Zun­ga, la Pe­rra Ro­ja. Una ac­ti­vis­ta trans en Flo­ren­cia, Ca­que­tá.

Arcadia - - EDITORIAL -

Frank Páez, en­la­ce LGBTI de la Go­ber­na­ción, di­ri­ge la reunión. Di­ce que tie­nen pro­yec­tos am­bi­cio­sos. Uno de ellos es el di­se­ño de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca en el que han tra­ba­ja­do des­de el año pa­sa­do con el Mi­nis­te­rio del In­te­rior y la OIM. Ha­bla, tam­bién, de otras ac­ti­vi­da­des co­mo ca­pa­ci­ta­cio­nes y ta­lle­res de pro­yec­tos pro­duc­ti­vos. Los asis­ten­tes a es­tos ta­lle­res, di­ce Páez, pi­die­ron que el te­ma de esos pro­yec­tos fue­ra peluquería y ma­qui­lla­je.

Ella, en la es­qui­na de la me­sa, pa­re­ce in­có­mo­da. Páez ase­gu­ra que es un te­ma que le in­tere­sa mu­cho al sec­tor.

—En el Ca­que­tá, y en el ám­bi­to na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, las per­so­nas LGBTI se han des­ta­ca­do por ser pio­ne­ras en lo que es el mo­de­la­je, el ma­qui­lla­je, el estilismo.

Di­ce que a los asis­ten­tes se les da­rá un ca­pi­tal semilla, un kit de peluquería y uno de ma­qui­lla­je. —¡To­das por el kit! —vo­ci­fe­ra ella con iro­nía. Páez ase­gu­ra que el pró­xi­mo año es­pe­ra que se ha­gan pro­yec­tos más cons­truc­ti­vos pa­ra la po­bla­ción.

En la pla­ni­lla de asis­ten­cia que ro­ta por la me­sa, ella es­cri­be su nom­bre: Zun­ga la Pe­rra Ro­ja.

*

El nom­bre de Zun­ga la Pe­rra Ro­ja apa­re­ció ca­si al mis­mo tiem­po que su ac­ti­vis­mo.

—Eso fue en una to­ma que se hi­zo en la uni­ver­si­dad. Hu­bo una huel­ga de ham­bre. Un ami­go in­clu­so se co­sió la bo­ca. Fue fuer­te. Pa­ra­mos la uni­ver­si­dad dos me­ses. No de­ja­mos en­trar a los ad­mi­nis­tra­ti­vos. Fue muy osa­do, lo más osa­do que he he­cho. Eso y an­dar en ta­co­nes.

Zun­ga na­ció en 1992 en el pue­blo de Cu­ri­llo, a unas ho­ras de Flo­ren­cia, en una fa­mi­lia de seis her­ma­nos y una ma­dre sol­te­ra que tra­ba­ja­ba en una car­ni­ce­ría. Cuan­do ni­ña la lla­ma­ban Herman La­ra, el nom­bre con el que la bau­ti­za­ron.

—No me gus­ta re­cor­dar esa épo­ca. Soy una so­bre­vi­vien­te del bull­ying. Mi in­fan­cia fue di­fí­cil. Tu­ve con­cien­cia de mi iden­ti­dad más o me­nos des­de los 5 años. De la ma­ri­ca­da, pues, del ins­tin­to ro­sa o la plu­ma que lla­man.

En Co­lom­bia exis­te un tér­mino que en­cie­rra una tram­pa pa­ra las per­so­nas LGBTI: la ma­ri­ca de pue­blo. Exis­ten en los pue­blos esas per­so­nas di­ver­sas que sus co­te­rrá­neos apren­den a to­le­rar siem­pre y cuan­do cum­plan con ro­les es­pe­cí­fi­cos.a las lo­cas se las to­le­ra si son pre­de­ci­bles. Las ma­ri­cas, bien si pe­lu­que­ras o es­ti­lis­tas. Bien, si sa­ben co­ser o co­ci­nar. Bien, si pros­ti­tu­tas. Ma­ri­cas, bien, si ma­ri­cas de pue­blo: bien, si son per­so­na­jes que re­su­men las ex­pec­ta­ti­vas de la so­cie­dad —don­de las ex­pec­ta­ti­vas son, en reali­dad, pre­jui­cios: vi­sio­nes re­du­ci­das.

