MÚ­SI­CA Y MU­SEOS

Arcadia - - CRÍTICA CINE Y MÚSICA - Emi­lio San­mi­guel

Aquí en Co­lom­bia hay mu­seos pa­ra to­do. Has­ta pa­ra la paz y el pos­con­flic­to, que son una qui­me­ra. Qué iro­nía. To­do el mun­do quie­re se­guir en la ga­rro­te­ra, pe­ro, paz y pos­con­flic­to ya tie­nen sus mu­seos.

Al­gu­nos, co­mo el del Oro, el Na­cio­nal o el de An­tio­quia son ejem­pla­res. Otros, muy im­por­tan­tes, fun­cio­nan con la es­pa­da de Da­mo­cles so­bre sus ca­be­zas, lle­gan a fin de mes sin sa­ber a cien­cia cier­ta si ha­brá fon­dos pa­ra pa­gar la nómina, re­pa­rar go­te­ras o so­lu­cio­nar pro­ble­mas de hu­me­da­des.al­gu­nos (¿mu­chos?) ha­bría que ce­rrar­los, son for­ti­nes de po­lí­ti­cos, ca­ci­ques y ga­mo­na­les. Pe­ro no hay quien le pon­ga el cas­ca­bel al ga­to.

Me in­tere­sa la even­tual re­la­ción en­tre mu­seos y mú­si­ca. Por­que en Co­lom­bia se ha­ce mú­si­ca des­de tiem­pos prehis­pá­ni­cos, des­de que Ba­chué sa­lió de las aguas.

La his­to­ria de la mú­si­ca nues­tra es un te­ma que, en reali­dad, no ha si­do abor­da­do con el ri­gor y la se­rie­dad que el asun­to ame­ri­ta­ría, pues no ha ido mu­cho más allá de La his­to­ria de la mú­si­ca en Co­lom­bia, del pa­dre Jo­sé Ig­na­cio Per­do­mo (1913–1980), que no vol­vió a ser edi­ta­da, o in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre te­mas es­pe­cí­fi­cos, por ejem­plo, de Eg­ber­to Ber­mú­dez.

Es­to va­ya y ven­ga. Pe­ro re­sul­ta ab­so­lu­ta­men­te inad­mi­si­ble que el pa­tri­mo­nio mu­si­cal co­lom­biano no pa­rez­ca preo­cu­par a na­die. Por­que ¡no se to­ca!

Ocu­rre un fe­nó­meno que al­gún día al­guien ten­drá que ex­pli­car, pe­ro la mú­si­ca no le ha in­tere­sa­do ni a la in­te­lec­tua­li­dad ni a la di­ri­gen­cia de es­te país. No se tra­ta de es­pe­rar que uno de nues­tros po­lí­ti­cos pue­da di­ri­gir una or­ques­ta, co­mo Ed­ward Heath, o to­car a un Con­cier­to pa­ra piano de Mo­zart, co­mo Hel­muth Smidt o Con­do­leez­za Ri­ce, ¡Dios nos li­bre! Pe­ro es que no sa­len del va­lle­na­to los unos y de un ma­gis­tral so­lo de gui­ta­rra los otros…

Eso, cla­ro, tie­ne con­se­cuen­cias. Evi­den­te­men­te, la mú­si­ca co­lom­bia­na no tie­ne ca­bi­da en nues­tro me­nú cul­tu­ral, o por lo me­nos no ocu­pa el lu­gar que de­be­ría. Ha­blo de la mú­si­ca “clá­si­ca” o “cul­ta”, o co­mo se lla­me, por­que pa­ra la “co­mer­cial” so­bran es­pa­cios y re­cur­sos, has­ta pa­tro­ci­na­dos por el Es­ta­do, co­mo Rock al Par­que. Pe­ro la de com­po­si­to­res co­mo Ju­lio Que­ve­do Ar­ve­lo, Jo­sé Ma­ría Pon­ce de León o Gui­ller­mo Uri­be Hol­guín, pa­ra no ci­tar a los del si­glo XX y XXI que se cuen­tan por cen­te­na­res, no es ob­je­to de in­te­rés prio­ri­ta­rio de la in­men­sa ma­qui­na­ria cul­tu­ral co­lom­bia­na. Cuan­do las or­ques­tas sin­fó­ni­cas pro­du­cen dis­cos, gra­ban “arre­glos” de mú­si­ca po­pu­lar o co­mer­cial, que ca­si sin ex­cep­ción son ho­rro­ro­sos y des­me­jo­ran los ori­gi­na­les, no la mú­si­ca de Pon­ce, Que­ve­do, Uri­be, Borda o Pin­zón. Aun­que esa es otra his­to­ria.

Me asal­ta la du­da en el sen­ti­do de si los mu­seos no ten­drían que ser es­pa­cios des­ti­na­dos, por su na­tu­ra­le­za, tam­bién a la di­vul­ga­ción de ese pa­tri­mo­nio. Por­que la mú­si­ca tam­bién es Ar­te, so­lo que una par­ti­tu­ra en­tre una vi­tri­na es po­co me­nos que una mo­mia.

¿No ten­drían el Na­cio­nal de Bo­go­tá, la Ter­tu­lia de Ca­li o el de An­tio­quia, por ejem­plo, que ser­vir de es­ce­na­rio pa­ra la in­ter­pre­ta­ción de to­do ese pa­tri­mo­nio sin­fó­ni­co, lí­ri­co y ca­me­rís­ti­co que des­de el si­glo XIX es­pe­ra vol­ver a la vi­da?

¿Y qué de­cir del re­per­to­rio religioso que des­can­sa en los ar­chi­vos de las ca­te­dra­les que son por de­fi­ni­ción mu­seos con acús­ti­cas úni­cas?

¿No de­be­rían por su par­te los mu­seos de ar­te mo­derno con­ver­tir­se en los re­cin­tos na­tu­ra­les pa­ra que ocu­rra lo pro­pio? Al­gu­na ló­gi­ca ten­dría que ha­ber en­tre un país que tie­ne, sin exa­ge­ra­cio­nes pa­trio­te­ras, mu­chos com­po­si­to­res im­por­tan­tes y cu­yos con­ser­va­to­rios gra­dúan anual­men­te decenas de com­po­si­to­res que se­gu­ra­men­te tie­nen mu­cho que de­cir… pe­ro su mú­si­ca so­lo se oye ex­cep­cio­nal­men­te, si es que se oye.

Hoy en día en el mun­do en­te­ro la mú­si­ca sa­le de los tea­tros y los au­di­to­rios pa­ra ocupar re­cin­tos que en el pa­sa­do ha­brían si­do inima­gi­na­bles, co­mo los mu­seos.

Lo úni­co que ha­ce fal­ta es ha­cer­lo. Has­ta sue­na fá­cil.

Jo­sé Ma­ría Pon­ce de León Com­po­si­tor de ópe­ra

1845-1882

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.