Ri­tua­les fa­mi­lia­res. Llu­via de so­bres, una mues­tra so­bre el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio.

Arcadia - - EDITORIAL - Ma­rio He­nao* Bo­go­tá *Li­te­ra­to.

¿En qué sen­ti­do la ho­mo­se­xua­li­dad ame­na­za a la ins­ti­tu­ción del ma­tri­mo­nio? ¿Por qué una fa­mi­lia no pue­de es­tar com­pues­ta de dos hom­bres o de dos mu­je­res? Es­tas y otras pre­gun­tas bus­can res­pon­der los 16 ar­tis­tas que par­ti­ci­pan en es­ta ex­po­si­ción alo­ja­da has­ta el 8 de ju­lio en la se­de de Ken­nedy de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Bo­go­tá.

LA MUES­TRA LLU­VIA DE SO­BRES DEL MU­SEO Q

La edu­ca­ción ma­ter­nal y do­més­ti­ca, que es la pri­me­ra y la más im­por­tan­te, y con fre­cuen­cia, la úni­ca, de­pen­de en­te­ra­men­te de la que ha­yan re­ci­bi­do los pa­dres, es­pe­cial­men­te la ma­dre, que es la que más pro­pia­men­te edu­ca […] Los par­ti­da­rios del ma­tri­mo­nio ci­vil han si­do y son de la es­cue­la an­ti­ca­tó­li­ca y di­so­cia­do­ra que pro­fe­sa las ideas del amor li­bre y de la comunidad de la mu­jer,o sea del más de­sen­fre­na­do li­ber­ti­na­je eri­gi­do en sis­te­ma, en ins­ti­tu­ción pú­bli­ca, ha­cia el cual el ma­tri­mo­nio ci­vil no es más que el pri­mer pa­so”. Es­tas pa­la­bras del fun­da­dor del par­ti­do Con­ser­va­dor,ma­riano Os­pi­na Ro­drí­guez,bien po­drían des­pren­der­se de uno de los dis­cur­sos de la se­na­do­ra li­be­ral­vi­via­ne Mo­ra­les, en su es­fuer­zo por lle­var a re­fe­ren­do la dis­cu­sión so­bre el sig­ni­fi­ca­do de fa­mi­lia en la so­cie­dad y la po­si­bi­li­dad de adop­tar ni­ños pa­ra las pa­re­jas del mis­mo se­xo, las ma­dres sol­te­ras y los sol­te­ros.

La se­na­do­ra tu­vo la in­ten­ción de pre­gun­tar a la po­bla­ción co­lom­bia­na, por me­dio de un re­fe­ren­do, si con­si­de­ra­ba que la fa­mi­lia de­bía ser cons­ti­tui­da so­lo por un hom­bre y una mu­jer. Es de­cir, si el mo­de­lo de fa­mi­lia de­bía se­guir sien­do el tra­di­cio­nal he­te­ro­se­xual. Es­to, con la in­ten­ción de que pa­re­jas del mis­mo se­xo no pu­die­ran adop­tar ni­ños.aun­que esa ini­cia­ti­va ya ha­bía si­do apro­ba­da en ple­na­rias del Se­na­do, fi­nal­men­te la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes no dio su vis­to bueno y la se­na­do­ra liberal no pu­do lle­var a ca­bo el re­fe­ren­do. Pa­ra los re­pre­sen­tan­tes de la Co­mi­sión Pri­me­ra de la Cá­ma­ra, un re­fe­ren­do de ese ti­po, que des­co­no­cía una sen­ten­cia de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, vio­la­ba de­re­chos fun­da­men­ta­les de los ciu­da­da­nos y pro­mo­vía la dis­cri­mi­na­ción a per­so­nas con orien­ta­cio­nes se­xua­les di­ver­sas.los ar­gu­men­tos de la se­na­do­ra Mo­ra­les no con­ven­cie­ron a los con­gre­sis­tas, a pe­sar de que es­tos, co­mo los de Os­pi­na Ro­drí­guez, se sus­ten­ta­ban en la ne­ce­si­dad de sos­te­ner una es­truc­tu­ra tra­di­cio­nal pa­ra pro­te­ger a to­da la so­cie­dad.

