Es­ta­do lai­co, se­res li­bres

El 2 de ju­lio se lle­va­rá a ca­bo la XXI Mar­cha por la Ciu­da­da­nía Ple­na de la Po­bla­ción LGBTI en Bo­go­tá. Más que una ce­le­bra­ción por el or­gu­llo de las per­so­nas con orien­ta­ción se­xual di­ver­sa, es la vi­si­bi­li­za­ción de una lu­cha incansable por la reivin­di­ca­ció

Arcadia - - ESPECIAL LGBTI - Na­ta­lia Ma­rria­ga* Bo­go­tá *Pe­rio­dis­ta

En 2N años éue­den su­ce­der mu­chas co­sas. Es tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que al­guien naz­ca, crez­ca, se ha­ga adul­to y al­can­ce la edad le­gal pa­ra con­su­mir al­cohol en Es­ta­dos Uni­dos. Es el tiem­po jus­to pa­ra que un ár­bol de ro­ble al­can­ce el to­pe de su ta­ma­ño, de apro­xi­ma­da­men­te 25 me­tros. Es más del do­ble del tiem­po que se es­ti­ma pa­ra que el mun­do vea ca­mio­nes de car­ga au­to­ma­ti­za­dos que no re­quie­ran con­duc­tor cir­cu­lan­do por las ca­lles. No obs­tan­te, 21 años no han si­do su­fi­cien­tes pa­ra que la po­bla­ción LGBTI de Bo­go­tá ―ni de Co­lom­bia― go­ce de igual­dad de con­di­cio­nes, de­re­chos y li­ber­ta­des con res­pec­to a sus con­tra­par­tes he­te­ro­se­xua­les. Por ello, el do­min­go 2 de ju­lio, por vi­gé­si­ma pri­me­ra vez, la ca­pi­tal del país se ves­ti­rá con la ban­de­ra ar­coí­ris en una mar­cha que en­car­na la lu­cha por la igual­dad y el res­pe­to a la di­ver­si­dad.

Si bien la mar­cha tie­ne un ca­rác­ter fes­ti­vo y co­lo­ri­do, es­tá le­jos de ser una fies­ta li­mi­ta­da a ce­le­brar el or­gu­llo de los sec­to­res LGBTI. “Es­to es un es­pa­cio de reivin­di­ca­ción de de­re­chos, no un car­na­val”, di­ce con­ven­ci­do Ed­ward Eugenio Her­nán­dez, coor­di­na­dor de la Me­sa de Tra­ba­jo LGBTI de Bo­go­tá, quien ha es­ta­do vin­cu­la­do con es­ta ins­ti­tu­ción des­de 1996. Es­ta idea pue­de re­sul­tar di­fí­cil de com­pren­der a quie­nes son aje­nos a la cau­sa de la Mar­cha por la Ciu­da­da­nía Ple­na, pues, de he­cho, no se tra­ta de una mo­vi­li­za­ción tra­di­cio­nal co­mo la de la so­li­da­ri­dad o la del tra­ba­jo. La po­bla­ción LGBTI en Bo­go­tá se ha apo­ya­do en el bai­le, los can­tos, la mú­si­ca, el co­lor y otras ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les y ar­tís­ti­cas pa­ra vi­si­bi­li­zar una cau­sa que, tal vez, de otro mo­do, se per­de­ría en­tre la caó­ti­ca nor­ma­li­dad de la ca­pi­tal.

Pue­de que ese ca­rác­ter va­rio­pin­to que se des­ta­ca y se distingue de una tí­pi­ca mar­cha con pan­car­tas y aren­gas sea una de las ra­zo­nes por las que es­ta mo­vi­li­za­ción ca­da año atrae más par­ti­ci­pan­tes. En dos dé­ca­das, es­te even­to pa­só de unos po­cos mi­les de per­so­nas que se reunían tí­mi­da­men­te a pe­dir res­pe­to ―mu­chas con más­ca­ras pa­ra no ser re­co­no­ci­das―, a una fuer­za desafian­te y só­li­da de más de 70.000 per­so­nas en 2016 que, sin ta­pu­jos ni ba­rre­ras, en­ca­ra a un Es­ta­do y a una so­cie­dad a las que aún les fal­ta mu­cho en el ca­mino ha­cia la igual­dad. “Ha­ce un tiem­po su­pe­ra­mos a la mar­cha del día del tra­ba­jo; hoy so­mos la más con­cu­rri­da del país”, afir­ma Ale­jan­dro Mi­chells, ac­ti­vis­ta LGBTI. Es­te año, y tras ha­ber coor­di­na­do a las me­sas de tra­ba­jo de Bo­go­tá y de las lo­ca­li­da­des del sur de la ciu­dad, los or­ga­ni­za­do­res es­pe­ran con­vo­car más de 100.000 per­so­nas.

