Ya el cen­tro no exis­te

Arcadia - - ESPECIAL MEDELLÍN - Da­río Ruiz Gó­mez* Me­de­llín *Es­cri­tor, pe­rio­dis­ta, crí­ti­co li­te­ra­rio y poe­ta na­ci­do en Ano­rí, An­tio­quia.

La idea de una ca­pi­tal cul­tu­ral he­ge­mó­ni­ca na­ció en el Pa­rís del si­glo xix, sin cu­ya ben­di­ción nin­gu­na obra se­ría re­co­no­ci­da in­ter­na­cio­nal­men­te.el cen­tra­lis­mo po­lí­ti­ca­men­te su­pu­so en Co­lom­bia la ne­ga­ción de las dis­tin­tas ex­pe­rien­cias de una so­cie­dad plu­ra­lis­ta, la cul­tu­ra de las re­gio­nes.flau­bert es­cri­bió sus obras maes­tras en una pe­que­ña ciu­dad de pro­vin­cia y una reali­dad de pro­vin­cias des­cri­be Cla­rín en La re­gen­ta.en pro­vin­cia vi­vió siem­pre un es­cri­tor ad­mi­ra­ble pa­ra mí, Ju­lien Gracq , y fue­ra de la bur­bu­ja pa­ri­si­na vi­ve Pie­rre Mi­chon.al­guien se­ña­ló que no es lo mis­mo ser pro­vin­ciano que ha­ber na­ci­do en la pro­vin­cia. La no­ción de al­dea pla­ne­ta­ria, aquel re­cla­mo fun­da­men­tal de par­tir de lo mu­ni­ci­pal pa­ra lle­gar a lo uni­ver­sal del cual na­ció la gran no­ve­la eu­ro­pea,se frus­tró en Co­lom­bia gra­cias a un cen­tra­lis­mo que con­vir­tió al res­to del país en un ma­pa abs­trac­to y nin­gu­neó el pen­sa­mien­to y la es­cri­tu­ra di­fe­ren­tes a la su­ya.va­le la pe­na re­cor­dar que la li­te­ra­tu­ra mo­der­na ita­lia­na na­ce de es­ta re­cu­pe­ra­ción de la pe­ri­fe­ria que es la pro­vin­cia. No ol­vi­de­mos que hoy vi­vi­mos en una al­dea glo­ba­li­za­da don­de el 70 % de la po­bla­ción es ur­ba­na y no hay rin­cón que es­ca­pe al ojo del dron que re­gis­tra, al igual que en la so­cie­dad car­ce­la­ria de Or­well,cual­quier res­to de in­ti­mi­dad, la im­po­si­ción brutal de la neo­len­gua. Re­fi­rá­mo­nos a in­ter­net, que me per­mi­te es­tar aho­ra en Pa­rís o Nue­va­york, leer lo que quie­ro y so­bre to­do mantener un diá­lo­go con los ver­da­de­ros tex­tos del pen­sa­mien­to crí­ti­co.tam­bién en­trar on­li­ne en los gran­des mu­seos y galerías,es­ca­pan­do del len­gua­je per­ver­so de la ver­dad pos­mo­der­na ma­ni­pu­la­da por los gran­des me­dios de co­mu­ni­ca­ción en su ta­rea de im­po­ner la idea de que aún exis­te