Ca­mino en la pe­num­bra

Ce­men­te­rio Mu­seo San Pe­dro abre sus puer­tas pa­ra ser re­co­rri­do en la no­che.

ADN Medellin - - PORTADA - An­drés Ta­ba­res Agu­de­lo and­tab@eltiempo.com

● El in­cle­men­te sol de ve­rano aca­ba­ba de caer en el ho­ri­zon­te pai­sa de­jan­do en la pe­num­bra al Ce­men­te­rio Mu­seo San Pe­dro. El ros­tro de quie­nes asis­ten al re­co­rri­do guia­do ‘Atar­de­ce­res en el Ce­men­te­rio’ es ape­nas per­cep­ti­ble, so­lo los ar­ti­fi­cios lu­mí­ni­cos del lu­gar di­bu­jan una té­tri­ca som­bra en la cuen­ca de sus ojos, mis­ma que se re­pi­te en los la­men­tos de las in­con­ta­bles fi­gu­ras de már­mol y bron­ce que cus­to­dian per­ma­nen­te­men­te el cam­po­san­to.

Al avan­zar al cen­tro del jar­dín cir­cun­dan­te, nos to­pa­mos, ro­dea­da de pi­nos, pal­me­ras y los mau­so­leos de per­so­na­jes co­mo Pe­dro Jus­to Be­rrío, Jorge Isaacs y Pe­dro Nel Os­pi­na, a una mu­jer ves­ti­da de ne­gro, que, con un mo­vi­mien­to can­sino, to­ca las más dul­ces y me­lan­có­li­cas me­lo­días que su vio­lín pue­de ofre­cer­le.

Los pa­sos de la mul­ti­tud eran pa­qui­dér­mi­cos, tal vez fue­ron em­bria­ga­dos por la im­po­nen­te at­mós­fe­ra que so­lo un ce­men­te­rio en la no­che pue­de brin­dar. La ma­yo­ría de ellos iden­ti­fi­có la obra de Ber­nar­do Vie­co Or­tiz (Las tres Ma­rías), aba­lan­zán­do­se ha­cia ellas con te­me­ri­dad y mur­mu­ran­do las his­to­rias que se te­jen al­re­de­dor de es­te mo­nu­men­to.

El ce­men­te­rio San Pe­dro se creó en el año 1842 por las fa­mi­lias más po­de­ro­sas de Medellín ins­pi­ra­do en un mo­de­lo eu­ro­peo e idea­do por el mé­di­co Pe­dro Uribe Restrepo, fue el pri­mer ce­men­te­rio pri­va­do en Co­lom­bia.

Sin du­da al­gu­na, los da­tos his­tó­ri­cos que el guía pre­di­ca a los asis­ten­tes al re­co­rri­do sor­pren­den, no obs­tan­te, el anun­cio de la vi­si­ta a los hor­nos cre­ma­to­rios del ce­men­te­rio es­tre­me­ció a más de uno.

Una pe­que­ña y es­tre­cha en­tra­da nos con­du­ce a la sa­la de cre­ma­ción, des­pués de ha­ber des­cen­di­do cui­da­do­sa­men­te los es­ca­lo­nes del pa­si­llo. El trán­si­to es ca­lu­ro­so y lú­gu­bre, has­ta lle­gar a la ilu­mi­na­da cá­ma­ra don­de ya­cen dos enor­mes hor­nos del ta­ma­ño de un ele­fan­te.

Allí nos re­ci­bió Car­los Ma­rio Ren­dón, ope­ra­rio des­de ha­ce 30 años de las uni­da­des cre­ma­to­rias. Un hom­bre al­to, pe­sa­do, de me­ji­llas ro­sa­gan­tes que se acos­tum­bró a ver ca­ra a ca­ra la muer­te, pe­ro que no de­ja de sen­tir el do­lor que ema­na de los fa­mi­lia­res que re­cién per­die­ron a su ser que­ri­do.

La úl­ti­ma mo­ra­da de quie­nes de­ben en­trar al horno es una ca­mi­lla de ma­de­ra que pa­re­ce sa­ca­da de si­glos pa­sa­dos. Es­tá ubi­ca­da al la­do de una ven­ta­na, por la que en­tran los cuer­pos, del otro la­do, el llan­to de sus do­lien­tes.

Ren­dón es pa­cien­te pa­ra ex­pli­car sus fun­cio­nes en es­ta ca­lu­ro­sa sa­la, pe­se a tra­ba­jar co­mo la muer­te: sin des­can­so.

“El cuer­po que re­ci­bi­mos lo entramos al horno con to­das sus per­te­nen­cias, con la ro­pa con la que lle­gó des­de la fu­ne­ra­ria. Una vez aden­tro, el cuer­po se in­ci­ne­ra en­tre cua­tro y dos ho­ras, de­pen­dien­do de la con­tex­tu­ra, a tem­pe­ra­tu­ras que va­rían has­ta lle­gar a los 800° C”, ase­gu­ró el fun­cio­na­rio.

Ac­tual­men­te en el ce­men­te­rio San Pe­dro con­flu­yen los res­tos de la éli­te pe­ro tam­bién de los po­bres, lo que nos re­cuer­da que al fi­nal so­mos igua­les.

FO­TOS: JUAN AU­GUS­TO CAR­DO­NA

El re­co­rri­do con­gre­ga a gran­des gru­pos de per­so­nas que son di­vi­di­dos en­tre sie­te guías que rea­li­zan el re­co­rri­do por to­do el ce­men­te­rio.

Se pue­den apre­ciar los mau­so­leos de las fa­mi­lias más pu­dien­tes.

Las es­cul­tu­ras irra­dian un do­lor pe­ren­ne a sus vi­si­tan­tes.

A ‘Las tres Ma­rías’ cons­tan­te­men­te le ti­ran mo­ne­das y flo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.