ASUN­TOS ANTIOQUEÑOS

Aves de pa­so Eduar­do Pe­láez Va­lle­jo Al­fa­gua­ra | 314 pá­gi­nas | 48.000 pe­sos

Arcadia - - RESEÑAS - Her­nán Da­río Co­rrea

Es­tas me­mo­rias reúnen una se­rie de es­plén­di­dos re­tra­tos de estirpe prous­tia­na, ex­qui­si­tas des­crip­cio­nes de pai­sa­jes ur­ba­nos y ru­ra­les, y dra­mas de una his­to­ria fa­mi­liar te­ji­dos por una na­rra­ción que roza el cos­tum­bris­mo y que no aca­ba de ar­mar­se co­mo re­la­to, a fuer­za de pu­lir los ár­bo­les den­tro de lo que po­dría re­co­no­cer­se co­mo el bos­que de la iden­ti­dad de los antioqueños, ape­nas es­bo­za­da a pe­sar de la lu­ci­dez y del con­su­ma­do ofi­cio de su au­tor-na­rra­dor, y de su en­te­re­za res­pec­to del pa­so de la vi­da, ci­fra­dos en el poe­ma que abre el li­bro: “El tiem­po no pa­só:/ aquí es­tá./ Pa­sa­mos no­so­tros./ So­lo no­so­tros so­mos el pa­sa­do./ Aves de pa­so que pa­sa­ron/ y aho­ra,/ po­co a po­co, se mue­ren”.

Los asun­tos antioqueños: la dua­li­dad ru­ra­lur­ba­na de esa cul­tu­ra; el pe­so de los pa­triar­cas en los des­ti­nos fa­mi­lia­res; la do­mi­nan­te pe­ro cóm­pli­ce fi­gu­ra de la ma­dre, es­ta vez en tan­to “ma­dri­na”; la edu­ca­ción ca­tó­li­ca; las ten­sio­nes en­tre hom­bres y mu­je­res a lo lar­go de la vi­da en el seno de la fa­mi­lia ex­ten­sa; el pe­so de la per­so­na­li­dad de ca­da uno en el re­co­no­ci­mien­to mu­tuo den­tro de la pa­ren­te­la; la pa­la­bra co­mo cen­tro de la exis­ten­cia, y el só­li­do te­ji­do fa­mi­liar, que en es­ta his­to­ria se rein­ven­ta re­na­cien­do de sus ce­ni­zas des­de la adopción por el clan me­de­lli­nen­se de una fa­mi­lia fran­ce­sa in­cor­po­ra­da en sus re­des a par­tir de la apa­ri­ción pós­tu­ma de la hi­ja de uno de sus per­so­na­jes cen­tra­les, co­mo re­za el pri­mer pá­rra­fo del li­bro que apues­ta con éxi­to al re­to na­rra­ti­vo de re­ve­lar al co­mien­zo el des­tino fi­nal de la his­to­ria, y man­te­ner la aten­ción a lo lar­go de la mis­ma a pe­sar de sus ex­ce­sos des­crip­ti­vos.

Es no­ta­ble, en el pe­ri­plo de la vi­da na­rra­da, el lu­gar de la pa­la­bra, y es­pe­cial­men­te de los si­len­cios elo­cuen­tes, y del se­cre­to en las com­pli­ci­da­des afec­ti­vas pro­fun­das. Esos si­len­cios co­mo for­ma de ha­blar, pe­ro tam­bién co­mo su­mi­sión: la otra ca­ra de una an­tio­que­ñi­dad al­ti­so­nan­te y vio­len­ta a que nos han acostumbrado las ges­tas del nar­co­trá­fi­co y de la ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca de las creen­cias re­li­gio­sas du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das, que en es­ta his­to­ria se es­qui­van con elegancia y dis­cre­ción pa­ra re­ve­lar las otras vio­len­cias so­te­rra­das que sub­ya­cen en los dra­mas fa­mi­lia­res re­suel­tos trá­gi­ca­men­te por el aban­dono de una hi­ja no con­fe­sa­da, la en­fer­me­dad y la muer­te sú­bi­ta y pre­ma­tu­ra de sus per­so­na­jes cen­tra­les, co­mo sín­to­mas de una tradición en la cual las pa­sio­nes tristes del so­me­ti­mien­to al or­den fa­mi­liar, la ra­bia con­te­ni­da y la so­ber­bia se al­ter­nan con las vir­tu­des del amor y del sa­ber vi­vir.

Se tra­ta de una tradición que se rein­ven­ta a tra­vés de las re­cu­rren­cias de cier­tos pai­sa­jes y ca­mi­nos don­de vuel­ven a re­so­nar los cas­cos de los ca­ba­llos de los an­ces­tros, aho­ra re­di­vi­vos por ji­ne­tes ur­ba­nos que los de­sig­nios pa­triar­ca­les han de­vuel­to una y otra vez ha­cia “las fin­cas” co­mo es­ce­na­rios don­de se re­tor­na y se es­cam­pa de las in­cur­sio­nes a la mo­der­ni­dad eu­ro­pea o bo­nae­ren­se, en unas vi­das ata­das a los ri­tua­les fa­mi­lia­res y a los lu­ga­res de ori­gen. Es­tos son los re­fe­ren­tes de la con­mo­ve­do­ra me­mo­ria de quien cul­ti­vó des­de ni­ño la mi­ra­da co­mo op­ción de vi­da en torno a las fi­gu­ras do­mi­nan­tes de sus ma­yo­res, aho­ra re­suel­ta en un re­la­to que da otra vuel­ta de tuer­ca al de­ve­la­mien­to de las re­la­cio­nes en­tre hom­bres y mu­je­res en la cul­tu­ra pai­sa, y de la caí­da en el abis­mo de la exis­ten­cia cuan­do la pro­me­sa de fe­li­ci­dad en una in­fan­cia so­bre­pro­te­gi­da se des­pe­ña por la cas­ca­da de unas vi­das atra­pa­das por esa tradición pe­ro mo­vi­das pro­fun­da­men­te por la mo­der­ni­dad a me­dia­dos y fi­na­les del si­glos pa­sa­do.

Con una in­du­da­ble des­tre­za na­rra­ti­va, acri­so­la­da con re­fe­ren­cias su­ti­les de lec­tu­ras que se aso­man una y otra vez en el re­la­to, en to­do ca­so se tra­ta de un es­ti­lo con­tra­dic­to­rio en el cual los acier­tos de plas­mar li­te­ra­ria­men­te la ora­li­dad y el ser de los antioqueños lo em­pa­ren­tan con otros na­rra­do­res de esa cul­tu­ra co­mo el Tomás Gon­zá­lez de La his­to­ria de Ho­ra­cio, o el Abad del Ol­vi­do que se­re­mos, pe­ro se dis­per­san una y otra vez en un cier­to cos­tum­bris­mo que lo de­vuel­ve a tra­di­cio­nes co­mo las de don Tomás Ca­rras­qui­lla.

El es­cri­tor Eduar­do Pe­láez Va­lle­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.