El le­ga­do de las ma­dres. Se­gun­da en­tre­ga de Mu­je­res al fren­te.

Una ir­lan­de­sa y una es­pa­ño­la de as­cen­den­cia co­rea­na que lle­ga ini­cia­ti­va de Ar­ca­dia y Ca­nal Tre­ce que bus­ca vi­si­bi­li­zar a las ar­tis Ron de ni­ñas a Co­lom­bia pro­ta­go­ni­zan la se­gun­da en­tre­ga de es­ta tas jó­ve­nes más pro­me­te­do­ras de la es­ce­na mu­si­cal bo­go­ta­na

Arcadia - - EDITORIAL - Jo­sé Gan­dour* Bo­go­tá *Pe­rio­dis­ta mu­si­cal.

Es­te es un ca­pí­tu­lo so­bre mi­gra­ción y va­lien­tes de­ci­sio­nes ma­ter­na­les. Aquí pre­sen­ta­re­mos dos re­la­tos de lar­gos via­jes so­bre océa­nos y he­ren­cias mu­si­ca­les. Aquí es­cu­cha­re­mos ha­blar de te­mas tan dis­tan­tes co­mo El­vis y las Farc, gran­des me­tró­po­lis y la luz na­tu­ral del cam­po, oí­re­mos fu­sio­nes ines­pe­ra­das y so­ni­dos pla­ne­ta­rios. En es­te nue­vo ca­pí­tu­lo de Mu­je­res al fren­te, se­rie mul­ti­me­dia he­cha por Ar­ca­dia, Ca­nal Tre­ce y Zo­na­gi­ran­te, ha­bla­re­mos de dos mu­je­res na­ci­das a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia y que a tem­pra­na edad, en el re­ga­zo de sus ma­dres, lle­ga­ron a Co­lom­bia, en un re­co­rri­do don­de, sien­do ni­ñas, es­cu­cha­ron a sus ma­yo­res can­tan­do la más va­ria­da mú­si­ca. Sus ros­tros no son los tí­pi­cos ar­que­ti­pos de la mu­jer lo­cal, pe­ro, si lo pen­sa­mos bien, en una ciu­dad ca­da vez más abier­ta al mun­do, he­mos vis­to có­mo Bo­go­tá se ha vuel­to un ri­co cri­sol de ra­zas que par­ti­ci­pan en la cons­truc­ción de una nue­va iden­ti­dad cul­tu­ral ciu­da­da­na. Ka­tie Ja­mes y Yu Hee Kim son dos mu­je­res ta­len­to­sas, de fas­ci­nan­tes com­po­si­cio­nes mu­si­ca­les, que ayu­dan a enriquecer el pa­no­ra­ma ar­tís­ti­co de nues­tra ciu­dad. Por ello las te­ne­mos aquí, na­rran­do sus in­creí­bles his­to­rias.

KA­TIE JA­MES: PLA­CER INSÓLITAMENTE CO­LOM­BIANO

To­do co­mien­za en Inish­free, is­la ubi­ca­da a 5 ki­ló­me­tros de la pla­ya de Do­ne­gal, Ir­lan­da. Ahí na­ce en 1985 Ka­tie Ja­mes, de pa­dre ir­lan­dés y ma­dre in­gle­sa. Dos años des­pués, su ma­dre de­ci­de bus­car un ho­gar en Su­da­mé­ri­ca pa­ra su comunidad eco­ló­gi­ca. Quie­re vi­vir en el tró­pi­co, en un lu­gar don­de pue­da cul­ti­var su co­mi­da to­do el año. Des­pués de tran­si­tar por las Is­las Canarias y lue­go por Ca­bo Ver­de, don­de su es­po­so la aban­do­nó, es­ta mu­jer, con tres ni­ñas pe­ga­das a su fal­da, lle­ga a Co­lom­bia, don­de se fascina con la in­te­li­gen­cia y la ale­gría de la gen­te. Al po­co tiem­po se es­ta­ble­ce con su fa­mi­lia y sus acom­pa­ñan­tes en una fin­ca cer­ca a Ico­non­zo, en el To­li­ma. Ahí vi­ven de la tie­rra y con­so­li­dan un es­pa­cio prác­ti­ca­men­te au­to­sos­te­ni­ble, don­de to­dos son ve­ge­ta­ria­nos y don­de ca­da quién po­día te­ner sus creen­cias, pe­ro don­de en con­jun­to na­die prac­ti­ca­ba nin­gún ti­po de ri­tual religioso.

