¡To­dos al tea­tro!

El tea­tro bri­tá­ni­co re­gre­sa a las sa­las de Ci­ne Co­lom­bia con seis clá­si­cos. Tre­ce sa­las en ocho ciu­da­des del país po­drán ver obras de Ib­sen y Pin­ter, y ac­to­res co­mo Ian Mc­ke­llen y Da­niel Rad­clif­fe.

Arcadia - - OPINIÓN - Nicolás Mon­te­ro* Bo­go­tá *Di­rec­tor del del Tea­tro Na­cio­nal.

Un pro­fun­do mar azul

29 de ju­nio a las 8:00 p.m.

2 de ju­lio a las 11:00 a.m.

Nue­va­men­te, una ac­tua­ción estelar de la ac­triz bri­tá­ni­ca He­len Mcc­rory. Así co­mo deslumbró con su ac­tua­ción en Me­dea, la ac­triz vuel­ve a ha­cer un in­ter­pre­ta­ción con­mo­ve­do­ra de una mu­jer do­li­da, des­tro­za­da y ma­ni­pu­la­do­ra crea­da ma­gis­tral­men­te por Te­ren­ce Rat­ti­gan. El es­cri­tor, fa­mo­so a me­dia­dos del si­glo XX por su dra­ma­tur­gia rea­lis­ta y cor­tan­te si­gue sien­do re­le­van­te y po­de­ro­so con sus pa­la­bras. Hes­ter Coll­yer, la pro­ta­go­nis­ta, es una mu­jer que lo ha cam­bia­do to­do por un amor que pa­re­ce es­tar ya ador­me­ci­do. Cam­bia a su afec­tuo­so ma­ri­do por un ex­pi­lo­to de la fuer­za aé­rea, el cual de­jó to­da su vi­ta­li­dad en los ai­res. La obra le re­ga­la al pú­bli­co una ma­ne­ra di­fe­ren­te y pe­li­gro­sa de en­fren­tar­se con la reali­dad de una mu­jer que es­tá tan su­ma­men­te des­tro­za­da que no tie­ne más re­me­dio que sa­car las uñas y en­fren­tar­se a un mun­do cruel al que ni le preo­cu­pa en­ten­der­la.

Tie­rra de na­die

27 de ju­lio a las 8:00 p.m.

30 de ju­lio a las 11:00 a.m.

El re­par­to de es­ta pro­duc­ción vi­si­bi­li­za la ex­ce­len­cia con la cual es pre­sen­ta­da la obra. Ian Mc­ke­llen y Pa­trick Ste­wart se vuel­ven a re­unir pa­ra dar­nos una có­mi­ca in­ter­pre­ta­ción del texto de Ha­rold Pin­ter. Jun­to al di­rec­tor Sean Mat­hias, con el cual ya ha­bía tra­ba­ja­do en la obra de Bec­kett Es­pe­ran­do a Go­dot en 2009, ha­cen una pro­duc­ción fiel a la obra de Pin­ter. A ellos se unen Da­mien Mo­lony, ac­tor que tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de ver en el mon­ta­je de The Hard Pro­blem el año pa­sa­do, y Owen Tea­le. Los cua­tro trans­mi­ten el arro­ba­mien­to, la enaje­na­ción, la os­cu­ri­dad del mun­do de un es­cri­tor vie­jo aho­ga­do en el li­cor pa­ra con­ti­nuar re­vi­vien­do su ju­ven­tud. De ma­ne­ra que el pú­bli­co se su­mer­ge en un cos­mos al­ta­men­te trá­gi­co don­de la ri­sa y la co­me­dia no se que­dan atrás.

Hed­da Ga­bler

31 de agos­to a las 8:00 p.m.

3 de sep­tiem­bre a las 11:00 a.m.

La obra de Ib­sen le pre­sen­ta al pú­bli­co un per­so­na­je fe­me­nino com­ple­jo, des­trui­do y pá­li­do, y que se acer­ca mu­cho más la au­dien­cia con la adap­ta­ción de Pa­trick Mar­ber y la ac­tua­ción de Ruth Wil­son. La ac­triz en­se­ña una Hed­da to­tal­men­te des­he­cha y cí­ni­ca, una mu­jer con una vi­da que pa­re­ce ya es­tar con­su­ma­da, que desea sa­bo­tear to­do por­que es­tá ira­cun­da con la quie­tud de una vi­da bur­gue­sa. Co­mo di­ce el di­rec­tor de la pro­duc­ción, Ivo van Ho­ve, “Hed­da Ga­bler no es un dra­ma acer­ca de la cla­se me­dia en el si­glo XIX ni de los con­flic­tos en­tre hom­bre y mu­jer; es una obra exis­ten­cia­lis­ta; es una bús­que­da del sen­ti­do de la vi­da, una in­da­ga­ción po­co sim­pá­ti­ca de la ver­dad”. Jun­to a Wil­son es­tán Ky­le So­ller (Tes­man) y Ra­fe Spall (Brack), que em­pu­jan la vio­len­cia y el des­con­ten­to de una Hed­da ca­ren­te de em­pa­tía.

