LA NUE­VA BE­LLE­ZA

Alo (Colombia) - - Editorial - SAN­DRA PAO­LA REAL M.

HA SI­DO UN GRAN AVAN­CE que el cuer­po de Bar­bie ha­ya cam­bia­do y se ajus­te a un mun­do más real. La si­lue­ta de plás­ti­co de la mu­ñe­ca más fa­mo­sa del mun­do se mol­deó por fin con for­mas más reales. Tras me­dio si­glo en­cor­se­ta­da en unas pro­por­cio­nes anató­mi­cas prác­ti­ca­men­te im­po­si­bles, el ju­gue­te es­tre­lla de Mat­tel sa­lió al mer­ca­do con tres nue­vos mo­de­los: Ori­gi­nal, Curvy, Petite y Tall ha­ce un tiem­po. Ha­cién­do­les así un homenaje a to­das no­so­tras las mu­je­res: al­tas, ba­ji­tas, del­ga­das, re­lle­ni­tas o con cur­vas.

So­bre los cá­no­nes de be­lle­za pre­fi­ja­dos que, prin­ci­pal­men­te, afec­tan a los es­te­reo­ti­pos de per­fec­ción de la mu­jer, se ha es­cri­to y pu­bli­ci­ta­do de­ma­sia­do. Ca­da vez más se bus­ca pro­mo­ver una so­cie­dad lle­na de mu­je­res fe­li­ces, sa­nas y a gus­to con su cuer­po, sean ta­lla S o XL y tam­bién so­mos mu­chas las que ya no que­re­mos caer en la ma­ni­pu­la­ción de los es­te­reo­ti­pos pa­ra crear otro ideal que re­fuer­ce que “la iden­ti­dad de las mu­je­res de­be apo­yar­se en la pre­mi­sa de la apro­ba­ción aje­na, de­jan­do ex­pues­to a la in­tem­pe­rie ese ór­gano vi­tal tan sen­si­ble que es el amor pro­pio”, co­mo afir­ma la es­cri­to­ra Nao­mi Wolf en su li­bro El mi­to de la be­lle­za.

Si me amo y soy fe­liz con lo que veo en le es­pe­jo o si sen­ci­lla­men­te quie­ro em­pe­zar­me a cui­dar más, to­do va­le. Hoy en día, so­mos mi­les las que, sin im­por­tar que no luz­ca­mos co­mo las mo­de­los de las va­llas pu­bli­ci­ta­rias, em­pe­za­mos a cui­dar­nos, a ali­men­tar­nos me­jor, a ha­cer ejer­ci­cio, a usar cre­mi­tas, a ha­cer­nos tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos o so­me­ter­nos a una ci­ri­gía plás­ti­ca. Sí, seamos sin­ce­ras, el au­men­to de se­nos, la li­pec­to­mía (pa­ra las que so­mos ma­dres) o las má­qui­nas, que nos ayu­dan a com­ba­tir la odia­da ce­lu­li­tis, se con­vier­ten en nues­tras alia­das. Cla­ro, res­pe­ta­mos a quie­nes ni se les ocu­rri­ría so­me­ter­se a una se­sión de ca­vi­ta­ción, pe­ro nues­tra co­mu­ni­dad de mu­je­res es abier­ta y por eso es que ca­be­mos to­das. En es­ta edi­ción les ren­di­mos un homenaje a los hom­bres y mu­je­res, ex­per­tos me­di­cos e im­pe­ca­bles pro­fe­sio­na­les, quie­nes les han ayu­da­do a mi­les de fé­mi­nas a sen­tir­se me­jor con ellas mis­mas. Ac­tual­men­te el mer­ca­do ofre­ce a las mu­je­res va­rias al­ter­na­ti­vas y re­cur­sos pa­ra su­bir su au­to­es­ti­ma des­pués de un em­ba­ra­zo, obe­si­dad, ac­ci­den­tes, en­tre otros ca­sos que de­ben ser in­ter­ve­ni­dos qui­rúr­gi­ca­men­te o tra­ta­dos es­té­ti­ca­men­te.

Los pro­ta­go­nis­tas de nues­tro es­pe­cial, coin­ci­den en que los ca­nó­nes de be­lle­za han evo­lu­cio­na­do, sin em­bar­go pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos, co­mo la li­poes­cul­tu­ra, der­mo­li­pec­to­mía, ma­mo­plas­tia de au­men­to y re­duc­ción, mas­to­pe­xia (le­van­ta­mien­to de se­nos), en­tre otros, y los no qui­rúr­gi­cos co­mo, rea­li­zar­se un pee­ling, que per­mi­ten re­cu­pe­rar la lo­za­nía de la piel, así co­mo tra­ta­mien­tos de adel­ga­za­mien­to y to­ni­fi­ca­ción, apli­ca­ción del Bó­tox (to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca), pa­ra me­jo­rar la ex­pre­sión, son lo que más piden las mu­je­res.

Sin im­por­tar si te de­ci­des o no, to­das so­mos mu­je­res, to­das so­mos reales y to­das de­be­ría­mos sen­tir­nos be­llas y es­ta­mos se­gu­ros de que el con­cep­to beauty con­ti­nua­rá evo­lu­cio­nan­do y se­gui­rá yen­do más allá de al­go tan sim­ple co­mo una ta­lla de ro­pa, pa­ra a par­tir de ahí tra­ba­jar la au­to­es­ti­ma des­de el bie­nes­tar, es­ta­ble­cien­do una re­la­ción sa­na en­tre nues­tro cuer­po, nues­tro ce­re­bro, la co­mi­da, el de­por­te, apren­der a sa­car nues­tros me­jo­res án­gu­los apo­yán­do­nos con el ma­qui­lla­je o usando cre­mi­tas que nos ha­gan lu­cir la piel más lin­da. Es­pe­ro dis­fru­ten mu­cho es­ta nue­va edi­ción. Las que­re­mos mu­cho.

Muf­fins, cre­pes, pan­que­ques y sán­du­ches son cua­tro de las mu­chas pre­pa­ra­cio­nes in­creí­bles que pue­des lo­grar con el BA­NANO. ¡Te van a en­can­tar!

LA ESCARCHA es una de nues­tras fa­vo­ri­tas de la tem­po­ra­da. No te pier­das es­ta guía pa­ra in­cor­po­rar­la (y apli­car­la) en tu ‘ma­ke up’. ¡Es ho­ra de bri­llar!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.