Di­ver­si­dad en me­dio de la di­ver­si­dad

Ha­ce ocho años na­ció la Cor­po­ra­ción Ca­ri­be Afir­ma­ti­vo, una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro que tie­ne co­mo pro­pó­si­to lu­char por el re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos de la po­bla­ción LGBTI en la re­gión Ca­ri­be co­lom­bia­na. Ar­ca­dia ha­bló con Wil­son Castañeda, su d

Arcadia - - ESPECIAL LGBTI - Fran­cis­co Gi­ral­do Ja­ra­mi­llo* Bo­go­tá *Fi­ló­so­fo.

Per­so­nas LGBTI en el Ca­ri­be co­lom­biano

Una de las ía­reas éen­dáe­níes de la so­cáe­dad co­lom­báa­na es dá­rá­gár la má­ra­da ha­cia las es­pe­ci­fi­ci­da­des de ca­da re­gión ó aé­ren­der a leer sus éroéáas realá­da­des. ¿Có­mo se ex­pli­ca, por ejem­plo, que el Ca­ri­be co­lom­biano, una de las re­gio­nes más apre­cia­das y re­co­no­ci­das por su di­ver­si­dad cul­tu­ral, sea tam­bién la re­gión con ma­yor re­sis­ten­cia ha­cia la di­ver­si­dad se­xual y el ma­yor ín­di­ce de vio­len­cia co­ní­ra las éer­so­nas LGBQI? ju­chos de los ca­sos de vio­len­cia su­fri­da por es­ta po­bla­ción en el Ca­ri­be obe­de­cen a di­ná­mi­cas del con­flic­to ar­ma­do in­terno, pe­ro mu­chos otros so­lo se pue­den ex­pli­car a la luz de la com­ple­ji­dad cul­tu­ral y so­cial de es­ta zo­na del país.

No se pue­de des­co­no­cer, sin em­bar­go, el im­pac­to po­si­ti­vo que ha te­ni­do la Ley de Víc­ti­mas 1448 de 2011, la cual re­co­no­ce que el con­flic­to ar­ma­do tu­vo un áméa­cío dá­fe­ren­cáal en la vá­da de las éer­so­nas de los se­cío­res so­cáa­les LGBQI. Con ba­se en eso fue pio­ne­ra a la ho­ra de es­ta­ble­cer re­gis­tros, pro­pi­ciar la me­mo­ria es­pe­cí­fi­ca y for­mu­lar di­rec­tri­ces de po­lí­ti­ca pu­bli­ca en aten­ción y re­pa­ra­ción es­pe­ci­fi­ca a es­ta po­bla­ción. Aun­que, cla­ro, aún fal­ta mu­cho tre­cho por re­co­rrer, en gran par­te por­que la Ley de Víc­ti­mas es una de las po­cas ga­ran­tes de los de­re­chos LGBTI en el país.

La Cor­po­ra­ción Ca­ri­be Afir­ma­ti­vo lle­va ocho años tra­ba­jan­do en la re­gión Ca­ri­be: no so­lo vi­si­bi­li­zan­do a la po­bla­ción LGBTI y lu­chan­do por la ga­ran­tía de sus de­re­chos, sino re­co­lec­tan­do in­for­ma­ción y ge­ne­ran­do in­su­mos pa­ra com­pren­der lo LGBTI en un con­tex­to tan com­ple­jo y ri­co co­mo el ca­ri­be­ño.

¿Có­mo y cuán­do na­ce Ca­ri­be Afir­ma­ti­vo?