Cu­ri­llo es un pue­blo de unos 7.000 ha­bi­tan­tes. Se­gún Zun­ga, en los años de su in­fan­cia las me­jo­res op­cio­nes pa­ra los cu­ri­llen­ces era ser ras­pa­chi­nes, ir­se al ejér­ci­to o de­di­car­se a la po­lí­ti­ca. Zun­ga y sus her­ma­nos tra­ba­ja­ron des­de muy jó­ve­nes pa­ra ayu­dar a lle­var un pla­to de co­mi­da a la me­sa. Una de las ma­ne­ras en las que Zun­ga apor­tó a la eco­no­mía de su ca­sa fue ven­dien­do cho­co­la­tes en el co­le­gio.

—Yo era una ma­ri­ca fla­cu­chen­ta.a es­con­di­das me po­nía las fal­das del co­le­gio de mis her­ma­nas. ¡Me en­can­ta­ban por­que eran de cua­dros! A mí me en­can­tan los cua­dros.

En el co­le­gio la em­pe­za­ron a lla­mar Cho­co­lai­sa, en re­fe­ren­cia al per­so­na­je trans de la se­rie Los Re­yes.

—Yo no sa­bía por qué me pa­sa­ba lo que me pa­sa­ba. Por qué mi cuer­po reac­cio­na­ba así cuan­do es­ta­ba con hom­bres. Me acer­qué a la igle­sia y me hi­ce mo­na­gui­lla. ¡Soy una ma­ri­ca con­fir­ma­da!

Zun­ga no en­con­tró en la igle­sia el so­sie­go que bus­ca­ba. La sim­bo­lo­gía del cris­tia­nis­mo, ase­gu­ra, le pa­re­ció os­cu­ra. Zun­ga se ais­ló. Su in­fan­cia fue de mu­chos li­bros y po­cos ami­gos.

—Me con­ver­tí en una ma­ri­ca lec­to­ra. Cuan­do te­nía unos 12 años una no­ti­cia gol­peó a su fa­mi­lia. Mau­ri­cio, su her­mano ma­yor, fue ase­si­na­do por los pa­ra­mi­li­ta­res en Na­ri­ño. Zun­ga se des­pi­dió de su ma­dre en la ori­lla del río don­de se to­man las lan­chas y la vio re­gre­sar des­tro­za­da, días des­pués, con el fé­re­tro en el que es­ta­ba su her­mano.

—Fue un gol­pe muy du­ro que acabó con la po­ca unión fa­mi­liar que te­nía­mos.

Unos me­ses más tar­de, un tío de Zun­ga fue tam­bién ase­si­na­do.

Des­pués de gra­duar­se, Zun­ga hi­zo un cur­so téc­ni­co en el Se­na y co­mo prác­ti­ca tra­ba­jó en el pro­gra­ma Fa­mi­lias en Ac­ción.

—Un pro­gra­ma que de­tes­to. Pe­ro ahí apren­dí a te­ner unas lec­tu­ras crí­ti­cas fren­te a ese mis­mo pro­gra­ma, fren­te a mu­chas reali­da­des de la gen­te. Yo sa­bía que la ma­ne­ra de no ser la ma­ri­ca del pue­blo era ser la ma­ri­ca in­te­li­gen­te, en­ton­ces me fui a es­tu­diar.

Zun­ga via­jó con su ma­dre —con quien ha­bla a to­das ho­ras del día— pa­ra es­tu­diar Li­cen­cia­tu­ra en Cien­cias So­cia­les en la Uni­ver­si­dad de la Ama­zo­nía en Flo­ren­cia. Pe­ro en­ton­ces era aún Herman.

—Era una ma­ri­ca in­cau­ta, apo­lí­ti­ca. No te­nía aún las lec­tu­ras ni los in­tere­ses que ten­go aho­ra. Lle­gué ves­ti­da de sastre, con agen­di­ta y mo­chi­la.

El bull­ying de la ni­ñez la per­si­guió has­ta la uni­ver­si­dad, don­de en los pa­si­llos la chi­fla­ban y le gri­ta­ban lo­ca.

—Em­pe­cé a ha­cer ac­ti­vis­mo uni­ver­si­ta­rio. Me vin­cu­lé a la Me­sa Am­plia Na­cio­nal Es­tu­dian­til (Ma­ne). Fui a mu­chas uni­ver­si­da­des a dar lo­ra. Creo que eso me per­mi­tió te­ner más acer­ca­mien­to con to­das las di­ná­mi­cas del sec­tor LGBTI y de di­ver­si­dad en Co­lom­bia.

