BISUTERÍA

Arcadia - - OPINIÓN - Por Ma­rio Jur­sich Du­rán

Una agen­cia de Ca­li, Co­mu­ni­car­ce, me man­dó el pa­sa­do 5 de ju­nio el si­guien­te co­rreo: “Hola! qué tal ¿có­mo es­tas? En agos­to ten­dre­mo la visita del me­jor pia­nis­ta del mun­do en nues­tra ciu­dad Ri­chard Clay­der­man. A

con­ti­nua­ción te man­do in­for­ma­ción más de­ta­lla­da y fo­to­gra­fías, es­pe­ro que la in­for­ma­ción te sea útil pa­ra pu­bli­car, si deseas en­tre­vis­tar a los ar­tis­tas u or­ga­ni­za­do­res del even­to no du­des en es­cri­bir­me, un abra­zo que ten­gas un bo­ni­to día!”.

Días más tar­de, re­ci­bí otra co­mu­ni­ca­ción pa­re­ci­da, pe­ro es­ta vez del pe­rió­di­co iba­gue­re­ño El Nue­vo Día:

“El es­cri­tor to­li­men­se Ben­hur Sánchez Suá­rez, re­ci­bió un pre­mio co­mo el Me­jor Es­cri­tor His­pa­noa­me­ri­cano, du­ran­te la Fe­ria del Li­bro que se cum­ple en Ma­drid (Es­pa­ña).

El to­li­men­se, quien ade­más co­lum­nis­ta del pe­rió­di­co EL NUE­VO DÍA, ob­tu­vo la dis­tin­ción por par­te del gru­po edi­to­rial Sial Pig­ma­lion, du­ran­te el vi­gé­si­mo aniver­sa­rio de es­ta fe­ria es­pa­ño­la”.

Di­ga­mos que yo po­dría se­ña­lar la atroz re­dac­ción de am­bos co­mu­ni­ca­dos o de­te­ner­me en la in­ca­pa­ci­dad, se­gún pa­re­ce con­gé­ni­ta, de con­sul­tar un sim­ple dic­cio­na­rio. (Sánchez no es to­li­men­se sino del Hui­la.) Tam­bién po­dría des­tro­zar con sar­cas­mos un bo­le­tín don­de se nos in­for­ma que “el re­co­no­ci­do y ta­len­to­so pia­nis­ta” es­tá “ca­ta­lo­ga­do co­mo un ser hu­mano sen­ci­llo, ma­ra­vi­llo­so, ex­cep­cio­nal, que trans­mi­te mu­chos sen­ti­mien­tos en ca­da una de sus in­ter­pre­ta­cio­nes” o po­ner en du­da la au­to­ri­dad cul­tu­ral de una im­pren­ta que con­ce­de pre­mios al “me­jor te­rri­to­rio li­te­ra­rio” o pu­bli­ca li­bros so­bre el im­por­tan­tí­si­mo te­ma Có­mo par­ti­ci­par con éxi­to en los con­cur­sos de la te­le.

Po­dría ha­cer eso y mu­cho más. Si re­nun­cio a esa vía no es tan­to por­que me pa­rez­ca inú­til sino por­que quie­ro evi­tar un diá­lo­go de sor­dos. El afi­cio­na­do a Clay­der­man di­rá que soy in­ca­paz de acep­tar que el pia­nis­ta fran­cés ha te­ni­do un pa­pel des­ta­ca­dí­si­mo en la de­mo­cra­ti­za­ción de la mú­si­ca clá­si­ca en el mun­do; el li­te­ra­to de pro­vin­cias me re­pro­cha­rá que so­lo con­si­de­re digno, o in­te­re­san­te, o me­ri­to­rio lo que pre­mian las gran­des mul­ti­na­cio­na­les de la edi­ción.

Así que, en vez de in­sis­tir en una con­fron­ta­ción de gus­tos, pre­fie­ro sub­ra­yar la va­cui­dad de ca­te­go­rías co­mo “lo me­jor de” o “lo má­xi­mo”. ¿En qué ran­king se ba­san Co­mu­ni­car­ce o Sial Pig­ma­lion pa­ra in­di­car­nos que Clay­der­man es “el pia­nis­ta más in­flu­yen­te del mun­do” o que

Ben­hur Sánchez es su­pe­rior a to­dos sus co­le­gas his­pa­noa­me­ri­ca­nos? ¿Cuál es la se­mán­ti­ca que le da so­li­dez con­cep­tual a una apre­cia­ción que de to­das ma­ne­ras siem­pre se­rá sub­je­ti­va?

Con­ven­dría em­pe­zar a re­fle­xio­nar so­bre es­tos asun­tos, por­que el uso uni­ver­sal de es­tos tér­mi­nos in­di­ca que el pe­rio­dis­mo cul­tu­ral es víc­ti­ma de una se­rie de su­pers­ti­cio­nes: la creen­cia de que na­da va­le ex­cep­to si se formula en tér­mi­nos su­per­la­ti­vos; el dog­ma de que la im­por­tan­cia de­be, for­zo­sa­men­te, trans­mi­tir­se a tra­vés de hi­pér­bo­les. No bas­ta con dar­le un pre­mio a Ben­hur Sánchez; te­ne­mos que in­sis­tir en que es un pre­mio al “me­jor es­cri­tor his­pa­noa­me­ri­cano”. No bas­ta con in­vi­tar al con­cier­to de Clay­der­man; de­be­mos re­ma­char que es “el me­jor pia­nis­ta del mun­do”.

Es­tos desafue­ros sue­len ser una mez­cla de pe­re­za in­ves­ti­ga­ti­va, in­ca­pa­ci­dad lin­güís­ti­ca y re­go­deo en la pro­pia ig­no­ran­cia, pe­ro es­tán le­jos de ser el prin­ci­pal pro­ble­ma. El prin­ci­pal pro­ble­ma es que los pe­rio­dis­tas cul­tu­ra­les pa­re­cen in­ca­pa­ces de pen­sar por fue­ra del mer­ca­do. Pa­ra ellos no exis­ten “ar­te” y “cul­tu­ra”; lo que exis­ten son “ar­tícu­los de lu­jo” y “es­ti­los de vi­da”.

A esa con­fu­sión se de­be que su ar­gu­men­to pre­fe­ri­do siem­pre sea el éxi­to eco­nó­mi­co o, cuan­do es im­po­si­ble ha­blar en esos tér­mi­nos, un su­ce­dá­neo ver­bal del éxi­to eco­nó­mi­co. Ri­chard Clay­der­man es im­por­tan­te por­que re­gis­tra “ci­fras tan im­pre­sio­nan­tes co­mo 70 mi­llo­nes de dis­cos ven­di­dos en los que in­vo­lu­cra 267 oros y 70 pla­ti­nos”; Ben­hur Sánchez… por­que “es el se­cre­to me­jor guar­da­do de la li­te­ra­tu­ra his­pa­noa­me­ri­ca­na”.

Lle­ga­mos así a la tris­te si­tua­ción ac­tual. Las hi­pér­bo­les le ha­cen creer al pú­bli­co que ten­drá ac­ce­so a un bien de lu­jo; los con­cier­tos (o la lec­tu­ra) los de­sen­ga­ñan. El oro pro­me­ti­do re­sul­ta ser quin­ca­lla; la su­pues­ta ex­ce­len­cia, bisutería.

El pia­nis­ta fran­cés Ri­chard Clay­der­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.