una éli­te po­see­do­ra de la ver­dad, en contraste con una pe­ri­fe­ria su­pues­ta­men­te fol­cló­ri­ca, habitada por pin­to­res­cos es­cri­to­res. ¿De qué ex­pe­rien­cias de la reali­dad nos apar­tó la en­cor­se­ta­da li­te­ra­tu­ra del mar­ke­ting? ¿Qué cla­se de lec­tor des­tru­yó? Lo que lla­ma­mos, en tér­mi­nos de Pie­rre Bour­dieu, “pro­duc­ción li­te­ra­ria” se dio en An­tio­quia gra­cias a la apa­ri­ción de una eco­no­mía ca­pi­ta­lis­ta y a una cla­se di­ri­gen­te que ya des­de 1865 ha­bía es­ta­ble­ci­do ne­xos co­mer­cia­les con Ja­mai­ca, Lon­dres y Pa­rís. Una car­ta de un co­mer­cian­te an­tio­que­ño des­cri­be los días del le­van­ta­mien­to de la Co­mu­na de Pa­rís que per­so­nal­men­te le to­có vi­vir y que ana­li­za acer­ta­da­men­te en su com­ple­ji­dad. El círcu­lo de amigos de Ca­rras­qui­lla es­ta­ba com­pues­to por hom­bres y mu­je­res de una cul­tu­ra cos­mo­po­li­ta, per­mea­da ya por Nietzsche, ya por Scho­pen­hauer. Las cer­te­ras ob­ser­va­cio­nes de Ca­rras­qui­lla so­bre la so­cie­dad li­te­ra­ria bo­go­ta­na, so­bre Sil­va, son do­cu­men­tos crí­ti­cos de ex­cep­cio­nal va­lor en la re­cu­pe­ra­ción del ver­da­de­ro pro­ce­so y ubi­ca­ción de la li­te­ra­tu­ra co­lom­bia­na. De Rio­ne­gro, un po­bla­do ru­ral, sur­ge el ma­yor de nues­tros hu­ma­nis­tas, Bal­do­me­ro Sa­nín Cano,quien lle­gó a con­ver­tir­se en el gran pen­sa­dor que lo­gró es­ta­ble­cer ne­xos en­tre la cul­tu­ra eu­ro­pea y la la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Se es­co­ge la so­le­dad pa­ra en­fren­tar las exi­gen­cias de la es­cri­tu­ra en la ta­rea de crear un es­pa­cio in­te­rior. Has­ta su muer­te, Fer­nan­do Gon­zá­lez asu­mió la es­cri­tu­ra co­mo un pa­de­ci­mien­to.en 1913 pu­bli­có un tex­to in­só­li­to, Pen­sa­mien­tos de un vie­jo,en el que,in­cor­po­ran­do las po­si­bi­li­da­des for­ma­les del frag­men­to, es­ta­ble­ció un diá­lo­go con Lu­cre­cio, con Epi­cu­ro, pa­ra así ven­cer el fa­tal ru­ra­lis­mo y des­nu­dar un yo exis­ten­cial en­ce­rra­do en pre­gun­tas de­fi­ni­to­rias. Eso cons­ti­tu­ye la pre­mi­sa des­de la cual se plan­tea lo que lla­ma­mos la li­te­ra­tu­ra mo­der­na.