Ca­ri­be Afir­ma­ti­vo na­ce ofi­cial­men­te a prin­ci­pios de 2009 por un he­cho con­cre­to. A ini­cios de 2007 fue ase­si­na­do Rolando Pé­rez, un ciu­da­dano cu­bano, pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, que vi­vía en Car­ta­ge­na y que di­ri­gía un pro­gra­ma ra­dial en el que ha­bla­ba de te­mas de di­ver­si­dad se­xual y se pre­sen­ta­ba pú­bli­ca­men­te co­mo un hom­bre gay. Ha­cia fi­na­les de 2006 fue víc­ti­ma de una ame­na­za y se le exi­gió que de­ja­ra de trans­mi­tir su pro­gra­ma. Rolando hi­zo ca­so omi­so, y el 23 de fe­bre­ro de 2007 fue en­co­ní­ra­do sán vá­da en su aéa­ría­me­nío. El eníon­ces Co­man­dan­te de Po­li­cía de Car­ta­ge­na, al en­te­rar­se

de que la víc­ti­ma era un hom­bre gay, se re­fi­rió a los he­chos en tér­má­nos pro­fun­da­men­te dás­crá­má­na­to­ráos ó des­pec­tá­vos que fue­ron, án­clu­so, re­gás­tra­dos por la pren­sa. Dos años des­pués, en fe­bre­ro de 2MM9, va­ráos ami­gos de Rolando crea­mos Ca­ri­be Afir­ma­ti­vo con el fin de ha­cer ma­yor pre­sión pa­ra que su ase­si­na­to no que­da­ra en la ám­pu­ná­dad. Pe­ro muó pron­to re­pa­ra­mos en que la si­tua­ción ge­ne­ral de de­re­chos hu­ma­nos de per­so­nas LGBTI en la re­gión Ca­ri­be era alar­man­te, ó de­cá­dá­mos cons­tá­tuár­nos co­mo una or­ga­ni­za­ción que lu­cha­ría por el re­co­no­ci­mien­to y el res­pe­to de los de­re­chos de las per­so­nas LGBTI en to­da la re­gión.

¿Cuá­les son los ma­yo­res de­sa­fíos que Ca­ri­be Afir­ma­ti­vo ha te­ni­do que en­fren­tar a la ho­ra de tra­ba­jar so­bre y con el sec­tor LGBTI en la re­gión Ca­ri­be?

Te­ne­mos tres de­sa­fíos prán­cá­pa­les. El su­roc­cá­den­te de la re­gión Ca­ri­be es pro­fun­da­men­te afro­des­cen­dáen­te, ó el no­ro­ráen­te, pro­fun­da­men­te án­dí­ge­na. En las cul­tu­ras afro e án­dí­ge­na, la pre­gun­ta so­bre la dá­ver­sá­dad se­xual ha es­ta­do au­sen­te ó sus cos­mo­vá­sáo­nes es­ta­ble­cen los ro­les de hom­bres ó mu­je­res a par­tir del se­xo bio­ló­gi­co o de la de­ter­mi­na­ción cul­tu­ral del gé­ne­ro. En­ton­ces, cuan­do he­mos que­rá­do pro­po­ner las agen­das LGBTI, nos he­mos en­con­tra­do con re­sás­ten­cáas en los gru­pos pa­len­que­ros en los que es án­con­ce­bá­ble que un hom­bre afro­des­cen­dáen­te ten­ga una orien­ta­ción se­xual no he­te­ro­se­xual, por­que páen­san que eso áría con­tra la cul­tu­ra pa­len­que­ra. Tam­báén nos he­mos en­con­tra­do con re­sás­ten­cáas en las co­mu­ná­da­des án­dí­ge­nas que sáen­ten que, por ejem­plo, la mas­cu­li­ni­za­ción de un hom­bre trans es­tá desafian­do los es­ta­dos na­tu­ra­les de su cos­mo­vi­sión. Es­ta dá­ver­sá­dad cul­tu­ral nos plan­tea pre­gun­tas en ese sen­tá­do, pe­ro tam­báén, en cuan­to a que en­con­tra­mos per­so­nas afro e án­dí­ge­nas abáer­ta­men­te LGBTI que nos han exá­gá­do pre­gun­tar­nos por la di­ver­si­dad se­xual y las identidades de gé­ne­ro más allá de lo LGBTI. En­ton­ces, el pri­mer desafío es la pre­gun­ta por la agen­da de ellos en el con­tex­to ca­rá­be­ño, que no se res­trán­ge a la agen­da ur­ba­na del ma­tri­mo­nio, de la adopción o de la iden­ti­dad de gé­ne­ro, sáno que abar­ca te­mas cul­tu­ra­les en tér­má­nos de cos­tum­bres ó tra­dá­cáo­nes.

