Sha­kes­pea­re he­cho ópe­ra.

Arcadia - - EDITORIAL - Hu­go Cha­pa­rro Valderrama* Bo­go­tá *Es­cri­tor y crí­ti­co de ci­ne.

Ote­llo de Ver­di, pron­to en el Tea­tro Co­lón.

OTE­LLO, EN EL TEA­TRO CO­LÓN

En lo que pa­re­ce ser uno de los acon­te­ci­mien­tos mu­si­ca­les del año en la ca­pi­tal, el Tea­tro Co­lón re­uni­rá a par­tir del 21 de ju­nio a al­gu­nas de las fi­gu­ras más destacadas del mun­do de la ópe­ra pa­ra po­ner en es­ce­na la ver­sión crea­da por Giuseppe Ver­di de la obra de tea­tro del dra­ma­tur­go bri­tá­ni­co. ¿Có­mo se ges­tó el even­to?

De re­pen­te, cuan­do Des­dé­mo­na can­ta con el mie­do en la voz por­que pre­sien­te su muer­te a ma­nos de Ote­llo, al fon­do del es­ce­na­rio apa­re­ce un téc­ni­co mi­ran­do al cie­lo del tea­tro y to­man­do apuntes co­mo si es­tu­vie­ra so­lo en la sa­la.

El es­pe­jis­mo de la tra­ge­dia se des­va­ne­ce al ins­tan­te. La de­li­ca­de­za de la so­prano Gul­na­ra Sha­fi­gu­lli­na in­ter­pre­tan­do a Des­dé­mo­na, la mú­si­ca sus­pen­di­da del pia­nis­ta que la acompaña du­ran­te el en­sa­yo y el re­cla­mo de la asis­ten­te de di­rec­ción, Sa­bi­ne Hart­manns­henn, pro­tes­tan­do por la apa­ri­ción dis­traí­da del téc­ni­co, ate­rri­zan la di­men­sión del Ote­llo de Ver­di en el prag­ma­tis­mo de la uti­le­ría al ser­vi­cio del es­pec­tácu­lo.

La voz de Jor­ge Vi­lla, re­gi­dor del mon­ta­je, quien po­dría en­car­nar a Ote­llo con su bar­ba pa­triar­cal, su crá­neo bri­llan­te y ro­tun­do y su mi­ra­da que en­se­ña la ra­pi­dez y cer­te­za que exi­ge su tra­ba­jo, se es­cu­cha a tra­vés de un mi­cró­fono pi­dién­do­le al equi­po de pro­duc­ción que ten­gan más cui­da­do du­ran­te el en­sa­yo.

Se com­prue­ba así, de ma­ne­ra ac­ci­den­tal, que en el mon­ta­je de una ópe­ra to­dos los que in­ter­vie­nen son, a su ma­ne­ra, es­tre­llas; per­so­na­jes ne­ce­sa­rios por su ofi­cio pa­ra ha­cer del ar­te al­go po­si­ble tan­to por su ca­li­dad es­té­ti­ca —no­ta­ble en el es­ce­na­rio que ha­ce vi­si­ble el ta­len­to de los can­tan­tes—, co­mo por el in­ge­nio, in­vi­si­ble pa­ra el gran pú­bli­co, del sastre que le co­se el tra­je a Des­dé­mo­na y con­tri­bu­ye a me­jo­rar la ilu­sión.

El Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal de Co­lom­bia, con el apo­yo sin fron­te­ras del can­tan­te Fran­cis­co Ver­ga­ra, reunie­ron pa­ra pro­du­cir el Ote­llo de Ver­di, que se pre­sen­ta­rá en el Tea­tro Co­lón de Bo­go­tá a fi­na­les de ju­nio y prin­ci­pios de ju­lio, a cer­ca de 200 es­tre­llas que ha­rán reali­dad el sue­ño de re­crear el le­ga­do de Sha­kes­pea­re en ver­sión ope­rá­ti­ca.

“Un gru­po en­tu­sias­ta que ha tra­ba­ja­do sin des­can­so en es­te pro­yec­to del que es­ta­mos enamo­ra­dos”, me di­ce Li­na Gar­zón mien­tras re­co­rre­mos el la­be­rin­to del Co­lón en­tre bam­ba­li­nas.

