TU VOZ ES­TÉ­REO: HON­GOS EN CA­SA

Arcadia - - LA ÚLTIMA - Por Nicolás Mo­ra­les

Scó­mo­da­men­te en nues­tra bur­bu­ja asép­ti­ca, de­ja­mos de ha­cer una mi­ra­da crí­ti­ca de los con­te­ni­dos de los ca­na­les abier­tos en los que —es­pe­cial­men­te en los pri­va­dos— pu­lu­lan hon­gos ve­ne­no­sos que ter­mi­nan sien­do fuen­te de en­tre­te­ni­mien­to pa­ra la ma­yo­ría de los te­le­vi­den­tes. Re­cor­de­mos que, se­gún el MINTIC, la te­le­vi­sión abier­ta lle­ga a un 93 % de los ho­ga­res mien­tras que so­lo un 53 % de los co­lom­bia­nos tie­ne ac­ce­so a in­ter­net (sus­tra­to de Net­flix y otras maravillas oní­ri­cas).

Es ahí, en el cuar­to os­cu­ro que de­jó nues­tra re­ti­ra­da, que el mal ges­ta sus mons­truos. Yo en­con­tré un en­gen­dro de la­bo­ra­to­rio del ho­rror que pro­ce­de­ré a describir pa­ra esos lec­to­res que no sa­ben de su exis­ten­cia: en el abis­mo del ho­ra­rio estelar (en­tre 6:00 y 7:00 p.m., vía Ca­ra­col Te­le­vi­sión) cre­ce un hon­go que se lla­ma Tu voz es­té­reo. To­dos los días es­te ade­fe­sio re­crea un pro­gra­ma ra­dial en el que se “atien­den” los ca­sos de la vi­da real que sus oyen­tes lla­man ex­po­ner. A tra­vés del re­cur­so de la dra­ma­ti­za­ción (y no es­toy ha­blan­do en sen­ti­do fi­gu­ra­do) nos aden­tra­mos en ex­pe­rien­cias per­so­na­les que son una tra­ge­dia (li­te­ral) de pro­por­cio­nes bí­bli­cas. Co­no­ce­mos mu­je­res aban­do­na­das por lu­ju­rio­sas; in­fi­de­li­da­des con cos­tos ma­yúscu­los pa­ra las pa­re­jas; hom­bres que pe­can por be­lle­zas su­per­fi­cia­les; el es­pe­jis­mo del di­ne­ro fá­cil; la sin sa­li­da de las ma­las amis­ta­des; los erro­res del pa­sa­do que re­gre­san a ator­men­tar el pre­sen­te… y to­do es­tá in­fes­ta­do de arre­pen­ti­mien­to, mu­cho arre­pen­ti­mien­to cul­po­so. Los guio­nes pre­sen­tan una variante en ca­da pro­gra­ma: es la fic­ción den­tro de la fic­ción, pues es­ta­mos re­crean­do lo que so­lo po­de­mos oír un pro­gra­ma de ra­dio, y es­te re­cur­so le da una at­mós­fe­ra de rea­lis­mo. Es un si­mu­la­cro del tes­ti­mo­nio, que apa­ren­ta ver­dad. Y se sa­be que los ca­sos de la vi­da real re­cons­trui­dos con la fic­ción son mu­cho más efectivos en tér­mi­nos di­dác­ti­cos y mo­ra­les. El re­sul­ta­do, veán­lo us­te­des mis­mos, es fá­cil: es to­dos los días, es sim­ple­men­te dra­má­ti­co.

No voy a gas­tar es­ta co­lum­na ex­po­nien­do la pre­ca­rie­dad téc­ni­ca y es­té­ti­ca de es­te en­gen­dro; es pu­ra te­le­vi­sión de ca­te­go­ría B: una es­pe­cie re­pre­sen­ta­ti­va de lo que sub­sis­ten en el eco­sis­te­ma de nues­tra te­le­vi­sión abier­ta. Eso no es su cul­pa, pe­ro tam­po­co pue­de ser su ex­cu­sa.