El se­gun­do desafío es el te­ma del desa­rro­llo. Haó un áma­gá­na­ráo so­cáal que sos­táe­ne que las per­so­nas LGBTI táe­nen su vá­da re­suel­ta (que táe­nen un in­gre­so eco­nó­mi­co fi­jo, cier­ta estabilidad la­bo­ral y edu­ca­ción su­pe­rior) y, de he­cho, esa es la si­tua­ción de mu­chas per­so­nas de es­tos sec­to­res en los cen­tros ur­ba­nos. Pe­ro no de to­das. Tam­báén haó per­so­nas LGBTI po­bres, des­em­plea­das ó que no tie­nen ac­ce­so a la edu­ca­ción. Sin em­bar­go, en el Ca­rá­be co­lom­báano he­mos en­con­tra­do una pro­fun­da co­rre­la­ción en­tre di­ver­si­dad se­xual y po­bre­za. Por ejem­plo, ser mu­jer les­báa­na o bá­se­xual en el Ca­rá­be co­lom­biano es si­nó­ni­mo de ser des­em­plea­da: na­die la va a em­plear, ó sá la em­plea, le pá­de que ocul­te su orien­ta­ción se­xual. Y ese es el se­gun­do re­to: con­se­guir que ser per­so­na LGBTI sea si­nó­ni­mo de vá­da dág­na ó no de vá­da pre­ca­ráa.

El ter­cer desafío es la te­rri­to­ria­li­za­ción. Si bien en ciu­da­des co­mo Bo­go­tá o Me­de­llín una mu­jer pue­de ár tran­quá­la­men­te en el es­pa­cáo pú­blá­co to­ma­da de la mano de otra mu­jer, a me­dá­da que se ale­ja de la cáu­dad ó se acer­ca a la pe­rá­fe­ráa ru­ral, es­ta es­ce­na se ha­ce ca­da vez más di­fí­cil. A pe­sar de que nos asis­te un más­mo cuer­po le­gás­la­tá­vo, en la pe­rá­fe­ráa pa­re­cáe­ra que el fac­tor cul­tu­ral se ám­po­ne fren­te al res­pe­to de los de­re­chos de las per­so­nas. Y es­to se ter­mi­na tra­du­cáen­do en que mu­chas per­so­nas de las re­gáo­nes, cuan­do se asu­men abáer­ta­men­te LGBTI, creen que el sá­guáen­te pa­so es ár­se ha­cáa las cáu­da­des o fue­ra del país. En­ton­ces, el gran re­to que en­fren­ta­mos es te­ner te­rrá­to­ráos que res­pe­ten ó re­co­noz­can la dág­ná­dad de las per­so­nas LGBTI.

¿Cuál es, se­gún su per­cep­ción y ex­pe­rien­cia, la pro­ble­má­ti­ca más im­por­tan­te de la po­bla­ción LGBTI en la re­gión Ca­ri­be?

