A las ta­blas

La Sa­la, el tea­tro que per­mi­te la en­tra­da de pe­rros y que ofre­ce un lu­gar pa­ra dis­fru­tar del ar­te jun­to a las mas­co­tas, abrió sus puer­tas en Bo­go­tá.

4 Patas - - TENDENCIAS -

Ha­ce tan so­lo 12 me­ses, Ka­lu, una lin­da pas­tor ale­mán de pelo lar­go, lle­gó al ho­gar de Ju­lia­na Fe­rro, di­rec­to­ra de la Fá­bri­ca de He­chos Cul­tu­ra­les La Sa­la, pa­ra de­mos­trar­le que los ani­ma­les tam­bién pue­den dis­fru­tar del ar­te. Des­de que era una ca­cho­rri­ta, Ju­lia­na y su es­po­so de­ci­die­ron lle­var­la a su ofi­ci­na y se die­ron cuen­ta de los be­ne­fi­cios de su presencia en el en­torno la­bo­ral. “En vez de ser un pro­ble­ma, vi­mos que era muy bue­na pa­ra li­be­rar­nos del es­trés. Nos ayu­da­ba a tras­la­dar la ten­sión y la an­sie­dad ha­cia otro la­do, así que pen- sa­mos: si Ka­lu tie­ne la po­si­bi­li­dad de es­tar en un tea­tro, ¿por qué otras mas­co­tas no?”, re­cuer­dan. Con el sue­ño en men­te de crear un lu­gar en el que hu­ma­nos y ani­ma­les pu­die­ran dis­fru­tar jun­tos de una tar­de de ci­ne, mú­si­ca y snacks, se pu­sie­ron a la ta­rea de ha­cer­lo reali­dad. Así, el pa­sa­do 9 de ju­nio, la cor­po­ra­ción cul­tu­ral, que ya cuen­ta con más de 25 años de ex­pe­rien­cia en la di­fu­sión de las ar­tes, abrió las puer­tas de su pri­mer es­pa­cio pet friendly en el ba­rrio Teu­sa­qui­llo de Bo­go­tá. Des­de la aper­tu­ra de es­ta ini­cia­ti­va, Ka­lu se ha con­ver­ti­do en la es­tre­lla de La Sa­la y com­par­te la aten­ción de los es­pec­ta­do­res con Molly, otra pas­tor ale­mán que lle­gó el día de la inau­gu­ra­ción casi por azar. “Es co­mo si los pe­rros sin­tie­ran que aquí son bien­ve­ni­dos”, afir­ma Ju­lia­na. To­dos los mar­tes se rea­li­zan ac­ti­vi­da­des en­fo­ca­das al ami­go del hom­bre co­mo pro­yec­cio­nes de cor­to­me­tra­jes con sen­ti­do ani­ma­lis­ta y obras de tea­tro que pro­mue­ven el bie­nes­tar de las mas­co­tas. Ade­más, el lu­gar tam­bién cuen­ta con una li­bre­ría, una sa­la de lec­tu­ra y una tien­da de comida gour­met pa­ra ani­ma­les que to­dos pue­den dis­fru­tar.

LA SA­LA PER­MI­TE LA EN­TRA­DA A TO­DOS LOS PE­RROS, PE­RO CA­DA AMO ES RES­PON­SA­BLE DEL COM­POR­TA­MIEN­TO DE SU MAS­CO­TA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.