Las pa­la­bras de Os­pi­na Ro­drí­guez fue­ron di­chas a me­dia­dos del si­glo XIX, es de­cir, ha­ce un po­co más de 150 años, cuan­do en el país se de­ba­tía so­bre el ma­tri­mo­nio ci­vil. Es im­pre­sio­nan­te re­co­no­cer que muy po­co ha cam­bia­do en las ma­ne­ras de ar­gu­men­tar con­tra las op­cio­nes pro­gre­sis­tas que se pro­po­nen en el país. Igual que Os­pi­na Ro­drí­guez, Mo­ra­les se ba­sa en la im­por­tan­cia de sos­te­ner un mo­de­lo que no pue­de trans­for­mar­se, pues de ha­cer­lo se co­rre el ries­go de dar ini­cio al fin de la so­cie­dad. En nin­gún mo­men­to se le pa­só por la ca­be­za (ni a ella ni al fun­da­dor del par­ti­do Con­ser­va­dor) que un cam­bio en un mo­de­lo no im­pli­ca un desas­tre ni el fin de ese mo­de­lo, sino la po­si­bi­li­dad de ser una so­cie­dad más am­plia, una so­cie­dad ca­paz de re­co­no­cer más co­sas en co­mún en­tre sus in­te­gran­tes, a pe­sar de las in­men­sas di­fe­ren­cias que exis­ten en­tre to­dos.

Las pa­la­bras de Os­pi­na Ro­drí­guez abren la lí­nea de tiem­po que ha­ce par­te de la ex­po­si­ción Llu­via de so­bres, rea­li­za­da por Mu­seo Q en la se­de de Ken­nedy de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Bo­go­tá, que se inau­gu­ró el 3 de ju­nio y que es­ta­rá abier­ta al pú­bli­co has­ta el 8 de ju­lio. La mues­tra que es­te mu­seo ofre­ce per­mi­te pre­gun­tar­se si la con­cep­ción de fa­mi­lia so­lo pue­de li­mi­tar­se a la que se ha da­do tra­di­cio­nal­men­te.si la fa­mi­lia se con­ci­be co­mo la unión de dos per­so­nas que bus­can com­par­tir su vi­da, en­ton­ces, ¿por qué es­ta no pue­de es­tar con­for­ma­da por dos hom­bres o dos mu­je­res que ha­yan for­ma­li­za­do esa in­ten­ción de unión en un con­tra­to? En gran me­di­da, es­ta es la dis­cu­sión que Llu­via de so­bres pro­po­ne,pues se pre­gun­ta por la le­gi­ti­mi­dad de las ac­cio­nes que las per­so­nas con se­xua­li­da­des di­ver­sas rea­li­zan. Es de­cir, qué tan le­gí­ti­mo es el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio si al fi­nal es­te no se adap­ta a las imá­ge­nes tra­di­cio­na­les de esa ins­ti­tu­ción. La in­ten­ción de Vi­via­ne Mo­ra­les de ne­gar el de­re­cho a la adopción a pa­re­jas y ma­tri­mo­nios con­for­ma­dos por pa­re­jas del mis­mo se­xo pa­re­ce de­mos­trar que la res­pues­ta a esa

pre­gun­ta es ne­ga­ti­va. No se pue­de acep­tar el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio por­que es­to mo­di­fi­ca la ima­gen de fa­mi­lia y po­ne en ries­go, pa­ra ella, la estabilidad de la so­cie­dad.