Fue en­ton­ces cuan­do ocu­rrió la to­ma de dos me­ses. Un gru­po de es­tu­dian­tes de­ci­dió ha­cer una mar­cha an­ti­tau­ri­na. Zun­ga que­ría par­ti­ci­par de ma­ne­ra crea­ti­va, así que se ar­mó de pin­tu­ra y una ca­mi­sa blan­ca pa­ra ha­cer un dis­fraz de va­ca.

—To­do em­pe­zó co­mo un chis­te.al­guien di­jo: “Eso pa­re­ce una dál­ma­ta. Mu­cha pe­rra”. Otro me di­jo:“us­ted sí es mu­cha zun­ga”.

Clic. Zun­ga ase­gu­ra que lo me­jor que le pu­do ha­ber pa­sa­do en su vi­da fue ir a la uni­ver­si­dad. De no ha­ber­lo he­cho, di­ce, es­ta­ría en Cu­ri­llo crian­do ma­rra­nos.

—Ha­bría si­do la lo­ca de pue­blo. Ejer­cien­do la pros­ti­tu­ción.tal vez in­clu­so ni es­ta­ría vi­va.

En la uni­ver­si­dad, di­ce, Zun­ga se en­ten­dió co­mo su­je­ta de de­re­chos. En­ten­dió que lo su­yo era el ac­ti­vis­mo y que su ac­ti­vis­mo se­ría una for­ma de per­for­man­ce: un ejer­ci­cio de hac­ker, una in­tro­mi­sión en las re­glas so­cia­les del pa­triar­ca­do. Su prin­ci­pal apues­ta, lo re­pi­te una y otra vez, es “pe­da­go­ji­zar la ma­ri­ca­da”. Zun­ga sa­bía que de­bía exi­gir­le a la ho­mo­fo­bia del Ca­que­tá un es­pa­cio y que de­bía ha­cer­lo de una ma­ne­ra cer­ca­na al ar­te. Zun­ga sa­bía que se­ría ac­ti­vis­ta trans, que lo ha­ría des­de una po­si­ción de iz­quier­da, que lo ha­ría por fue­ra de las con­ven­cio­nes. Herman ya no era Herman. En esa mar­cha an­ti­tau­ri­na na­ció Zun­ga la Pe­rra Ro­ja.

—Pen­sé: ten­go que po­ner en cri­sis to­do, mi iden­ti­dad y la iden­ti­dad de los de­más pa­ra lo­grar un efec­to con­tes­ta­ta­rio. Un efec­to que me per­mi­te cons­truir y ayu­dar a la gen­te a en­ten­der a las per­so­nas raras, a to­das las ma­ri­cas di­ver­sas co­mo yo.

*

Zun­ga cree que si bien hay una deu­da so­cial con to­da la comunidad LGBTI, hay una más im­por­tan­te con la comunidad trans.

—No­so­tras so­mos las que más vi­si­bi­li­za­mos al sec­tor LGBTI. En las mar­chas, ¿quié­nes so­mos las que más plu­mas echa­mos, las que ha­ce­mos más al­ha­ra­ca? Pe­ro so­mos las que me­nos de­re­chos ga­ran­ti­za­dos te­ne­mos en el país.

Se­gún la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH), el 80 % de las mu­je­res trans de La­ti­noa­mé­ri­ca mue­ren an­tes de cum­plir 35 años. La ra­zón más co­mún de es­tas muer­tes es el ase­si­na­to. La muer­te es la ex­pre­sión más es­tri­den­te de la ex­clu­sión vio­len­ta a la que es­ta comunidad se en­fren­ta des­de la ni­ñez. Se­gún la CIDH: “Las per­so­nas trans en­fren­tan po­bre­za, ex­clu­sión so­cial y al­tas ta­sas de inac­ce­si­bi­li­dad a la vi­vien­da, pre­sio­nán­do­las a tra­ba­jar en eco­no­mías in­for­ma­les al­ta­men­te cri­mi­na­li­za­das, co­mo el tra­ba­jo se­xual o el se­xo por su­per­vi­ven­cia. Co­mo con­se­cuen­cia, las mu­je­res trans son per­fi­la­das por la po­li­cía co­mo pe­li­gro­sas, ha­cién­do­las más vul­ne­ra­bles al abu­so po­li­cial, a la cri­mi­na­li­za­ción y a ser en­car­ce­la­das”. Es­to sin ha­blar del bull­ying, la ex­pul­sión del co­le­gio, la se­gre­ga­ción, la di­fi­cul­tad pa­ra con­se­guir tra­ba­jo y ac­ce­der a la edu­ca­ción o a la sa­lud.

