APRE­CIA­DA SAN­DRA BORDA:

Arcadia - - NOTICIAS - EDUAR­DO FORERO

Con fre­cuen­cia la es­cu­cho o leo sus co­men­ta­rios, y ad­mi­ro su in­te­li­gen­cia y ca­pa­ci­dad, pe­ro no pue­do evi­tar que me que­de la sen­sa­ción de que hay en sus in­ter­ven­cio­nes un ai­re de “es­tar por en­ci­ma de los de­más mor­ta­les”, y qui­zás esa no es su in­ten­ción, pe­ro por lo me­nos a mí me que­da ese sa­bor.

Y con la co­lum­na que es­cri­bió en la edi­ción 140 (ma­yo 23 a ju­nio 21) de la re­vis­ta Ar­ca­dia ti­tu­la­da “Ma­ni­fies­to de una mu­jer sol­te­ra” me su­ce­dió lo mis­mo.

Me ex­pli­co: es res­pe­ta­ble la de­ci­sión de vi­vir so­lo (me­jor so­lo que mal acom­pa­ña­do, di­cen al­gu­nos), pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sea la me­nor op­ción. Se­ría más ob­je­ti­vo ex­pli­car que am­bas op­cio­nes tie­nen be­ne­fi­cios y di­fi­cul­ta­des. Aun­que us­ted no lo di­ce ex­plí­ci­ta­men­te, me que­dó la sen­sa­ción de que abo­ga por es­ta op­ción co­mo la me­jor, ya que di­ce que la otra es “por­que al­guien tie­ne que ha­cer­lo”.

En el hi­po­té­ti­co ca­so de que to­da la hu­ma­ni­dad de­ci­die­ra vi­vir so­la, ella se aca­ba­ría por sus­trac­ción de ma­te­ria. En­ton­ces, te­ner pa­re­ja y pro­crear es nor­mal, no en un sen­ti­do mo­ral, sino en el de ser lo tí­pi­co y na­tu­ral pa­ra la su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie. Ade­más, vi­vir en fa­mi­lia sir­ve pa­ra apren­der a con­vi­vir con otros.

Fi­nal­men­te, no creo que los hom­bres que de­ci­den vi­vir so­los sean sa­bios, y las mu­je­res sean dig­nas de lás­ti­ma por­que “les to­có”. Creo que am­bos se pier­den la opor­tu­ni­dad de com­par­tir ale­grías y tris­te­zas, éxi­tos y fra­ca­sos, con al­guien a su la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.