Jua­na San­tos y Ángela Gu­tié­rrez

JUA­NA SAN­TOS Y ÁNGELA GU­TIÉ­RREZ HI­CIE­RON DE SU PA­SIÓN POR LAS FRAGANCIAS UN NE­GO­CIO DE ÉXI­TO. LAS EMPRESARIAS, SOCIAS Y AMI­GAS NOS CON­TA­RON SO­BRE SU MAR­CA L’ARÔME, CON LA QUE ES­TÁN CAUTIVANDO A UN EXIGENTE SEG­MEN­TO.

Alo (Colombia) - - Contenido - por ji­me­na pa­ti­ño bon­za Fo­tos clau­dia ru­bio

Con el boom del ‘mind­ful­ness’, cual­quier ex­cu­sa es bue­na pa­ra te­ner una ve­la en la ca­sa. Si eres fan de los per­fu­mes, te re­la- jas con la aro­ma­te­ra­pia, y si tie­nes al­ma ‘hyg­ge’, for­mas par­te del ejér­ci­to del re­lax fe­me­nino de las empresarias Jua­na San- tos y Ángela Gu­tié­rrez.

Con el pa­so de los años es fá­cil ol­vi­dar un nom­bre, un lu­gar o in­clu­so un ros­tro que en al­gún mo­men­to nos re­sul­ta­ban familiares. Pe­ro no su­ce­de lo mis­mo con los aro­mas. Es­tos pue­den trans­por­tar­nos en el tiem­po y el es­pa­cio, lle­var­nos a lu- ga­res que vi­si­ta­mos en nues­tra in­fan­cia y re­cor­dar­nos ex­pe­rien­cias o per­so­nas que nos mar­ca­ron.

Es­tas dos mu­je­res no son aje­nas a ese po­der que tie­nen los aro­mas pa­ra re­mo­ver los rin­co­nes más re­cón­di­tos de la me­mo- ria. De he­cho, por mu­chos años, las pe­rio- dis­tas fue­ron com­pra­do­ras fie­les de ve­las aro­má­ti­cas pa­ra am­bien­tar los es­pa­cios de sus ca­sas, y dis­fru­ta­ban tan­to di­chas fra- gan­cias que un buen día de­ci­die­ron aso- ciar­se pa­ra te­ner su pro­pia mar­ca.

Los orí­ge­nes de su em­pre­sa se re­mon­tan a la na­vi­dad del 2009, épo­ca en que Án­ge- la Gu­tié­rrez, abo­ga­da y pe­rio­dis­ta re­ti­ra- da, se de­di­có a fa­bri­car sus pro­pias ve­las pa­ra re­ga­lár­se­las a familiares y ami­gos. El re­sul­ta­do fue tan po­si­ti­vo que co­men­zó a ven­der­las y cua­tro años más tar­de re- gis­tró la mar­ca L’Arôme.

Jua­na San­tos, tam­bién pe­rio­dis­ta, so­lía com­prar los pro­duc­tos de Ángela. Y en el 2015, du­ran­te un via­je, es­tas ami­gas del al­ma se con­vir­tie­ron en socias. Des­de en- ton­ces, L’Arôme ha cre­ci­do más rá­pi­do de lo que se ima­gi­na­ron: sus ve­las, es­práis, esen­cias y acei­tes aro­má­ti­cos no so­lo se co­mer­cia­li­zan a tra­vés de su pá­gi­na web, sino que se pue­den en­con­trar en tien­das dis­tri­bui­do­ras en Bo­go­tá, Chía, Me­de­llín, Bu­ca­ra­man­ga y Va­lle­du­par.

Con­ver­sa­mos con es­te dúo di­ná­mi­co so­bre el ne­go­cio que con­vir­tió su amor por las fragancias en una em­pre­sa exi­to­sa.

¿Por qué em­pren­der ha­cien­do ve­las?

