El vue­lo de las ma­ri­po­sas. Las jó­ve­nes trans del Ma­ri­po­sa­rio en Me­de­llín.

Con una es­té­ti­ca he­re­da­da del nar­co­trá­fi­co y de los es­te­reo­ti­pos de la te­le­vi­sión na­cio­nal, es­te gru­po de mu­je­res trans­gé­ne­ro pai­sas se ha con­ver­ti­do en una ban­de­ra de las mi­no­rías en su ciu­dad. Cró­ni­ca de un co­lec­ti­vo que ha na­da­do a contracorriente de u

Arcadia - - EDITORIAL - Jai­me Za­pa­ta Vi­lla­rreal* Me­de­llín *Pe­rio­dis­ta.

Inau­gu­ra­do en 2003 en la lla­ma­da Zo­na Nor­te de Me­de­llín, el Par­que de los De­seos fue pen­sa­do en un co­mien­zo co­mo un lu­gar de en­cuen­tro fa­mi­liar. Pe­ro co­mo po­cas ve­ces las co­sas pa­san co­mo se pla­nean, des­pués de unos años vi­ró a un es­pa­cio de to­le­ran­cia LGTBI. A fuer­za de reivin­di­car su “de­re­cho al ocio”, un pu­ña­do de chi­cos em­pe­za­ron a re­unir­se allí, to­dos los vier­nes en la no­che, des­de las 6:00 de la tar­de has­ta las 10:00 de la no­che, a so­lo ver pa­sar la vi­da. Uni­for­ma­dos con peinados sin­gu­la­res y ata­via­dos con ro­pa que a ve­ces pa­re­cía exi­gir un de­ta­lla­do ma­nual pa­ra su en­ten­di­mien­to, sus eda­des po­dían fluc­tuar en­tre los 10 y los 20 años, por lo que no era ra­ro ver des­pués a hom­bres ma­yo­res ron­dan­do es­te lu­gar —a la mis­ma ho­ra y día, en ca­rros o a pie, so­los o en gru­pos—, mi­ran­do de sos­la­yo y co­mo en bus­ca de al­gún res­to de su ju­ven­tud allí per­di­da.

Co­rría 2008. Ba­rack Oba­ma se con­ver­tía en el pri­mer pre­si­den­te ne­gro de Es­ta­dos Uni­dos y Fa­ce­book es­ta­ba en pleno apo­geo. Fue ese mis­mo año y a tra­vés de es­ta mis­ma red so­cial que es­tos chi­cos apren­die­ron a co­mu­ni­car­se y a co­no­cer­se en­tre sí; a elo­giar­se e in­sul­tar­se con el mis­mo ahín­co; a imi­tar­se en si­len­cio y a sa­ber cuán­do po­dían des­con­fiar del pro­pio es­pe­jo, o sea, de esos otros chi­cos tan pa­re­ci­dos a ellos. To­da­vía no se ha­bían vis­to en per­so­na. Cuan­do lle­gó el mo­men­to de ha­cer­lo en el Par­que de los De­seos, des­pués de va­rios in­ten­tos es­té­ri­les, el re­sul­ta­do fue el re­co­no­ci­mien­to de un gru­po que no tar­dó en con­ver­tir­se en lo más cer­cano a una fa­mi­lia que po­drían te­ner.

Lo lla­ma­ron El Car­tel y du­ran­te mu­chos años fue un es­pa­cio de en­ten­di­mien­to y re­fe­ren­cia pa­ra la jo­ven po­bla­ción LGTBI de Me­de­llín, has­ta que hoy, po­co a po­co, se ha ido lan­gui­de­cien­do has­ta con­ver­tir­se en un monumento al pa­sa­do. “Yo ne­ce­si­ta­ba en esa épo­ca re­la­cio­nar­me con chi­cos así, co­mo yo, y en El Car­tel los en­con­tré. Me hu­bie­ra vuel­to lo­ca de no ha­ber­lo he­cho”, di­ría años des­pués Mo­nie Gil.

*

A tra­vés de El Car­tel sur­gió el Ma­ri­po­sa­rio. Al Ma­ri­po­sa­rio tam­bién se le co­no­ce co­mo las Mrp. Es­te gru­po, que al prin­ci­pio es­ta­ba con­for­ma­do por 19 chi­cos gays que tam­bién fre­cuen­ta­ban el Par­que de los De­seos los vier­nes por la no­che, fue men­guan­do has­ta que­dar con seis in­te­gran­tes, seis chi­cas tran­se­xua­les: Kim Zu­lua­ga, Camila Gil, Mo­nie Gil, Lu­na, Fre­sa y Va­le­ria. “No­so­tras que­ría­mos te­ner un gru­po apar­te de El Car­tel y mu­chos chi­cos se nos su­ma­ron. Des­pués se em­pe­za­ron a ir por­que la ma­yo­ría no com­par­tía la idea de con­ver­tir­se en mu­je­res co­mo no­so­tras, y por eso que­da­mos las que que­da­mos”, di­ce Kim, de 21 años, con voz aflau­ta­da y con un mar­ca­do acen­to pai­sa, un ras­go que com­par­te con las otras chi­cas y que se ha trans­for­ma­do en una mar­ca de gru­po, al ge­ne­rar tan­to bur­las co­mo emu­la­cio­nes: “Nues­tra voz es nues­tra iden­ti­dad”.