No obs­tan­te, lo más im­por­tan­te y lo que real­men­te reúne a los ciu­da­da­nos en torno de los sec­to­res LGBTI es la in­ten­ción mar­ca­da­men­te po­lí­ti­ca. “Ca­da mar­cha to­ma ca­si un año de pre­pa­ra­ción por­que no se tra­ta de mar­char por mar­char, sino que es pre­ci­so cua­li­fi­car el dis­cur­so en torno al cual es­ta­mos mar­chan­do”, re­sal­ta Mi­chells. Así, el grue­so de la pre­pa­ra­ción pa­ra la ma­ni­fes­ta­ción por los or­ga­ni­za­do­res es­tá en el men­sa­je que se quie­re trans­mi­tir. Por ello, los miem­bros de la me­sa ana­li­zan la coyuntura so­cial y po­lí­ti­ca del país, los lo­gros y re­tro­ce­sos que se ha­yan te­ni­do du­ran­te el año, los fa­llos de ju­ris­pru­den­cia y las es­ta­dís­ti­cas de vio­len­cia ba­sa­da en gé­ne­ro, en­tre otros fac­to­res, pa­ra res­pon­der con el men­sa­je más per­ti­nen­te pa­ra los sec­to­res LGBTI. Asi­mis­mo, hay una fuer­te sen­si­bi­li­za­ción con los y las po­ten­cia­les par­ti­ci­pan­tes pa­ra re­cor­dar­les que, en efec­to, la mar­cha no es una fies­ta, sino una pla­ta­for­ma pa­ra vi­si­bi­li­zar y con­ti­nuar su lu­cha.

Con es­to en men­te, y des­pués de un año en que se vie­ron pro­tes­tas mul­ti­tu­di­na­rias en con­tra de las mal lla­ma­das car­ti­llas de ideo­lo­gía de gé­ne­ro y de un in­ten­to de re­fe­ren­do pa­ra que so­lo pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les pue­dan adop­tar, es ape­nas com­pren­si­ble que el le­ma de la mar­cha pa­ra es­ta edi­ción sea “Es­ta­do lai­co, se­res li­bres”. “A mí me im­pre­sio­na­ron el ím­pe­tu y la can­ti­dad de per­so­nas que sa­lie­ron a mar­char en con­tra de las car­ti­llas [25.000 per­so­nas en Bu­ca­ra­man­ga, 10.000 en Ba­rran­qui­lla, 5.000 en Bo­go­tá]. So­lo fal­ta­ba que co­gie­ran a per­so­nas LGBTI y los pu­sie­ran en una cruz bo­ca aba­jo en la pla­za”, re­fle­xio­na Vi­via­na Gai­tán, psi­có­lo­ga ex­per­ta en gé­ne­ro e in­clu­sión

so­cial. Es pre­ci­sa­men­te esa in­fluen­cia de la re­li­gión en el Es­ta­do lo que la mar­cha de es­te año es­tá tra­tan­do de com­ba­tir. “Las mar­chas po­nen los te­mas en la agen­da pú­bli­ca y los vi­si­bi­li­zan. La mo­vi­li­za­ción sir­ve pa­ra mos­trar que un gru­po po­bla­cio­nal cual­quie­ra tam­bién es su­je­to de de­re­chos y de­be te­ner el mis­mo ac­ce­so al po­der que tie­nen los de­más”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga. Y ese es el gri­to que quie­ren dar el pró­xi­mo 2 de ju­lio en Bo­go­tá.