Ma­da­me Gar­zón es una ar­qui­tec­ta apa­sio­na­da por el tea­tro y la mú­si­ca. Coor­di­na, con la ase­so­ría del ar­qui­tec­to, es­ce­nó­gra­fo, di­se­ña­dor de ilu­mi­na­ción y di­rec­tor téc­ni­co Gui­ller­mo Pe­dra­za, la supervisión de la es­ce­no­gra­fía y de su cons­truc­ción, al fren­te de la que se en­cuen­tra un mu­si­có­lo­go ale­mán que es­tu­dió Quí­mi­ca —de­mos­tran­do que el co­no­ci­mien­to del mun­do no es in­com­pa­ti­ble cuan­do se en­cuen­tran la cien­cia y el ar­te—, di­se­ña­dor de la es­ce­no­gra­fía de Ote­llo, Ste­fan Hein­richs, ve­te­rano de una lar­ga his­to­ria por la que ha tra­ba­ja­do en dis­tin­tas sa­las del mun­do.

Una pro­duc­ción al­re­de­dor del azar que tra­jo por pri­me­ra vez al país a va­rios pro­ta­go­nis­tas de es­te mon­ta­je: a Frau Hart­mann Sheen —quien ini­ció en el Co­lón

su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal con Las bo­das de Fí­ga­ro en 1994—; a Willy Dec­ker, el di­rec­tor es­cé­ni­co que es­ta­rá al fren­te de Ote­llo, en co­la­bo­ra­ción con Hart­mann Sheen —es­tre­nán­do­se tam­bién Dec­ker en el Co­lón cuan­do Ver­ga­ra, so­lis­ta de la Ópe­ra de Co­lo­nia du­ran­te ca­si 40 años, re­co­no­ci­do en el me­dio por su ge­ne­ro­si­dad no me­nos ope­rá­ti­ca pa­ra que una le­gión de co­lom­bia­nos se for­mó en Ale­ma­nia, lo in­vi­tó a tra­ba­jar en Co­lom­bia a prin­ci­pios de la dé­ca­da de los ochen­ta—; al di­rec­tor mu­si­cal Hi­lary Grif­fiths, un bri­tá­ni­co que ha vi­vi­do en Ale­ma­nia du­ran­te 25 años co­mo di­rec­tor de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Re­gens­burg, la Ópe­ra Es­ta­tal de Pra­ga, las ópe­ras de Co­lo­nia y de Ober­hau­sen, apar­te de otros tra­ba­jos que lo han lle­va­do al­re­de­dor del mun­do, por ejem­plo, a la Bo­go­tá de fi­na­les de los años ochen­ta, cuan­do tra­ba­jó con la Ópe­ra de Co­lom­bia en los montajes del Fi­de­lio de Beet­ho­ven y de La ce­ne­ren­to­la, la tra­gi­co­me­dia en la que Ros­si­ni apro­ve­chó el hu­mor he­cho mú­si­ca na­rran­do la his­to­ria de Ce­ni­cien­ta.

En el Ho­tel de la Ópe­ra, en­se­gui­da del Tea­tro Co­lón, con­ver­sa­mos con el di­rec­tor ge­ne­ral y ar­tís­ti­co del bar­co que es el mon­ta­je de Ote­llo, Fran­cis­co Ver­ga­ra, y con la ge­ren­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Mú­si­ca Sin­fó­ni­ca, de la que de­pen­de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Co­lom­bia, Clau­dia Fran­co Vé­lez.

Has­ta el co­me­dor don­de nos en­con­tra­mos se des­li­za la voz de un can­tan­te que es­tu­dia en al­gún lu­gar del ho­tel —¿tal vez el ba­rí­tono ser­bio Ni­ko­la Mi­jai­lo­vic que in­ter­pre­ta a Ia­go, el trai­dor que siem­bra el ve­neno de los ce­los en Ote­llo?—, mien­tras los aplau­sos de una fies­ta em­pre­sa­rial, que trans­cu­rre en otra par­te, pa­re­ce que agra­de­cie­ran in­di­rec­ta­men­te los pro­di­gios de su voz.