El Ma­ri­po­sa­rio se hi­zo fa­mo­so en Co­lom­bia gra­cias a que en 2014 la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal fa­lló a fa­vor de una tu­te­la que ha­bía in­ter­pues­to Kim con­tra su co­le­gio de ese en­ton­ces, el Inem, por no per­mi­tir­le ir ves­ti­da con uni­for­me de mu­jer. Te­nía 17 años, ha­bía cam­bia­do su nom­bre de Br­yan a Kim Zu­lua­ga y lle­va­ba un buen tiem­po in­yec­tán­do­se hor­mo­nas fe­me­ni­nas. Un día lle­gó con un jum­per a su co­le­gio, con el pe­lo lar­go y ne­gro y maquillada con la pe­ri­cia de quien lo ha he­cho to­da la vi­da. Se­gún su ver­sión —que ha si­do tan di­fun­di­da por me­dios na­cio­na­les y ex­tran­je­ros, so­lo va­rian­do en de­ta­lles—, el di­rec­tor del co­le­gio la echó y la ta­chó de ma­la inf luen­cia. Kim pu­so la tu­te­la, per­dió, ape­ló y des­pués de un tiem­po, por los me­dios, se en­te­ró de la de­ci­sión po­si­ti­va de la Cor­te. Ya es­ta­ba ter­mi­nan­do el ba­chi­lle­ra­to en otra ins­ti­tu­ción cuan­do de pron­to —y más allá del pú­bli­co jo­ven que la si­gue en re­des so­cia­les— em­pe­zó a ser to­ma­da por al­gu­nos co­mo ban­de­ra de una mi­no­ría sub­yu­ga­da y por otros, co­mo ejem­plo del de­cli­ve mo­ral de la so­cie­dad. Y así tam­bién les ocu­rrió a sus ami­gas.

Pe­ro an­tes de to­do es­to, en sus in­fan­cias vi­vie­ron his­to­rias de vi­das más o me­nos pa­re­ci­das: de ni­ñas —qui­zá en­tre los 4 y los 10 años— se die­ron cuen­ta de que sus cuer­pos no pa­re­cían en­ca­jar con el ideal pri­va­do de ca­da una; un ideal más cer­cano al de sus her­ma­nas y ma­más que al de sus pri­mos y com­pa­ñe­ros. “Mi ideal de mu­jer siem­pre ha si­do la Barbie”, di­ce Kim, en­tre ri­sas. En su ca­so tu­vo el apo­yo de su abue­la, que siem­pre se em­pe­ci­nó en re­cor­dar­le lo im­por­tan­te que era ha­cer lo que ella que­ría: “Has­ta cuan­do de­ci­dí ves­tir­me de mu­jer ella me ayu­dó a com­prar la ro­pa. He vi­vi­do con ella to­da la vi­da por­que cre­cí sin mis pa­pás, en­ton­ces me co­no­ce muy bien”.

Mo­nie Gily, de 22 años, cre­ció en una fa­mi­lia bas­tan­te con­ser­va­do­ra de Me­de­llín. Sus pa­pás se se­pa­ra­ron cuan­do te­nía 10 y a esa edad ya era un chi­co “bas­tan­te afe­mi­na­do” que se rehu­sa­ba a lle­var una in­fan­cia “nor­mal”: “Cuan­do de­ci­dí trans­for­mar­me en chi­ca, mi pa­pá di­jo que pre­fe­ría ver­me muer­to. Ya ha­ce seis años que no ha­blo con él”. Por su la­do, Camila Gil tu­vo una in­fan­cia có­mo­da en el ba­rrio El Po­bla­do. Des­de los 5 años fue cons­cien­te no so­lo de que se sen­tía per­tur­ba­da en un cuer­po que no ha­bía es­co­gi­do, sino que ade­más le “en­can­ta­ban los chi­cos”, por lo que vi­vir una do­ble vi­da en­tre la res­tric­ción y las an­sias fue la de­ci­sión más to­le­ra­ble: “No te­nía de otra: o era eso o cre­cía co­mo una frus­tra­da”.

