PA­SA­JE­ROS bi­go­te de

Un sia­més y un crio­llo ame­ri­cano tie­nen una mi­sión: dan so­por­te emo­cio­nal a su dueña en los via­jes. Es­ta fue su ex­pe­rien­cia cuan­do re­gre­sa­ron a Co­lom­bia des­de Es­ta­dos Uni­dos con sus acom­pa­ñan­tes.

4 Patas - - DESTINO -

Una vez más, Ca­ra­me­llo y Bru­ne­llo en­tra­ron al avión sin mos­trar una piz­ca de ner­vios. Lu­cían tran­qui­los y ale­gres —co­mo si su­pie­ran que te­nían sie­te vidas por de­lan­te—, y se aco­mo­da­ron en­tre dos mu­je­res que los abra­za­ban sin ti­mi­dez. A me­di­da que avan­za­ban en bus­ca de su si­lla, ob­ser­va­ban aten­tos las ca­ras des­co­no­ci­das: al­gu­nas in­di­fe­ren­tes y otras de asom­bro al ver que sus com­pa­ñe­ros de vue­lo eran dos fe­li­nos iden­ti­fi­ca­dos con un ar­nés y un cha­le­co rojo que los cer­ti­fi­can co­mo mas­co­tas de so­por­te emo­cio­nal. Am­bos vol­vían a ca­sa lue­go de che­queos mé­di­cos ru­ti­na­rios en Es­ta­dos Uni­dos y se sen­ta­ron so­bre las man­tas que cu­brían las pier­nas de sus acom­pa­ñan­tes, lis­tos pa­ra el des­pe­gue. Eso sí, no iban jun­tos, pues las ae­ro­lí­neas so­lo per­mi­ten un ani­mal por pa­sa­je­ro y dos mas­co­tas nun­ca pue­den ir en la mis­ma fi­la. Acos­tum­bra­dos al tra­jín del via­je, no les im­por­tó la se­pa­ra­ción. Des­de pe­que­ños, am­bos ga­tos fue­ron ins­cri­tos en el Re­gis­tro Na­cio­nal de Ani­ma­les de Ser­vi­cio de Es­ta­dos Uni­dos con el es­ta­tus de Emo­tio­nal Sup­port Ani­mal (ESA). Es­ta cer­ti­fi­ca­ción se les otor­gó des­pués de que se les com­pro­bó su per­so­na­li­dad so­cia­ble y su ca­pa­ci­dad pa­ra ca­na­li­zar los sen­ti­mien­tos de sus acom­pa­ñan­tes, al ayu­dar­les a man­te­ner la cal­ma y a equi­li­brar el áni­mo en si­tua­cio­nes es­tre­san­tes. Sin em­bar­go, fue gra­cias a su ejem­plar com­por­ta­mien­to que se con­vir­tie­ron en via­je­ros per­ma­nen­tes.

DÍAS PRE­VIOS

Aun­que el cer­ti­fi­ca­do ESA es uno de los más im­por­tan­tes pa­ra que una mas­co­ta pue­da via­jar en ca­bi­na, se le su­man otros re­qui­si­tos in­dis­pen­sa­bles: > El cer­ti­fi­ca­do de­be es­tar so­por­ta­do con un diag­nós­ti­co mé­di­co que es­ta­blez­ca que el ani­mal es par­te del apo­yo emo­cio­nal de la per­so­na. > De acuer­do con las nor­mas de ca­da lu­gar —de des­tino u ori­gen—, es im­por­tan­te tra­mi­tar los pa­pe­les de po­se­sión de la mas­co­ta, te­ner las va­cu­nas al día, así co­mo el cer­ti­fi­ca­do de sa­lud y el per­mi­so de sa­li­da en ca­so de vue­los in­ter­na­cio­na­les. > Pa­ra Co­lom­bia, el cer­ti­fi­ca­do del Ins­ti­tu­to Co­lom­biano Agro­pe­cua­rio (ICA) es fun­da­men­tal. Los usua­rios in­tere­sa­dos en in­gre­sar pe­rros o ga­tos al país de­ben acer­car­se a las ofi­ci­nas ubi­ca­das en los puer­tos, ae­ro­puer­tos o pa­sos de fron­te­ra na­cio­na­les pa­ra rea­li­zar la ins­pec­ción do­cu­men­tal y fí­si­ca del ani­mal, y ex­pe­dir el Cer­ti­fi­ca­do de Ins­pec­ción Sa­ni­ta­rio (CIS). A pe­sar de ser muy tran­qui­los, Ca­ra­me­llo y Bru­ne­llo re­ci­bie­ron ayu­da ex­tra de su te­ra­peu­ta pa­ra man­te­ner­se se­re­nos a bor­do. Días an­tes del via­je to­ma­ron go­tas de esen­cias flo­ra­les e in­ha­la­ron cons­tan­te­men­te el olor de la la­van­da, im­preg­na­da en las zo­nas co­mu­nes de su ca­sa y en el gua­cal en el que iban a ser trans­por­ta­dos has­ta el ae­ro­puer­to. To­do con el fin de mi­ni­mi­zar­les el es­trés.

