BE­LLE­ZA

Re­ta­guar­dia de vér­ti­go

Alo (Colombia) - - Especial -

Te­ner un co­la con vo­lu­men, tur­gen­te y de­fi­ni­da, pe­ro pro­por­cio­nal al cuer­po, de­jó de ser una

ta­rea im­po­si­ble gra­cias al re­vo­lu­cio­na­rio pro­ce­di­mien­to Vo­lup-A, crea­do por el des­ta­ca­do ci­ru­jano plás­ti­co Er­nes­to An­dra­de. Cru­za­da

por un cuer­po ar­mó­ni­co y sin com­ple­jos.

Aun­que un pe­cho sexi in­flu­ye de for­ma de­ter­mi­nan­te en el atrac­ti­vo de una mu­jer, son los glú­teos los que úl­ti­ma­men­te se lle­van to­dos los aplau­sos a la ho­ra de ha­blar de la zo­na más se­duc­to­ra pa­ra los hom­bres. Pe­ro con­se­guir una co­la per­fec­ta no es im­po­si­ble. Prue­ba in­creí­ble de ello son las pa­cien­tes que se han so­me­ti­do al Vo­lup- A, pues re­sul­ta ser el me­jor tratamiento pa­ra pre­su­mir de un de­rrié­re de vér­ti­go con re­sul­ta­dos per­ma­nen­tes.

Se­gún el ci­ru­jano plás­ti­co Er­nes­to An­dra­de, “di­ver­sos es­tu­dios de­mues­tran que la apariencia fí­si­ca es­tá di­rec­ta­men­te li­ga­da al éxi­to en la ma­yo­ría de per­so­nas. Y la ra­zón es cla­ra, la for­ma en que nos ve­mos y nos pro­yec­ta­mos in­flu­ye po­si­ti­va o ne­ga­ti­va­men­te en nues­tra re­la­ción con las de­más per­so­nas y con el mun­do que nos ro­dea”, re­ve­la.

Y la co­la es pa­ra las mu­je­res un re­fe­ren­te de be­lle­za y de se­gu­ri­dad en sí mis­mas, y por eso mu­chas pien­san en me­jo­rar o cam­biar su apariencia. “No exis­te una es­ta­dís­ti­ca ni en Co­lom­bia ni en el mun­do que nos di­ga cuán­tas ci­ru­gías de au­men­to de glú­teos se ha­cen ca­da año. Pe­ro los re­sul­ta­dos de las ten­den­cias mun­dia­les in­di­can que es la nú­me­ro uno, se­gui­da de la dis­mi­nu­ción del ta­ma­ño de los se­nos y de las ci­ru­gías es­té­ti­cas de ti­po va­gi­nal”, ase­gu­ra An­dra­de.

Has­ta hoy se lo­gra­ba in­yec­tan­do gra­sa o po­nien­do im­plan­tes, sin em­bar­go, co­men­za­ron a no­tar­se com­pli­ca­cio­nes co­mo que se mo­vían de su lu­gar, el vo­lu­men se per­día por­que la gra­sa era ab­sor­bi­da o, lo que es peor, em­bo­lis­mos gra­sos que se iban a los pul­mo­nes cau­san­do la muer­te a los pa­cien­tes. “Ade­más, la nal­ga que­da­ba muy re­don­da, dan­do una apariencia no desea­da”, ex­pli­ca el ci­ru­jano plás­ti­co con más 25 años de ex­pe­rien­cia.

¿Su so­lu­ción? Crear el Vo­lup- A, un pro­ce­di­mien­to apro­ba­do por el In­vi­ma y que fue pre­sen­ta­do en el más re­cien­te con­gre­so de la So­cie­dad Colombiana de Ci­ru­gía Plás­ti­ca. Pa­ra lo­grar­lo, el doc­tor An­dra­de reunió a un equi­po de ex­per­tos pa­ra que crea­ran bo­li­tas de un ma­te­rial que no se ab­sor­bie­ra, es de­cir, de si­li­co­na gra­do mé­di­co, igual a la de men­tón y se­nos. “Ca­da una de esas bo­li­tas per­fec­tas se in­yec­tan en los nal­gas con la ayu­da de una cá­nu­la igual a las de li­poin­yec­ción (de cua­tro mi­lí­me­tros), que las ubi­ca en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos, es de­cir, tan­to de for­ma la­te­ral co­mo en la pro­fun­di­dad”, ex­pli­ca.

Uno de los as­pec­tos que más des­ta­ca de la ope­ra­ción es que no se pa­re­ce a nin­gún otro pro­ce­di­mien­to: “Real­men­te es un gi­ro a la ma­ne­ra en que se abor­da­ba el pro­ble­ma y la so­lu­ción. Vo­lup- A es el pri­mer sis­te­ma de mul­ti­mi­cro­im­plan­tes en la his­to­ria, por­que en ge­ne­ral to­dos son úni­cos y gran­des, y es­ta es la pri­me­ra vez que usa­mos unos pe­que­ños pa­ra de­ter­mi­nar así la for­ma ideal pa­ra ca­da mu­jer, ba­sán­do­nos en el cri­te­rio del ci­ru­jano y no en la for­ma del im­plan­te”, di­ce el doc­tor An­dra­de.

“Es im­po­si­ble co­lo­car tan­to vo­lu­men en nin­gún otro lu­gar del cuer­po por una in­ci­sión de dos mi­lí­me­tros. Es de­cir que es­te es un pro­ce­di­mien­to úni­co com­pa­ra­do con to­do lo que exis­te”, ase­ve­ra An­dra­de.

¿Y los re­sul­ta­dos? Son de por vi­da, da­da la na­tu­ra­le­za só­li­da del im­plan­te. “Al pa­cien­te le pue­den po­ner in­yec­cio­nes en la co­la, pue­de ha­cer ejer­ci­cio sin li­mi­tar­se, pue­de sen­tar­se sin te­mor. Nun­ca se van a rom­per o a mo­ver ni a cam­biar por­que la per­so­na au­men­te o pier­da pe­so.

La her­mo­sa mo­de­lo de los án­ge­les de Vic­to­ria's Se­cret IZABEL GOULART tie­ne una re­ta­gua­dia de ata­que. www.alo.co www.er­nes­toan­dra­de.com La exu­be­ran­te ru­bia CANDICE SWANEPOEL no se que­da atrás, pues tie­ne una co­la bien pro­por­cio­na­da.

La ac­triz y mo­de­lo EMILY RA­TAJ­KOWS­KI lu­ce una fi­gu­ra es­cul­tu­ral y un tra­se­ro per­fec­to. DA­TOS DE IN­TE­RéS ¿Cuán­to du­ra la ci­ru­gía? Una ho­ra. ¿Ne­ce­si­ta anes­te­sia? Sí, ge­ne­ral. ¿Quié­nes son can­di­da­tas? To­das las per­so­nas que quie­ran au­men­tar el...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.