Ver­ga­ra des­cu­bre una vi­ta­li­dad que lo re­ju­ve­ne­ce y con­ju­ra su ca­be­llo blan­co y el ki­lo­me­tra­je de los años cuan­do se re­fie­re a Ote­llo y a las sor­pre­sas que le ha re­ga­la­do el des­tino a tra­vés de su his­to­ria en la ópe­ra. Tie­ne los ges­tos en­fá­ti­cos de la pa­sión, unos ojos pe­ne­tran­tes y aten­tos, ma­nos ági­les que sub­ra­yan sus pa­la­bras y una son­ri­sa que se trans­for­ma en la fe­li­ci­dad de una car­ca­ja­da cuan­do na­rra las anéc­do­tas mul­ti­pli­ca­das de su bio­gra­fía —¡cuan­do re­cuer­da al em­plea­do de una com­pa­ñía de ópe­ra que fue acu­sa­do de gi­rar che­ques sin fon­dos y escapó a pie por el Ama­zo­nas!

Con Clau­dia Fran­co, tan en­tu­sias­ta co­mo Ver­ga­ra, ha­cen un dúo sos­te­ni­do por el acen­to ca­le­ño que no des­va­ne­ce el tiem­po. Un tiem­po an­te el que Ver­ga­ra se sien­te re­com­pen­sa­do por su ca­rre­ra, con­ven­ci­do de que “la me­jor ma­ne­ra de agra­de­cer es dar”.

“Mi ma­má te­nía un di­cho cuan­do me veía preo­cu­pa­do —agre­ga—. ‘No siem­pre hay que mi­rar ha­cia arri­ba,tam­bién hay que mi­rar ha­cia aba­jo pa­ra sa­ber qué se tie­ne’.a mí me han da­do mu­cho, he re­ci­bi­do mu­cho,he te­ni­do una suer­te enor­me des­de que era ni­ño. Así que ten­go un com­pro­mi­so mo­ral con los de­más, con las ge­ne­ra­cio­nes que vie­nen em­pu­jan­do, por­que soy cons­cien­te de que he si­do muy afor­tu­na­do”.

Des­de los años se­ten­ta, cuan­do hi­zo par­te de la Ópe­ra de Co­lom­bia, ha de­mos­tra­do de ma­ne­ra incansable y ge­ne­ro­sa su com­pro­mi­so mo­ral con el país y con el ta­len­to de los can­tan­tes a los que les ha brin­da­do su apo­yo en el cruce del ma­pa ha­cia Ale­ma­nia —uno de sus ha­llaz­gos más re­cien­tes, en­tre mu­chos que ha re­ve­la­do al mun­do, es la so­prano de voz in­só­li­ta, na­ci­da en Bue­na­ven­tu­ra, Betty Gar­cés—. Aho­ra es el turno de Ote­llo.

“Willy Dec­ker pre­pa­ra­ba el Eu­gè­ne Oné­gui­ne de Tchaï­kovs­ki pa­ra la Ópe­ra Na­cio­nal de Pa­rís, que me hu­bie­ra gus­ta­do traer, pe­ro te­nía­mos un pro­ble­ma: la es­ce­no­gra­fía era muy gran­de y no po­día re­du­cir­la pa­ra el mon­ta­je en Co­lom­bia —di­ce Ver­ga­ra—. Así que em­pe­za­mos a re­vi­sar otras obras y Dec­ker me pro­pu­so Ote­llo. Un Ver­di maduro, con una mú­si­ca muy be­lla, en el que la or­ques­ta no es sim­ple­men­te un acom­pa­ña­mien­to sino que el can­tan­te for­ma par­te de la or­ques­ta y vi­ce­ver­sa. Por eso, to­dos los in­tér­pre­tes tie­nen que ser ex­ce­len­tes, pues no tie­ne sen­ti­do ha­cer montajes con un par de fi­gu­ras que opa­quen al res­to del elen­co. Así que des­de los años se­ten­ta has­ta hoy he­mos apren­di­do mu­cho con la Ópe­ra de Co­lom­bia. Nun­ca re­pe­ti­ría­mos lo que acos­tum­bra­ba ha­cer un lu­mi­no­téc­ni­co que trans­for­ma­ba una ópe­ra en un es­pec­tácu­lo de ca­ba­ret”.

El pa­sa­do que­dó atrás y lo re­ba­sa en Ote­llo el di­rec­tor de lu­mi­no­tec­nia de la Ópe­ra de Co­lo­nia, Hans Toels­te­de, que tra­ba­ja en el mon­ta­je con la asis­ten­cia de Raúl Oso­rio. Toels­te­de tam­bién tie­ne una re­la­ción en­tra­ña­ble con el país por la for­ma co­mo Ver­ga­ra se la trans­mi­tió ha­blán­do­le de Co­lom­bia.

