En­ce­rra­dos en el clóset

Arcadia - - EDITORIAL -

Es co­mún asu­mir que la ex­clu­sión ocu­rre úni­ca­men­te en el te­rri­to­rio de la po­lí­ti­ca, en el uni­ver­so de las le­yes y los de­re­chos ci­vi­les, y que ha­brá que lu­char pa­ra mo­di­fi­car esas le­yes que res­trin­gen los de­re­chos de las mi­no­rías. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, en el ca­so de los de­re­chos de las per­so­nas LGBTI, eso he­mos vis­to en los úl­ti­mos años: un es­fuer­zo po­lí­ti­co por de­mo­cra­ti­zar, por ejem­plo, el ma­tri­mo­nio ci­vil (con to­do lo que es­to im­pli­ca: herencia, se­gu­ri­dad so­cial, adopción, et­cé­te­ra) y por for­ta­le­cer de­re­chos vul­ne­ra­dos co­mo el de­re­cho a la vi­da, a la in­te­gri­dad per­so­nal o a la no dis­cri­mi­na­ción. Asun­tos tan bá­si­cos co­mo que dos hom­bres pue­dan to­mar­se de la mano en la ca­lle o, en ge­ne­ral, las ex­pre­sio­nes pú­bli­cas de afec­to han si­do lar­ga­men­te dis­cu­ti­dos en la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, y es en­ten­di­ble: la ho­mo­fo­bia lle­ga a unos ni­ve­les tan al­tos que pa­re­ce ne­ce­sa­rio dis­cu­tir los pre­su­pues­tos más ele­men­ta­les de la con­vi­ven­cia ciu­da­da­na.

Es­tas han si­do las ur­gen­cias del ac­ti­vis­mo LGBTI en Co­lom­bia, un país con una lar­ga tradición de gue­rra, vio­len­cia y ex­clu­sión. Sin em­bar­go, ra­ra vez se nos ocu­rre asu­mir que esa ex­clu­sión pue­da to­mar for­mas más su­ti­les y ha­bi­tar los te­rri­to­rios de la me­mo­ria, el ar­te, la his­to­ria y la po­lí­ti­ca cul­tu­ral, sin que si quie­ra nos ha­ya­mos per­ca­ta­do. Na­die cues­tio­na, por ejem­plo, que la his­to­ria del ar­te en Co­lom­bia, la his­to­ria que nos cuen­tan los li­bros de ar­te, en es­pe­cial la an­te­rior a la dé­ca­da de 1970, sea pro­ta­go­ni­za­da por ar­tis­tas hom­bres, blan­cos y he­te­ro­se­xua­les (sal­vo una o dos ex­cep­cio­nes), y asu­mi­mos que es­ta his­to­ria es “ob­je­ti­va” y que “res­pon­de a los he­chos”, y no al te­mor o al pre­jui­cio. Es­ta his­to­ria se ha en­car­ga­do de, por un la­do, he­te­ro­se­xua­li­zar a los homosexuales, omi­tien­do las orien­ta­cio­nes se­xua­les de las na­rra­cio­nes, en aras de un su­pues­to res­pe­to a la “vi­da pri­va­da”. Y, por otro la­do, es­ta his­to­ria ha cons­trui­do unas fron­te­ras lo su­fi­cien­te­men­te rí­gi­das co­mo pa­ra que el ar­te pro­du­ci­do por otros gru­pos so­cia­les que­de por fue­ra de sus már­ge­nes, en te­rri­to­rios apa­ren­te­men­te me­nos dig­nos, co­mo la artesanía o las ar­tes apli­ca­das.

