Fa­mo­sos Ale­jan­dro Ria­ño

En vis­ta de las re­cien­tes ame­na­zas de muer­te que ha re­ci­bi­do de­bi­do a su per­so­na­je Juan­pis González, el ar­tis­ta tu­vo que lle­gar a ins­tan­cias le­ga­les. Se alis­ta pa­ra lle­gar al al­tar y pa­ra con­ver­tir­se en pa­dre. ¡Ex­clu­si­va ALÓ!

Alo (Colombia) - - Contenido - POR LESSLY AL­FON­SO TRU­JI­LLO Fo­tos an­drés Ber­mú­dez

El­hu­mo­ris­ta de 30 años tie­ne la fa­ci- li­dad pa­ra mo­ver­se de un la­do a otro y siem­pre cum­plir to­do lo que se pro­po­ne. De­be ser por las ga­nas y la pa­sión que le in­yec­ta a to­do. Lo vi­mos co­mo pre­sen­ta- dor de Nues­tra se­ma­na, nues­tra te­le y La so­pa Co­lom­bia, ac­tuan­do en To­das pa­ra uno, Mal­cria­dos y Em­pe­li­cu­la­dos, en­tre otros. Ac

tuan­do en las obras No sé si cor­tar­me las ve­nas o de­jár­me­las lar­gas y en Bu­run­dan­ga, y re­tán­do­se a sí mis­mo en sus stand-up co­medy: Es­tu­pi­de­ces pa­ra reír, Ca­da ni­ño

con su bo­le­ta y En­tre pe­rros nos en­ten­de­mos.

Pa­ra él, el 2018 ha es­ta­do col­ma­do de gran­des sa­tis­fac­cio­nes: cul­mi­nó con éxi­to la ter­ce­ra tem­po­ra­da del fes­ti­val Co­me­dia

a la car­ta, ha vi­vi­do un fe­liz em­ba­ra­zo al la­do de su pa­re­ja, la in­fluen­cia­do­ra Ma- ría Ale­jan­dra Ma­no­tas, y por es­tos días (al cie­rre de es­ta edi­ción no ha­bía na­ci­do) ten­drá a la pe­que­ña Ma­til­de en sus bra- zos. Sin em­bar­go, no to­do ha si­do co­lor de ro­sa pa­ra el ar­tis­ta, pues re­cien­te­men­te vi­vió un amar­go mo­men­to de­bi­do a las ame­na­zas de muer­te que re­ci­bió por un vi­deo que hi­zo con su per­so­na­je Juan­pis González, que tie­ne su pro­pio ca­nal de You­Tu­be y cuen­ta de Ins­ta­gram.

En una sen­ti­da con­ver­sa- ción, el bo­go­tano de ri­sa con- ta­gio­sa que ha­bla sin ta­pu­jos de te­mas co­yun­tu­ra­les, se con- fe­só con ALÓ.

Ha­ce unos días ter­mi­nó la ter­ce­ra edi­ción de ‘Co­me­dia a la car­ta’, ¿cuál es el balance?

Fue es­pec­ta­cu­lar. Ca­da año tie­ne su ma­gia y es­te fue muy es­pe­cial, ya que pu­di­mos traer a hu­mo­ris­tas in­ter­na­cio­na­les, dos de ellos ve­ne­zo­la­nos, así que te­nien­do en cuen­ta el mo- men­to que es­tán vi­vien­do, fue la opor­tu­ni­dad de de­mos­trar que no de­be­mos te­ner fron­te- ras y que el hu­mor ha­ce bien.

Ha­ce cuatro años de­ci­dis­te crear es­te es­pa­cio al la­do de tu her­ma­na Ma­ría,

¿se ima­gi­na­ron que ten­dría tan­to éxi­to?

No tan rá­pi­do. La res­pues­ta de la gen­te ha si­do muy gra- ti­fi­can­te, ya que he­mos te­ni- do un 90 a un 95 por cien­to de afo­ro y las fun­cio­nes ca­si

siem­pre se ago­tan. Al prin­ci­pio pen­sa­mos que es­te fes­ti­val iba a ser so­lo pa­ra la gen- te de Chía (vi­vi­mos en Ca­ji­cá), pe­ro nos han acom­pa­ña­do per­so­nas de to­das par- tes del país.

Vi­ves un mo­men­to com­pli­ca­do de­bi­do a las ame­na­zas de muer­te que has re­ci­bi­do por tu per­so­na­je de Juan­pis González. Cuén­ta­nos al res­pec­to.

Un día, mien­tras gra­ba­ba un vi­deo, al- guien de Nei­va me di­jo: ‘Ven­ga, ha­ga­mos un vi­deí­to pa­ra los opi­tas ma­mán­do­les ga­llo’. La idea era que me pre­gun­ta­ran (a Juan­pis González) si sa­bía dón­de que­da­ba Nei­va, y yo res­pon­día: ‘¿qué es eso? No co- noz­co a ese lo­ba­zo’. Jus­ta­men­te pa­ra evi- tar ma­len­ten­di­dos es­ta­ba ves­ti­do co­mo él, pe­ro mu­chos se ofen­die­ron y lo ma- lin­ter­pre­ta­ron.

¿Qué pa­só des­pués?

