La L en LGBTI. Ser les­bia­na en Co­lom­bia.

Arcadia - - EDITORIAL - Do­mi­ni­que Ro­drí­guez Dal­vard* Bo­go­tá *Pe­rio­dis­ta.

Las mu­je­res les­bia­nas es­tán lo­gran­do cues­tio­nar, no sin di­fi­cul­ta­des y hu­mi­lla­cio­nes, el ré­gi­men pa­triar­cal de es­te país al car­gar de sen­ti­do la pa­la­bra di­ver­si­dad. Una his­to­ria re­la­ti­va­men­te re­cien­te que ya ha lo­gra­do mu­cho, pe­ro que aún ge­ne­ra re­sis­ten­cia: ¿por qué es tan com­pli­ca­do, tan po­co vi­si­bi­li­za­do, tan po­co acre­di­ta­do ser una mu­jer ho­mo­se­xual en Co­lom­bia? Por qué la gen­te di­ce ‘ten un par de hue­vos’? Los hue­vos son dé­bi­les y sen­si­bles. Si quie­res ser fuer­te, ten una va­gi­na. Con ella sí que se pue­de dar una pa­li­za”, Betty Whi­te, ci­ta­da en el FB de la Ba­tu­ca­da Ma­na­da Ca­lle­je­ra.

De re­pen­te em­pe­zó a to­mar sen­ti­do esa eter­na pre­gun­ta de ¿quién soy? Who am I?

La ex­cla­ma Jean Val­jean en Los mi­se­ra­bles, la can­ta Ni­na Si­mo­ne al piano, nos la pre­gun­ta­mos cuan­do em­pe­za­mos a du­dar de to­do, no so­lo de quié­nes so­mos, sino có­mo es que de­ja­mos que la di­fe­ren­cia sea aún un te­ma de ten­sio­nes y con­de­nas mien­tras se­gui­mos mi­ran­do por en­ci­ma del hom­bro y pre­gun­tán­do­nos ¿es él o ella?

Pe­ro hay quie­nes nos lle­van años luz de pen­sa­mien­to. Y li­ber­tad. Pen­sa­ba que el mo­vi­mien­to feminista les ha­bía abier­to la puer­ta a las trans, que gra­cias a las dé­ca­das de lu­chas de mu­je­res be­rra­cas exi­gien­do sus de­re­chos —per­se­gui­das y por­de­ba­jea­das y vio­len­ta­das— hoy es­ta­ban en la pri­me­ra pla­na esas nue­vas fe­mi­ni­da­des don­de ser mu­jer por con­vic­ción, por de­ci­sión, por ne­ce­si­dad, re­sul­ta­ba ser la evi­den­cia po­lí­ti­ca más po­ten­te del pre­sen­te. Tremenda ac­ción con­tra el ma­chis­mo rei­nan­te. Pe­ro es­ta­ba equi­vo­ca­da.

“¡Es al re­vés! —di­ce enér­gi­ca ese mu­je­rón que es Eli­za­beth Cas­ti­llo, la voz de tan­tas mu­je­res que por fin pu­die­ron gri­tar que son les­bia­nas sin ver­güen­za—: son ellas las que nos abrie­ron el ca­mino a no­so­tras. Cuan­do ellas es­ta­ban en la ca­lle, no­so­tras es­tá­ba­mos en el clóset”. Y se lo agra­de­ce Jessica Vic­to­ria Use­che, La To­to­ya Show, trans­ge­ne­ris­ta de 33 años que na­ció chi­co y hoy es chi­ca y les mues­tra a los jó­ve­nes en las uni­ver­si­da­des que la iden­ti­dad se­xual es mu­cho más com­ple­ja de lo que nos han di­cho. “De­ci­dí per­der los pri­vi­le­gios, de ser hom­bre cis­gé­ne­ro y con­ver­tir­me en mi­no­ría vul­ne­ra­ble: mu­jer trans­gé­ne­ro”.