Ka­tie re­cuer­da a su ma­dre to­can­do el vio­lín en las múl­ti­ples ce­le­bra­cio­nes que ha­cían en ca­sa. En su ho­gar no ha­bía luz eléc­tri­ca y la mú­si­ca que se es­cu­cha­ba en las fies­tas era in­ter­pre­ta­da en vi­vo. Ka­tie en­ton­ces apren­de a can­tar y lue­go, ba­jo la tu­te­la ma­ter­nal, eje­cu­ta el vio­lín. A los 13 años ha­ce sus pri­me­ras com­po­si­cio­nes y es en­ton­ces cuan­do des­cu­bre su vo­ca­ción. Em­pie­za a to­car gui­ta­rra pa­ra in­ter­pre­tar sus pro­pias can­cio­nes.

Vi­vie­ron on­ce años de ma­ne­ra tran­qui­la en su fin­ca aun cuan­do to­da la comunidad era cons­cien­te de es­tar en la mi­tad de una re­gión lle­na de gue­rri­lle­ros. Has­ta ese mo­men­to, las Farc se por­ta­ban co­rrec­ta­men­te, to­ma­ban me­di­das eco­ló­gi­cas co­mo prohi­bir la caza y la ta­la de bos­ques. La de­lin­cuen­cia era ba­ja co­mo con­se­cuen­cia de su pre­sen­cia. Pe­ro to­do cam­bió en 1999: un co­man­dan­te sub­ver­si­vo les or­de­na ir­se. Al re­ci­bir tan­tos ami­gos que lle­ga­ban de ma­ne­ra ines­pe­ra­da a sus ca­sas, exis­tía el ries­go de que en­tre ellos hu­bie­ra es­pías o pa­ra­mi­li­ta­res. Ka­tie acla­ra: “Nun­ca fue el ca­so, por­que la gen­te que nos vi­si­ta­ba ve­nía por otros in­tere­ses, pe­ro no ha­bía op­ción de dis­cu­tir esa or­den”. Fue­ron des­pla­za­dos de su tie­rra y se vie­ron obli­ga­dos a re­cons­truir su vi­da en un te­rreno en Ten­jo, cer­ca de Bo­go­tá. Lue­go, unos me­ses des­pués, su so­brino Tre­vor de­ci­dió re­gre­sar al To­li­ma pa­ra des­pe­dir­se de sus ami­gos de in­fan­cia y fue ase­si­na­do. Por ello, cuan­do Ka­tie se tras­la­da a Po­pa­yán pa­ra es­tu­diar en el con­ser­va­to­rio, en 2001, gra­ba jun­to con sus her­ma­nas un dis­co lla­ma­do Se­mi­llas de paz, un tra­ba­jo en el que ex­pre­sa su dolor, pe­ro a la vez su es­pe­ran­za por un fu­tu­ro me­jor.

A los 22 Ka­tie lle­ga a Bo­go­tá a es­tu­diar Mú­si­ca en la Uni­ver­si­dad Inc­ca. Se sien­te fas­ci­na­da con la po­si­bi­li­dad de to­car con otras per­so­nas. Ha­ce par­te de un gru­po lla­ma­do Vía Sú­bi­ta, que bus­ca ha­cer jazz con ele­men­tos del fol­clo­re la­ti­noa­me­ri­cano. Con ellos gra­ba, en 2013, el dis­co Un en­cuen­tro de ca­mi­nos. Al año si­guien­te, cree te­ner la ma­du­rez y la in­tui­ción su­fi­cien­te pa­ra co­men­zar su ca­rre­ra co­mo so­lis­ta.

