Mi­ra­das sen­si­bles

Las ca­jas de are­na, los am­bien­ta­do­res o has­ta una en­fer­me­dad, pue­den ser las cau­sas de la irri­ta­ción ocu­lar de tu fe­lino. Prés­ta­le aten­ción a es­te sín­to­ma.

4 Patas - - EXPERTO SALUD -

L os ojos de los ga­tos, en par­ti­cu­lar, son muy de­li­ca­dos y re­quie­ren de nues­tra aten­ción. Si los tie­nen llo­ro­sos, irri­ta­dos o con al­gún ti­po de se­cre­ción es muy im­por­tan­te in­ves­ti­gar cuál es el ori­gen de es­tos sín­to­mas y em­pe­zar una cam­pa­ña de pre­ven­ción o de tra­ta­mien­to. Lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es re­vi­sar el ti­po de are­na que uti­li­zas en la ca­ja sa­ni­ta­ria. Mu­chas de ellas ge­ne­ran ex­ce­so de pol­vo, al­go que efec­ti­va­men­te pue­de cau­sar irri­ta­ción ocu­lar y, con el tiem­po, una in­fec­ción que oca­sio­na­ría es­tra­gos en la sa­lud vi­sual del ga­to. Por es­ta ra­zón, las are­nas eco­ló­gi­cas siem­pre se­rán la me­jor op­ción. Hoy exis­ten ca­mas sa­ni­ta­rias he­chas a ba­se de ce­rea­les y li­bres de pol­vo, muy be­ne­fi­cio­sas pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des ocu­la­res o pa­ra ayu­dar a aque­llos ga­ti­tos que ya su­fren de al­gu­na afec­ción de es­te ti­po. Si la ca­ja de are­na no es el ori­gen de la irri­ta­ción, lo más acon­se­ja­ble es con­sul­tar al mé­di­co ve­te­ri­na­rio de con­fian­za pa­ra que ha­ga un exa­men más pro­fun­do y ayu­de a diag­nos­ti­car una po­si­ble en­fer­me­dad, co­mo por ejem­plo una con­jun­ti­vi­tis o in­fla­ma­ción de la mem­bra­na mu­co­sa del ojo. Cuan­do tie­nes dos o más ga­tos en ca­sa se pue­den pre­sen­tar jue­gos brus­cos o pe­leas. Si uno de ellos apa­re­ce con un ojo llo­ro­so pue­de tra­tar­se de un ara­ña­zo y de­bes re­vi­sar si pre­sen­ta otro ti­po de le­sión. Un as­pec­to im­por­tan­te tie­ne que ver con los con­duc­tos la­cri­ma­les. Al­gu­nos ga­tos pue­den pre­sen­tar mal­for­ma­cio­nes que cau­san la sa­li­da de lá­gri­mas con ma­yor fa­ci­li­dad. En es­te ca­so, hay que lim­piar el ojo con so­lu­ción salina y con una toa­lli­ta de pa­pel pa­ra re­ti­rar el ex­ce­so de hu­me­dad. Tam­bién exis­ten las aler­gias ocu­la­res a cau­sa del uso de lim­pia­do­res, am­bien­ta­do­res o de­ter­gen­tes pa­ra ro­pa. To­do es cues­tión de que identifiques el cau­san­te y lo eli­mi­nes del am­bien­te de tu ho­gar.

Ca­ta­li­na Cua­dros Zoo­tec­nis­ta de la Uni­ver­si­dad de La Sa­lle, es­pe­cia­li­za­da en nu­tri­ción y fi­sio­lo­gía fe­li­na del Bro­ward Co­lle­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.