Jua­na: Am­bas éra­mos fa­ná­ti­cas de las ve­las (…). Creí­mos que aso­ciar­nos po­día ser in­tere­san­te por­que nos com­ple­men­ta­mos muy bien. Yo soy mu­cho más de me­dios, de pro­mo­ción, de mer­ca­deo e ideas lo­cas, y Ángela ha he­cho mu­chos cur­sos de per­fu­me­ría. De he­cho, pron­to via­ja­rá a Fran­cia a ha­cer un cur­so in­ten­si­vo. ¿Mu­chos creen que, con el ca­pi­tal ne­ce­sa­rio, cual­quier ne­go­cio es via­ble. Pe­ro ¿qué se ne­ce­si­ta ade­más de la in­ver­sión ini­cial pa­ra con­so­li­dar una em­pre­sa co­mo es­ta?

Ángela: Mís­ti­ca, amor por el ne­go­cio y mu­cho tra­ba­jo. Es­to em­pe­zó ca­si sin pla­ta, pe­ro cual­quier co­sa que se iba ga­nan­do, se iba rein­vir­tien­do en la com­pa­ñía. No fue tan­ta la in­ver­sión de di­ne­ro co­mo la in­ver­sión de tiem­po, de cur­sos, de amor y de ga­nas por­que el ne­go­cio sa­lie­ra ade-

La mar­ca L'ARÔme ofre­ce ve­las aro­má­ti­cas, es­práis hi­poa­ler­gé­ni­cos, esen­cias y bru­mas.

lan­te. Ade­más, nos di­ver­ti­mos un mon­tón. Creo que par­te del éxi­to se de­be a que es­to nos gus­te tan­to. La amis­tad y los ne­go­cios no siem­pre fun­cio­nan. ¿Qué les acon­se­jan a otras mu­je­res que es­tán pen­san­do en aso­ciar­se con su ami­ga del al­ma?

J.: Pa­ra no­so­tras, la amis­tad es más im­por­tan­te que el ne- go­cio.

Á.: Exac­to. Hay que te­ner cla- ro que la amis­tad va­le mu­cho más que el di­ne­ro. Y es muy im­por­tan­te aso­ciar­se con gen­te que tie­ne los mis­mos prin­ci­pios que uno (…). ¿Cuál es la par­ti­cu­la­ri­dad de sus pro­duc­tos?

Á.: Los aro­mas de L’Arôme son crea­dos por no­so­tros con unas fragancias fran­ce­sas de muy al­ta ca­li­dad. In­clu­so, hay olo­res que tar­da­mos en­tre uno y dos años creán­do­los; nin­gu­na otra mar­ca los tie­ne. ¿Cuál es su aro­ma fa­vo­ri­to de L’Arôme?

Á.: El mío es fue­go per­sa o Feu de Per­se. Ese olor me en-

can­ta por­que da la sen­sa­ción de ca­lor de ho­gar, co­mo de chi­me- nea, de al­go mís­ti­co… y a mí me gus­tan más los aro­mas ma­de- ro­sos que los flo­ra­les o fru­ta- les. Tam­bién me gus­ta mu­cho el de Yinh Zen.

J.: Mis fa­vo­ri­tos son Bam­bou de Ma­lai­se y Jas­min de Bir­ma­nie, por­que aun­que son muy ma­de­ro­sos, pa­ra mí son aro­mas ale­gres que van con mi per­so­na­li­dad. ¿Y qué vie­ne pa­ra su mar­ca en los pró­xi­mos me­ses?

J.: Re­cien­te­men­te, nos aso- cia­mos con una em­pre­sa ame- ri­ca­na pa­ra ha­cer aro­mas ins­ti- tu­cio­na­les. Ha­re­mos el tra­ba­jo de ana­li­zar el ADN de las com- pa­ñías con las que es­te­mos tra- ba­jan­do pa­ra que ten­gan un aro­ma úni­co y ex­clu­si­vo que las dis­tin­ga. Ade­más, ha­ce po­co abri­mos nues­tro pri­mer es­pa- cio pro­pio en una fe­ria per­ma- nen­te que se lla­ma BohoEx­po, ubi­ca­da en el BohoMar­ket en Usa­quén. Y pa­ra fin de año, va- mos a te­ner un cam­bio to­tal de ima­gen, con nue­vos va­sos y nue­vos ta­ma­ños de ve­las.

pro­duc­ción Shaio Mu­ñoz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.