Ma­ti Gon­zá­lez, abo­ga­da y una de las vo­ces más elo­cuen­tes del ac­ti­vis­mo trans en Co­lom­bia, ase­gu­ra que ha ha­bi­do avan­ces im­por­tan­tes pa­ra la comunidad trans en el país. El De­cre­to 1227 de 2015 —con el que to­das las per­so­nas trans ad­qui­rie­ron la ca­pa­ci­dad de co­rre­gir su se­xo en su cé­du­la de ciu­da­da­nía— es sin du­da el más im­por­tan­te. Pe­ro pa­ra Gon­zá­lez aún fal­ta mu­cho:

—El avan­ce que ha ha­bi­do con res­pec­to a pa­re­jas del mis­mo se­xo ha si­do por­cen­tual­men­te su­pe­rior al avan­ce que ha ha­bi­do en te­mas de de­re­chos de per­so­nas trans.

Zun­ga ase­gu­ra que se tra­ta de un pro­ble­ma de re­pre­sen­ta­ción y de au­sen­cia de li­de­raz­gos de per­so­nas trans en los co­lec­ti­vos LGBTI. Ma­ti Gon­zá­lez agre­ga que, ade­más de la fal­ta de re­pre­sen­ta­ción, hay tam­bién un pro­ble­ma de pla­ta. En una co­lum­na pa­ra la re­vis­ta Vi­ce, Gon­zá­lez es­cri­bió:“[un es­tu­dio pu­bli­ca­do en 2015] de­mos­tró que los gru­pos li­de­ra­dos por per­so­nas trans e in­ter­sex tie­nen pre­su­pues­tos más bajos que aque­llos gru­pos que di­cen tra­ba­jar con te­mas trans e in­ter­sex, pe­ro que no es­tán di­ri­gi­dos por per­so­nas trans e in­ter­sex. Es de­cir, hay más pla­ta pa­ra que ha­blen por no­so­tras y me­nos pla­ta pa­ra que no­so­tras ha­ble­mos por no­so­tras mis­mas”.

*

Uno de los te­mas de la agen­da de la reunión en el quin­to pi­so de la Go­ber­na­ción es pla­near la mar­cha por el or­gu­llo gay que se ce­le­bra el 28 de ju­nio al­re­de­dor del mun­do. Faus­to Es­co­bar, de Ca­que­tá Di­ver­sa, to­ma la pa­la­bra. Lue­go lo ha­ce­ya­neth Per­do­mo, re­pre­sen­tan­te de las mu­je­res les­bia­nas en la me­sa. La dis­cu­sión se va por to­dos la­dos. Ha­blan de la im­por­tan­cia de las mar­chas, de la vi­si­bi­li­za­ción. Ha pa­sa­do ca­si una ho­ra y no se ha su­pe­ra­do el pri­mer te­ma.

—Per­dón,ya­neth —in­te­rrum­pe ella—, acá hay un or­den y se­gui­mos ma­ri­quean­do sin lle­gar a na­da.te­ne­mos que de­fi­nir un te­ma pa­ra la mar­cha.

Ya­neth se ofen­de. Di­ce que si no la van a de­jar ha­blar me­jor se ca­lla.

Zun­ga, en la es­qui­na, em­pie­za a pin­tar­se las uñas de ver­de neón.

Faus­to di­ce que el te­ma de la mar­cha de­be­ría ser en torno a las igle­sias, que es el te­ma de to­das las mar­chas al­re­de­dor del mun­do.

Zun­ga di­ce que no. Que es­tán en Ca­que­tá. Que el te­ma de­be­ría ser te­rri­to­rial.

Hoy Zun­ga ejer­ce su ac­ti­vis­mo des­de di­fe­ren­tes fren­tes. Ha­ce par­te del Co­lec­ti­vo LGBTI Mar­xis­ta León Zu­le­ta, de Mar­cha Pa­trió­ti­ca y de LGBTI por la Paz, un gru­po de ac­ti­vis­tas que sur­gió pa­ra ro­dear los acuer­dos de paz en La Ha­ba­na. La voz de Zun­ga es una irrup­ción.to­da vez que asis­te a un co­mi­té, a una reunión, lo ha­ce pa­ra exi­gir un en­fo­que re­gio­nal que bus­que so­lu­cio­nes reales pa­ra los pro­ble­mas de su comunidad. Se­gún ella, las ins­ti­tu­cio­nes ha­cen pro­gra­mas pa­ra cum­plir me­tas.

