¿QUE LOS GA­TOS SIEM­PRE CAEN DE PIE?

4 Patas - - MITO O VERDAD - MI­TO

Ante una caí­da, los mi­ni­nos de­mues­tran una ex­tra­or­di­na­ria ha­bi­li­dad pa­ra ate­rri­zar so­bre sus pies y amor­ti­guar el gol­pe. Sin du­da, una ca­rac­te­rís­ti­ca im­pre­sio­nan­te. Pe­ro no hay que ol­vi­dar que un des­cen­so de es­te ti­po tam­bién pue­de ser mor­tal. Su agi­li­dad se atri­bu­ye a una es­truc­tu­ra lla­ma­da ‘apa­ra­to ves­ti­bu­lar’, ubi­ca­da en el oí­do in­terno, que ac­túa co­mo una brú­ju­la pa­ra de­ter­mi­nar qué par­te del cuer­po de­be es­tar ha­cia arri­ba du­ran­te una caí­da. Los ga­tos tam­bién tie­nen a su fa­vor su es­truc­tu­ra es­que­lé­ti­ca: una es­pi­na dor­sal con 30 vér­te­bras que se ca­rac­te­ri­za por su fle­xi­bi­li­dad y la au­sen­cia de cla­ví­cu­la, lo que les fa­ci­li­ta co­rre­gir su po­si­ción du­ran­te una caí­da li­bre. Así, pri­me­ro co­lo­can sus pa­tas de­lan­te­ras, ar­quean la co­lum­na y crean un efec­to pa­ra­caí­das. Aun­que sus ca­rac­te­rís­ti­cas anató­mi­cas y es­ta ha­bi­li­dad co­no­ci­da co­mo ‘re­fle­jo de en­de­re­za­mien­to’ son un pri­vi­le­gio, la reali­dad es que no siem­pre lo­gran po­sar­se so­bre sus cua­tro pa­tas, pues no to­das las caí­das ni to­dos los or­ga­nis­mos son igua­les. En el ate­rri­za­je in­flu­ye mu­cho la al­tu­ra; en­tre ma­yor sea, me­nos gra­ves las le­sio­nes, ya que el ga­to ten­drá más tiem­po pa­ra en­de­re­zar­se y po­si­cio­nar su cuer­po en la di­rec­ción co­rrec­ta. Así mis­mo, hay que te­ner en cuen­ta que es­ta ca­pa­ci­dad no se ha desa­rro­lla­do en los ga­ti­tos de po­cas se­ma­nas y que aque­llos que su­fren de obesidad tie­nen ma­yor di­fi­cul­tad pa­ra reorien­tar­se.

AYU­DAN A QUE LOS GA­TOS sean más fle­xi­bles du­ran­te una caí­da.

*Ase­so­ría: Pao­la Sán­chez, mé­di­ca ve­te­ri­na­ria de la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Apli­ca­das y Am­bien­ta­les U.D.C.A. 30 VÉR­TE­BRAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.