IN­TE­RIOR

Es ho­ra de ha­cer­te un dé­tox men­tal

Alo (Colombia) - - Especial -

Nues­tro ce­re­bro fa­bri­ca fan­ta­sías, preo­cu­pa­cio­nes y ob­se­sio­nes ale­ja­das de la realidad en las que que­da­mos atra­pa­dos,

pe­ro po­de­mos des­en­gan­char­nos de los pen­sa­mien­tos que nos ofus­can si­guien­do unas sen­ci­llas claves pa­ra de­pu­rar nues­tra men­te.

“La fe­li­ci­dad no de­pen­de de dón­de po­ne­mos los pies, sino de dón­de es­tá la ca­be­za, y nues­tros áni­mos me­ro­dean por el lu­gar por el que an­dan nues­tros pen­sa­mien­tos”, así lo ase­gu­ra Jenny Moix, doc­to­ra en psi­co­lo­gía. Pe­ro, ¿es po­si­ble con­tro­lar la men­te? Ese es nues­tro pri­mer error y es tan pa­ra­dó­ji­co co­mo cier­to. “Ce­rre­mos los ojos e in­ten­te­mos es­tar cin­co mi­nu­tos cen­tra­dos úni­ca­men­te en la res­pi­ra­ción. Nos re­sul­ta­rá im­po­si­ble, ya que en­tra­rán pen­sa­mien­tos en la ca­be­za sin pe­dir per­mi­so: el email que te­ne­mos que en­viar, lo que nos di­jo un ami­go ayer… Y es que en la ca­be­za no exis­te un bo­tón de en­cen­di­do y apa­ga­do pa­ra pa­rar lo que pen­sa­mos”, ex­pli­ca la ex­per­ta.

Y acla­ra que no po­de­mos con­tro­lar la men­te co­mo un apa­ra­to; lo que de­be­mos ha­cer es tra­tar los pen­sa­mien­tos co­mo si fue­ran nu­bes: cuan­do apa­re­cen los de­ja­mos pa­sar sa­bien­do que el sol siempre es­tá de­trás. Se tra­ta de no que­dar­nos en­gan­cha­dos.

Aun­que Moix re­co­no­ce que des­en­gan­char­se re­sul­ta di­fí­cil, por­que cree­mos que to­do lo que pen­sa­mos es la realidad, pe­ro la ma­yo­ría del tiem­po lo que ha­ce nues­tro

ce­re­bro es fa­bri­car pen­sa­mien­tos muy ale­ja­dos de lo real.

Por eso nos en­se­ña a des­in­to­xi­car nues­tra men­te de tres de las for­mas más fre­cuen­tes de pen­sa­mien­tos in­tru­sos: las fan­ta­sías in­con­tro­la­das, las preo­cu­pa­cio­nes cir­cu­la­res y las ob­se­sio­nes pa­ra­si­ta­rias.

Cuan­do las fan­ta­sías se des­con­tro­lan

Cuan­do no es­ta­mos con­cen­tra­dos en al­go, nues­tro pen­sa­mien­to em­pie­za a di­va­gar. A ve­ces en el pa­sa­do, otras en el fu­tu­ro y unas más en el mun­do de la fan­ta­sía.

Aun­que es­te fe­nó­meno no es igual en to­das las per­so­nas, los es­tu­dios in­di­can que la mi­tad del tiem­po nues­tra men­te se pa­sa va­ga­bun­dean­do en ese mun­do fan­tás­ti­co. “Hay mu­chos ti­pos de fan­ta­sías, las se­xua­les qui­zás sean las más es­tu­dia­das, pe­ro tam­bién exis­ten de ven­gan­za, ro­mán­ti­cas, y son muy usua­les las fan­ta­sías de con­ver­sa­ción, cuan­do men­tal­men­te ha­bla­mos con otra per­so­na”, ex­pli­ca Moix.

Pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen que ser ma­las. A ve­ces a tra­vés de las fan­ta­sías lle­ga­mos a ideas crea­ti­vas. En otras oca­sio­nes, si es­ta­mos, por ejem­plo, su­frien­do un do­lor fí­si­co, nos pue­den ser­vir pa­ra eva­dir­nos.

Es im­por­tan­te dar­nos cuen­ta de que en ca­da uno de no­so­tros es­tá, por un la­do, la men­te, que ac­túa co­mo el mono que sal­ta de ra­ma en ra­ma (de idea en idea), y es­tá el ‘yo ob­ser­va­dor’, una par­te de no­so­tros que se da cuen­ta de que es­ta­mos fan­ta­sean­do, es de­cir, ob­ser­va la men­te del mono.