Asu­mir una iden­ti­dad se­xual “no nor­ma­ti­va”, co­mo se le co­no­ce, re­quie­re de to­dos los “hue­vos” de los que ha­bla la co­me­dian­te grin­ga Betty Whi­te. Por­que de­ci­dir qui­tár­se­los, o ne­gar que son quie­nes nos de­fi­nen, es­tá cons­tru­yen­do una nue­va —y di­ría­mos in­có­mo­da— na­rra­ti­va pa­ra la his­to­ria. E im­pli­ca te­ner, li­te­ral­men­te, mu­cha va­gi­na. Pa­ra ha­cer ore­jas de pes­ca­do y se­guir ade­lan­te cuan­do ven­gan, y sí que vie­nen, los ape­la­ti­vos ofen­si­vos y que bus­can hu­mi­llar al otro, a la otra en es­te ca­so. El re­per­to­rio es gran­de y re­ve­la la ho­rri­ble vio­len­cia del len­gua­je: lo­cas, ma­ri­cas, tra­ves­tis, ma­cho­rras, fal­sas mu­je­res, ma­ri­ma­chos, per­ver­ti­das, co­chi­na as­que­ro­sa, tras de ne­gra les­bia­na, mal ejem­plo, to­das pa­la­bras ci­ta­das en el in­for­me de Me­mo­ria His­tó­ri­ca Ani­qui­lar la di­fe­ren­cia. Les­bia­nas, gays, bi­se­xua­les y trans­ge­ne­ris­tas en el mar­co del con­flic­to ar­ma­do co­lom­biano.

Por eso, Diana G. Gar­cía Sa­la­man­ca pi­de que la lla­men “ra­ri­ta”, pa­ra co­ger el to­ro por los cuer­nos, “si vuel­ves un in­sul­to al­go pro­pio, lo anu­las y le qui­tas po­der al agre­sor”. Lo que di­ce es­ta jo­ven au­to­de­no­mi­na­da les­bo­fe­mi­nis­ta-aca­dé­mi­ca­po­li­ti­za­da no es una cues­tión de arro­gan­cia. A sus 30 años, es­tá re­co­gien­do los lo­gros ob­te­ni­dos en 20 ace­le­ra­dí­si­mos años de lu­chas iden­ti­ta­rias y li­be­rán­do­se de la hu­mi­lla­ción y el si­len­cio al que es­tu­vie­ron con­de­na­das las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res de mu­je­res que sen­tían dis­tin­to de lo que la so­cie­dad exi­gía. Hoy, ella pue­de nom­brar­se “pos­mo­der­na y de iden­ti­dad flui­da”, les­bia­na, an­tes bi­se­xual, y an­tes de eso, hé­te­ro. Y otras pue­den sen­tir­se có­mo­das ha­cien­do par­te de las co­lec­ti­vas fe­mi­nis­tas Gor­das sin Cha­que­tas, La Ru­da, Enig­ma red de mu­je­res di­ver­sas, Iris Less, Yer­ba­te­ras o Ba­tu­ca­da Ma­na­da Ca­lle­je­ra e in­clu­so de­cir­se “les­bia­nas pe­ro muy fe­me­ni­nas”. To­das ca­ben y ya tie­nen un lu­gar. Han he­cho to­do por cons­truir­lo con­tra vien­to y ma­rea y las re­des han es­ta­do de su la­do. Por­que si al­go de­fi­ne to­da es­ta his­to­ria es re­sis­ten­cia.

Una re­sis­ten­cia que no ha si­do fá­cil de ejer­cer y que ha re­que­ri­do de una pro­fun­da va­len­tía. Va­len­tía con­cep­tual, pa­ra las les­bia­nas quie­nes de la mano de Trián­gu­lo Ne­gro de­ci­die­ron en 1996 abrir la bo­ca des­de la aca­de­mia in­ten­tan­do po­ner­le car­ne a eso que sen­tían —cuan­do por cuen­ta de un de­cre­to del 79 co­rrían to­do el ries­go del mun­do, pues se de­cía que una cau­sal de ma­la con­duc­ta y por en­de san­ción a un maes­tro eran las “prác­ti­cas homosexuales abe­rran­tes”—, así co­mo des­de el ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca exi­gien­do el de­re­cho a ser re­co­no­ci­das tam­bién co­mo mu­je­res (¡!). Pe­ro tam­bién va­len­tía fí­si­ca y es­pi­ri­tual de aque­llas que, fue­ra del li­be­ra­lis­mo ur­bano, de­ci­die­ron ser co­mo eran en un en­torno bru­tal que las cas­ti­gó y bus­có “co­rre­gir­las” a pun­ta de vio­la­cio­nes por­que “no les han enseñado lo que es un buen ma­cho”, co­mo des­cri­be el in­for­me. De allí han sa­li­do li­de­raz­gos tan fuer­tes co­mo el de Li­na Ma­ría Pa­la­cios, mu­jer del Ura­bá an­tio­que­ño, ne­gra, ma­dre, les­bia­na y con pa­re­ja, a quien vio­la­ron 12, 13 o 15 pa­ra­mi­li­ta­res pa­ra alec­cio­nar­la por su iden­ti­dad se­xual y por su ac­ti­vis­mo.

