Un KI­LO DE felicidad

Des­pués de mu­cho desear­lo, el sue­ño de la re­co­no­ci­da in­fluen­cer ‘Tu­ti’ Vargas se hi­zo reali­dad: un tierno ca­cho­rro yorky aho­ra es par­te de su fa­mi­lia.

4 Patas - - PERSONAJES - POR MARÍA ALE­JAN­DRA LÓ­PEZ

Pa­ra la di­se­ña­do­ra in­dus­trial Da­nie­la Vargas, mu­chas co­sas en la vi­da lle­gan por sor­pre­sa. Por un la­do, nun­ca sos­pe­chó des­cu­brir su vo­ca­ción en la crea­ción de con­te­ni­dos pa­ra Ins­ta­gram y You­tu­be con con­se­jos de mo­da y be­lle­za; y por el otro, ja­más pen­só que una do­sis ex­tra de felicidad se le apa­re­ce­ría la­dran­do y ca­mi­nan­do en cua­tro pa­tas. Tan­to ‘Tu­ti’ —apo­do con el que se le co­no­ce en las re­des— co­mo su es­po­so, el can­tan­te Se­bas­tián Ye­pes, go­zan de una épo­ca de tra­ba­jo du­ro y de lo­gros al­can­za­dos; sin em­bar­go, has­ta ha­ce un par de me­ses, al­go le ha­cía fal­ta a su ho­gar. Ella fue la que más in­sis­tió. Co­mo bue­na in­fluen­cia­do­ra, le en­via­ba cons­tan­te­men­te a su es­po­so fo­tos de pe­rros que se en­con­tra­ba en la ca­lle y con fre­cuen­cia le men­cio­na­ba los mu­chos be­ne­fi­cios que po­dría traer un ca­cho­rro a la fa­mi­lia. Fi­nal­men­te, tras cien­tos de sú­pli­cas, y de ma­ne­ra sor­pre­si­va, él acep­tó.

LA ENER­GÍA INAGO­TA­BLE DE KI­LO ES TO­TAL­MEN­TE APRO­VE­CHA­DA POR SE­BAS­TIÁN. ÉL ES QUIEN MAN­TIE­NE SUS NI­VE­LES DE HIPERACTIVIDAD AL MÁ­XI­MO, MIEN­TRAS ‘TU­TI’ ES LA EN­CAR­GA­DA DE PO­NER OR­DEN, PE­RO CON AMOR.

LLE­GA­DA INES­PE­RA­DA

Tiem­po an­tes de que Ki­lo se con­vir­tié­ra en par­te de la fa­mi­lia, Se­bas­tián so­lo en­con­tra­ba 'pe­ros' ante la idea de te­ner un pe­rro: “¿Quién lo va a cui­dar?”, “¿có­mo ha­re­mos cuan­do via­je­mos?”, “¿y sí se en­fer­ma?”. Sin em­bar­go, era tal el an­he­lo de ‘Tu­ti’ que es­ta­ba se­gu­ra de que en­con­tra­rían al­gu­na so­lu­ción pa­ra ca­da uno de ellos. La sor­pre­sa lle­gó un fin de se­ma­na an­tes del aniver­sa­rio de la pa­re­ja, cuan­do am­bos pla­nea­ron ir a un cen­tro co­mer­cial a las afue­ras de Bo­go­tá. En el ca­mino, el can­tan­te le pi­dió a su es­po­sa que lo acom­pa­ña­ra a otro lu­gar, se ba­ja­ron del ca­rro y allí es­ta­ba: un pe­que­ño ca­cho­rro yorks­hi­re te­rrier es­pe­ra­ba por ellos. El nom­bre lo de­ci­die­ron ese mis­mo día. Hi­cie­ron una lis­ta de op­cio­nes en­tre las que es­ta­ban Li­món, Ra­yo y Ki­lo, pe­ro fue es­te úl­ti­mo el que los con­ven­ció por­que, en sus pa­la­bras, “se­ría un ki­lo de ter­nu­ra, paciencia, en­se­ñan­zas y amor”. Des­de ese día, sus vidas han te­ni­do que ajus­tar­se. Po­cas ho­ras de sue­ño, to­le­ran­cia y adap­ta­ción son los ele­men­tos que los han ayu­da­do a com­pren­der lo que im­pli­ca es­ta res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro tam­bién sus be­ne­fi­cios. “Él lle­gó a dar­nos mu­chas lec­cio­nes, tan­to pa­ra la vi­da de ca­da uno, co­mo pa­ra la re­la­ción”, asegura Se­bas­tián.

TO­DO LO QUE ES­PE­RA­BAN Y ¡MU­CHO MÁS!

Pa­ra ‘Tu­ti’, Ki­lo es me­jor de lo que ima­gi­na­ba, pues no ha­ce mu­chos desas­tres y es muy obe­dien­te. In­clu­so, se­gún di­ce, su es­po­so y ella com­par­ten cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas con su mas­co­ta: “Se pa­re­ce a mí en lo dor­mi­lón y des­or­de­na­do, pe­ro tam­bién por­que es dis­ci­pli­na­do y tierno. A Se­bas­tián se pa­re­ce en lo amo­ro­so, ca­ri­ño­so y ham­brien­to”. Aun­que es­pe­ran el día en que ten­gan una ca­sa gran­de con jar­di­nes y es­pa­cios más am­plios pa­ra aco­ger a una nue­va mas­co­ta, por aho­ra, es­te tierno yor­kie tie­ne el pe­so jus­to pa­ra lle­nar sus vidas de más amor.

'Tu­ti' Vargas y Se­bas­tián Ye­pes son los nue­vos pa­dres de Ki­lo, un ca­cho­rro yorks­hi­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.