Ka­tie di­ce que su mú­si­ca sue­na a esa mez­cla de cul­tu­ras que la co­bi­jan. Sus obras son re­sul­ta­do de la su­ma de lo ir­lan­dés, lo co­lom­biano y tam­bién del blues que es­cu­chó des­de pe­que­ña. Ade­más, pa­ra com­ple­tar el pa­que­te, en su edu­ca­ción aca­dé­mi­ca hi­zo én­fa­sis en el jazz. Sus te­mas, co­mo po­de­mos ob­ser­var en un pri­mer com­pi­la­do lla­ma­do Cold and Dry y en su más re­cien­te ál­bum, Res­pi­rar, ge­ne­ran ese en­cuen­tro ines­pe­ra­do y alu­ci­nan­te en el que el oyen­te se sien­te fe­liz­men­te abru­ma­do an­te esa mix­tu­ra de lo cel­ta y lo an­dino que se jun­tan de ma­ne­ra na­tu­ral y crean me­lo­días pe­ne­tran­tes. En su úl­ti­ma pro­duc­ción, to­tal­men­te a su car­go, acu­dió al uso del ti­ple, la ban­do­la, el cha­ran­go y el cua­tro lla­ne­ro, así co­mo a un cuar­te­to de cuer­das, un cuar­te­to de vien­tos, gui­ta­rras, ba­jo eléctrico, con­tra­ba­jo, ba­te­ría y per­cu­sión. Ka­tie Ja­mes lo­gra en su la­bor un cóc­tel de com­po­si­cio­nes que, aun­que se sien­tan exó­ti­cas en su ex­pre­sión, lle­gan con fa­ci­li­dad al oyen­te, quien las ha­ce su­yas pron­ta­men­te. Con su nue­vo ma­te­rial ha po­di­do pre­sen­tar­se en di­ver­sos au­di­to­rios de Co­lom­bia, Ecua­dor y Pe­rú, a la es­pe­ra de con­quis­tar otros paí­ses en Amé­ri­ca La­ti­na y Eu­ro­pa.

Al pre­gun­tar­le a dón­de quie­re lle­gar con su mú­si­ca, Ka­tie se ríe y di­ce: “A mí me ha­ce fe­liz que la gen­te can­te mis can­cio­nes, me pa­re­ce muy be­llo. To­dos los mú­si­cos pre­ten­de­mos trans­for­mar el mun­do a tra­vés de nues­tra

MU­JE­RES

mú­si­ca. He te­ni­do a lo lar­go de mi vi­da la opor­tu­ni­dad de to­car en es­cue­las ale­ja­das, don­de al­gu­nos ni si­quie­ra han te­ni­do la po­si­bi­li­dad de dis­fru­tar de la mú­si­ca en vi­vo. Eso no lo qui­sie­ra per­der nun­ca. No quie­ro per­der mis raí­ces que me han for­ma­do co­mo per­so­na y co­mo ar­tis­ta”. Ka­tie va ca­da dos me­ses a vi­si­tar a su ma­dre al Hui­la, don­de su comunidad aho­ra tie­ne su ca­sa. “Us­ted me ve aho­ra con ta­co­nes y ma­qui­lla­je, pe­ro cuan­do voy a mi ca­sa, voy a echar aza­dón, abo­nar la huer­ta, or­de­ñar las ca­bras. Ade­más, allá pue­do ca­na­li­zar mis sen­ti­mien­tos bo­go­ta­nos pa­ra com­po­ner nue­vos te­mas”.

YU HEE KIM (OH!VI­DEO): PLA­CER UNI­VER­SAL

Cie­rro los ojos. Es­cu­cho sus res­pues­tas. Sien­to su sua­ve pe­ro fir­me tono de voz con un le­ve acen­to pai­sa. Po­dría te­ner al fren­te a cual­quier chi­ca tí­pi­ca an­tio­que­ña re­sol­vien­do mis pre­gun­tas. Abro los ojos y me en­cuen­tro con su ros­tro de ras­gos cla­ra­men­te orien­ta­les. Se lla­ma Yu Hee Kim y es la voz prin­ci­pal de Oh!vi­deo, una de las pro­pues­tas más in­tere­san­tes del in­die pop co­lom­biano.