Años des­pués pa­sa­ron por va­rios mo­men­tos de re­bel­días fa­mi­lia­res, ma­to­neo es­co­lar y ex­clu­sio­nes que so­lo acen­tua­ron el an­he­lo de ser tal co­mo que­rían. Pa­ra ese en­ton­ces ya eran chi­cos an­dró­gi­nos que ha­bían apren­di­do a ca­mi­nar por las ca­lles de Me­de­llín a la de­fen­si­va, incómodos en esos cuer­pos tran­si­to­rios y am­bi­va­len­tes, aun­que con la cer­te­za dia­ria de es­tar fra­guan­do len­ta­men­te un re­ajus­te fu­tu­ro.

Con más in­tui­ción que cui­da­do em­pe­za­ron a bus­car en in­ter­net ex­pe­rien­cias exi­to­sas de otras chi­cas trans y con­se­jos mé­di­cos me­dia­na­men­te con­fia­bles. Tam­bién ha­bla­ron con ami­gas que ya ha­bían pa­sa­do por el pro­ce­so de fe­mi­ni­za­ción. Y así fue co­mo su ru­ti­na pa­só de des­ma­qui­llar­se por las no­ches a in­yec­tar­se ca­da 15 o 20 días an­ti­con­cep­ti­vos co­mo Sy­no­vu­lar, ade­más de to­mar pas­ti­llas pa­ra ace­le­rar el pro­ce­so. Se hi­cie­ron ci­ru­gías sin pu­dor y cam­bia­ron su clóset por ro­pa más acor­de a su nue­vo cuer­po.

En sus re­des so­cia­les que­dó el re­gis­tro de es­te cam­bio. El re­sul­ta­do: una ra­ra mez­cla en­tre el dia­rio ín­ti­mo y un reality show. Las re­des las vol­vie­ron fi­gu­ras po­pu­la­res en­tre los jó­ve­nes y por eso no fue ex­tra­ño que cul­ti­va­ran, a par­tes igua­les, ad­mi­ra­ción y odio. Con fa­ci­li­dad sus pu­bli­ca­cio­nes po­dían ba­lan­cear­se en­tre dar tips de be­lle­za o in­sul­tar con efi­ca­cia a otras chi­cas trans. Cuan­do em­pe­za­ron a ha­cer­lo no te­nían un li­bre­to de­fi­ni­do y el gra­do de es­pe­cu­la­ción era al­to; sin em­bar­go, en­con­tra­ron en las re­des una pis­ta se­gu­ra pa­ra man­te­ner su vi­gen­cia y en­de­re­zar pro­yec­tos de vi­da fu­tu­ros: Kim quie­re ser pre­sen­ta­do­ra; Mo­nie, di­se­ña­do­ra y Camila, DJ.

“Mu­chas mar­cas nos man­dan regalos pa­ra que los pro­mo­cio­ne­mos en re­des so­cia­les —ase­gu­ra Mo­nie, en un cen­tro co­mer­cial de Me­de­llín, jun­to a Kim y Camila—. Tam­bién al­gu­nos due­ños de dis­co­te­cas nos in­vi­tan a sus rum­bas, por­que sa­ben que si va­mos se les lle­na de una. Por es­ta

LAS JÓ­VE­NES DEL MA­RI­PO­SA­RIO

ra­zón otras trans nos tie­nen mu­cha en­vi­dia y nos in­sul­tan y has­ta tra­tan de las­ti­mar­nos en las ca­lles. Te­ne­mos mi­les de his­to­rias de ca­sos así. La gen­te no lo cree, pe­ro so­mos más dis­cri­mi­na­das por las mis­mas trans que por los he­te­ro­se­xua­les”.

*

Se­gún ci­fras del Ob­ser­va­to­rio Ciu­da­dano LGBT de Me­de­llín —una or­ga­ni­za­ción crea­da pa­ra do­cu­men­tar, sis­te­ma­ti­zar y vi­si­bi­li­zar la si­tua­ción de los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas LGBT de la ciu­dad—, en­tre enero y abril de es­te año han si­do ase­si­na­das cin­co per­so­nas por mo­ti­vo de su orien­ta­ción se­xual; ade­más, se han re­gis­tra­do cua­tro agre­sio­nes fí­si­cas y dos ac­tos de dis­cri­mi­na­ción por es­ta mis­ma ra­zón (por ejem­plo, prohi­bi­ción de ac­ce­so a cier­tos lu­ga­res). En 2016, se re­gis­tra­ron en Me­de­llín 87 ame­na­zas y 16 des­pla­za­mien­tos de la po­bla­ción LGTBI. Y es­to es so­lo lo que se ha de­nun­cia­do y se co­no­ce: es fac­ti­ble que la ci­fra real su­pere es­tos nú­me­ros.