La unión ha­ce la fuer­za

La his­to­ria de la mar­cha ha si­do com­ple­ja y de­pen­de de fac­to­res dis­tin­tos y mu­chas ve­ces ex­ter­nos a la vo­lun­tad y el áni­mo de los par­ti­ci­pan­tes y los or­ga­ni­za­do­res. “Aca­ba­mos de sa­lir de un pe­rio­do en que la Pro­cu­ra­du­ría nos per­se­guía, en que pa­re­cía que es­tá­ba­mos per­dien­do las ga­ran­tías que nos brin­da la Cons­ti­tu­ción de 1991”, se la­men­ta Ed­ward Her­nán­dez. De he­cho, a pe­sar de to­dos los años de lu­cha y de los lo­gros al­can­za­dos en pro del res­pe­to a la di­ver­si­dad y la igual­dad de to­das las per­so­nas, la En­cues­ta bie­nal de cul­tu­ras 2013-2015 in­di­ca que el 52,8 % de los bo­go­ta­nos con­si­de­ra que las per­so­nas LGBTI no de­be­rían po­der adop­tar o criar ni­ños, y el 49,1 % opi­na que las pa­re­jas del mis­mo se­xo no de­be­rían po­der ca­sar­se. Ya es di­fí­cil pa­ra los sec­to­res LGBTI te­ner a una bue­na par­te de la so­cie­dad en con­tra, pe­ro es peor cuan­do el go­bierno de turno tam­po­co es ga­ran­te de sus de­re­chos.

Co­mo en to­do, ha ha­bi­do go­bier­nos más cer­ca­nos que otros al re­co­no­ci­mien­to de de­re­chos y a la eli­mi­na­ción de to­das las for­mas de vio­len­cia en con­tra de la po­bla­ción LGBTI. Por ejem­plo, la Ad­mi­nis­tra­ción Dis­tri­tal ac­tual es­tá muy com­pro­me­ti­da con los sec­to­res LGBTI y prue­ba de ello es el tra­ba­jo que se rea­li­za des­de el Ins­ti­tu­to Dis­tri­tal de la Par­ti­ci­pa­ción y la Ac­ción Co­mu­nal (IDPAC). Es­te no so­lo abo­ga por la mar­cha y lo que ella re­pre­sen­ta, sino que bus­ca em­po­de­rar a la po­bla­ción LGBTI pa­ra que sea lo su­fi­cien­te­men­te au­tó­no­ma y pue­da con­ti­nuar tran­qui­la­men­te con su tra­ba­jo, in­clu­so si una pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción es me­nos ami­ga­ble. “Una so­cie­dad or­ga­ni­za­da, fuer­te y au­tó­no­ma. Esa es nues­tra apues­ta”, afir­ma vehe­men­te An­to­nio Her­nán­dez Lla­mas, di­rec­tor de IDPAC.

La Ad­mi­nis­tra­ción cree fir­me­men­te en la im­por­tan­cia de ac­cio­nes afir­ma­ti­vas que per­mi­tan vi­si­bi­li­zar dis­tin­tos gru­pos y ge­ne­rar pro­ce­sos de re­fle­xión so­bre sus re­cla­mos. Es más, es­tá cons­cien­te de que la mar­cha LGBTI ha lo­gra­do lle­var te­mas a la agen­da pú­bli­ca que se ven re­fle­ja­dos en apar­tes de pla­nes de desa­rro­llo que se preo­cu­pan por la igual­dad de es­ta po­bla­ción, e in­clu­so en fa­llos de las cor­tes a fa­vor de es­ta po­bla­ción. Sin em­bar­go, en con­cor­dan­cia con la idea de cua­li­fi­ca­ción ex­pre­sa­da por Mi­chells, lo más im­por­tan­te pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción es el for­ta­le­ci­mien­to de la so­cie­dad ci­vil, por lo cual se tra­ba­ja des­de el IDPAC y otras en­ti­da­des del Dis­tri­to. “En úl­ti­mas, fue­ra de la reivin­di­ca­ción, bus­ca­mos que las or­ga­ni­za­cio­nes de so­cie­dad ci­vil cuen­ten con he­rra­mien­tas que les per­mi­tan ac­ce­der a lo pú­bli­co o al sec­tor pri­va­do, ges­tio­nar sus pro­ce­sos y sa­car­los ade­lan­te”, ex­pli­ca el di­rec­tor.