—Yo pro­pon­go que el te­ma sea so­bre la idea de fa­mi­lia. En el país nos es­tán des­co­no­cien­do co­mo fa­mi­lias di­ver­sas. Ade­más, el pró­xi­mo año con las elec­cio­nes se va a al­bo­ro­tar el te­mi­ta de la ideo­lo­gía de gé­ne­ro. Ha­blar de fa­mi­lias di­ver­sas es la ma­ne­ra de ha­blar­le a un sec­tor religioso que no es enemi­go, pe­ro que sí pue­de ser una pie­dra en el za­pa­to pa­ra nues­tros de­re­chos. ¡Te­ne­mos que ser co­yun­tu­ra­les!

Di­ce que si va a ha­ber una mar­cha, las ins­ti­tu­cio­nes tie­nen que sa­lir tam­bién.

—No pue­de ser que mar­che­mos so­lo las lo­cas. Cuan­do la mar­cha es pa­ra los ni­ños sa­len to­dos. Las ins­ti­tu­cio­nes, el go­ber­na­dor y los ge­ne­ra­les tie­nen que sa­lir a mar­char con no­so­tras pa­ra ser equi­ta­ti­vos.

Sus ar­gu­men­tos —pro­pios de al­guien que en­ten­dió que no ten­dría me­jo­res he­rra­mien­tas que el es­tu­dio— se ven am­pli­fi­ca­dos por un sen­ti­do del hu­mor que le sir­ve pa­ra in­ter­pe­lar a quien se le pa­re en­fren­te.

Su ma­ne­ra de ves­tir se ale­ja de las ex­pec­ta­ti­vas que se tie­nen de una mu­jer trans.ha­ce po­co se cam­bió de ca­sa y su co­lec­ción inaca­ba­ble de ro­pa, to­da re­ga­la­da por ami­gas, des­can­sa aún en bol­sas mien­tras lo­gra en­con­trar­les un es­pa­cio en su clóset. Cuan­do se tre­pa —así se re­fie­ren las mu­je­res trans al ac­to de ves­tir­se, de maquillarse—,bus­ca acer­car­se a una es­té­ti­ca an­dró­gi­na. La in­de­fi­ni­ción, ase­gu­ra, es pa­ra ella una bús­que­da:

—Pa­ra eman­ci­par­se, de­cons­truir­se y apor­tar a la cons­truc­ción de nue­vos ima­gi­na­rios de gé­ne­ro, un gé­ne­ro que no sea el ba­sa­do en la bio­lo­gía

que nos ta­xo­no­mi­za y nos cla­si­fi­ca y nos apar­ta del res­to del mun­do.

Pe­da­go­ji­zar la ma­ri­ca­da, re­pi­te Zun­ga: exi­gir que la re­co­noz­can, pe­dir­les a ge­ne­ra­les de la na­ción y al go­ber­na­dor del Ca­que­tá que la lla­men por su nom­bre —Zun­ga la Pe­rra Ro­ja— cuan­do asis­te a la me­sa de víc­ti­mas pa­ra la que fue es­co­gi­da co­mo re­pre­sen­tan­te LGBTI, ir a ba­res hé­te­ro y ser “tan ma­ri­ca y tan lo­ca”co­mo quie­ra ser.se tra­ta,pa­ra ella, de in­ter­ve­nir. De po­ner el te­ma. De ha­cer­se vi­si­ble.

—Creo que se tie­ne que dar un pro­ce­so edu­ca­ti­vo for­mal e in­for­mal. Pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos: pa­ra los cam­pe­si­nos en es­ta re­gión, por ejem­plo.

Pa­ra ella es cla­ve que se en­tien­da que la lu­cha trans es una lu­cha por el res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos y no so­lo pro­gra­mar even­tos y ta­lle­res. Cree que una ma­ne­ra de lo­grar­lo es in­ser­tar el te­ma en las au­las de co­le­gios y las uni­ver­si­da­des.

