS EDU­CAR A NUES­TROS GA­TOS IGUAL QUE A un PE­RRO? LA RESPUESTA ES SÍ. DES­CU­BRE CÓMO.

A di­fe­ren­cia de los pe­rros, los ga­tos son muy sus­cep­ti­bles; pe­ro, si les po­ne­mos lí­mi­tes des­de el co­mien­zo, su apren­di­za­je se­rá me­jor y nues­tro en­tre­na­mien­to mu­cho más efi­caz. La edu­ca­ción bá­si­ca fe­li­na va des­de en­se­ñar­les a usar bien su ca­ja sa­ni­ta­ria —aun­que ellos lo ha­cen por na­tu­ra­le­za— has­ta no da­ñar mue­bles, cor­ti­nas, za­pa­tos y ob­je­tos va­lio­sos de la ca­sa.

Lec­cio­nes bá­si­cas fe­li­nas

Lo pri­me­ro que de­be­mos te­ner en cuen­ta es cómo tra­tar­lo. Pa­ra los ga­tos, es vi­tal el en­ri­que­ci­mien­to am­bien­tal, es de­cir, de­be­mos cons­truir­les am­bien­tes apro­pia­dos pa­ra ca­da ac­ción. Por ejem­plo, con el fin de que no ha­ga sus ex­cre­men­tos u ori­nes por fue­ra de la ca­ja, es im­por­tan­te usar una bue­na are­na, li­bre de pol­vo y fra­gan­cias, y de tex­tu­ra sua­ve; así, ellos se sen­ti­rán más có­mo­dos usan­do su ba­ño. Ade­más, no so­bra men­cio­nar­lo, es­te es­pa­cio siem­pre de­be es­tar lim­pio.

Así mis­mo, de­be­mos te­ner en ca­sa ras­ca­de­ros y ob­je­tos de car­tón o ma­de­ra —en­vuel­tos en ca­bu­ya pue­de ser una me­jor op­ción—, pa­ra que el ga­to pue­da afi­lar las uñas y mar­car te­rri­to­rio li­be­ran­do sus hor­mo­nas. De es­ta for­ma evi­ta­re­mos que uti­li­ce el sofá o las cor­ti­nas. Es re­co­men­da­ble te­ner ju­gue­tes so­no­ros

que cap­ten su aten­ción, es­tos ayu­da­rán a que se en­fo­que en el jue­go y no en otros ele­men­tos de la ca­sa.

La edu­ca­ción de un ga­ti­to ra­di­ca más en la he­rra­mien­tas que usa­mos que en ge­ne­rar ins­truc­cio­nes de apren­di­za­je. Es­tas lec­cio­nes bá­si­cas nos ayu­da­rán a te­ner mas­co­tas más ama­bles y so­cia­bles. Un buen en­ri­que­ci­mien­to am­bien­tal pa­ra un fe­lino do­més­ti­co nos fa­ci­li­ta­rá la con­vi­ven­cia.

Con­tra­rio a los pe­rros, los ga­tos no tie­nen nin­gún in­te­rés en apren­der tru­cos a cam­bio de una ga­lle­ti­ta; ellos nos dan aten­ción y ca­ri­ño de acuer­do a su ex­pe­rien­cia. De es­ta ma­ne­ra, un fe­lino pue­de de­mos­trar su afec­to en la me­di­da en que su am­bien­te sea el me­jor y el más ade­cua­do pa­ra las ne­ce­si­da­des pro­pias de su es­pe­cie.

Sin dar­nos cuen­ta, mu­chas ve­ces, co­rre­gi­mos a nues­tra mas­co­ta de la ma­ne­ra equi­vo­ca­da y lo­gra­mos el efec­to con­tra­rio. Por ejem­plo, si en­con­tra­mos ori­nes por fue­ra de la ca­ja, lo re­ga­ña­mos. Ha­cien­do es­to, el ga­to ja­más aten­de­rá a tu lla­ma­do, pues su in­ter­pre­ta­ción se­rá: “No va­yas cuan­do te lla­man por­que te van a re­ga­ñar y a cas­ti­gar”. Otro ejem­plo es dar­le to­do lo que pi­de, así sea a me­dia no­che, pa­ra que no se si­ga que­jan­do. Si lo ha­ce­mos, le da­re­mos vía li­bre pa­ra que ca­da no­che nos ma­ni­pu­le con su llan­to.

El éxi­to de la edu­ca­ción, so­bre to­do con los ga­tos, es­tá en la pre­ven­ción; sin em­bar­go, cuan­do es mo­men­to de co­rre­gir, los re­ga­ños y cas­ti­gos no son la me­jor op­ción. Es im­por­tan­te de­di­car­les tiem­po de jue­go y es­tar un pa­so de­lan­te de ellos: asig­nar­les ho­ra­rios de co­mi­da, di­se­ñar­les es­pa­cios de es­par­ci­mien­to y crear­les un lu­gar agra­da­ble pa­ra dor­mir.

En con­clu­sión, es­tos ani­ma­les son se­res in­de­pen­dien­tes, con ne­ce­si­da­des cla­ras y de­fi­ni­das; si usa­mos las he­rra­mien­tas apro­pia­das y de ma­ne­ra co­rrec­ta des­de que son pe­que­ños no ten­dre­mos di­fi­cul­ta­des con su com­por­ta­mien­to. Si por el con­tra­rio te­ne­mos en ca­sa a un ga­to adul­to que ya tie­ne un per­fil y una per­so­na­li­dad de­fi­ni­da, con mu­cha pa­cien­cia y de­di­ca­ción po­dre­mos me­jo­rar la si­tua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.