Ten­sa­do fa­cial: la ten­den­cia 'beauty'

SAN­DRA SUÁ­REZ ACE­VE­DO

Alo (Colombia) - - Cirujanos - DI­REC­TO­RA CIEN­TÍ­FI­CA, MÉ­DI­CA ANTIENVEJECIMIENTO DE LA CLÍ­NI­CA PRE­SEN­ZA

Ha­ce más de 15 años, cuan­do ini­ció sus con­sul­tas en medicina es­té­ti­ca, eran po­cos los mé­di­cos que se in­tere­sa­ban en tra­tar pa­cien­tes que que­rían lu­cir más be­llas, pe­ro sin so­me­ter­se a una ci­ru­gía plás­ti­ca. Su her­ma­na, quien es cos­mia­tra, la mo­ti­vó pa­ra que se in­te­gra­ra a su pro­yec­to de bie­nes­tar con ca­rác­ter éti­co: “Des­de ese mo­men­to me sentí com­pro­me­ti­da con los pa­cien­tes pa­ra brin­dar­les no so­lo una aten­ción con ca­li­dez hu­ma­na, sino con ca­li­dad y ri­gu­ro­si­dad, pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia con crea­ti­vi­dad y traer lo más ac­tua­li­za­do po­si­ble”, afir­ma la doc­to­ra.

Hoy en día, lo más gra­ti­fi­can­te pa­ra ella es ver los re­sul­ta­dos y la fe­li­ci­dad de sus pa­cien­tes. Ac­tual­men­te tie­ne una em­pre­sa só­li­da y prós­pe­ra que ha cons­trui­do jun­to a su es­po­so, An­drés Mo­li­na, ge­ren­te de Pre­sen­za: “Él ha im­pul­sa­do y ve­la­do pa­ra que la mar­ca sea una de las me­jo­res clí­ni­cas de medicina es­té­ti­ca en Co­lom­bia, con un equi­po de tra­ba­jo com­pro­me­ti­do pa­ra brin­dar ca­li­dad en la aten­ción de nues­tros pa­cien­tes”, di­ce. Ade­más, sos­tie­ne que la sa­bi­du­ría y el res­pal­do que su Pa­dre Ce­les­tial les ha da­do es lo que los guía y for­ta­le­ce ca­da vez más en to­dos los as­pec­tos de sus vi­das.

Tratamiento

Uno de los mo­ti­vos de con­sul­ta más fre­cuen­tes en Pre­sen­za es la fla­ci­dez cu­tá­nea, que, ade­más de las arru­gas, es uno de los prin­ci­pa­les sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to. Por lo tan­to, uno de sus me­jo­res tra­ta­mien­tos es el ten­sa­do fa­cial no qui­rúr­gi­co

Mi­ni Th­reads, que con­sis­te en la apli­ca­ción de múl­ti­ples mi­ni hi­los PDO (po­li­dio­xa­no­na) que crean una red vec­to­rial que ac­túa co­mo so­por­te de los te­ji­dos y pro­vo­ca un efec­to lif­ting in­me­dia­to. “Es­te tratamiento fa­vo­re­ce la pro­duc­ción na­tu­ral de co­lá­geno y es­ti­mu­la el re­ju­ve­ne­ci­mien­to de la piel, apor­tán­do­le vi­ta­li­dad, elas­ti­ci­dad y más lu­mi­no­si­dad”, afir­ma.

¿Can­di­da­tos pa­ra el pro­ce­di­mien­to? Mu­je­res y hom­bres a par­tir de los 30 años de edad. Los re­sul­ta­dos: me­jo­ra el as­pec­to de la piel des­de el pri­mer día, de­vol­vien­do el tono al te­ji­do y los re­lie­ves de la ca­ra que con los años se van per­dien­do. Fun­cio­na en la ele­va­ción de las me­ji­llas, el per­fil man­di­bu­lar, la ele­va­ción de las ce­jas, los sur­cos na­so­ge­nia­nos y las lí­neas de ma­rio­ne­ta o el do­ble men­tón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.