“Cla­ro, sí ha ha­bi­do cam­bios de men­ta­li­dad en la ciu­dad; sino hu­bie­ra si­do así, qui­zás es­tas chi­cas no ten­drían la li­ber­tad de ser co­mo son —di­ce Wal­ter Alon­so Bus­ta­man­te, es­pe­cia­lis­ta en de­re­chos hu­ma­nos de la po­bla­ción LGTBI en Me­de­llín—. Pe­ro el cam­bio no es tan sig­ni­fi­ca­ti­vo por­que to­da­vía la po­bla­ción tran­se­xual si­gue ex­clui­da y mi­ra­da con re­ce­lo has­ta den­tro de la mis­ma po­bla­ción LGTBI. Lis­to, tam­po­co hay que men­tir­nos: la es­té­ti­ca del Ma­ri­po­sa­rio es he­re­da­da di­rec­ta­men­te del nar­co­trá­fi­co y los es­te­reo­ti­pos de la te­le­vi­sión. Ellas son un re­fle­jo de ese mun­do, y eso tam­po­co es­tá mal, es tan so­lo una for­ma de iden­ti­fi­car­se co­mo tran­se­xua­les y hay que res­pe­tar­la”.

Wal­ter no cree que ha­ya una for­ma co­rrec­ta de ser tran­se­xual, pe­ro sí en­fa­ti­za que a la par del Ma­ri­po­sa­rio hay otras chi­cas y co­lec­ti­vos co­mo An­tio­quia Trans, Les­tor­ba­mos y Pan­te­ras Ro­sa que vie­nen pen­san­do y for­mán­do­se po­lí­ti­ca­men­te pa­ra trans­gre­dir esas mi­ra­das tra­di­cio­na­les con ar­gu­men­tos y he­chos po­lí­ti­cos. “Es­to es muy va­lio­so, pe­ro tam­po­co des­co­noz­co lo que hi­cie­ron las chi­cas del Ma­ri­po­sa­rio, por­que se en­fren­ta­ron y fue­ron a contracorriente de una ciu­dad ul­tra­ca­tó­li­ca y re­gre­si­va co­mo es­ta”.

*

Cuan­do se ca­mi­na jun­to a las chi­cas del Ma­ri­po­sa­rio —y en par­ti­cu­lar en lu­ga­res muy con­cu­rri­dos—, la ma­yo­ría de per­so­nas que re­pa­ran en ellas os­ci­lan en­tre el as­co y la in­quie­tud, en­tre in­sul­tar­las o pe­dir­les el nú­me­ro. Son chi­cas jó­ve­nes, ru­bias, que vis­ten pren­das di­mi­nu­tas y muy apre­ta­das; sus ros­tros son de­li­ca­dos pe­ro hay en ellos to­da­vía un le­ve re­ma­nen­te de su mas­cu­li­ni­dad an­te­rior; sus cuer­pos —en­tre del­ga­dos y vo­lup­tuo­sos— pa­re­cen tra­ba­ja­dos por el em­pe­ño de una de­ci­sión irre­ver­si­ble.

“Ya es­ta­mos más que acos­tum­bra­das a que nos mi­ren feo —di­ce Kim, en un cen­tro co­mer­cial de Me­de­llín, jun­to a Mo­nie y Camila—. Al prin­ci­pio nos can­sa­ba, pe­ro aho­ra lo to­ma­mos co­mo par­te de lo que so­mos. En mi ca­so, eso me pa­sa más en Co­lom­bia que en otras par­tes del mun­do. Es­tu­ve va­rios días en Eu­ro­pa y allá era una más del mon­tón; en cam­bio, ape­nas pi­so el ae­ro­puer­to de Bo­go­tá es co­mo si fue­ra un ob­je­to de un mu­seo o un pa­ya­so de cir­co. Has­ta me lle­gué a preo­cu­par de que en Eu­ro­pa, don­de vi­ve mi no­vio, no les pa­re­cie­ra bo­ni­ta. Él me di­jo que es que allá son más dis­cre­tos y no les im­por­ta tu vi­da. Yo me ima­gino que es así”.

“Es que la gen­te no en­tien­de que no­so­tras so­mos co­mo so­mos y no re­pre­sen­ta­mos a na­die ni a nin­gu­na comunidad —agre­ga Camila—. So­mos unas ma­ri­po­sas y vo­la­mos a nues­tro rit­mo. ¿Sa­bes por qué nos lla­ma­mos así? Por­que un pro­fe­sor del co­le­gio de Mo­nie tra­ba­jó con va­rios chi­cos gays en su sa­lón y co­men­zó a de­cir que eso pa­re­cía un ma­ri­po­sa­rio. Lo de­cía bur­lán­do­se y con as­co. Y cuan­do nos en­te­ra­mos de eso, pen­sa­mos: ese se­ría un bo­ni­to nom­bre pa­ra el gru­po. Por­que no­so­tras so­mos así: lindas, co­mo unas ma­ri­po­sas, ¿no crees?”.

Kim Zu­lua­ga y Fre­sa

Me­jii, del ma­ri­po­sa­rio, en 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.