PER­SO­NA­JES

Larry John­son lle­va más de 30 años cu­rio­sean­do el mun­do de los ga­tos a tra­vés de la len­te de su cá­ma­ra. Les sil­ba, les ha­bla, les ron­ro­nea… Se co­nec­tan y, al fi­nal, lo­gra su co­me­ti­do: re­tra­tar su per­so­na­li­dad en una so­la ima­gen.

4 Patas - - CONTENIDO - POR AN­DREA LOZANO

Entrevista a Larry John­son, cé­le­bre re­tra­tis­ta de ga­tos.

En­tre su ga­le­ría fo­to­grá­fi­ca de pe­los, bi­go­tes y ojos de atrac­ti­vos co­lo­res, Larry John­son eli­ge con con­fian­za sus fa­vo­ri­tas: aque­llas que exal­tan un sen­ti­mien­to de re­la­ja­ción o las que hip­no­ti­zan por la in­ten­si­dad de las mi­ra­das. El fa­mo­so re­tra­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se de ga­tos co­no­ce de me­mo­ria las ca­rac­te­rís­ti­cas de cual­quier ra­za y sa­be cuá­les son las más in­te­li­gen­tes. Su ex­pe­rien­cia le ha en­se­ña­do que en­tre más lis­tos son los ani­ma­les, más com­ple­jo es cap­tar su aten­ción. 4Pa­tas ha­bló con él so­bre su tra­ba­jo: el ar­te de re­pro­du­cir el en­can­ta­dor mis­te­rio de los ga­tos. 4Pa­tas: ¿De dón­de vie­ne tu gus­to por los fe­li­nos? Larry John­son: Cre­cí con un pe­rro, una tor­tu­ga y un co­ne­jo. Cuan­do sa­lí de la uni­ver­si­dad adop­té un ga­ti­co ca­lle­je­ro que hoy me acom­pa­ña jun­to a un sia­més y un mai­ne. ¡Ah!, y tam­bién con­vi­vi­mos con un husky si­be­riano.

LOS GA­TOS NO PUE­DEN SER RE­TRA­TA­DOS CON FLASH, PUES PRO­DU­CE EL EFEC­TO 'OJOS RO­JOS'. LO IDEAL ES USAR LA LUZ NA­TU­RAL.

4P: ¿Có­mo em­pie­za un fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal a es­pe­cia­li­zar­se en el re­tra­to de ga­tos? L.J.: Ha­bía es­ta­do cap­tu­ran­do la na­tu­ra­le­za y otros ani­ma­les pa­ra po­ner las imá­ge­nes a la ven­ta en el Club de Fo­to­gra­fía en la Flo­ri­da. Allí co­no­cí a un ar­tis­ta y a su es­po­sa. Ella bus­ca­ba quién le hi­cie­ra bue­nas fo­tos a sus fe­li­nos pa­ra una ex­po­si­ción que se apro­xi­ma­ba y yo las hi­ce. Que­dó tan en­can­ta­da que me pi­dió re­gis­trar to­do el even­to. Des­pués de unos cin­co años, to­mé la de­ci­sión de cen­trar­me en es­tos ani­ma­les y co­men­cé a via­jar con mi es­tu­dio por­tá­til en bus­ca de sus me­jo­res re­gis­tros. 4P: Es­tas mas­co­tas tie­nen una per­so­na­li­dad muy in­de­pen­dien­te. ¿Qué es lo más di­fí­cil a la ho­ra de re­tra­tar­las? L.J.: Cap­tar­las —o más bien ‘per­sua­dir­las’— es un gran re­to. Uno tie­ne que ser fle­xi­ble a sus sen­ti­mien­tos y reac­cio­nes. Es in­dis­pen­sa­ble leer­las y co­no­cer­las an­tes, du­ran­te y des­pués de la cap­tu­ra pa­ra en­ten­der sus ca­pri­chos. 4P: ¿Có­mo lo­gras co­nec­tar­te con ellas? L.J.: Las aca­ri­cio y les ha­blo pe­ro, ade­más de la in­ter­ac­ción fí­si­ca, tam­bién em­pleo di­fe­ren­tes ob­je­tos pa­ra ‘bur­lar­me’ de ellas. Ten­go cuer­das, bi­chos fal­sos, plu­mas de aves vo­la­do­ras y cam­pa­nas. Real­men­te lo que más dis­fru­to es cap­tu­rar su esen­cia. 4P: ¿Qué le di­rías a la gen­te que pien­sa que los ga­tos son aburridos? L.J.: Aun­que son dis­tan­tes, in­qui­si­ti­vos y muy su­ti­les, no ge­ne­ran mu­chos es­tra­gos ni tie­nen com­por­ta­mien­tos tra­vie­sos co­mo los pe­rros. Sus ron­ro­neos y su com­pa­ñía brin­dan una sen­sa­ción de cal­ma gran­dio­sa. 4P: ¿Cuál es ese tip in­dis­pen­sa­ble pa­ra re­tra­tar exi­to­sa­men­te a un ga­to? L.J.: To­mar­le fo­tos en el mo­men­to en que es­tá más re­la­ja­do no es la me­jor op­ción. Pa­ra ob­te­ner bue­nas imá­ge­nes, pro­cu­ra es­tar en lu­ga­res bien ilu­mi­na­dos: pue­de ser cer­ca de la ven­ta­na pe­ro nun­ca ba­jo la luz so­lar di­rec­ta, ya que no de­ja apre­ciar bien los de­ta­lles. Tam­bién de­bes evi­tar el flash —pro­du­ce el efec­to ‘ojos ro­jos’—, el ex­ce­so de zoom y los fon­dos con mu­chos ele­men­tos. La idea es que el ga­to sea el que más se re­sal­te.

Den­tro del por­ta­fo­lio de Larry es­tán to­das las ra­zas fe­li­nas, ex­cep­to al­gu­nas de las más nue­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.