“Hans me de­cía que lo tra­je­ra y tu­vo la opor­tu­ni­dad de ve­nir a fi­na­les de los años se­ten­ta —di­ce Ver­ga­ra—, a pe­sar de la ur­gen­cia con la que lo lla­mé, de las va­ca­cio­nes que te­nía en Tur­quía con su es­po­sa y de que no hu­bie­ra pla­ta pa­ra pa­gar­le. ‘No im­por­ta’, me di­jo. ‘Da­me el pa­sa­je y el ho­tel. Lo de­más no im­por­ta’. Y aho­ra tú vas a su ca­sa en Ale­ma­nia y es co­mo si lle­ga­ras a Co­lom­bia por la can­ti­dad de fo­tos que tie­ne del país y por los ajia­cos que pre­pa­ra. Lo mis­mo su­ce­dió con Dec­ker. A pe­sar de que vi­va tan ocu­pa­do; a pe­sar de Nue­va York, Pa­rís y Vie­na; de que no ha­ga más de dos o tres pro­duc­cio­nes al año, cuan­do nos pro­pu­si­mos ha­cer el Ote­llo, me di­jo: ‘¿A Co­lom­bia? ¡A Co­lom­bia ten­go que ir! ¡Acuér­da­te de que yo em­pe­cé en Co­lom­bia!’”.

Tal vez el tiem­po ha­ya ma­ti­za­do el lu­gar co­mún de los exo­tis­mos en as­pec­tos tan dis­tin­tos co­mo las re­la­cio­nes en­tre Amé­ri­ca y Eu­ro­pa; el ta­bú del pre­jui­cio que im­po­nía dis­tan­cias con la ópe­ra, vis­ta en la geo­gra­fía lo­cal co­mo un ar­te pom­po­so; in­clu­so los lu­ga­res co­mu­nes del exo­tis­mo ra­cial se­gún Sha­kes­pea­re y Ver­di, en­car­nan­do en la fu­ria apa­sio­na­da de Ote­llo una reac­ción bru­tal por cul­pa del agui­jón de los ce­los.

Po­dría­mos su­po­ner que el ar­te sir­ve pa­ra des­va­ne­cer fron­te­ras gra­cias al fac­tor hu­mano de los en­cuen­tros fe­liz­men­te creativos; al tra­ba­jo que ha de­mos­tra­do en Ote­llo un equi­po guia­do por Ver­ga­ra ha­cia el Co­lón, sin que im­por­te el dón­de sino el có­mo.

“A prin­ci­pios de los años ochen­ta —di­ce Ver­ga­ra—, cuan­do Gloria Zea, des­pués de una cri­sis en la Ópe­ra de Co­lom­bia, de­ci­dió que iba a ser la di­rec­to­ra es­cé­ni­ca de una ope­re­ta, La viu­da ale­gre, le di­je que me­jor yo me en­car­ga­ba de con­se­guir al di­rec­tor, pen­san­do en­ton­ces en Dec­ker, que en ese en­ton­ces era asis­ten­te de Hans Neu­ge­bauer, uno de los gran­des di­rec­to­res es­cé­ni­cos que ha te­ni­do la Ópe­ra de Co­lo­nia. Yo te­nía otro via­je an­tes de ve­nir a Co­lom­bia. Cuan­do lle­gué a Bo­go­tá, Dec­ker se ha­bía apren­di­do de me­mo­ria to­dos los diá­lo­gos en es­pa­ñol y es­ta­ba en­can­ta­do con un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra él: me di­jo que mien­tras en Co­lo­nia era Willy, en Co­lom­bia era el maes­tro Dec­ker. Des­de en­ton­ces ha mon­ta­do va­rias obras que de­mues­tran su en­tu­sias­mo por tra­ba­jar en el país: Fi­de­lio, Ri­go­let­to, Tu­ran­dot, Car­men”.

El aba­ni­co de ex­pec­ta­ti­vas con Ote­llo es am­plio en tér­mi­nos de ofi­cio tea­tral y en la for­ma­ción de un pú­bli­co que se acer­que a la ópe­ra con la in­tui­ción de la cu­rio­si­dad y que sea ca­paz de ce­le­brar el vi­gor de un me­lo­dra­ma.