Ama­deus

21 de sep­tiem­bre a las 8:00 p.m.

24 de sep­tiem­bre a las 11:00 a.m.

La obra de la cual sa­lió la pe­lí­cu­la ga­lar­do­na­da en los Ós­car no de­ja de im­pre­sio­nar. La épi­ca pro­duc­ción del Na­tio­nal Thea­tre des­cres­ta­rá al pú­bli­co de una ma­ne­ra nun­ca an­tes vis­ta. La for­ma en que el di­rec­tor Mi­chael Long­hurst ma­ne­ja el mun­do mu­si­cal con el tea­tral per­mi­te que en el es­ce­na­rio ha­ya mú­si­cos de cá­ma­ra, so­pra­nos y ac­to­res en un ba­lan­ce per­fec­to. Así co­mo Long­hurst crea el equi­li­brio jus­to en­tre la mú­si­ca y el tea­tro, el ac­tor Lu­cian Msa­ma­ti in­ter­pre­ta al com­po­si­tor Sa­lie­ri de tal ma­ne­ra que per­mi­te ver su des­di­cha an­te la ge­nia­li­dad di­vi­na de Mo­zart. Al mis­mo tiem­po, Adam Gi­llens lle­va a ca­bo una ac­tua­ción sim­pá­ti­ca en la que se ve re­fle­ja­da la ac­ti­tud in­fan­til del Mo­zart que Pe­ter Shaf­fer, el au­tor de Ama­deus, vio en las car­tas es­cri­tas por el com­po­si­tor.

Pe­ter Pan

19 de oc­tu­bre a las 8:00 p.m.

22 de oc­tu­bre a las 11:00 a.m.

La ma­ne­ra per­fec­ta de re­vi­vir un clá­si­co y ver­lo con otros ojos. El Na­tio­nal Thea­tre pre­sen­ta una alu­ci­nan­te com­bi­na­ción de co­lo­res, jue­gos y épi­ca es­ce­no­gra­fía don­de to­dos que­da­rán con la bo­ca abier­ta al ver có­mo la ma­gia del tea­tro es ca­paz de trans­por­tar­los de un Londres ne­gro a la mag­ní­fi­ca tie­rra de “Ne­ver­land”. La ac­tua­ción de Paul Hil­ton co­mo Pe­ter Pan nos re­cuer­da al ju­gue­tón y di­ver­ti­do per­so­na­je de la pe­lí­cu­la de Dis­ney, pe­ro nos lle­va mu­cho más allá. Es im­po­si­ble que el pú­bli­co no vea la tris­te­za de­trás del afán de Pe­ter de ser eter­na­men­te jo­ven. El men­sa­je de J.M. Ba­rrie, su au­tor, es más cla­ro que nun­ca: o te que­das es­tan­ca­do en una ado­les­cen­cia am­bi­gua e ig­no­ran­te o cre­ces lo su­fi­cien­te pa­ra con­ver­tir­te en un adul­to con­for­mis­ta.

Ro­sen­crantz and Guil­dens­tern han muer­to

9 de no­viem­bre a las 8:00 p.m.

12 de no­viem­bre a las 11:00 a.m.

Es im­po­si­ble no que­dar sor­pren­di­do por es­te mon­ta­je. La co­me­dia fi­lo­só­fi­ca de Stop­pard aún si­gue sien­do ma­ra­vi­llo­sa­men­te pro­fun­da. La ac­tua­ción de Da­niel Rad­clif­fe co­mo el des­ali­ña­do Ro­sen­crantz com­po­ne un jue­go per­fec­to con el or­de­na­do Guil­dens­tern de Jos­hua Mc­gui­re. El contraste que crean am­bos ac­to­res en es­ce­na es una prue­ba de la ge­nia­li­dad de la pro­duc­ción y, sin em­bar­go, mu­chas ve­ces es el pa­pel de “el ac­tor”, in­ter­pre­ta­do por Da­vid Haig, el que se lle­va el fo­co de­bi­do a su des­es­ta­bi­li­za­dor pa­pel. La obra nos en­re­da en dos ideas: lo ab­sur­do que es vi­vir y lo di­fí­cil que es ser cons­cien­te de ello. Mien­tras te­mas co­mo la suer­te, el pro­pó­si­to de la vi­da, lo tea­tral, el se­xo, en­tre otros, son dis­cu­ti­dos, se des­ta­ca el de la muer­te. Pe­ro por en­ci­ma de to­do es­tán pre­sen­tes el agu­do sen­ti­do de la ri­sa y la vi­sión acer­ca de la mor­ta­li­dad de Stop­pard.

La nue­va tem­po­ra­da del Na­tio­nal Thea­tre Li­ve

Da­niel Rad­clif­fe, iz­quier­da, en Ro­sen­crantz y Guil­dens­tern han muer­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.