Su ma­dre, quien des­de siem­pre fue ad­mi­ra­do­ra de El­vis Pres­ley, sa­lió de Seúl en bus­ca de una li­ber­tad que no ob­te­nía en ca­sa. Que­ría ir a con­cier­tos, dis­fru­tar en vi­vo de la mú­si­ca que ama­ba. Lle­gó a Es­pa­ña a tra­ba­jar en fun­cio­nes di­plo­má­ti­cas, y con sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo en la em­ba­ja­da iba fre­cuen­te­men­te a un res­tau­ran­te co­reano. Ahí co­no­ció a su fu­tu­ro es­po­so, el due­ño del lo­cal. A los po­cos me­ses de ca­sar­se, na­ció, en Ma­drid, Yu Hee. Un tiem­po des­pués, su ma­dre fue tras­la­da­da a Co­lom­bia, más exac­ta­men­te a Me­de­llín y su ma­ri­do la acom­pa­ñó car­gan­do a su hi­ja en bra­zos.

Los pri­me­ros re­cuer­dos que tie­ne Yu Hee re­la­cio­na­dos con la mú­si­ca la lle­van a los pa­seos fa­mi­lia­res. En el ca­rro de sus pa­dres ha­bía una gran can­ti­dad de ca­se­tes que se ro­ta­ban uno tras otro de for­ma ecléc­ti­ca. En esas ex­cur­sio­nes so­na­ban a la par Black Sab­bath, ar­tis­tas del pop an­glo­sa­jón de los años se­ten­ta y los Ro­lling Sto­nes. Lue­go Yu Hee ci­ta las tar­des de ka­rao­ke en el lo­cal fa­mi­liar de co­mi­das, don­de, jun­to con su her­ma­na, in­ter­pre­ta­ba can­cio­nes de Juan Ga­briel y Pa­lo­ma San Basilio, las mis­mas con las que su ma­dre apren­dió a ha­blar en es­pa­ñol.

Sien­do ni­ña, por te­mas de se­gu­ri­dad, en el peor mo­men­to del nar­co­te­rro­ris­mo en Me­de­llín, Yu Hee via­ja con su ma­dre a Co­rea, don­de am­bas in­ten­tan reha­cer su vi­da pe­ro no aguan­tan mu­cho tiem­po. Su ma­dre di­fie­re mu­cho del sis­te­ma edu­ca­ti­vo de su país. Pien­sa que ahí se crían pe­que­ños ro­bots obli­ga­dos a des­per­tar­se to­dos los días a las 5:00 de la ma­ña­na y so­por­tar una pre­sión inau­di­ta pa­ra así ac­ce­der a los co­le­gios de éli­te. Re­gre­san pron­to a Co­lom­bia. Co­mo da­to cu­rio­so adi­cio­nal, de­be­mos con­tar que Yu Hee, unos años más tar­de, se graduó de Ma­te­má­ti­cas en Es­ta­dos Uni­dos, don­de tu­vo que ir a es­tu­diar des­pués de que, por asun­tos bu­ro­crá­ti­cos, per­dió tem­po­ral­men­te la visa de re­si­den­te en Co­lom­bia, un tiem­po des­pués de la muer­te de su pa­dre.

En 2011 re­gre­sa y se es­ta­ble­ce en Bo­go­tá. Al po­co tiem­po, co­mien­za a asis­tir a los en­sa­yos del gru­po de su no­vio de ese en­ton­ces, en el que to­ca­ban co­vers de Leo­nard Cohen, Vel­vet Un­der­ground y otros ar­tis­tas de “can­cio­nes tristes”, tér­mino que, en­tre ri­sas, le gus­ta usar a Yu Hee pa­ra de­fi­nir el so­ni­do mu­si­cal de esos en­cuen­tros. En uno de esos en­sa­yos la alen­ta­ron a can­tar y al po­co tiem­po lo­gró com­po­ner su pri­me­ra me­lo­día. Ahí co­men­zó a to­mar for­ma Oh!vi­deo. Al pe­dir­le una de­fi­ni­ción del gé­ne­ro mu­si­cal de su pro­yec­to, ella di­ce que, si la apre­su­ran, pue­de de­cir que es trip hop, pe­ro, te­nien­do tiem­po pa­ra acla­rar, di­ce que igual se pue­de sen­tir la in­fluen­cia del funk, el gos­pel y el hip hop.