De­bi­do a que un ma­lin­ten­cio­na­do pu- bli­có mi nú­me­ro de ce­lu­lar en Fa­ce­book, he re­ci­bi­do to­do ti­po de in­sul­tos y ame­na- zas; men­sa­jes que di­cen que no me acer- que a Nei­va por­que me van a ma­tar. Mis se­gui­do­res em­pe­za­ron a es­cri­bir­me co­sas lin­das, les pre­gun­té que quién era el su­je­to y me die­ron el nom­bre. Es un es­ti­lis­ta y vi­ve en Me­de­llín. Por for­tu­na el te­ma ya es­tá en la Po­li­cía por­que es­to es un de­li­to in­for­má­ti­co.

Por mu­chas ra­zo­nes sien­tes un amor pro­fun­do por esa ciu­dad...

Cla­ro. Tu­ve una no­via opi­ta con la que du­ré tres años, co­noz­co Pi­ta­li­to, La Pla­ta y he ido a mu­chas fies­tas de San Pe­dro. Mi idea no era ha­cer que­dar mal a Nei­va sino al per­so­na­je, al tí­pi­co ro­lo que apa- ren­ta, en es­te ca­so Juan­pis González, que es­tá to­tal­men­te que­bra­do y ha­ce de to­do pa­ra se­guir en su mis­mo es­tra­to.

Ha­ce tres me­ses creas­te a Juan­pis González. ¿Cuál era tu ob­je­ti­vo con es­te per­so­na­je?

Es una crí­ti­ca a esas per­so­nas que to­dos co­no­ce­mos y que aun­que es­tén jo­di­das ha­cen de to­do pa­ra man­te­ner su ‘ni­vel’, pa­ra quie­nes las cla­ses me­dia o ba­ja no exis­ten y tra­tan mal a quie­nes tra­ba­jan con ellas. Es una bur­la di­rec­ta a ese ti­po de se­res que co­noz­co a fon­do y que no me gus­tan.

Pe­ro ha si­do to­da una sen­sa­ción...

En so­lo tres me­ses ya tie­ne más de 158.000 se­gui­do­res, gra­cias tam- bién a las co­la­bo­ra­cio­nes. La en­tre- vis­ta con Clau­dia Ló­pez fue una de las más vis­tas, con más de dos mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes. Mu- chas per­so­nas lo han en­ten­di­do y me es­cri­ben: ‘Odio a la gen­te así, pe­ro amo a Juan­pis’. Su éxi­to se de­be a que el per­so­na­je exis­te en la vi­da real; co­noz­co a mu­chos así.

Tu tra­ba­jo va más allá de en­tre­te­ner y de di­ver­tir­nos con tus ocu­rren­cias...

Pien­so que el ser in­fluen­cia­dor no so­lo de­be ser pa­ra sa­lir a de­cir ‘mi­ren lo que me re­ga­la­ron’. Yo no voy a con­ver­tir mi Ins­ta­gram en un te­le­ven­tas; me in­tere­sa más ge­ne- rar con­cien­cia y que me si­gan per- so­nas que quie­ran buen con­te­ni­do, pues pa­ra es­ta­llar­se hue­vos en la ca­be­za hay mu­chos otros.

¿Cuál es el balance de la si­tua­ción?

Me due­le que pa­sen es­te ti­po de co­sas en el país. Ver que hay tan­tas per­so­nas que le po­nen aten­ción a se­me­jan­te bo­ba­da. Sien­to que te- ne­mos mu­chos y más gra­ves pro- ble­mas, bas­ta con ver los no­ti­cie- ros. ¿Cuán­tas muer­tes, vio­la­cio­nes y ro­bos su­ce­den a diario? Y ahí sí na­die di­ce na­da, to­dos ca­lla­dos. Es una do­ble mo­ral te­naz.

¿Qué vie­ne pa­ra ti en lo que res­ta del 2018?

Mu­chas co­sas. En unos días me voy pa­ra Aus­tra­lia a pre­sen­tar cin- co shows en va­rias ciu­da­des. Es- toy es­cri­bien­do una pe­lí­cu­la, y con Juan­pis es­ta­mos en va­rias ne­go- cia­cio­nes pa­ra crear un es­pec­tá­cu- lo en­tre mú­si­ca y co­me­dia y po­der ven­der­lo afue­ra.

Una de las no­ti­cias más fe­li­ces del 2018 es la lle­ga­da de Ma­til­de. ¿Có­mo vi­ves tu fa­ce­ta co­mo pa­dre?

Es­toy fe­liz y agra­de­ci­do. To­do el em­ba­ra­zo es­tu­vi­mos muy emo­cio- na­dos, so­ñá­ba­mos con te­ner­la en los bra­zos. Oja­lá Ma­til­de sea una no­ta, un par­che, que no sea ma- mo­na (ri­sas).

Lue­go de dos años de re­la­ción de­ci­dis­te pe­dir­le la mano a Ma­ría Ale­jan­dra. Cuén­ta­nos de­ta­lles de la bo­da.

Se­rá el 18 de ma­yo del 2018 en El Pór­ti­co. Ya te­ne­mos la de­co­ra­do­ra y los gru­pos mu­si­ca­les. Va­mos a te­ner al­re­de­dor de 350 in­vi­ta­dos y la te­má­ti­ca va a ser de los años 30, con mu­cho blues, jazz, ti­ran­tes y to­do el mun­do en te­nis.

De­fi­ni­ti­va­men­te, es la mu­jer de tu vi­da.

Sí, des­de que la vi lo en­ten­dí, y mi­ra to­do lo que ha pa­sa­do. Cuan- do que­dó em­ba­ra­za­da se asus­tó mu­cho, pe­ro yo es­ta­ba fe­liz por­que ha­ce mu­cho que­ría ser papá y me to­có con una mu­jer in­creí­ble, que me ama, no es ce­lo­sa y de quien no ten­go nin­gu­na que­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.