“Tam­bién te­ne­mos pre­jui­cios —ase­gu­ra Ma­da­me Fran­co—. Su­po­ne­mos que al pú­bli­co pro­me­dio no le gus­ta la ópe­ra o que le tie­ne al­go pa­re­ci­do al mie­do. ¿En­ton­ces qué su­ce­de cuan­do un ven­de­dor de f lo­res te di­ce en la ca­lle que re­gre­sa a su ca­sa y des­can­sa es­cu­chan­do ópe­ra? La exclusividad no de­be­ría exis­tir. Así que ten­go va­rias ex­pec­ta­ti­vas con Ote­llo: que la nue­va ge­ne­ra­ción de can­tan­tes pue­da te­ner más pro­duc­cio­nes en el país que con­tri­bu­yan a su ca­rre­ra; que se res­ca­ten los ofi­cios que com­po­nen la pues­ta en es­ce­na de una ópe­ra y que, po­si­ble­men­te, mu­cha gen­te del país se pue­da es­pe­cia­li­zar en ma­qui­lla­je, en ves­tua­rio, en ilu­mi­na­ción, con una fac­tu­ra in­ter­na­cio­nal; que tra­ba­jos apa­ren­te­men­te me­no­res, aun­que sean to­do lo con­tra­rio, co­mo la uti­le­ría, se asuman de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal, cui­dan­do los ins­tru­men­tos, im­por­tán­do­les la or­ques­ta, so­por­tan­do los uti­le­ros a los mú­si­cos y que los mú­si­cos los so­por­ten a ellos”.

“Por­que no se tra­ta sim­ple­men­te de po­ner atri­les —agre­ga Ver­ga­ra—. El me­jor ejem­plo es el de Je­sús Co­rre­dor, un uti­le­ro mag­ní­fi­co del Tea­tro Co­lón, que co­no­ce muy bien su pro­fe­sión, la quie­re y siem­pre es­tá pen­dien­te del pro­ce­so del mon­ta­je, sin que le im­por­te el ho­ra­rio, aten­to a to­do lo que se ne­ce­si­te”.

Re­gre­sa­mos en­ton­ces a los ta­len­tos su­pues­ta­men­te in­vi­si­bles al ser­vi­cio de un ar­te vi­si­ble en la es­ce­na; al tra­ba­jo de un ar­tis­ta que no ha pi­sa­do for­mal­men­te una aca­de­mia, Se­bas­tián Ji­mé­nez Cor­tés, que fas­ci­nó a Ver­ga­ra por la for­ma co­mo trans­mi­te en los pa­ne­les del es­ce­na­rio, con to­nos ro­jos y os­cu­ros, las pa­sio­nes des­afo­ra­das que des­plie­ga Ote­llo; a la con­cien­cia que de­be te­ner­se cuan­do se quie­re

“Cuan­do nos pro­pu­si­mos ha­cer Ote­llo, me di­jo: ‘¿A Co­lom­bia? ¡Ten­go que ir! ¡Acuér­da­te de que em­pe­cé en Co­lom­bia!’”.

ha­cer una ca­rre­ra en la ópe­ra —y, por ex­ten­sión, en el ar­te— pa­ra la que es ne­ce­sa­rio te­ner mu­cho tiem­po y mu­cha pa­sión, el tiem­po y la pa­sión que han avan­za­do du­ran­te cer­ca de 45 años, des­de que se fun­dó la Ópe­ra de Co­lom­bia, y pa­ra que Ver­di re­gre­se, una vez más, al Tea­tro Co­lón, “un cen­tro cul­tu­ral, un es­pa­cio vi­vo, no un mu­seo”, con­clu­ye Ver­ga­ra, mien­tras es­cu­cha­mos al can­tan­te que con­ti­núa es­tu­dian­do en pa­ra­le­lo a los aplau­sos que po­drían ser los del pú­bli­co cuan­do asis­ta a Ote­llo, la ópe­ra don­de las in­tri­gas por el po­der y sus trai­cio­nes no pa­san en vano y per­mi­ten un pa­ra­le­lo po­si­ble en­tre la fic­ción mu­si­cal y la reali­dad que aguar­da por no­so­tros fue­ra del tea­tro.

La obra con­ta­rá con al­re­de­dor de 200 ar­tis­tas.

Fran­cis­co Ver­ga­ra, so­lis­ta de la Ópe­ra de Co­lo­nia du­ran­te ca­si 40 años, es el di­rec­tor ge­ne­ral y ar­tís­ti­co del mon­ta­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.