ÁMS­TER­DAM / PO­LÍ­TI­CA AMA­BLE

4 Patas - - GUÍA -

Ho­lan­da es un país di­fe­ren­cia­do por sus ideas pro­gre­sis­tas en dis­tin­tos te­mas y por la al­ta ca­li­dad de vi­da que ofre­ce a la po­bla­ción. Su ca­pi­tal, Áms­ter­dam, tie­ne una po­lí­ti­ca bas­tan­te ama­ble con los ani­ma­les, por lo que tú y tu com­pa­ñe­ro de aven­tu­ras po­drán dis­fru­tar de mu­chos be­ne­fi­cios, en­tre otras co­sas de un trans­por­te pú­bli­co muy efi­cien­te que re­ci­be mas­co­tas, in­clu­yen­do tran­vías, trenes, me­tro y bu­ses. El li­bre ac­ce­so a di­fe­ren­tes es­ta­ble­ci­mien­tos en la ciu­dad es­tá ga­ran­ti­za­do: bá­si­ca­men­te, si no hay una se­ñal que di­ga “no se ad­mi­ten pe­rros”, cual­quier pe­lu­do es bien­ve­ni­do. Uno de los par­ques más re­co­no­ci­dos por los aman­tes de los ani­ma­les es Fle­vo­park, en don­de du­ran­te el ve­rano se des­ti­na un área de na­do pa­ra pe­rros. Ho­lan­da es tan em­pá­ti­ca con los ani­ma­les, que po­see su pro­pio par­ti­do po­lí­ti­co de­di­ca­do a pro­te­ger su bie­nes­tar —in­clu­so tie­nen es­ca­ños en el par­la­men­to—. Un des­tino im­per­di­ble.

En Ber­lín, hay em­bar­ca­cio­nes ami­ga­bles con las mas­co­tas: les per­mi­ten abor­dar con sus amos y re­co­rrer el río Spree.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.