LOS ANI­MA­LES DE SO­POR­TE EMO­CIO­NAL SON TRAN­QUI­LOS Y LO­GRAN CA­NA­LI­ZAR LAS EMO­CIO­NES DE SUS ACOM­PA­ÑAN­TES.

DEL COUNTER AL AVIÓN Cuan­do se via­ja con mas­co­tas en ca­bi­na, el check in on­li­ne no es una op­ción. Por eso, los ga­tu­nos lle­ga­ron tem­prano al counter jun­to a sus acom­pa­ñan­tes de via­je, quie­nes pre­sen­ta­ron los pa­pe­les re­que­ri­dos. Una vez ve­ri­fi­ca­dos se di­ri­gie­ron al área de se­gu­ri­dad, en don­de re­vi­sa­ron sus gua­ca­les, com­pro­ba­ron que cum­plie­ran con las re­gu­la­cio­nes y se cer­cio­ra­ron de que no lle­va­ran nin­gu­na sus­tan­cia ile­gal. Con to­do en re­gla, se tras­la­da­ron a la sa­la de es­pe­ra. Des­de es­te lu­gar, la tri­pu­la­ción de la ae­ro­lí­nea in­for­mó a los de­más via­je­ros que se trans­por­ta­rían con mas­co­tas, con el fin de co­no­cer si al­guno de los pre­sen­tes se sen­tía in­có­mo­do, te­nía fo­bia o su­fría de aler­gia. Por suer­te, es­ta vez na­die se que­jó. Lue­go, uno a uno, los pa­sa­je­ros fue­ron abor­dan­do y los fe­li­nos, acos­tum­bra­dos a vo­lar, les tras­mi­tie­ron ple­na tran­qui­li­dad. Des­pués de to­do, se tra­ta­ba de un tra­yec­to de cua­tro ho­ras en el que dis­fru­ta­rían de una de sus ac­ti­vi­da­des fa­vo­ri­tas: ven­ta­near.

ATE­RRI­ZA­JE SE­GU­RO

Du­ran­te el vue­lo, Bru­ne­llo ca­yó en un sue­ño pro­fun­do. Ca­ra­me­llo pre­fi­rió re­po­sar en los bra­zos de su acom­pa­ñan­te y echar­le una que otra mi­ra­da a los pai­sa­jes. Por fin, el avión ate­rri­zó y mien­tras los de­más pa­sa­je­ros ba­ja­ban, am­bos ga­tos se pre­pa­ra­ron pa­ra vol­ver a su ru­ti­na y en­trar a sus gua­ca­les pa­ra des­pla­zar­se por el ae­ro­puer­to. Allí de­bían su­pe­rar al­gu­nos fil­tros de se­gu­ri­dad. El pri­me­ro fue el con­trol mi­gra­to­rio. Afor­tu­na­da­men­te, sus acom­pa­ñan­tes siem­pre han uti­li­za­do el ser­vi­cio de in­mi­gra­ción au­to­má­ti­ca pa­ra evi­tar las lar­gas fi­las y las en­tre­vis­tas de los ofi­cia­les. Re­cla­ma­ron las ma­le­tas y se di­ri­gie­ron a la ofi­ci­na del ICA pa­ra ser exa­mi­na­dos y de­jar cons­tan­cia de su en­tra­da a Co­lom­bia co­mo mas­co­tas li­bres de en­fer­me­da­des con un plan de va­cu­na­ción vi­gen­te. Fi­nal­men­te, los mi­ni­nos lle­ga­ron a la puer­ta de sa­li­da, en don­de los es­ta­ban es­pe­ran­do pa­ra lle­var­los a ca­sa. Y es que co­mo lo sien­te cual­quier hu­mano, no im­por­ta lo di­ver­ti­do que sea via­jar, a ve­ces ya es ho­ra de re­gre­sar, dis­fru­tar de una nu­tri­da comida y dar­se un buen des­can­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.