BE­LLE­ZA PU­RA

Arcadia - - CRÍTICA LIBROS - Mau­ri­cio Sáenz

Ju­lio Cé­sar Lon­do­ño se anun­cia en el pró­lo­go co­mo un en­sa­yis­ta de di­vul­ga­ción, dedicado a “es­tu­diar en pro­sa los te­mas de las cien­cias y las hu­ma­ni­da­des, sin acu­dir a la jer­ga téc­ni­ca ni a las for­mu­la­cio­nes ma­te­má­ti­cas”. Y sí, cual­quier lec­tor po­dría ca­rac­te­ri­zar de esa ma­ne­ra Los pa­sos del escorpión y otros en­sa­yos, aun­que al ha­cer­lo po­dría que­dar­se cor­to.

En efec­to, en es­te, co­mo en sus otras obras, una no­ve­la y va­rios li­bros de cuen­tos (ade­más es un cuen­tis­ta muy pre­mia­do), Lon­do­ño des­plie­ga, ade­más de su pro­sa tan na­tu­ral y aje­na a lo gra­ve, su don pa­ra la iro­nía, la bur­la, la ca­pa­ci­dad pa­ra tra­tar as­pec­tos fun­da­men­ta­les de un te­ma y con­di­men­tar­los con un gra­ce­jo inevi­ta­ble­men­te gra­cio­so. Una vi­sión que, por lo de­más, es­tá sem­bra­da de re­fe­ren­cias cru­za­das que dan cuen­ta de su enor­me cul­tu­ra ama­sa­da a lo lar­go de años de lec­tu­ras en su na­tal Palmira, don­de, co­mo ha di­cho con inocul­ta­ble fe­li­ci­dad:“nun­ca he te­ni­do que tra­ba­jar”.

De mo­do que es­ta lec­tu­ra re­sul­ta un pa­seo por el jar­dín flo­ri­do de la eru­di­ción del au­tor, pe­ro tam­bién por el cam­po mi­na­do de sus sar­cas­mos eru­di­tos y sus alu­sio­nes ve­la­das, que a ve­ces de­jan la sen­sa­ción de que Lon­do­ño se es­tá bur­lan­do de sí mis­mo, en el me­jor de los ca­sos, o del lec­tor, en el peor.

Y es que los te­mas que abor­da de­jan la sen­sa­ción de es­tar fren­te a un po­zo in­son­da­ble de in­for­ma­cio­nes que van des­de lo ba­nal has­ta lo exis­ten­cial, sin que ja­más aso­me el abu­rri­mien­to. Co­mien­za por la mo­da, ese fe­nó­meno que ini­cia, nos en­te­ra­mos, ha­cia 1350, cuan­do na­ce el con­cep­to del in­di­vi­duo en la Ba­ja Edad Me­dia y ter­mi­nan los “mo­de­los que du­ra­ban si­glos”. Lo cual no ex­clu­ye que ya si­glos an­tes­vir­gi­lio se convirtiera en el pri­mer cro­nis­ta fas­hion, cuan­do di­jo tras co­no­cer la se­da:“es co­mo el agua”.y ago­tó el te­ma.

Lue­go arran­ca con los nú­me­ros y las le­tras, que per­mi­ten ex­pre­sar “to­do el uni­ver­so, to­das sus som­bras, par­tí­cu­las, pie­dras, flo­res, pá­ja­ros, dio­ses, es­tre­llas, fan­tas­mas y teo­rías (…) con las diez ci­fras ará­bi­gas y los vein­ti­cua­tro ca­rac­te­res latinos de nues­tro al­fa­be­to de ca­da día”. Pe­ro no, en reali­dad so­lo quie­re ha­blar de los nú­me­ros, in­tui­dos, di­ce, a tiem­po con la apa­ri­ción de la con­cien­cia:“el nú­me­ro es na­tu­ral, la pa­la­bra tal vez, las le­tras de­fi­ni­ti­va­men­te no”. Pá­rra­fos y mi­les de años más ade­lan­te, esas maravillas per­mi­tie­ron na­cer a la es­cue­la pi­ta­gó­ri­ca, cu­yos in­te­gran­tes, mi­tad hom­bres de cien­cia, mi­tad bru­jos, de­mos­tra­ban teo­re­mas pe­ro nun­ca mea­ban al sol.

Lue­go Lon­do­ño ataca el te­ma de los sen­ti­dos, los sis­te­mas sen­so­ria­les que nos per­mi­ten en­trar en con­tac­to con el mun­do ex­te­rior, si es que es­te exis­te.y con­tra­di­ce la sa­bi­du­ría po­pu­lar, que ha­bla de cin­co ór­ga­nos, al re­du­cir el te­ma a uno: la piel, la fron­te­ra del yo. Pe­ro re­co­no­ce que el sen­ti­do cla­ve es la vi­sión, y lo de­mues­tra con una anéc­do­ta muy su­ya: cuan­do Só­cra­tes le pre­gun­ta a Fe­dro cuál ojo pre­fe­ri­ría per­der, Fe­dro no ti­tu­bea:“los dos de su ma­má, maes­tro”.

Lue­go, una sor­pre­sa:“el af­fai­re Mu­tis­po­nia­tows­ka”, am­plia­ción de una co­lum­na pu­bli­ca­da en El País de Ca­li, en 2013. Aquí Lon­do­ño, en una pri­me­ra per­so­na en­ga­ño­sa, jue­ga con el tiem­po. Di­ce ha­ber co­no­ci­do a la con­de­sa en 1961, al­go im­po­si­ble por­que ten­dría en­ton­ces 8 años. Pe­ro no nos im­por­ta. Con “crí­ti­ca, más cró­ni­ca, más fic­ción, más chis­mes”, nos sien­ta en las fies­tas de Ál­va­ro y Helena en ese Mé­xi­co de los años cin­cuen­ta, y no­so­tros nos de­ja­mos lle­var al uni­ver­so so­ña­dor de mi­tad del si­glo. Un texto que po­co tie­ne de en­sa­yo, y mu­cho de be­lle­za.

Pe­ro no se equi­vo­quen: el li­bro exu­da cul­tu­ra, y la ver­dad es que Lon­do­ño nos ha­ce fe­li­ces. No pa­re­ce exis­tir un te­ma que le arre­dre: el bo­són de Higgs, la crí­ti­ca li­te­ra­ria se­gún Bor­ges, las má­qui­nas in­te­li­gen­tes, la fi­lo­so­fía del si­glo XX, las hor­mi­gas, esos pe­que­ños titanes, el ma­to­neo es­co­lar…y cul­mi­na con el en­sa­yo que le da tí­tu­lo al li­bro, en el que bus­ca des­ci­frar el des­tino: de­ter­mi­nis­mo o ca­sua­li­dad, li­bre al­be­drío u or­den di­vino. No hay res­pues­ta, por su­pues­to, aun­que sí una frase la­pi­da­ria: no hay na­die más irre­fu­ta­ble que un pos­pro­fe­ta.

Los pa­sos del escorpión y otros en­sa­yos Ju­lio Cé­sar Lon­do­ño Co­lec­ción Le­tra x Le­tra Edi­to­rial Ea­fit

188 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.