“Cuan­do ac­tua­mos o pen­sa­mos con pi­lo­to au­to­má­ti­co es el mono quien do­mi­na. Pa­ra evi­tar­lo te­ne­mos que po­ten­ciar esa otra par­te del ‘yo ob­ser­va­dor’”, apun­ta Moix. ¿Có­mo se ha­ce? Prac­ti­can­do. Igual que si nos di­cen que he­mos de ir con la co­lum­na más er­gui­da, so­lo po­de­mos ha­cer­lo si nos da­mos cuen­ta de que an­da­mos cur­va­dos. Pues ha- cer lo mis­mo con la men­te, es­tar aten­tos a lo que pen­sa­mos pa­ra cam­biar el rum­bo.

Sa­lir de las preo­cu­pa­cio­nes cir­cu­la­res

La preo­cu­pa­ción es co­mo ru­miar y tie­ne una for­ma cir­cu­lar. Ca­da vez es más di­fí­cil sa­lir­se del círcu­lo por­que las vías neu­ro­na­les por don­de pa­san esas ideas es­tán ca­da vez más sen­si­bi­li­za­das. Es co­mo si el mono siempre ca­mi­na­ra por el mis­mo ca­mino, y esa ru­ta ca­da vez es­tá más mar­ca­da y re­sul­ta más di­fí­cil des­viar­se.

“La preo­cu­pa­ción ge­ne­ra ma­les­tar, no po­de­mos dor­mir, no po­de­mos dis­fru­tar na­da. Eso lo sa­be­mos, y en­ton­ces que­re­mos de­jar de preo­cu­par­nos por­que que­re­mos de­jar de es­tar mal, pe­ro no po­de­mos.

“Acep­tar la realidad nos cues­ta y lo ve­mos co­mo una re­sig­na­ción. So­lo acep­tan­do las co­sas tal co­mo son po­de­mos tras­for­mar­las, pe­ro los hu­ma­nos so­mos ma­los acep­tan­do, siempre que­re­mos cam­biar el ex­te­rior pri­me­ro y, de esa ma­ne­ra, to­pa­mos con mu­chas pa­re­des, y he aquí la fuen­te de las preo­cu­pa­cio­nes”, des­cri­be.

Pa­ra Moix, “una preo­cu­pa­ción es co­mo un glo­bo. “Pa­re­ce que so­lo con una agu­ja po­dría­mos eli­mi­nar­lo. A ve­ces za­ran­dea­ría­mos a una per­so­na y le di­ría­mos “¡no ves que es una ton­te­ría lo que te es­tá preo­cu­pan­do!”. Ve­mos que es­tá en­gan­cha­da y que lo úni­co que tie­ne que ha­cer es sol­tar la preo­cu­pa­ción”, tes­ti­mo­nia la doc­to­ra.

Moix re­co­no­ce que des­ha­cer­se de una preo­cu­pa­ción po­dría ser así de fá­cil, sim­ple­men­te sol­tar­la, pe­ro lo que ve­mos cla­ro en los de­más no lo ve­mos en no­so­tros y ¡esa es la gran ba­rre­ra!

Pa­ra­si­ta­dos por ob­se­sio­nes

“Una ob­se­sión se­ría co­mo un pa­rá­si­to que se ha ins­ta­la­do en nues­tra men­te y la ha con­quis­ta­do, que ro­ba to­da nues­tra ener­gía ha­cien­do que no ten­ga­mos la su­fi­cien­te pa­ra tra­ba­jar, pa­ra dis­fru­tar, pa­ra na­da. Es­ta­mos ab­sor­bi­dos”, se­ña­la Moix.

Hay mu­chos ti­pos de ob­se­sio­nes, tan­tas co­mo per­so­nas. De he­cho, las preo­cu­pa­cio­nes son co­mo la her­ma­na pe­que­ña de las ob­se­sio­nes. So­lo es una cues­tión de gra­do. Al­gu­nas ob­se­sio­nes tí­pi­cas son las de lim­pie­za, las de or­den y las se­xua­les.

Lo me­jor es in­ten­tar des­viar la aten­ción ha­cia otras ac­ti­vi­da­des y, cuan­do se pre­sen­ta la ob­se­sión, to­mar con­cien­cia de que es so­lo un pen­sa­mien­to. La me­di­ta­ción es una téc­ni­ca útil pa­ra dar­nos cuen­ta de que nues­tros pen­sa­mien­tos so­lo son pen­sa­mien­tos y no reali­da­des.

La ac­triz JEN­NI­FER ANIS­TON con­fe­só que su­frió un epi­so­dio de de­pre­sión en el 2015 y lo su­peró por me­dio de un dé­tox men­tal.

1. Still Ali­ce, de RI­CHARD GLATZER, WASH WEST

2. Eter­nal Suns­hi­ne, de MI­CHEL GONDRY

3. In­ten­sa­men­te, de PE­TE DOCTER, RONNIE DEL CAR­MEN

DEMI LO­VA­TO lle­va to­da su vi­da en­fren­tan­do di­fi­cul­ta­des y asu­mien­do sus pro­pios mie­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.