pon­cho ren­te­ría

Alo (Colombia) - - Contenido - Pon­cho Ren­te­ría Co­lum­nis­ta pre­mium de di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Se ufa­na de ser el más co­no­ce­dor de las mu­je­res.

Ma­dres a fa­vor, ma­dres en con­tra. En la pe­lu­que­ría de Jo­se Luis Bo­te­ro, seis se- ño­ras de buen pa­sar eco­nó­mi­co, lí­nea 40 años, con hi­jos es­tu­dian­do en los co­le­gios Nue­va Gra­na­da, Fran­cés, An­dino y An­glo, dis­cu­tie­ron con fu­ria so­bre la 're­pre­sión a las dro­gas'. Allí ha­bla­ron de los "mu­cha- chos adic­tos", por­que mi­les de es­tu­dian­tes ju­ve­ni­les es­tán en­gan­cha­dos en pe­pas, áci­dos, pop­pers, hon­gos y yer­ba de Co­rin- to. Ellas, ma­dres an­gus­tia­das, aplau­die­ron a Iván Du­que por su cam­pa­ña an­ti­dro­gas que or­de­na re­qui­sar ma­le­ti­nes y mo­chi­las de es­tu­dian­tes. ¿Por qué tan­to jo­ven fuma marihuana hoy? Ma­ría Ele­na Co­lla­zos, una gua­pa ma­dre ca­le­ña de­cla­ró: "Por va­gan- cia ocio­sa. Yo no ten­go ese pro­ble­ma, mi hi­jo es un de­por­tis­ta to­tal, pe­ro ten­go tres so­bri­nos jó­ve­nes que se tra­ban ca­da día y so­lo ven te­le­vi­sión, oyen rock, no leen y son in­tro­ver­ti­dos y ‘agüe­va­dos’". Pa­ra una emi­so­ra ra­dial, opi­né así: “La marihuana es la pe­re­za, el ocio, va­gan­cia, so­lo rock, y por fu­mar­la el jo­ven can­ce­la ta­reas, se ape­lo- ta, pier­de la me­mo­ria y de­ja pa­ra ma­ña­na lo de hoy. Es muy pe­li­gro­sa”.

Ma­Má e hi­JaS fuMan Marihuana

Al qui­te sa­lió la atre­vi­da An­gé­li­ca Ca- sas­ti­ni Se­go­via, que vi­ve en Ibi­za ha­ce 40 años y se ha tra­ba­do to­dos los días por 35 años. Ella opi­nó: “Co­mo li­ber­ta­ria y ren­ta­da y a los 60 años, yo no prohí­bo, no cen­su­ro, pe­ro co­noz­co a mi­les de jo­ven- ci­tos apa­bu­lla­dos, con­ver­ti­dos en idio- tas por me­ter dro­ga co­mo la marihuana”. Di­jo más: “Yo fu­mo con mis hi­jas ca­da tar­de, al atar­de- cer, pe­ro mis hi­jas tie­nen más de 30 años y son ar­tis­tas, ca­si hip­pies y al­go co­rri­das”. PUN- TO. Su ami­ga 'Ti­ta' di­jo lo con- tra­rio: ”Mis dos hi­jas y mi hi­jo Se­bas­tián fuman marihuana so­la­men­te los sá­ba­dos en mi ca­sa y pa­ra su tra­ba les pre- pa­ro pla­tos exó­ti­cos que pa- san con tor­tas, he­la­dos y cho- co­la­tas". PUN­TO.

Clin­ton, Juan Ma­nuel San­toS y oba­Ma

Acep­ta­ron ha­ber pro­ba- do de jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios la yer­ba o ba­re­ta o ‘ma­ria­mo- na’. Con fran­que­za, en fe­bre­ro del 2010, Juan Ma­nuel San­tos acep­tó que en Es­ta­dos Uni- dos de uni­ver­si­ta­rio la pro­bó y “me su­po ma­lu­co, de olor feo, y nun­ca más”. En cam­bio, a Fran­cis­co San­tos Calderón, nue­vo em­ba­ja­dor de Co­lom­bia en Es­ta­dos Uni­dos, lo acu­sa- ron de ma­rihua­ne­ro por ha­ber acep­ta­do ha­ce 12 años que sí la fu­mó de jo­ven. Di­jo Pa­cho: ”Fu­mé dos ve­ces, me dio la pá­li­da; has­ta allá mi aven­tu- ra”. Y Es­ta­dos Uni­dos pi­de pe- ri­co a cho­rros, sus mú­si­cos y rum­be­ros lo aman. Pro­ble­món pa­ra Co­lom­bia; USA pro­tes­ta y a don Iván Du­que le to­có bai­lar con la fea. Gai­ra y SuS 20 añoS

Es el si­tio, es un tem­plo mu­si­cal con ri­ca de­co­ra­ción, bue­ní­si­mo am­bien­te, crea- ción de Gui­llo Vi­ves, Ma­ría Eu­ge­nia Na­tes y to­da la gran fa­mi­lia que ha­ce fun­cio­nar a Gai­ra y, por su­pues­to, Car­los Vi­ves, que por ser un chi­fla­do mu­si­cal ca­da ra­to se su­be a la ta­ri­ma. Allí ce­le­bra­ron con 199 in­vi­ta­dos de to­das las pa­sa­re­las sus 20 años de vi­da gra­ta, rum­be­ra y exi­to­sa. Fies­ta del fol­clor cos­te­ño. En Gai­ra, ca­lle 97 con ca­rre­ra 20 en Bo­go­tá, to­do fun­cio- na bien, son pro­fe­sio­na­les y, ¡ale­lu­ya!, hay ri­ca co­mi­da crio­lla. Gai­ra es el si­tio, ca­da día un ban­que­te mu­si­cal.

Ma­rCe­la be­lli­ni

Es ar­tis­ta to­tal to­dos los días, por­que se ma­qui­lla y vis­te co­mo las mu­cha­cho- nas punk de Li­ver­pool o de Ibi­za. Ex­pu­so en Pa­rís su obra 'Na­die en Ita­lia, la­be­rin­to' (son fo­tos con ma­gia, fo­tos en Ita­lia que mos­tró en Bo­go­tá en Es­tu­dio 4, Ca­sa- Car­de­nas). Ma­rce­la nos mues­tra puer­tas, sus ama­das, con sus sue­ños. Una his­to- ria de su ama­da Ita­lia con­ta­da so­bre se­da con la de­li­ca­de­za de una ar­tis­ta pro­fe- sio­nal. Lo má­xi­mo. ¡Gran tra­ba­jo, Ma­rce­la Be­lli­ni! PUN­TO.

La marihuana se ro­bó es­ta co­lum­na por­que me­dio mi­llón de lec­to­ras de ALÓ tie­nen un sobrino o ve­cino que fuma ca- chi­tos ver­des y el olor lo gri­ta. Pon­cho Ren­te­ría (es­te ser­vi­dor) co­no­ce de can- na­bis y no ha si­do obis­po ni del Opus Dei. Di­ce no a los ca­chi­tos en los jó­ve­nes por- que los vuel­ve dor­mi­lo­nes, ce­ro ac­ti­vos, lo­chas, ce­ro pi­los. ALÓ les re­cuer­da que si­gue la fies­ta del Amor y la Amis­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.