Pe­rros CASI ma­gos

Más que ani­ma­les de com­pa­ñía, las mas­co­tas son fa­ci­li­ta­do­ras de pro­ce­sos te­ra­péu­ti­cos tan­to fí­si­cos co­mo psi­co­ló­gi­cos. A es­to le apues­ta la Fun­da­ción Las Go­lon­dri­nas, que tra­ba­ja con ca­ni­nos y con la po­bla­ción vul­ne­ra­ble en Me­de­llín.

4 Patas - - SIN ÁNIMO DE LUCRO - POR CA­RO­LI­NA CAM­PU­ZANO

Pa­re­ce ma­gia, pe­ro no lo es”: esa es la sen­ten­cia que repite Jai­ro Aris­ti­zá­bal, psi­có­lo­go y téc­ni­co en in­ter­ven­ción asis­ti­da con ani­ma­les de la Fun­da­ción Las Go­lon­dri­nas, al re­fe­rir­se a las bon­da­des que brin­dan los pe­rros a los hu­ma­nos. Y es que pa­re­ció ma­gia cuan­do Je­ró­ni­mo Rol­dán Ci­ro, un niño de seis años con es­qui­zen­ce­fa­lia, pu­do ca­mi­nar y ha­blar a pe­sar de que los mé­di­cos di­je­ran to­do lo con­tra­rio. El avan­ce se lo­gró des­pués de que Con­chi, una la­bra­do­ra blan­ca, lo acom­pa­ñó en sus te­ra­pias du­ran­te tres años. “Se­gún la cien­cia era im­po­si­ble, pe­ro él pu­do. No fue que el pe­rro le en­se­ña­ra a ha­blar, pe­ro sí le brin­dó con­fian­za. No fue que le di­je­ra có­mo ca­mi­nar, pe­ro el niño que­ría imi­tar a Con­chi por­que ella se con­vir­tió en su ami­ga y, a di­fe­ren­cia de los de­más pe­que­ños, no lo se­ña­ló por ser di­fe­ren­te”, re­la­ta Ce­ci­lia Marcela Ci­ro, ma­má de Je­ró­ni­mo. La mo­ti­va­ción es uno de los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios que des­ta­can los te­ra­peu­tas ex­per­tos en in­ter­ven­cio­nes asis­ti­das con ani­ma­les. “Si el pe­rro pu­do, yo tam­bién pue­do”, di­ce An­drés Fe­li­pe Otál­va­ro, fi­sio­te­ra­peu­ta de la Fun­da­ción, quien asegura que sen­sa­cio­nes co­mo el mie­do y el do­lor tien­den a dis­mi­nuir­se si el pe­rro es­tá al la­do de la per­so­na que los sien­te. “Y no, no es ma­gia —acla­ra el psi­có­lo­go— pues es­tá de­mos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te, al me­dir el cor­ti­sol, que un ani­mal ba­ja los ni­ve­les de es­trés en el ser hu­mano”. De es­ta ma­ne­ra, las mas­co­tas lo­gran trans­for­mar si­tua­cio­nes de an­gus­tia y dis­pla­cer en al­go agra­da­ble. Tan­to Ce­ci­lia co­mo Je­ró­ni­mo les te­nían fo­bia a los pe­rros, pe­ro eso ya no es así. Ella sa­be que gran par­te de los lo­gros de su hi­jo se los de­be a Con­chi. “Re­cuer­do el día en que ‘Je­ro’ me di­jo que po­día so­lo. Yo era muy so­bre­pro­tec­to­ra, pe­ro él me dio a en­ten­der que era ca­paz por­que le te­nía con­fian­za a la pe­rri­ta”, di­ce la ma­dre.

MÁS QUE UNA TE­RA­PIA

“La in­ter­ven­ción asis­ti­da con pe­rros —cuen­ta Jai­ro— es una téc­ni­ca usa­da prin­ci­pal­men­te en Eu­ro­pa y en EE.UU, pe­ro ya ha em­pe­za­do a im­ple­men­tar­se en Co­lom­bia”. Fun­cio­na en Me­de­llín a tra­vés de la Fun­da­ción Las Go­lon­dri­nas, si­tua­da en Cai­ce­do, un ba­rrio en la Co­mu­na 8 en el que vi­ven cien­tos de per­so­nas des­pla­za­das. Una de ellas: Ce­ci­lia. Se­gún el psi­có­lo­go, el 90 por cien­to de los ma­tri­cu­la­dos en Las Go­lon­dri­nas son afro­co­lom­bia­nos y des­pla­za­dos. “Con la Fun­da­ción po­de­mos es­ti­mu­lar a es­tos ni­ños pa­ra que avan­cen en su desa­rro­llo. No so­lo ha­ce­mos te­ra­pias, es­ta­mos sal­van­do per­so­nas de la ig­no­ran­cia”, asegura. Las Go­lon­dri­nas ade­lan­ta el pro­gra­ma edu­ca­ti­vo Pa­si­tos Lectores. Gra­cias a él, los ni­ños asis­ten a se­sio­nes de lec­tu­ra acom­pa­ña­dos por los pe­rros. “Co­mo ya lo di­ji­mos, el se­cre­to es­tá en el afec­to que es­tos ani­ma­les tan cer­ca­nos al hom­bre son ca­pa­ces de dar”, con­clu­ye Jai­ro.

LOS NI­ÑOS Y LAS MA­DRES DE LA FUN­DA­CIÓN APREN­DEN HÁ­BI­TOS DE LEC­TU­RA, MO­TI­VA­DOS POR LA PRESENCIA DE LOS PE­RROS.

Mi­guel Ángel Mos­que­ra y su ma­má, Yuly Mos­que­ra, son asis­ten­tes al pro­gra­ma Pa­si­tos Lectores.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.