NUES­TRA AVER­SIÓN A LA PRO­TES­TA SO­CIAL

Arcadia - - NOTICIAS - Por San­dra Borda

Es­te es un país al que le cues­ta mu­cho en­ten­der las pro­tes­tas y, en ge­ne­ral, los agra­vios y reivin­di­ca­cio­nes de los gru­pos de per­so­nas me­nos fa­vo­re­ci­das (o más jo­di­das, pa­ra de­cir­lo con cla­ri­dad). Es así de sim­ple. No me va­yan a sa­lir con que eso pa­sa en to­das par­tes del mun­do

por­que, si bien es una cues­tión de gra­dos, es­te país en esa ma­te­ria es mu­cho más con­ser­va­dor que va­rios de nues­tros ve­ci­nos cer­ca­nos y le­ja­nos. No nos gus­ta ver ni sen­tir a la gen­te pro­tes­tan­do, nos in­co­mo­da y, en al­gu­nos ca­sos, has­ta nos pro­du­ce aver­sión.

La ex­pli­ca­ción más sim­ple de es­ta ac­ti­tud tie­ne que ver, oh sor­pre­sa, con la per­sis­ten­cia de nues­tro con­flic­to ar­ma­do. Por dé­ca­das, la cla­se po­lí­ti­ca de es­te país se de­di­có a des­le­gi­ti­mar la pro­tes­ta so­cial aso­cián­do­la con la sub­ver­sión ar­ma­da. No hay un so­lo pa­ro en nues­tro pa­sa­do re­cien­te que no hu­bie­se si­do acu­sa­do de es­tar in­fil­tra­do por gru­pos gue­rri­lle­ros. De es­ta for­ma, la pro­tes­ta so­cial, al igual que la iz­quier­da po­lí­ti­ca des­ar­ma­da, su­frió el es­tig­ma his­tó­ri­co de ser “el bra­zo po­lí­ti­co de los gru­pos gue­rri­lle­ros”.

Aun­que es­ta es una ge­ne­ra­li­za­ción que hay que es­tu­diar ca­so por ca­so, el ob­je­ti­vo de la cla­se po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal con es­tos se­ña­la­mien­tos ter­mi­nó por cum­plir­se a ca­ba­li­dad: la pro­tes­ta so­cial que­dó des­le­gi­ti­ma­da has­ta el tué­tano y ca­da quien se sien­te con su­fi­cien­tes ar­gu­men­tos pa­ra des­ca­li­fi­car­la, te­nien­do muy po­ca in­for­ma­ción so­bre sus orí­ge­nes, su agen­da y sus as­pi­ra­cio­nes.

Pe­ro hay otra ex­pli­ca­ción que da cuen­ta tam­bién de unas for­mas de des­le­gi­ti­ma­ción mu­cho más mun­da­nas y me­nos po­lí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas. La eter­na so­li­ci­tud de que se pro­tes­te “sin blo­quear” y “sin in­co­mo­dar” re­sul­ta tam­bién de una in­ca­pa­ci­dad es­truc­tu­ral de sim­pa­ti­zar con los otros y con sus di­fi­cul­ta­des. Pa­ra em­pe­zar, esa so­li­ci­tud asu­me que en es­te país to­do lo que uno tie­ne que ha­cer pa­ra que el Es­ta­do lo es­cu­che es ha­blar, y no muy du­ro, a ve­ces es su­fi­cien­te con su­su­rrar. Maes­tros y con­glo­me­ra­dos eco­nó­mi­cos, re­za es­te ar­gu­men­to, tie­nen el mis­mo ac­ce­so y la mis­ma ca­pa­ci­dad de ha­cer­se es­cu­char. En­ton­ces, ¿pa­ra qué gri­tar? ¿Pa­ra qué blo­quear ca­lles?