La mues­tra de Mu­seo Q par­te de la obra Bo­da gay, de Ma­ri­paz Ja­ra­mi­llo. La ar­tis­ta co­lom­bia­na ex­pu­so en el Sa­lón Na­cio­nal de Ar­tis­tas del año 1995 es­ta pie­za que es la re­pro­duc­ción pic­tó­ri­ca de una fo­to­gra­fía de los ar­tis­tas fran­ce­ses Pie­rre y Gi­lles. Pa­ra el mu­seo fue un ha­llaz­go in­te­re­san­te en­con­trar, en una ex­po­si­ción de me­dia­dos de los no­ven­ta,una pie­za que re­pre­sen­ta­ba una ima­gen en ese en­ton­ces im­po­si­ble e im­pen­sa­ble en la so­cie­dad co­lom­bia­na. Esa fic­ción que apa­re­ce en la obra so­lo fue una reali­dad en 2016, cuan­do sa­lió la sen­ten­cia SU214/16 de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, que exi­gía al Es­ta­do dar la po­si­bi­li­dad de que to­dos los ciu­da­da­nos, sin im­por­tar su orien­ta­ción se­xual, pu­die­ran ac­ce­der al de­re­cho del ma­tri­mo­nio y,por lo tan­to,con­for­mar una fa­mi­lia. En me­dio de la ce­le­bra­ción que pro­du­cía la rea­li­za­ción de lo que una obra ha­bía ex­pues­to ha­cía más de 20 años, el Mu­seo Q se pre­gun­tó por el sig­ni­fi­ca­do del ma­tri­mo­nio en per­so­nas con se­xua­li­da­des di­ver­sas.y pa­ra es­tar a tono con la ce­le­bra­ción in­vi­tó a una se­rie de ar­tis­tas a que in­ter­vi­nie­ran un so­bre, uno co­mo el que se usa pa­ra en­viar las in­vi­ta­cio­nes al ma­tri­mo­nio o en el que se guar­da el di­ne­ro que se va a re­ga­lar o en el que se in­tro­du­ce un men­sa­je que pue­de cam­biar to­da per­cep­ción. El so­bre es el sig­ni­fi­can­te que ca­da ar­tis­ta pue­de lle­nar con un sig­ni­fi­ca­do pro­pio. A esa in­vi­ta­ción res­pon­die­ron 16 ar­tis­tas que man­da­ron pro­pues­tas en las que ese ob­je­to que lle­va men­sa­jes mul­ti­pli­có sus sig­ni­fi­ca­cio­nes. Los re­sul­ta­dos de las in­ter­ven­cio­nes son va­ria­dos pe­ro per­mi­ten iden­ti­fi­car una mi­ra­da par­ti­cu­lar so­bre lo que el ma­tri­mo­nio co­mo ins­ti­tu­ción ge­ne­ral.

Por un la­do, ar­tis­tas co­mo Step­ha­nie As­ca­nio, Co­lec­ti­vo Des­bor­da­do­raes o Ri­car­do Aven­da­ño se con­cen­tra­ron en la idea del ri­to que im­pli­ca ca­sar­se: el uso de las alian­zas, del ve­lo o del ma­qui­lla­je que re­quie­re la oca­sión. El ma­tri­mo­nio no so­lo es un con­tra­to que po­si­bi­li­ta el ac­ce­so a de­re­chos; es tam­bién la opor­tu­ni­dad de re­pe­tir una se­rie de ac­tos, por lo tan­to, es una for­ma de em­pe­zar a ha­cer par­te de una tradición. En es­te sen­ti­do, Mu­seo Q ha­ce una re­fle­xión acer­ca del sig­ni­fi­ca­do de que per­so­nas que an­tes no po­dían ca­sar­se lo ha­gan y có­mo eso afec­ta o no la fi­gu­ra del ma­tri­mo­nio.

