LA CRU­DA REALI­DAD

Arcadia - - OPINIÓN - Por An­to­nio Ca­ba­lle­ro

Cuan­do la ava­lan­cha trá­gi­ca de los ríos de Mo­coa, ha­ce tres me­ses, de­jó 300 muer­tos y me­dia ciu­dad arra­sa­da, la fo­to­gra­fía del ca­dá­ver de un ni­ño en bra­zos de un so­co­rris­ta pu­bli­ca­da por El Es­pec­ta­dor pro­vo­có una ex­plo­sión de im­be­ci­li­dad en las re­des so­cia­les. Las cua­les son, co­mo to­do

avan­ce en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en­tre los se­res hu­ma­nos —la in­ven­ción del len­gua­je, de la es­cri­tu­ra, de la im­pren­ta, et­cé­te­ra—, tam­bién un avan­ce en su im­be­ci­li­za­ción co­lec­ti­va. Lo sa­be­mos, aun­que no lo se­pa­mos apren­der, des­de los an­ti­guos grie­gos: los dio­ses mis­mos lu­chan en vano con­tra la im­be­ci­li­dad.

Vean la fo­to aquí. Una fo­to téc­ni­ca­men­te de­fec­tuo­sa, bo­rro­sa y des­en­fo­ca­da, y do­ta­da, sin em­bar­go, de una so­lem­ni­dad abru­ma­do­ra. Un hom­bre jo­ven ves­ti­do de ama­ri­llo car­ga en bra­zos, a lar­gos, len­tos pa­sos fú­ne­bres, a un ni­ño muer­to. El pe­que­ño cuer­po iner­te cuel­ga bo­ca­ba­jo con los bra­zos ya rí­gi­dos, to­do cu­bier­to de ba­rro. El hom­bre avan­za sin mi­rar, con ojos ciegos. De­trás se abre la de­vas­ta­ción: un pri­mer plano de cas­ca­jo os­cu­ro que tal vez fue una ca­lle, más atrás un ama­si­jo hú­me­do de es­com­bros im­pre­ci­sos, una zan­ja de pas­to ver­de y ne­gro, una ta­pia dia­go­nal de blo­ques de ce­men­to, y al fon­do, las mon­ta­ñas del fon­do de cual­quier pai­sa­je de Co­lom­bia y el gris blan­co del cie­lo des­car­ga­do de llu­via. La fo­to no tie­ne fir­ma, y es me­jor que no la ten­ga: que sea anó­ni­ma, co­mo lo son pa­ra siem­pre las imá­ge­nes anó­ni­mas de las his­to­rias po­pu­la­res. Di­cen que la to­mó con un te­lé­fono mó­vil un bom­be­ro.

Es­ta fo­to­gra­fía se­ve­ra y si­len­cio­sa, ce­re­mo­nio­sa, lle­na de dig­ni­dad, icó­ni­ca en el sen­ti­do real de la pa­la­bra (una ima­gen que re­su­me la co­sa re­pre­sen­ta­da, en es­te ca­so, la tra­ge­dia hu­ma­na pro­vo­ca­da por la ava­lan­cha), sus­ci­tó en las re­des so­cia­les del pú­bli­co una olea­da de in­dig­na­ción bru­tal. Una olea­da de im­be­ci­li­dad, di­je ha­ce unos ren­glo­nes. Dos días des­pués de su pu­bli­ca­ción el dia­rio con­tó que los co­men­ta­rios ad­ver­sos ha­bían os­ci­la­do en­tre un 60 y un 85 %, de acuer­do con la red so­cial —Ins­ta­gram, Fa­ce­book, et­cé­te­ra— que los aco­gie­ra. Le ha­bían llo­vi­do a la fo­to los epí­te­tos con­de­na­to­rios: ama­ri­llis­ta, opor­tu­nis­ta, sen­sa­cio­na­lis­ta, irres­pe­tuo­sa, gro­tes­ca, re­pul­si­va, abu­si­va, ex­ce­si­va, irres­pon­sa­ble, des­agra­da­ble, por­no­grá­fi­ca, tram­po­sa, apro­ve­cha­do­ra sin es­crú­pu­los del li­ber­ti­na­je de la pren­sa en su bús­que­da de lu­cro, tri­via­li­za­do­ra de la tra­ge­dia, ex­plo­ta­do­ra de la mi­se­ria, ver­gon­zo­sa, des­pre­cia­ble, de mal gus­to. Es de­cir: la fo­to­gra­fía mis­ma, y su pu­bli­ca­ción por el pe­rió­di­co, fue­ron con­de­na­das por seis o sie­te o ca­si nue­ve de ca­da diez lec­to­res: por una aplas­tan­te ma­yo­ría.

¿Por qué?

In­sis­to: por im­be­ci­li­dad. En es­te ca­so, por la im­be­ci­li­dad ma­ni­fes­ta­da en ño­ñe­ría, en llo­ri­co­ne­ría, en cur­si­le­ría, en bo­be­ría, en —có­mo lla­mar­la— en mo­ra­li­ne­ría: ma­ni­fes­ta­ción de mo­ra­li­na. O, peor (y en re­su­men): en pre­ten­sión de buen gus­to. Que es el gus­to por las co­sas bo­ni­tas y agra­da­bles, y el dis­gus­to por las que pue­dan ser des­agra­da­bles y feas: la muer­te de un ni­ño, el des­bor­da­mien­to de un río de fan­go y pie­dras que arras­tra un ba­rrio en­te­ro. La cru­da reali­dad. Cuan­do la reali­dad se pre­sen­ta cru­da, sin ma­qui­lla­je, hay que ocul­tar­la. Por fea, por des­agra­da­ble, por real. Que no nos mues­tren que hay ni­ños muer­tos en nues­tro lin­do país co­lom­biano: ¿qué di­rán sus pa­pás? (per­dón: “sus se­res que­ri­dos”). O aún peor —¡ho­rror!— ¿se en­te­ra­rán los otros ni­ños? Pa­ra el 85 % de los tui­te­ros de Ins­ta­gram y el 60 % de los de Fa­ce­book, la reali­dad es cen­su­ra­ble.

A lo su­mo es po­si­ble ex­traer de ella acu­sa­cio­nes: con­tra El Es­pec­ta­dor por re­tra­tar­la y pu­bli­car­la, con­tra el go­bierno por per­mi­tir­la. Y aho­ra en­ci­ma ven­go yo aquí a de­fen­der­la…

Que­da el he­cho des­nu­do: un hom­bre que lle­va en pe­so a un ni­ño cre­yen­do sal­var­lo de las aguas. Co­mo hi­zo, en la le­yen­da cris­tia­na, san Cristóbal con el ni­ño Je­sús pa­ra cru­zar la co­rrien­te tur­bu­len­ta de un río. Cris­tó­fo­ro: por­ta­dor de Cris­to.

Por­ta­da del ex­tra de El Es­pec­ta­dor del 4 de abril.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.