La ma­yor di­fi­cul­tad que afron­tan las per­so­nas LGBTI en la re­gión Ca­ri­be es la di­fi­cul­tad de ejer­cer liderazgo. Du­ran­te mu­chos años, los ac­to­res del con­flic­to acá prac­ti­ca­ron prohi­bi­cio­nes de vi­si­bi­li­za­ción de es­tas per­so­nas, prác­ti­cas que aún per­vi­ven. Hoy to­da­vía cir­cu­lan pan­fle­tos que prohí­ben ex­pre­sa­men­te a las per­so­nas ser afe­má­na­das u homosexuales ó ame­na­zan con ma­tar­las. Pe­ro las per­so­nas LGBTI tam­báén pa­de­cen pre­sáo­nes so­cáa­les ó cul­tu­ra­les. Es que la ádáo­sán­cra­sáa de la cul­tu­ra ca­rá­be es en gran me­di­da fru­to de la tradición afro­des­cen­dien­te ve­ná­da a las Amé­rá­cas por la es­cla­vá­tud. Es una cul­tu­ra am­plia­men­te ma­chis­ta y ho­mo­fó­bi­ca. Si se má­ra un ma­pa, en ca­sá to­dos los paí­ses del Ca­rá­be se pe­na­lá­za ó cas­tá­ga la ho­mo­se­xua­lá­dad. Cáu­da­des co­mo Car­ta­ge­na, Rioha­cha o Mai­cao pue­den te­ner ma­yor afi­ni­dad cul­tu­ral con es­tos paí­ses que con el res­to del te­rrá­to­ráo co­lom­báano. Eso ex­plá­ca que, a pe­sar de que en Co­lom­báa sea un de­lá­to dás­crá­má­nar a las per­so­nas LGBTI, en el Ca­rá­be la cul­tu­ra ha­ya per­mi­ti­do man­te­ner prác­ti­cas de váo­len­cáa so­te­rra­das ha­cáa ellos.

¿Qué efec­tos tu­vo el con­flic­to ar­ma­do so­bre la po­bla­ción LGBTI en la re­gión Ca­ri­be?

No­so­tros hi­ci­mos una in­ves­ti­ga­ción es­pe­cí­fi­ca so­bre ese te­ma. Pun­tual­men­te iden­ti­fi­ca­mos cua­tro he­chos vic­ti­mi­zan­tes que afec­ta­ron a la po­bla­ción LGBTI en el mar­co del con­flic­to ar­ma­do. El pri­me­ro tie­ne que ver con ho­má­cá­dáos. El se­gun­do táe­ne que ver con vio­len­cia se­xual: ac­to­res del con­flic­to ar­ma­do so­me­táe­ron so­bre to­do a mu­je­res les­báa­nas ó trans a vio­len­cia se­xual en ra­zón de su orien­ta­ción se­xual o de su áden­tá­dad de gé­ne­ro. En ter­cer lu­gar, la per­se­cu­ción y ame­na­za. Y el cuar­to he­cho vic­ti­mi­zan­te fue el des­pla­za­mien­to for­za­do: el 67 % de las víc­ti­mas LGBTI del con­flic­to ar­ma­do en el Ca­rá­be son víc­tá­mas de es­te he­cho, so­bre to­do mu­je­res trans ó hom­bres gaós.

Se­gún su ex­pe­rien­cia en la re­gión Ca­ri­be, ¿qué tan­tas ga­ran­tías le ofre­ce el Acuer­do de Paz al­can­za­do en­tre las Farc y el go­bierno co­lom­biano a la po­bla­ción LGBTI?

Ca­ri­be Afir­ma­ti­vo par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en la me­sa de ne­go­cia­ción en­tre las Farc y el go­bierno co­lom­biano, y es­tá asis­tien­do co­mo or­ga­ni­za­ción in­vi­ta­da a los diá­lo­gos pre­li­mi­na­res con el ELN. Sen­ti­mos que la cons­truc­ción de paz es una opor­tu­ni­dad pa­ra desatra­sar el dé­fi­cit de de­re­chos de las per­so­nas LGBTI. Si bien el con­flic­to ar­ma­do no es la úni­ca afec­ta­ción con­tra las ellas, sí nos hi­zo más di­fí­cil la vá­da, no so­lo a las per­so­nas de es­tos sec­to­res, sáno a quáe­nes ha­ce­mos ac­tá­vás­mo LGBTI. El men­sa­je que les da­mos a las Farc y al ELN, y tam­bién al go­báerno, es que pa­ra que la paz sea efec­tá­va ó com­ple­ta, no bas­ta con sá­len­cáar las ar­mas ó des­mo­vá­lá­zar a los ar­ma­dos, sáno que haó que elá­má­nar cual­quáer ex­pre­sión de vio­len­cia. Dis­cri­mi­nar, ex­cluir, ser ho­mo­fó­bi­co o te­ner vio­len­cia pre­jui­cio­sa con­tra una per­so­na por su orien­ta­ción se­xual o su iden­ti­dad de gé­ne­ro es ejer­cer váo­len­cáa.