A es­te gru­po de ar­tis­tas lo acompaña otro que pre­fi­rió dar una ima­gen más ín­ti­ma y per­so­nal so­bre lo que sig­ni­fi­ca con­traer nup­cias. Da­vid Ana­ya, por ejem­plo, in­ter­vino tres so­bres en los que re­tra­ta par­te de su vi­da co­ti­dia­na en pa­re­ja. Mues­tra que no siem­pre el ma­tri­mo­nio es vis­to co­mo una ins­ti­tu­ción pro­ble­má­ti­ca, sino co­mo una for­ma de com­par­tir con el otro y que re­fle­ja una co­ti­dia­ni­dad no muy di­fe­ren­te a la que tra­di­cio­nal­men­te se ha ima­gi­na­do so­bre las pa­re­jas que con­vi­ven jun­tas. Jun­to a él se en­cuen­tra la obra de An­drea Ba­rra­gán, que ex­pre­sa la con­ve­nien­cia de ca­sar­se, lo que ma­ni­fies­ta que el ma­tri­mo­nio tam­bién pue­de ser una for­ma de re­sol­ver un pro­ble­ma práctico y que no ne­ce­sa­ria­men­te es­tá li­ga­do al sen­ti­mien­to. A ellos dos los acompaña la obra del Co­lec­ti­vo Ma­ca­bra, con­for­ma­do por Ma­nu Mo­ji­to y Ma­do­rilyn Crow­ford. Pa­ra es­te co­lec­ti­vo, el ma­tri­mo­nio no tie­ne que li­mi­tar­se a la pa­re­ja sen­ti­men­tal, pues ellos es­tán ca­sa­dos co­mo equi­po de tra­ba­jo.con­vi­ven, se apo­yan,dis­cu­ten y ha­cen mu­chas de las co­sas que una pa­re­ja rea­li­za en su vi­da co­ti­dia­na pe­ro no tie­nen un víncu­lo amo­ro­so ni se­xual. De es­ta for­ma, la unión en pa­re­ja no se res­trin­ge a la idea convencional que su­po­ne que un ma­tri­mo­nio es tam­bién una re­la­ción se­xual.

De es­ta ma­ne­ra, la ex­po­si­ción ofre­ce di­fe­ren­tes ver­sio­nes de lo que pue­de sig­ni­fi­car un ma­tri­mo­nio.por ejem­plo, la obra Has­ta que la muer­te nos se­pa­re, de Juan Pa­blo Pa­che­co, se­ña­la no la in­ten­ción ma­tri­mo­nial que pa­re­ce su­po­ner su tí­tu­lo, sino el uso que se le da a un me­dio co­mo el so­bre, que no siem­pre es pa­ra in­vi­tar a una ce­le­bra­ción sino tam­bién una for­ma de ha­cer efec­ti­va la frase “has­ta que la muer­te nos se­pa­re”. Pa­che­co par­te del in­for­me del Cen­tro de Me­mo­ria His­tó­ri­ca Ani­qui­lar la di­fe­ren­cia pa­ra dar cuen­ta de las di­fi­cul­ta­des que pa­ra gran par­te de la po­bla­ción LGBTI sig­ni­fi­ca exis­tir en un país que ha vi­vi­do un con­flic­to ar­ma­do. En mu­chos con­tex­tos, a pe­sar de que el ma­tri­mo­nio no es­té prohi­bi­do le­gal­men­te, no exis­te la po­si­bi­li­dad de pen­sar que pue­de rea­li­zar­se una vi­da en pa­re­ja con una per­so­na del mis­mo se­xo, pues es­to im­pli­ca po­ner en ries­go la pro­pia vi­da.los so­bres de­jan de ser vehícu­los que trans­mi­ten una ce­le­bra­ción y se con­vier­ten en los por­ta­do­res de una ame­na­za.por lo tan­to,en oca­sio­nes la pre­gun­ta so­bre los avan­ces en te­mas de de­re­chos no de­be ha­cer­se res­pec­to a las ga­nan­cias en el ám­bi­to le­gal sino a có­mo en la vi­da dia­ria se pue­den rea­li­zar efec­ti­va­men­te esos de­re­chos.