Pe­ro las mu­je­res tam­bién han re­sis­ti­do des­de la vi­ven­cia de lo co­ti­diano. Co­mo a las dos alum­nas del Co­le­gio Leo­nar­do Da Vin­ci que ex­pul­sa­ron por dar­se un be­so y a las que un fa­llo obli­gó a re­in­te­grar en 2008, pe­ro de­bie­ron so­por­tar a su re­gre­so un es­car­nio les­bo­fó­bi­co de 700 alum­nos fra­gua­do por la rec­to­ra, co­mo lo ex­po­ne Co­lom­bia Di­ver­sa en un in­for­me. O a las que han in­sul­ta­do al­gu­na vez lla­mán­do­las ma­ri­ma­cho. “Ellas se ju­ga­ron en lo mu­ni­ci­pal y en lo pue­ble­rino la vi­si­bi­li­dad de al­go que no te­nía nom­bre y que la úni­ca ca­te­go­ría era po­ner­lo en eso que desafia­ba lo fe­me­nino pe­ro que imi­ta­ba ri­dí­cu­la­men­te lo mas­cu­lino, que es una mu­jer ma­ri­ma­cho; mu­chas de ellas cons­tru­ye­ron su iden­ti­dad así, por­que no en­con­tra­ban un re­fe­ren­te de amor di­fe­ren­te a un hom­bre que ama a una mu­jer. Si yo me sen­tía atraí­da por una mu­jer, pues mi úni­co lu­gar era ser un hom­bre pa­ra po­der cons­truir ese ti­po de re­la­ción”, cuen­ta Li­za Gar­cía Re­yes, ac­ti­vis­ta y pa­re­ja de Diana.

Hoy, aun­que hay gen­te que si­gue pre­gun­tan­do quién es el hom­bre de la re­la­ción, el dis­cur­so ha evo­lu­cio­na­do al no en­ca­si­llar en ro­les a una pa­re­ja que ca­da día los com­bi­na más.

EL LESBIANISMO EN CO­LOM­BIA

MA­CHOS

“¿Por qué es tan com­pli­ca­do, tan po­co vi­si­bi­li­za­do, tan po­co acre­di­ta­do ser mu­jer les­bia­na? Por­que so­mos mu­je­res —ex­pli­ca Cas­ti­llo—. Por eso ya te­ne­mos una si­tua­ción de inequi­dad par­ti­cu­lar; so­cial, sa­la­rial, fa­mi­liar. Eso com­pli­ca to­dos los pro­ce­sos iden­ti­ta­rios. Es más com­ple­jo que se co­noz­can tra­ves­tis hom­bres, así co­mo tran­se­xua­les, por­que el punto de par­ti­da es mu­jer bio­ló­gi­ca: to­da la so­cia­li­za­ción pri­ma­ria es­tá he­cha en fun­ción de us­ted no se pue­de mos­trar, eso no se ha­ce, de eso no se ha­bla”. Vi­vi­mos en una es­truc­tu­ra ba­jo la cual la mu­jer se su­bor­di­na al hom­bre, y don­de a una mu­jer que so­bre­sa­le se le di­ce que es “one of the guys”. Co­mo lo reite­ra la in­ves­ti­ga­do­ra Camila Es­gue­rra Mue­lle: “Cuan­do Helena, la coor­di­na­do­ra del gru­po (Trián­gu­lo Ne­gro) hi­zo su pre­sen­ta­ción (en el Con­gre­so, pa­ra de­cla­rar in­cons­ti­tu­cio­nal el de­cre­to de los pro­fe­so­res), usó una más­ca­ra pa­ra pro­te­ger su iden­ti­dad. Es­to pue­de ser leí­do co­mo una me­tá­fo­ra in­vo­lun­ta­ria de que las les­bia­nas no tie­nen un ros­tro so­cial, de que son in­vi­si­bles, por­que su vi­si­bi­li­dad es se­ve­ra­men­te cas­ti­ga­da”, re­cuer­da en su texto De­cir no­so­tras: ac­tos del ha­bla co­mo for­ma de cons­truc­ción del su­je­to lés­bi­co co­lec­ti­vo y de mu­je­res LBT (les­bia­nas, bi­se­xua­les y trans­ge­ne­ris­tas) en Co­lom­bia.