A fi­na­les de 2015, Oh!vi­deo pu­bli­có un com­pi­la­do de cin­co te­mas lla­ma­do Caught in Noi­se, que ge­ne­ró ele­va­do in­te­rés en­tre el pú­bli­co al­ter­na­ti­vo de Bo­go­tá. Son com­po­si­cio­nes rea­li­za­das en in­glés, en las que la aparente sua­vi­dad de las to­na­das es­con­de una in­te­re­san­te la­bor de ex­pe­ri­men­ta­ción. La voz de Yu Hee Kim, sin caer nun­ca en la cur­si­le­ría, ex­ha­la ter­nu­ra y trae a la me­mo­ria el tra­ba­jo vo­cal de Ka­ren Car­pen­ter, un re­fe­ren­te clá­si­co cu­yos dis­cos es­cu­chó con in­ten­si­dad a tra­vés de su ma­dre du­ran­te su in­fan­cia. Con Caught in Noi­se, Oh!vi­deo ha re­co­rri­do bue­na par­te de los es­ce­na­rios del un­der­ground ca­pi­ta­lino y ha ob­te­ni­do crí­ti­cas fa­vo­ra­bles en me­dios es­pe­cia­li­za­dos.

Al ha­blar de la es­ce­na mu­si­cal bo­go­ta­na, Yu Hee sos­tie­ne que, a pe­sar de la variedad que se ha ge­ne­ra­do en los úl­ti­mos tiem­pos, sien­te que es un es­pa­cio que aún es­tá de­ma­sia­do do­mi­na­do por hom­bres que se co­no­cen de­ma­sia­do en­tre sí y, por ello, mu­chas pro­pues­tas de la ciu­dad sue­nan muy pa­re­ci­das. Por ello, ad­vier­te que, cuan­do un pro­yec­to tie­ne ese ele­men­to fe­me­nino y lla­ma la aten­ción, con­si­gue mar­car la di­fe­ren­cia. “Creo en Oh!vi­deo y creo que te­ne­mos ese ele­men­to di­fe­ren­cia­dor”. Lo su­yo son gra­tas can­cio­nes que hu­bie­ran po­di­do ser he­chas en cual­quier par­te del mun­do, ya que lo­gran en su ex­pre­sión ser uni­ver­sa­les. Por suer­te, fue­ron he­chas aquí. Ahí es­tá la dis­tin­ción.

Oh!vi­deo se en­cuen­tra pre­pa­ran­do su nue­vo ál­bum, que sal­drá pu­bli­ca­do en las pró­xi­mas se­ma­nas. Al pre­gun­tar­le si exis­tía un es­fuer­zo por ob­te­ner pro­mo­ción de su ma­te­rial, Yu Hee res­pon­de que su ban­da no an­da pen­san­do có­mo sal­tar a la fa­ma. Ha­cen lo que ha­cen por­que les gus­ta y por­que tie­nen un pe­que­ño te­so­ro que quie­ren cul­ti­var. “No ha­ce­mos la mú­si­ca en bus­ca de una ex­po­si­ción o de un re­co­no­ci­mien­to, pe­ro si las co­sas fun­cio­nan, muy bien. Qui­zá lle­gue el mo­men­to en que to­me­mos la de­ci­sión de ha­cer so­lo es­to por­que la mú­si­ca por fin nos es­tá dan­do de co­mer. To­do es una cues­tión de ti­ming”.

AL FREN­TE

Ka­tie Ja­mes.

Yu Hee Kim.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.