Bon bi­ni a la ‘is­la fe­liz’

MUY CER­CA A CO­LOM­BIA SE EN­CUEN­TRA ARUBA, UN PE­QUE­ÑO RINCÓN DE HOLADA EN EL CARIBE QUE REÚNE HIS­TO­RIA, NA­TU­RA­LE­ZA Y DI­VER­SIÓN. ‘DANKI’ (‘GRA­CIAS’ EN PAPIAMENTO, SU LEN­GUA LO­CAL) ES LA SÍNTESIS DE ES­TA EX­PE­RIEN­CIA.

Alo (Colombia) - - Contenido - por lessly al­fon­so trujillo

La pa­la­bra fe­li­ci­dad es tal vez una de las más di­fí­ci­les de de- fi­nir. Se­gún la Real Aca­de­mia de la Len­gua Es­pa­ño­la (RAE) sig­ni­fi­ca: ‘Es­ta­do de gra­ta sa- tis­fac­ción es­pi­ri­tual y fí­si­ca’, mien­tras que pa­ra fi­ló­so­fos co­mo Aris­tó­te­les es la as­pi­ra- ción má­xi­ma de to­dos los se- res hu­ma­nos. Si bien mu­chas pue­den ser las con­no­ta­cio­nes, to­das lle­van a un mis­mo pun­to: es al­go que se sien­te bien y que re­con­for­ta el co­ra­zón. Y eso fue lo que vi­ví du­ran­te mi es­ta­día en Aruba, co­no­ci­da coin­ci­den- cial­men­te co­mo ‘la is­la más fe- liz del Caribe’, le­ma que sur­gió co­mo una es­tra­te­gia de mar­ke­ting, pe­ro lue­go se con- vir­tió en su ADN.

‘Bon bi­ni’ (bien­ve­ni­da) me di­ce la son- rien­te Amay­ra a la sa­li­da del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Rei­na Bea­trix, ubi­ca­do a so­lo 4 km de la ca­pi­tal, Oran­jes­tad. Es­ta es su ma­ne­ra de dar­nos la bien­ve­ni­da a mí y a otros cua­tro pe­rio­dis­tas de La­ti­noa­mé­ri­ca a su ho­gar; a ese pa­raí­so que ha­ce par­te de los Paí­ses Ba­jos, en el que ha vi­vi­do to­da su vi­da y el cual se ha de­di­ca­do a dar a co­no­cer los úl­ti­mos 20 años: “Aruba es un lu­gar pa­ra des­can­sar, re­car­gar­se, pe­ro so­bre to­do pa­ra ser fe­liz. To­do aquel que nos vi­si­te nun­ca re­gre­sa­rá igual”, ase­gu­ra. Pen­sar en un lu- gar sin trá­fi­co, en el que sol apre­mie los 365

días del año era al­go in­ve­ro­sí- mil has­ta que co­no­cí es­ta tie­rra má­gi­ca de la que me enamo­ré.

Es­tan­cia 'lu­xury' De ca­mino ha­cia el Riu Pa­la­ce Aruba, el ho­tel que nos aco­gió du­ran­te nues­tra es­ta­día, tran­si- ta­mos una ave­ni­da que del la­do iz­quier­do de­ja ver la in­men­si­dad de mar, y al de­re­cho, el en­can­to de la ar­qui­tec­tu­ra ho­lan­de­sa. El com­ple­jo ‘all in­clu­si­ve’ es­tá ubi­ca- do en la ex­clu­si­va zo­na de Palm Beach, don­de se en­cuen­tran al- gu­nos de los me­jo­res ho­te­les. Du­ran­te el tra­yec­to es­cu­cha­mos

Du­ra, la po­pu­lar can­ción Daddy Yan­kee, una de las pre­fe­ri­das de Amay­ra, pues se­gún me con­tó, el re­gue­tón es uno de los gé­ne- ros mu­si­ca­les más es­cu­cha­dos en la is­la.

la pos­tal más fa­mo­sa

Unos días an­tes de via­jar, les pre­gun­té a al­gu­nos familiares qué sa­bían so­bre Aruba, y to­dos coin­ci­die- ron en que se tra­ta­ba de un lu­gar de pla­yas pa­ra­di­sia­cas y atar­de­ce­res alu­ci­nan­tes. Y no se equi­vo­ca­ron. Es­te des­tino tie­ne al- gu­nas de las pla­yas más be­llas del mun­do co­mo Ea­gle Beach, la ter­ce­ra más her­mo­sa se­gún Tri­pAd­vi­sor, y Man­gel Hal­to, que por sus arre­ci­fes de­li­ca­dos y aguas tran­qui­las es per­fec­ta pa­ra prac­ti­car es­nór­quel. Y lo me­jor es que to­das son pú­bli­cas. in­ha­la y Ex­ha­la

Siem­pre he pen­sa­do que el éxi­to de un via­je ra­di­ca en te- ner mo­men­tos de in­tros­pec- ción. Y eso lo sa­be muy bien Ma­ría Puc­ci, una ins­truc­to­ra de yo­ga ve­ne­zo­la­na que en- con­tró en Aruba el lu­gar ideal pa­ra im­pac­tar mu­chas vi­das. Nues­tra cla­se ini­ció a las 8 a. m. en la pla­ya Aras­hi, un es- pa­cio pro­pi­cio pa­ra en­con­trar la tran­qui­li­dad, y ter­mi­nó con un desa­yuno sa­lu­da­ble. ¡La se- sión de una ho­ra cues­ta 60 dó- la­res, aprox.!

ro­man­ti­cis­mo En fu­ror "Quie­ro vol­ver a ca­sar­me en Aruba", le di­je a mi es­po­so una vez re­gre­sé a Bo­go­tá, pues la is­la que se con­so­li­da co­mo uno de los des­ti­nos pre­fe­ri­dos pa­ra bo­das y lu­nas de miel ex­ha­la amor en ca­da rincón. Ade­más de ser es­ce­na­rio pa­ra­di­sía­co, hay mu­chos pro­fe­sio­na­les que se de­di­can a cum­plir los sue- ños de los enamo­ra­dos co­mo Glen­de­li­ne Ma­du­ro, crea­do- ra de The Pro­po­sal Plan­ner, y Fer­nan­do Man­sur, di­rec­tor de Hou­se of Mo­saic.

Aruba se en­cuen­tra a tan so­lo ho­ra y me­dia de Bo­go­tá, vía aé­rea.

¿Dón­de co­mer?Screa­ming Ea­gle Res­tau­rant Papiamento Res­tau­rant Win­dows on Aruba Light Hou­seEs­te des­ti- no cuen­ta con una gran ofer- ta gas­tro­nó­mi- ca que in­clu­yemás de 200 res­tau­ran­tes.

El rE­co­rri­do quE sE rEa­li­za En ca­ra­va­na cuEs­ta 190 dó­la­rEs, aprox.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.