Lo cier­to es que, co­mo lo ex­pli­ca Li­na Cué­llar, di­rec­to­ra de la pá­gi­na Sen­tii­do, de con­te­ni­dos LGBTI, “hay mu­je­res que no han ne­ce­si­ta­do del mo­vi­mien­to o del ac­ti­vis­mo (lés­bi­co) pa­ra vi­vir, a di­fe­ren­cia de otras que sí lo necesitan por­que ese es su vía pa­ra en­con­trar el re­co­no­ci­mien­to”. El mie­do al se­ña­la­mien­to y a la ex­clu­sión ex­pli­ca la fal­ta de ex­po­si­ción pú­bli­ca de las mu­je­res les­bia­nas que vi­ven en el país —pa­ra que se ha­gan una idea, en una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Cal­das de 2011 fue­ron en­cues­ta­das 308 les­bia­nas del Eje Ca­fe­te­ro, 33 % de las cua­les eran ma­más—. Siem­pre han es­ta­do allí, pe­ro co­mo le res­pon­dió a Sen­tii­do Nancy Lee, co­fun­da­do­ra del Gru­po de Ma­más Les­bia­nas jun­to con Eli­za­beth Cas­ti­llo, cuan­do le pre­gun­ta­ron dón­de es­ta­ban las mu­je­res les­bia­nas ma­yo­res del país: “No sa­lie­ron del clóset”.

Pe­ro se vi­ven nue­vos tiem­pos. Hay que re­co­no­cer que re­fe­ren­tes co­mo Cha­ve­la Var­gas, Ellen De­ge­ne­res, The L Word o Oran­ge is the New Black han si­do vi­ta­les pa­ra sa­lir del clóset, si bien siguen per­pe­tuan­do los es­te­reo­ti­pos de los que se nu­tre la cul­tu­ra. El co­lec­ti­vo au­dio­vi­sual LBT Mu­je­res al Bor­de hi­zo en 2011 el cor­to ¿A qué jue­ga la Barb(y)? jus­ta­men­te enamo­ran­do a la ru­bia y la mo­re­na, no sin cri­ti­car la vio­len­cia rei­nan­te con­tra es­te ro­man­ce. “Per­sis­ten tan­to por den­tro co­mo por fue­ra —si­gue Cué­llar—. La gen­te no cam­bia sus es­te­reo­ti­pos so­cia­les por ser LGBT, pue­de se­guir sien­do cla­sis­ta, se­xis­ta, ra­cis­ta y ma­chis­ta”.

No obs­tan­te, se ven cam­bios. Cam­bios cla­ves. Co­mo que la di­rec­to­ra de De­re­chos Hu­ma­nos de la Po­li­cía sea la co­ro­nel San­dra Mo­ra y sea les­bia­na. O co­mo es­ta tras­gre­sión a Aman­da Mi­guel de la co­lec­ti­va Gor­das sin Cha­que­ta: Ella min­tió/ Ella di­jo que era fla­ca y no era ver­dad, ella min­tió, no era fla­ca, se lo tra­gó/ El mer­ca­do de Dia­ni­ta, lo de­vo­ró, ella min­tió, no ha­cía die­tas, ni na­da más/ Ella min­tió... La frescura que se sien­te aquí ali­via e ins­pi­ra.

Así co­mo cuan­do la se­na­do­ra Clau­dia Ló­pez hi­zo su di­ver­ti­dí­si­mo co­ming in (¡se me­tió al clóset!) con Da­niel Sam­per en su ca­nal de Youtu­be, o con la des­fa­cha­tez que la ca­rac­te­ri­za, Da­neidy Ba­rre­ra, la fa­mo­sa Epa Co­lom­bia, ce­le­bró que es gui­sa y are­pe­ra y es­té fe­liz­men­te en­no­via­da con la ca­pi­ta­na de un equi­po de fút­bol de mu­je­res. In­clu­so que el Ins­ta­gram de la ex­mi­nis­tra Gina Pa­rody es­té pla­ga­do de fo­tos de ella con su pa­re­ja Ce­ci­lia Ál­va­rez mues­tra que la ver­güen­za o el si­len­cio no son más el ca­mino. Es­ta mo­vi­da pro­te­ge­rá un po­co más a las que no vi­ven en las gran­des ciu­da­des al mos­trar que la co­ti­dia­ni­dad ha­ce par­te de su exis­ten­cia. Que no son un bi­cho ra­ro.

Mar­ce­la Sánchez, Eli­za­beth Cas­ti­llo, Camila Es­gue­rra, An­gé­li­ca Lo­zano, Blan­ca Du­rán, Flo­ren­ce y Ochy Cu­riel, las que siem­pre pu­sie­ron la ca­ra, lo­gra­ron su ob­je­ti­vo: Mos­trar que to­dos, to­das, ca­be­mos. Gra­cias.

Blan­ca Du­rán, exal­cal­de­sa de Cha­pi­ne­ro, y su es­po­sa, Ca­ta­li­na Vi­lla, en un plan­tón afue­ra del Pa­la­cio de Na­ri­ño, en 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.