Lo an­te­rior co­bra una im­por­tan­cia par­ti­cu­lar con­si­de­ran­do que la ma­yor par­te de los avan­ces que ha te­ni­do Co­lom­bia con res­pec­to a ga­ran­ti­zar los de­re­chos y li­ber­ta­des de la po­bla­ción LGBTI ha sa­li­do del or­den ju­di­cial, pe­ro el Con­gre­so no se pro­nun­cia al res­pec­to. Ade­más, an­te la au­sen­cia de ac­cio­nes más cla­ras y con­tun­den­tes des­de el le­gis­la­ti­vo, las ini­cia­ti­vas des­de el Dis­tri­to o los mu­ni­ci­pios siem­pre se que­da­rán un po­co cor­tas. Por eso, “nues­tra ta­rea es lo­grar que los ges­to­res sean in­de­pen­dien­tes no so­lo en la mar­cha, sino en cual­quier pro­ce­so que les per­mi­ta el go­ce de de­re­chos. Si lo que apo­ya­mos que­da en ma­nos de li­de­raz­gos in­de­pen­dien­tes, la po­bla­ción LGBTI es­ta­rá lo su­fi­cien­te­men­te em­po­de­ra­da y no de­pen­de­rá del man­da­ta­rio de turno”, ex­pli­ca el di­rec­tor.

Pa­ra lo­grar el an­he­la­do em­po­de­ra­mien­to de la so­cie­dad ci­vil, IDPAC tie­ne tres pro­ce­sos es­tra­té­gi­cos (for­ma­ción, for­ta­le­ci­mien­to y pro­mo­ción de la par­ti­ci­pa­ción) que im­ple­men­ta con dis­tin­tas co­mu­ni­da­des. La pri­me­ra bus­ca crear agen­das con ins­tan­cias re­pre­sen­ta­ti­vas, la se­gun­da pre­ten­de que se pre­sen­ten pro­yec­tos e ini­cia­ti­vas que be­ne­fi­cien a dis­tin­tos sec­to­res y la ter­ce­ra ofre­ce in­cen­ti­vos que pre­mian el liderazgo en pro de cau­sas que me­jo­ren gru­pos so­cia­les y sus te­rri­to­rios. A tra­vés de es­tas ra­mas se apo­yan di­ver­sas ini­cia­ti­vas de la so­cie­dad ci­vil, se vi­si­bi­li­zan cau­sas y se for­ta­le­cen los gru­pos de ciu­da­da­nos or­ga­ni­za­dos. De es­te mo­do, des­de el Dis­tri­to se bus­ca cons­truir apues­tas co­mu­nes que les per­mi­tan a los ciu­da­da­nos pa­sar de la reivin­di­ca­ción a la ac­ción y al liderazgo.

Tras 21 años de lu­cha, y a pe­sar de los sig­ni­fi­ca­ti­vos avan­ces, aún fal­ta un buen tra­mo lleno de al­ti­ba­jos, cur­vas y es­pi­nas pa­ra que los sec­to­res LGBTI es­tén en igual­dad de con­di­cio­nes. Pe­ro los tro­pie­zos y obs­tácu­los del ca­mino no son una ra­zón pa­ra des­alen­tar­se ni re­tro­ce­der. Vein­tiún años han ser­vi­do pa­ra vi­si­bi­li­zar una cau­sa que ha­bía si­do tra­di­cio­nal­men­te re­le­ga­da e ig­no­ra­da, y en la me­di­da en que la po­bla­ción LGBTI y sus sim­pa­ti­zan­tes con­ti­núen for­ta­le­cien­do sus pro­ce­sos y ha­cién­do­los vi­si­bles, es­ta­rán un pa­so más cer­ca de la me­ta. Co­mo bien in­di­ca Gai­tán: “La orien­ta­ción se­xual de­jó de ser ín­ti­ma por­que so­lo ex­pues­ta en lo pú­bli­co se evi­den­cia la fal­ta de ac­ce­so al po­der. Los he­te­ro­se­xua­les no mar­chan por­que ya los tie­nen, mien­tras que los homosexuales de­ben mos­trar­se y exi­gir que tam­bién tie­nen de­re­chos”.

Más de 70.000 per­so­nas ca­mi­na­ron el año pa­sa­do des­de el Par­que Na­cio­nal has­ta la Pla­za de Bo­lí­var en la Mar­cha por la Ciu­da­da­nía Ple­na LGBTI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.