Lo que quie­ro evi­den­ciar es su as­pec­to in­de­fec­ti­ble­men­te mo­ra­li­zan­te: el tono de los men­sa­jes sub­ya­cen­tes son to­dos re­tar­da­ta­rios —por no de­cir an­te­di­lu­via­nos—: una in­va­sión apo­lo­gé­ti­co-in­fec­cio­sa que su­pu­ra ma­chis­mo, arri­bis­mo, cla­sis­mo y mie­do a la di­ver­si­dad. To­da una lec­ción de­ma­gó­gi­ca de la mo­ral su­per­fi­cial del cui­da­do que se ali­men­ta del po­bre ima­gi­na­rio au­dio­vi­sual de guio­nis­tas y de po­lí­ti­cas ines­cru­pu­lo­sas de los ca­na­les pa­ra con­ser­var la au­dien­cia a co­mo dé lu­gar.

Mien­tras el mun­do de la na­rra­ti­va te­le­vi­si­va se re­vo­lu­cio­na, los ca­na­les pri­va­dos apuestan por en­ve­ne­nar a la au­dien­cia con un nís­ca­lo trans­mi­ti­do en un ho­ra­rio que se con­si­de­ra “po­dri­do”. Pe­ro, ¡mu­cho cui­da­do!, que es­ta fran­ja es la an­te­sa­la del pri­me­ti­me y su au­dien­cia no es na­da des­pre­cia­ble.

Si Tu voz es­té­reo es el mu­tan­te in­sig­ne de có­mo los ca­na­les pri­va­dos apuestan por cul­ti­var moho en la te­le­vi­sión abier­ta, con­fie­so que me in­tri­ga co­no­cer la pro­yec­ción del per­fil so­cio­de­mo­grá­fi­co de sus te­le­vi­den­tes: ¿qué ti­po de au­dien­cia quie­re incubar Ca­ra­col —o su com­pe­ti­dor— pa­ra su cre­ci­mien­to? Si las cla­ses me­dias-al­tas y la aca­de­mia aban­do­na­ron la te­le­vi­sión abier­ta (des­de ha­ce un buen ra­to que la tra­ma de al­gu­na te­le­no­ve­la na­cio­nal no es te­ma de con­ver­sa­ción ca­sual de mis al­muer­zos), ¿lo que nos es­pe­ra es una te­le­vi­sión abier­ta en la que so­lo se en­cuen­tren ce­pas de Tu voz es­té­reo? El po­pu­lis­mo, en to­das sus ver­tien­tes, es­tá ahí y se nu­tre de una te­le­vi­sión en es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo y que pro­po­ne ba­sal­men­te un mo­de­lo tan pre­ca­rio de re­la­cio­na­mien­to hu­mano que se cons­ti­tu­ye en un pe­li­gro pa­ra la na­ción.

Po­de­mos op­tar por no ver­lo y olvidar que es­te re­la­to in­fec­ta mi­les de ho­ga­res to­dos los días, mien­tras so­ña­mos des­pier­tos con nues­tro im­po­lu­to con­su­mo de te­le­vi­sión gra­cias a Net­flix. Po­de­mos pre­go­nar en nues­tros círcu­los y re­des qué se­rie nos cau­ti­va o qué do­cu­men­tal nos emo­cio­na. Pe­ro, ¡aten­ción!: sa­be­mos que las te­le­no­ve­las acom­pa­ñan la vi­da co­ti­dia­na y cum­plen un pa­pel cru­cial en el asun­to iden­ti­ta­rio de las cla­ses po­pu­la­res. Es ahí don­de se cons­tru­ye ciu­da­da­nía. Y en es­té­reo, que­ri­dos oyen­tes.

í, los ser­vi­cios en lí­nea de te­le­vi­sión por sus­crip­ción son una en­so­ña­ción:sus adep­tos —yo,el pri­me­ro— asu­mi­mos la pos­tu­ra del “si veo so­lo lo que quie­ro y cuan­do quie­ro; ¿qué me im­por­ta lo que se emi­ta por te­le­vi­sión abier­ta?”. En la se­gun­da par­te de es­ta pre­mi­sa se anida un enor­me pe­li­gro co­la­te­ral: al ais­lar­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.