ME­NÚ DE UN CA­ZA­DOR

Los ga­tos no son igua­les a los pe­rros. De he­cho, se pa­re­cen más a un león sal­va­je. Por eso, para brin­dar­les una nu­tri­ción apro­pia­da, hay que te­ner en cuen­ta cier­tos as­pec­tos di­fe­ren­cia­do­res.

4 Patas - - Salud | Experto -

La ali­men­ta­ción co­rrec­ta es­tá de­ter­mi­na­da por el am­bien­te na­tu­ral, la fi­sio­lo­gía y las ne­ce­si­da­des pro­pias de la es­pe­cie. Para lle­gar al éxi­to nu­tri­cio­nal de­be­mos co­no­cer muy bien sus re­que­ri­mien­tos y así lo­grar el ba­lan­ce per­fec­to.

Es cla­ro que los ga­tos son car­ní­vo­ros es­tric­tos, así que su fuen­te prin­ci­pal de ali­men­ta­ción de­be ser la pro­teí­na de ori­gen ani­mal, a la que de­ben su­mar­se otros nu­trien­tes co­mo gra­sa, fi­bra, un mí­ni­mo por­cen­ta­je de car­bohi­dra­tos y, por su­pues­to, agua.

PRO­TEÍ­NA La die­ta de un ga­to re­quie­re car­ne de ori­gen ani­mal y un apor­te pro­tei­co mu­cho ma­yor que el res­to de los ma­mí­fe­ros. Las pro­teí­nas son mo­lé­cu­las for­ma­das por ca­de­nas pe­que­ñas lla­ma­das ami­noá­ci­dos, las cua­les fa­ci­li­tan el cre­ci­mien­to de los te­ji­dos y la re­pa­ra­ción de los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos.

GRA­SAS Ge­ne­ran el apor­te más gran­de de ener­gía y me­jo­ran la pa­la­ta­bi­li­dad y tex­tu­ra del ali­men­to. Ade­más, tie­nen un pa­pel im­por­tan­te en el trans­por­te de las vi­ta­mi­nas li­po­so­lu­bles A, D y E.

HI­DRA­TOS DE CAR­BONO Los ga­tos no ne­ce­si­tan in­ge­rir car­bohi­dra­tos, ya que son ca­pa­ces de ob­te­ner la ma­yor par­te de la ener­gía que ne­ce­si­tan a par­tir de la ca­ta­bo­li­za­ción de la pro­teí­na.

VI­TA­MI­NAS Son muy im­por­tan­tes para evi­tar ra­di­ca­les li­bres que pue­dan cau­sar da­ño ce­lu­lar y, por lo tan­to,

el en­ve­je­ci­mien­to de las cé­lu­las. Las vi­ta­mi­nas pro­te­gen al or­ga­nis­mo fren­te a cier­tos ti­pos de cán­cer.

La vi­ta­mi­na A me­jo­ra la vi­sión e in­ter­vie­ne en pro­ce­sos co­mo la re­gu­la­ción de las mem­bra­nas ce­lu­la­res y el cre­ci­mien­to de hue­sos y dien­tes. El ga­to, sin em­bar­go, no es ca­paz de con­ver­tir el be­ta-ca­ro­teno (pre­sen­te en los fru­tos na­ran­jas y ama­ri­llos) en vi­ta­mi­na A y ne­ce­si­ta ob­te­ner­la di­rec­ta­men­te de te­ji­dos de ori­gen ani­mal. Can­ti­da­des de­ma­sia­do ele­va­das de es­ta vi­ta­mi­na son tan pe­li­gro­sas co­mo su de­fi­cien­cia.

La vi­ta­mi­na D es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con el me­ta­bo­lis­mo del cal­cio. Su de­fi­cien­cia pro­du­ce ra­qui­tis­mo. La vi­ta­mi­na E es muy im­por­tan­te para el man­te­ni­mien­to ade­cua­do de la piel y el pe­lo en ga­tos.

Y, fi­nal­men­te, las vi­ta­mi­nas del gru­po B apor­tan me­jo­ras en los pro­ce­sos de me­ta­bo­li­za­ción de los nu­trien­tes esen­cia­les.

Ade­más de las vi­ta­mi­nas es im­por­tan­te que tu mas­co­ta con­su­ma mi­ne­ra­les y agua a vo­lun­tad, así co­mo los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les es­pe­cí­fi­cos de su eta­pa fi­sio­ló­gi­ca.

Catalina Cua­dros Zoo­tec­nis­ta es­pe­cia­li­za­da en nu­tri­ción ani­mal fe­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.