Es­to va a sor­pren­der a al­gu­nos, pe­ro el ac­ce­so al Es­ta­do y el trá­mi­te de de­man­das an­te el mis­mo en es­te país y en ca­si to­dos es ab­so­lu­ta­men­te pi­ra­midal. Unos po­cos pri­vi­le­gia­dos so­lo tie­nen que le­van­tar el te­lé­fono pa­ra ha­cer­se es­cu­char y allí ten­drán arro­di­lla­da a la cla­se po­lí­ti­ca dis­pues­ta a ven­der su al­ma al dia­blo por com­pla­cer­los. Al fi­nal, son ellos los que fi­nan­cian las cam­pa­ñas, los que ga­nan con­tra­tos, los due­ños, los que

con­tro­lan el men­sa­je. Có­mo no, doc­tor; lo que us­ted di­ga, doc­tor; a sus ór­de­nes, doc­tor.

Pa­ra el res­to del país, la his­to­ria es bien dis­tin­ta. Y es en es­te es­ce­na­rio, en don­de la dis­rup­ción y la in­co­mo­di­dad par­cial y tem­po­ral es ne­ce­sa­ria pa­ra que sea­mos cons­cien­tes y co­noz­ca­mos las con­di­cio­nes de es­tos sec­to­res so­cia­les, pa­ra que en­ten­da­mos el es­ta­do de aban­dono en el que se en­cuen­tran y pa­ra que ge­ne­re­mos so­li­da­ri­dad con su si­tua­ción. Si no sim­pa­ti­za­mos con su lu­cha por­que no la cree­mos le­gí­ti­ma, por­que pen­sa­mos que sus de­man­das so­bre­pa­san lo po­si­ble, o por­que no cree­mos que me­rez­can lo que pi­den, es com­ple­ta­men­te acep­ta­ble. No to­dos po­de­mos ni de­be­mos es­tar del mis­mo la­do. Pe­ro cues­tio­nar la pro­tes­ta de los maes­tros, por ejem­plo, por­que com­pli­ca el trá­fi­co y di­fi­cul­ta la mo­vi­li­dad en Bo­go­tá, es frí­vo­lo y des­co­no­ce el ori­gen mis­mo de la pro­tes­ta so­cial. De­cir­le a un maes­tro que en zo­nas ru­ra­les de­be des­pla­zar­se to­dos los días va­rios ki­ló­me­tros, en con­di­cio­nes di­fí­ci­les y sin sub­si­dio de transporte, que con­si­de­ra­mos in­su­fri­ble el tran­cón que ar­ma por es­tar pro­tes­tan­do una tar­de en Bo­go­tá re­ve­la esa in­ca­pa­ci­dad de po­ner­nos en los za­pa­tos del otro de la que es­toy ha­blan­do.

¿Qué si­gue? ¿Que mar­chen por los an­de­nes pa­ra no es­tor­bar el trá­fi­co? ¿Que lo ha­gan en si­len­cio? ¿Qué más po­de­mos pe­dir­les que ha­gan pa­ra que sean real­men­te in­vi­si­bles, pa­ra que no nos mo­les­ten? ¿Qué más po­de­mos exi­gir pa­ra po­der re­gre­sar a nues­tros lu­ga­res de con­fort y de esa for­ma pro­ce­der a ig­no­rar­los de una vez por to­das? Co­mo ya no po­de­mos acu­sar­los de gue­rri­lle­ros, ¿qué me­ca­nis­mo va­mos a em­pe­zar a usar pa­ra des­apa­re­cer la pro­tes­ta a pun­ta de re­pre­sión y qui­tar­nos el pro­ble­ma de en­ci­ma de una vez por to­das?

Vi­vir en un país sin con­flic­to pe­ro con un Es­ta­do dé­bil y con re­du­ci­das ca­pa­ci­da­des de aten­der de­man­das sig­ni­fi­ca vi­vir en un país en don­de la pro­tes­ta so­cial es re­cu­rren­te. Par­te del ol­vi­do es­ta­tal se tra­mi­tó por mu­cho tiem­po en las zo­nas ru­ra­les co­lom­bia­nas y a pun­ta de ba­la. Aho­ra, el ol­vi­do es­ta­tal se em­pe­za­rá a tra­mi­tar a tra­vés de la pro­tes­ta so­cial y en las gran­des ciu­da­des. So­bre to­do en Bo­go­tá, se­de del go­bierno cen­tral. En­ton­ces, estimado ciu­da­dano: la­men­ta­mos las mo­les­tias oca­sio­na­das, pe­ro al mis­mo tiem­po es­pe­ra­mos que pue­da apren­der a vi­vir con ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.