Ade­más de las pie­zas de los ar­tis­tas, la ex­po­si­ción pre­sen­ta la per­cep­ción que par­te de la comunidad de Ken­nedy tie­ne res­pec­to a la unión y ce­le­bra­ción de esa unión ma­tri­mo­nial.en es­ta lo­ca­li­dad hay mu­chas per­so­nas que se de­di­can al ne­go­cio del ma­tri­mo­nio. Mu­seo Q ha­bló con al­gu­nas de es­tas per­so­nas que des­de ca­sas de ban­que­tes, flo­ris­te­rías o ca­sas de al­qui­le­res de tra­jes die­ron su opi­nión so­bre el ri­tual de ca­sar­se. De es­ta for­ma, no so­lo se ofre­ce una mi­ra­da des­de la re­fle­xión es­té­ti­ca, sino que se ex­plo­ra tam­bién la ma­ne­ra en que las per­so­nas se re­la­cio­nan con la prác­ti­ca ma­tri­mo­nial.es­tas pers­pec­ti­vas com­ple­men­tan una mues­tra que da cuen­ta de que el ma­tri­mo­nio es siem­pre una llu­via de so­bres, es de­cir, de sig­ni­fi­ca­dos. Es­tos, ade­más, va­rían por el con­tex­to. Ed­win Ri­ve­ros, lí­der de la comunidad de Ken­nedy, ase­gu­ra que es­te ti­po de ex­po­si­cio­nes son úti­les en la me­di­da que sir­ven co­mo for­ma de sen­si­bi­li­za­ción de la po­bla­ción que no es LGBTI. Más que dar un es­pa­cio pa­ra que gays o les­bia­nas pue­dan en­con­trar un lu­gar don­de ver­se re­pre­sen­ta­dos, Ri­ve­ros va­lo­ra la uti­li­dad que la mues­tra pue­de te­ner pa­ra que los fa­mi­lia­res de esos hom­bres o mu­je­res gays vean que las di­fe­ren­cias no son tan gran­des y que hay más as­pec­tos en co­mún de los que se cree.

To­do es­to se re­fuer­za con esa lí­nea de tiem­po que de­ja ver que el ma­tri­mo­nio ha te­ni­do siem­pre un lu­gar de cues­tio­na­mien­to en la so­cie­dad, por ser el ri­tual con el que es­ta se or­ga­ni­za. No so­lo es­tá el dis­cur­so de Ma­riano Os­pi­na Ro­drí­guez, sino gran par­te de las trans­for­ma­cio­nes que ha te­ni­do la ma­ne­ra de en­ten­der el ma­tri­mo­nio. Y en es­ta lí­nea la mu­jer apa­re­ce co­mo per­so­na­je par­ti­cu­lar­men­te de­fi­ni­do por los dis­cur­sos de la le­ga­li­dad. Es la mu­jer la que ha te­ni­do que so­por­tar de for­ma más fuer­te la idea del ma­tri­mo­nio; la lí­nea de tiem­po que se ex­po­ne en Llu­via de so­bres per­mi­te re­co­no­cer que el ma­tri­mo­nio ha si­do tam­bién un me­dio de con­trol so­cial y de con­duc­ta so­bre la mu­jer, que es vis­ta co­mo la pie­dra an­gu­lar de la fa­mi­lia y por lo tan­to de la so­cie­dad.

Mu­seo Q ha sa­bi­do apro­ve­char ese es­pa­cio que la Cá­ma­ra le ha abier­to. Es mo­men­to, en­ton­ces, de no de­jar que Llu­via de so­bres sea so­lo un even­to más en la agen­da cul­tu­ral de la ciu­dad, sino la opor­tu­ni­dad de em­pe­zar a re­fle­xio­nar so­bre los cam­bios en las ma­ne­ras de com­pren­der las re­la­cio­nes en­tre su­je­tos y las prác­ti­cas so­bre las que es­tas se ins­ti­tu­yen.

Iz­quier­da: Es­po­sas de la ley (2017), de An­drea Ba­rra­gán. De­re­cha: Ri­tual de ma­tri­mo­nio gay (2017), de Ri­car­do Aven­da­ño.

Iz­quier­da: Ilustración de tres mo­men­tos ín­ti­mos en Nue­va York (2017), de Da­vid Ana­ya. De­re­cha: El es­pa­cio de la ex­po­si­ción, en la se­de de Ken­nedy de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Bo­go­tá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.