En­can­ta­do­res de pe­rros

Des­de ha­ce al­gu­nos años, la co­rrien­te edu­ca­ti­va del cien­tí­fi­co Ivan Pa­vlov se ha vuel­to po­pu­lar en­tre los en­tre­na­do­res de ca­cho­rros.

4 Patas - - EXPERTO COMPORTAMIENTO -

Ani­vel mundial se desa­rro­llan dos co­rrien­tes de edu­ca­ción pe­rru­na con bas­tan­te fuerza: una tra­di­cio­nal ba­sa­da en el adies­tra­mien­to mi­li­tar, y otra me­to­do­lo­gía en positivo fun­da­men­ta­da en la psi­co­lo­gía con­duc­tual de cien­tí­fi­cos co­mo Ivan Pa­vlov y Fre­de­ric Skin­ner. Des­de la edu­ca­ción tra­di­cio­nal, el “¡no ha­gas es­to !” es pri­mor­dial pa­ra lo­grar que nues­tras mas­co­tas obe­dez­can. Pe­ro ¿qué tan­to en­tien­den ellas el ‘no’? Si lle­ga­mos a la ca­sa des­pués de un lar­go día de tra­ba­jo y ve­mos un da­ño, pe­ro el pe­rro ya duer­me pla­cen­te­ra­men­te so­bre el so­fá, es muy di­fí­cil que al re­ga­ñar­lo en­tien­da a qué se de­be la co­rrec­ción. Si apli­ca­ra­mos el con­di­cio­na­mien­to clá­si­co, lo má­xi­mo que lo­gra­ría­mos es que el ani­mal no re­pi­ta la con­duc­ta de­lan­te de quien lo re­pren­dió. Se­gún Pa­vlov, por el con­tra­rio, si dos es­tí­mu­los apa­re­cen con­ti­nua­men­te jun­tos, se ob­ten­drá siem­pre la mis­ma res­pues­ta. Es­ta es la ra­zón por la que cuan­do sue­na el tim­bre el pe­rro en­tien­de que ha lle­ga­do una per­so­na. Ade­más, es la ex­pli­ca­ción al por qué apren­de una in­fi­ni­dad de co­sas pa­ra pre­de­cir su en­torno; por ejem­plo: “Si me ha­blan con cier­to tono, vie­ne un re­ga­ño o una ca­ri­cia”. Es de­cir: la re­pe­ti­ción de una con­duc­ta, más que el re­ga­ño, pue­de ge­ne­rar­le un há­bi­to. Adi­cio­nal­men­te, es­tán las teo­rías de Fre­de­ric Skin­ner que afir­man que la pro­ba­bi­li­dad de apa­ri­ción de una con­duc­ta au­men­ta o dis­mi­nu­ye, si da­mos un pre­mio o cas­ti­go jus­to des­pués de que es­ta apa­re­ce (me­dio se­gun­do des­pués). Apli­cán­do­lo a los pe­rros, pue­de ser un snack o una re­pren­sión in­me­dia­ta. Las teo­rías de edu­ca­ción son mu­chas y de­be­mos ajus­tar­las se­gún la per­so­na­li­dad de nues­tros pe­rros. La cla­ve es­tá en es­ta­ble­cer con ellos un víncu­lo ba­sa­do siem­pre en el res­pe­to y la co­mu­ni­ca­ción. Por aho­ra, la eto­lo­gía es­tá em­pe­zan­do a com­pren­der la cog­ni­ción ca­ni­na y aún le fal­tan dé­ca­das pa­ra desa­rro­llar nue­vas teo­rías de apren­di­za­je, pe­ro si quie­res ha­cer par­te ac­ti­va de es­te pro­ce­so, no du­des en leer li­bros de­di­ca­dos al te­ma. Re­co­mien­do los del doc­tor Ádám Mi­kló­si. Ama a tu pe­rro y bus­ca desa­rro­llar la co­mu­ni­ca­ción en­tre us­te­des. Sé pa­cien­te y edú­ca­lo. Se­gu­ra­men­te no lo­gra­rás el ani­mal per­fec­to pa­ra el mun­do, pe­ro sí pa­ra ti.

Juan Ca­mi­lo González Mé­di­co ve­te­ri­na­rio, ma­gís­ter en Eto­lo­gía Clí­ni­ca de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na, España.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.