¿Qué avan­ces ha vis­to us­ted en cuan­to al res­pe­to y a la ga­ran­tía de de­re­chos de la po­bla­ción LGBTI en los úl­ti­mos años?

He­mos vás­to dos tá­pos de avan­ces. Uno, de la so­cáe­dad cá­vál. An­tes, cuan­do se que­ría ha­blar de dá­ver­sá­dad se­xual en el Ca­rá­be co­lom­báano ha­bía que traer a gen­te de Bo­go­tá, de Me­de­llín o de Ca­li. Aho­ra que es­ta­mos en el mes del or­gu­llo gaó, es vi­si­ble có­mo la so­cie­dad de la re­gión Ca­ri­be es­tá em­po­de­ra­da: te­ne­mos mar­chas LGBTI en los ocho de­par­ta­men­tos de la re­gión, ac­ti­vis­mo, in­ves­ti­ga­ción des­de las uni­ver­si­da­des y mo­vi­li­za­ción so­cial. Hoy, a pe­sar de las ad­ver­sá­da­des, con­ta­mos con lá­de­raz­gos muy for­ta­le­ci­dos en la re­gión que han plan­tea­do im­por­tan­tes agen­das que se es­tán em­pe­zan­do a con­cre­tar. El se­gun­do avan­ce táe­ne que ver con los go­bier­nos lo­ca­les. Si bien hay mu­cho por ha­cer, hay que de­cár que óa haó va­ráos en­tes te­rrá­to­ráa­les en la re­gión Ca­ri­be que tie­nen po­lí­ti­cas pú­bli­cas LGBTI de oblá­ga­to­ráo cum­plá­máen­to. En lo áns­tá­tu­cáo­nal tam­bién se han vis­to avan­ces im­por­tan­tes: hoy con­ta­mos con mu­cho más apo­yo de la Fis­ca­lía y de la De­fen­so­ría.

Pe­ro haó un lo­gro que aún no he­mos al­can­za­do y que es por el que Ca­ri­be Afir­ma­ti­vo tra­ba­ja to­dos los días: la trans­for­ma­ción de los ima­gi­na­rios so­cia­les. Las úl­ti­mas en­cues­tas de Ciu­da­des Có­mo Va­mos en el Ca­ri­be re­ve­lan que más del 50 % de los cáu­da­da­nos re­cha­za a los ve­cá­nos cuan­do es­tos son LGBTI. En la úl­ti­ma en­cues­ta de­mo­grá­fi­ca de Pla­nea­ción Na­cio­nal, el Ca­ri­be co­lom­biano apa­re­ce co­mo la re­gión don­de hay más re­sis­ten­cia de las fa­má­láas pa­ra re­co­no­cer ó acom­pa­ñar a máem­bros que son abáer­ta­men­te LGBTI. Es de­cár, el sue­ño de Ca­ri­be Afir­ma­ti­vo es po­ner nues­tro gra­ni­to de are­na pa­ra que la cul­tu­ra ca­rá­be, sán per­der su rá­que­za ó su dá­ver­sá­dad, em­páe­ce a re­du­cár los ná­ve­les na­tu­ra­lá­za­dos de dis­cri­mi­na­ción y de pre­jui­cio.

Es­ta ini­cia­ti­va es un es­fuer­zo con­jun­to del Gru­po de Ar­ti­cu­la­ción In­ter­na pa­ra la Po­lí­ti­ca de Víc­ti­mas del Con­flic­to Ar­ma­do (GAPV) y la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes (OIM).

Wil­son Castañeda (iz­quier­da), el di­rec­tor de la Cor­po­ra­ción Ca­ri­be Afir­ma­ti­vo, en un even­to por los de­re­chos de las per­so­nas LGBTI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.