—Yo ayu­do a orien­tar una asig­na­tu­ra que se lla­ma Cá­te­dra de Paz, gra­do no­veno, en un co­le­gio de acá.y a mí la do­cen­te me pa­só el plan de es­tu­dios y me di­jo: “Ay, mi­re: ha­ble de es­to”. El plan ha­bla­ba de hue­vo­na­das: la con­vi­ven­cia en­tre ni­ños y ni­ñas, el por­te del uni­for­me y del res­pe­to. Y yo di­je: ¿del res­pe­to a quién? En­ton­ces em­pe­cé a ha­blar de po­bla­cio­nes y la pro­fe­so­ra me in­ten­tó ata­jar. Le di­je, no, dé­je­me. Pun: les pu­se un vi­deo en la que ha­bía po­bla­ción in­dí­ge­na y afro y una que otra ma­ri­ca.y los ni­ños co­mo que ya van en­ten­di­do eso.yo me les voy así.

*

Se­gún el in­for­me Con­tra las cuer­das de la ONG So­mos De­fen­so­res, 80 per­so­nas de­di­ca­das a la de­fen­sa de de­re­chos hu­ma­nos fue­ron ase­si­na­das en Co­lom­bia en 2016. En lo que va del año, la ci­fra ya se acer­ca a los 40.

—Me sien­to muy ex­pues­ta.ten­go mie­do de que no me de­jen ter­mi­nar, mie­do de que me pa­se al­go. Que mi ma­má su­fra. Eso es lo que me da más mie­do.

Zun­ga ha su­fri­do va­rios aten­ta­dos. En una oca­sión la in­ten­ta­ron arro­llar con un ca­rro. En otra, unos hom­bres la per­si­guie­ron con un ma­che­te.

—La ma­ri­ca que co­rre.iba pa­san­do una ami­ga en una mo­to y le di­je:“ana, rá­pi­do que me van a ma­tar”.

Ha­ce po­co lle­gó la úl­ti­ma: un pa­pel en el que le de­cían ma­ri­ca, lo­ca, pi­ro­ba, tra­ves­ti y le pe­dían que se per­die­ra. Zun­ga sos­pe­cha que las ame­na­zas y los aten­ta­dos vie­nen de gru­pos de “lim­pie­za so­cial”.

Fi­nal­men­te, y lue­go de re­co­rrer dos pun­tos más de la agen­da, en la reunión de la Go­ber­na­ción que­da dis­cu­tir el asun­to del bo­rra­dor de Po­lí­ti­ca Pú­bli­ca.

—Ay, sí, ya —di­ce Zun­ga—, me­nos mal, por­que ya ca­si me ten­go que ir.

Páez ha­bla du­ran­te diez mi­nu­tos del pro­ce­so que han he­cho des­de el año an­te­rior pa­ra con­se­guir un bo­rra­dor y rea­fir­ma la im­por­tan­cia de te­ner­lo pa­ra el pró­xi­mo año y así, de gol­pe y sin ma­yo­res con­clu­sio­nes, se da por ter­mi­na­da la reunión, pe­ro Faus­to pi­de la pa­la­bra y ha­bla de una es­cue­la de for­ma­ción pa­ra la comunidad.

Zun­ga in­te­rrum­pe, pre­gun­ta quié­nes van a ser los pro­fe­sio­na­les de­trás de esos ta­lle­res.

—Si yo soy una ma­ri­ca jo­di­da y quie­ro edu­ca­ción gra­tis, tie­ne que ser edu­ca­ción cer­ti­fi­ca­da. Si no, no me in­tere­sa. ¡Te­ne­mos que pro­fe­sio­na­li­zar la ma­ri­ca­da!

Faus­to ha­bla de ta­lle­res de me­cá­ni­ca pa­ra mu­je­res les­bia­nas o cur­sos de ho­te­le­ría y tu­ris­mo.

—¿Qué tal que ha­ga­mos un cur­so de eti­que­ta y pro­to­co­lo? —pre­gun­ta Faus­to—, eso lo hi­ci­mos una vez con el Se­na.

—Cla­ro —in­te­rrum­pe ella, pa­re­ce mo­les­ta—. ¡A en­se­ñar­les a las ma­ri­cas a sen­tar­se bien!

La reunión, por fin, ter­mi­na.

Zun­ga na­ció en Cu­ri­llo, un pue­blo de 7.000 per­so­nas a unas ho­ras de Flo­ren­cia.

Zun­ga ha­ce par­te del Co­lec­ti­vo LGBTI Mar­xis­ta León Zu­le­ta, de Mar­cha Pa­trió­ti­ca y de LGBTI por la Paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.