MIS CLAVES PA­RA TE­NER UN CUER­PO SA­LU­DA­BLE

Alo (Colombia) - - Vitalmente -

Ho­la, co­mo siempre es una di­cha po­der leer­nos en es­te es­pa­cio re­ser­va­do pa­ra to­car di­fe­ren­tes te­mas que nos in­tere­san y apa­sio­nan. En es­ta opor­tu­ni­dad ha­bla­re­mos de las claves pa­ra te­ner un cuer­po sano, y po­de­mos lo­grar­lo gra­cias a las die­tas, a la ali­men­ta­ción, al ejer­ci­cio y a cier­tas re­co­men­da­cio­nes. Lo pri­me­ro que de­be­mos sa­ber es que es de vi­tal im­por­tan­cia te­ner un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, eso sí, man­te­nien­do un equi­li­brio que nos ale­je de cual­quier ex­tre­mo.

Yo cam­bié mi es­ti­lo de vi­da ha­ce 8 años. Fue ahí cuan­do c co­men­cé a en­ten­der que es po­si­ble cuida cui­dar­nos y sen­tir­nos bien de una ma­ne­ra sen sen­ci­lla. Cuan­do nos ol­vi­da­mos de las ex­cu­sas, las co­sas em­pie­zan a ocu­rrir. Ha­ce 7 años abrí mi cuen­ta en Ins­ta­gram y des­de ese mo­men­to uti uti­li­zo una eti­que­ta #Ca­ro Cruz Sin Ex­cu­sas, y, sin ser una ex­per­ta, he lo­gra­do com­par­tir con la gen­te que me si­gue una ma­ne­ra di­fe­ren­te de re rea­li­zar cam­bios, al­go que em­po­de­ra y mo­ti­va a ir por más.

Us­te­des se pre­gun­ta­rán: ¿por dón­de em­pe­zar? Lo pri­me­ro pa­ra rea­li­zar un cam­bio de es­ti­lo d de vi­da en pro de nues­tro cuer­po es co­no­cer nues­tra si­tua­ción real y en qué lu­gar nos encontramos; así que es fun­da­men­tal, an­tes que na­da, vi­si­tar un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta que nos di­ga có­mo es­tá nues­tro pe­so. Al te­ner cla­ro es­to, pa­sa­re­mos al se­gun­do pa­so: de­fi­nir nues­tro ob­je­ti­vo, qué que­re­mos lo­grar y pa­ra dón­de va­mos. Cuan­do ten­gan re­suel­to es­to, la co­sa se ha­rá más fá­cil. Les de­jo unos con­se­jos que me fun­cio­nan a mí y se­gu­ra­men­te les se­rán de gran uti­li­dad a us­te­des.

Re­cuer­den que la com­pe­ten­cia

siempre es con no­so­tras mis­mas. No pre­ten­da­mos ver­nos ni sen­tir­nos co­mo al­guien más, ya que ca­da cuer­po y or­ga­nis­mo son

di­fe­ren­tes.

Co­mer ba­lan­cea­do, na­da de ex­tre­mos.

En­tre se­ma­na el cui­da­do es fun­da­men­tal: Mu­cha agua, ver­du­ras y fru­tas, po­ca azú­car, fru­tos y ha­ri­nas; más pro­teí­na vegetal o ani­mal. Los an­to­jos tie­nen ca­bi­da de vier­nes a do­min­go, na­da más.

En ma­te­ria de ejer­ci­cio fí­si­co, es cla­ve bus­car una ac­ti­vi­dad que nos gus­te y apa­sio­ne: tro­tar, ir al gim­na­sio, pi­la­tes, yo­ga, bai­lar, al­gún de­por­te, en fin, op­cio­nes no les fal­ta­rán. Por úl­ti­mo, y no me­nos im­por­tan­te, ayu­dar­nos con má­qui­nas, ma­sa­jes y tra­ta­mien­tos no in­va­si­vos siempre se­rá una ben­di­ción pa­ra nues­tro cuer­po, y si es­to lo com­ple­men­ta­mos con mis fa­jas de Hot Sha­pers y mi gel que­ma gra­sa, los re­sul­ta­dos lle­gan por­que lle­gan.

Con es­tos tru­qui­tos, muy sen­ci­llos de lle­var a ca­bo, no hay ex­cu­sas pa­ra no lo­grar ese cam­bio que tan­to desean y que, por mil mo­ti­vos, no han po­di­do te­ner. En mis re­des so­cia­les y ca­nal de YOUTU­BE (Ca­ro­li­na Cruz Oso­rio) en­con­tra­rán ru­ti­nas muy sen­ci­llas de ha­cer en ca­sa, en es­pe­cial pa­ra esas ma­mi­tas que, co­mo yo, quie­ren op­ti­mi­zar y dis­fru­tar el tiem­po en com­pa­ñía de sus be­bés.

Re­cuer­den que la com­pe­ten­cia siempre es con no­so­tras mis­mas. No pre­ten­da­mos ver­nos ni sen­tir­nos co­mo al­guien más, ya que ca­da cuer­po y or­ga­nis­mo son di­fe­ren­tes. Así que ten­gan mu­cha pa­cien­cia, ya que los cam­bios no se ven de un día pa­ra otro; la dis­ci­pli­na es esen­cial pa­ra lo­grar nues­tras me­tas: an­tes de 21 días es di­fí­cil ver cam­bios, así que a to­mar­se las co­sas en se­rio, con for­ta­le­za y com­pro­mi­so. Las quie­ro.

POR

Ca­ro­li­na Cruz Vi­rrei­na na­cio­nal de la be­lle­za, se­mi­fi­na­lis­ta en Miss In­ter­na­cio­nal, presentadora, mo­de­lo de gran­des li­gas y em­pre­sa­ria exitosa. Hoy en día es la rei­na del Twit­ter por su fi­de­li­dad con sus se­gui­do­res y por sus opor­tu­nos y efec­ti­vos con­se­jos de beauty coach, mo­da y es­ti­lo.

Mis com­ple­men­tos fa­vo­ri­tos

Sha­pers y son mis fa­jas de Hot mi gel que­ma­gra­sa.

Cuan­do nos ol­vi­da­mos de las ex­cu­sas, las co­sas em­pie­zan a ocu­rrir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.