En­ton­ces, ¿en dón­de es­tán nues­tros ar­tis­tas mo­der­nos ne­gros, in­dí­ge­nas u homosexuales? ¿En dón­de es­tán las prác­ti­cas ar­tís­ti­cas trans, e in­clu­so, en dón­de es­tá el ar­te mo­derno pro­du­ci­do por mu­je­res (las que, por for­tu­na, des­de ha­ce una dé­ca­da vie­nen ga­nan­do ma­yor vi­si­bi­li­dad)? ¿En dón­de es­tán las re­des homosexuales, gays y lés­bi­cas en el ar­te co­lom­biano de los pri­me­ros tres cuar­tos del si­glo XX? ¿Có­mo leer, en cla­ve lés­bi­ca, los con­te­ni­dos ve­la­dos que es­con­den al­gu­nas obras de ar­te de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, co­mo Es­qui­zo­fre­nia en el ma­ni­co­mio (1940), de Dé­bo­ra Aran­go; Ca­be­za de ne­gra (1944), de He­na Ro­drí­guez; al­gu­nas pin­tu­ras de Jo­sé Ro­drí­guez Ace­ve­do o las fo­to­gra­fías de Ben­ja­mín de la Ca­lle? Val­ga ano­tar que las obras de Dé­bo­ra y He­na son ex­pues­tas per­ma­nen­te­men­te en el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Me­de­llín y en el Mu­seo Na­cio­nal de Co­lom­bia, y en las na­rra­cio­nes cu­ra­to­ria­les de am­bas ins­ti­tu­cio­nes se omi­te cual­quier lec­tu­ra queer. Ha­bría que pre­gun­tar­nos, tam­bién, por qué en la úl­ti­ma ex­po­si­ción tem­po­ral de Lo­ren­zo Ja­ra­mi­llo, en el Mu­seo Na­cio­nal, se omi­tió cual­quier lec­tu­ra queer so­bre obras ra­di­cal­men­te ho­mo­eró­ti­cas, o por qué ocu­rría es­to mis­mo en la ex­po­si­ción per­ma­nen­te de Luis Ca­ba­lle­ro (un ar­tis­ta ho­mo­se­xual con una obra fuer­te­men­te car­ga­da de re­fe­ren­cias ho­mo­eró­ti­cas) en la Co­lec­ción de Ar­te del Ban­co de la Re­pú­bli­ca.

Lle­van­do es­to al te­rri­to­rio de la do­cu­men­ta­ción his­tó­ri­ca, ¿en dón­de es­tán los ar­chi­vos de los ac­ti­vis­tas LGBTI, esos que im­pul­sa­ron los de­re­chos ci­vi­les, y que, con su es­tu­dio, po­drían ayu­dar a cons­truir una nue­va his­to­ria so­cial más in­clu­yen­te? ¿Qué es­tán ha­cien­do las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas de la me­mo­ria co­mo la Biblioteca Na­cio­nal, la Biblioteca Luis Án­gel Aran­go o el Mu­seo Na­cio­nal de Co­lom­bia pa­ra sol­ven­tar es­te dé­fi­cit en la me­mo­ria do­cu­men­tal LGBTI? ¿Có­mo el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra po­dría ac­tua­li­zar los sis­te­mas de cla­si­fi­ca­ción de las bi­blio­te­cas pú­bli­cas pa­ra eli­mi­nar cual­quier ras­tro de pre­jui­cio o re­no­var los con­te­ni­dos bi­blio­grá­fi­cos de las bi­blio­te­cas pú­bli­cas y la Lis­ta bá­si­ca de ma­te­rial pa­ra bi­blio­te­cas, con el ob­je­ti­vo de edu­car en la di­ver­si­dad? ¿Có­mo se ex­pli­ca la ex­clu­sión de la comunidad LGBTI en la cons­truc­ción del guion cu­ra­to­rial de la Sa­la Me­mo­ria y Na­ción del Mu­seo Na­cio­nal de Co­lom­bia, en don­de se en­cuen­tran re­pre­sen­ta­dos los di­fe­ren­tes gru­pos so­cia­les que cons­ti­tu­yen “la na­ción” co­lom­bia­na? ¿Es­to sig­ni­fi­ca­ría que, en Co­lom­bia, la po­bla­ción LGBTI es­tá al mar­gen del con­cep­to de na­ción? Si no fue po­si­ble ob­te­ner ma­te­rial his­tó­ri­co re­la­ti­vo, ¿por qué no ha­cer­lo evi­den­te en el dis­cur­so cu­ra­to­rial mis­mo de la Sa­la? ¿En dón­de es­tán las ex­po­si­cio­nes, tem­po­ra­les o per­ma­nen­tes, que abor­den la his­to­ria LGBTI o apor­ten una pers­pec­ti­va queer so­bre la his­to­ria ofi­cial? ¿Por qué la ver­güen­za, por qué el mie­do, por qué esa re­ti­cen­cia de las ins­ti­tu­cio­nes de la me­mo­ria a to­mar par­ti­do, por qué el re­ce­lo al mo­men­to his­tó­ri­co que vi­ve el país y el mun­do, por qué no dar sus­ten­to teó­ri­co e his­tó­ri­co a las trans­for­ma­cio­nes so­cia­les? ¿Por qué los ca­mi­nos acep­ta­dos, por qué lo so­cial­men­te apro­ba­do, por qué la au­sen­cia de ries­go al im­pul­sar y acom­pa­ñar la trans­for­ma­ción de la sen­si­bi­li­dad co­lec­ti­va? ¿Por qué los guan­tes qui­rúr­gi­cos? ¿Por qué el clóset?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.