LA COMPLACENCIA CON EL PO­DER

Arcadia - - OPINIÓN - Es­te­ban Du­perly* *Pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fo.

El te­ma co­pó ca­si to­dos los es­ce­na­rios de opi­nión pú­bli­ca el mes pa­sa­do: un se­na­dor con mu­cho po­der en­tró en dispu­ta con un pe­rio­dis­ta que ha­ce una co­lum­na de hu­mor a cos­ti­llas de los de­fec­tos fí­si­cos y las sa­li­das en fal­so de la cla­se di­ri­gen­te. El dis­gus­to obe­de­ció a que el hu­mo­ris­ta se ha bur­la­do re­pe­ti­da­men­te del se­na­dor, co­mo si bur­lar­se de los po­de­ro­sos no fue­ra un de­re­cho ga­na­do des­de ha­ce años por la so­cie­dad, es­pe­cial­men­te en la pren­sa. La bur­la y el chis­te son la úl­ti­ma –y la úni­ca– de­fen­sa de los co­mu­nes pa­ra ha­cer­le con­tra­pe­so al po­der.

Pe­ro hay quie­nes pien­san que el tra­to ha­cia los po­de­ro­sos de­be ser la adu­la­ción, co­mo bien lo ilus­tra es­ta fo­to­gra­fía del dic­ta­dor Gus­ta­vo Ro­jas Pi­ni­lla, to­ma­da por Ga­briel Car­va­jal en un banquete en el Club Unión de Me­de­llín, en 1953. Tres per­so­nas com­pla­cen al pre­si­den­te: le po­nen aten­ción, le son­ríen, se di­vier­ten con su com­pa­ñía. Uno, ser­vil, le lle­va una co­pa de cham­pa­ña pa­ra ha­cer­le más di­ver­ti­do el ra­to. Ha­cen de él, li­te­ral­men­te, el cen­tro de aten­ción, y el fo­tó­gra­fo re­fuer­za ese pun­to no so­lo con la com­po­si­ción de la ima­gen, que lo sitúa en la mi­tad, sino con­tras­tan­do el uni­for­me de ga­la; la cha­que­ta blan­quí­si­ma con cha­rre­te­ras y cua­tro so­les de te­nien­te ge­ne­ral so­bre­sa­le en­tre los fracs ne­gros de quie­nes lo adu­lan. Que, a pro­pó­si­to, tam­bién son hom­bres po­de­ro­sos. Tan­to que cua­tro años más tar­de lo co­rrie­ron de un gol­pe de la si­lla pre­si­den­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.