La obra de Ca­rras­qui­lla fue re­co­no­ci­da en Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca. La obra de Gon­zá­lez fue co­no­ci­da en Fran­cia y con­ti­núa se­ña­lan­do con su es­cri­tu­ra, tal co­mo se evi­den­cia en la pro­sa de To­más Gon­zá­lez, el he­cho de que es la pre­sen­cia del in­di­vi­duo in­da­gán­do­se a sí mis­mo –Cua­tro años a bor­do de mí mis­mo– la pre­mi­sa de la cual par­ten Proust o Joy­ce, Gi­de o Pa­ve­se, Eliot, Mi­losz, en la li­te­ra­tu­ra mo­der­na. Iden­ti­fi­car el va­lor de una obra li­te­ra­ria por su éxi­to pu­bli­ci­ta­rio, nos re­cuer­da Clau­dio Ma­gris, es un gra­ve error en el cual des­afor­tu­na­da­men­te caen aún los lec­to­res que con­fun­den el ri­gor de la obra li­te­ra­ria con los es­pe­jis­mos de la nue­va pu­bli­ci­dad.

Qui­se ha­cer es­te re­cuen­to pa­ra mos­trar los per­fi­les de un pro­ble­ma cul­tu­ral que en Co­lom­bia ha vuel­to a ad­qui­rir ri­be­tes don­de lo que se ha pues­to de ma­ni­fies­to es el re­gre­so a un ce­rra­do pro­vin­cia­nis­mo al ol­vi­dar que la au­to­no­mía cul­tu­ral de las re­gio­nes ya se ha da­do y que la he­ge­mo­nía de la ca­pi­tal se es­fu­mó en la me­di­da en que en ca­da re­gión han apa­re­ci­do y for­ti­fi­ca­do gru­pos de es­cri­to­res al am­pa­ro de pe­que­ñas edi­to­ria­les, de blogs y re­vis­tas cul­tu­ra­les au­tó­no­mas, y de las edi­to­ria­les uni­ver­si­ta­rias.

Ya la bur­bu­ja es­ta­lló, y ne­ce­si­tar del cen­tro pa­ra ser re­co­no­ci­do ca­re­ce de sen­ti­do: en mi ciu­dad exis­ten ma­ra­vi­llo­sas li­bre­rías, la pre­sen­cia de las edi­to­ria­les uni­ver­si­ta­rias ha ser­vi­do pa­ra re­cu­pe­rar gé­ne­ros co­mo el en­sa­yo, el tex­to cien­tí­fi­co, la no­ve­la ex­pe­ri­men­tal, el res­ca­te de obras ol­vi­da­das. ¿A par­tir de qué pre­mi­sa se pue­de hoy es­ta­ble­cer un diá­lo­go en­tre des­co­no­ci­dos? ¿Exis­te la crí­ti­ca li­te­ra­ria pa­ra co­men­zar a ha­blar de un nue­vo per­fil del es­cri­tor? La crí­ti­ca, re­cor­de­mos a Goet­he, su­po­ne la ma­du­rez de una so­cie­dad. Con­ti­nua­mos con la ten­ta­ción de caer en un nue­vo sim­plis­mo, lo tu­vi­mos en el lla­ma­do mo­de­lo de li­te­ra­tu­ra Ca­sa de las Amé­ri­cas de Cu­ba: re­nun­ciar a la lec­tu­ra de “au­to­res im­pe­ria­lis­tas” y bus­car “las raí­ces lo­ca­les”.y lo he­mos te­ni­do ba­jo las es­tra­te­gias de la lla­ma­da in­dus­tria de la cul­tu­ra, que en­tre no­so­tros se im­pos­tó a tra­vés de las gran­des edi­to­ria­les es­pa­ño­las, del su­ple­men­to cul­tu­ral del pe­rió­di­co de un gru­po edi­to­rial que du­ran­te dos dé­ca­das im­pu­so el lla­ma­do Star Sys­tem. El es­cri­tor se li­mi­ta­ba a es­cri­bir no­ve­las se­gún ese mo­de­lo y así des­apa­re­ció co­mo tes­ti­go in­te­lec­tual an­te la pro­ble­má­ti­ca no so­lo so­cial, sino es­té­ti­ca del ofi­cio de na­rrar.

Con la es­truen­do­sa cri­sis eco­nó­mi­ca del ré­gi­men de Za­pa­te­ro, que lan­zó al des­tie­rro a mi­llo­nes de es­pa­ño­les des­em­plea­dos,vino la cri­sis to­tal de los gru­pos em­pre­sa­ria­les que apli­ca­ron en Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca sus mo­de­los co­mer­cia­les a la li­te­ra­tu­ra mien­tras sus eje­cu­ti­vos fun­gían de edi­to­res.la pro­duc­ción pe­rió­di­ca de ge­nios la­ti­noa­me­ri­ca­nos de la no­ve­la,co­mo iró­ni­ca­men­te se­ña­la­ba Ja­vier Ma­rías, se ter­mi­nó de re­pen­te, pues se ago­ta­ron los pre­su­pues­tos de la pu­bli­ci­dad. El más im­por­tan­te pe­rió­di­co es­pa­ñol y su su­ple­men­to cul­tu­ral pa­só a ma­nos de nue­vos pro­pie­ta­rios y la cri­sis pa­ten­ti­zó un es­pe­ra­do cam­bio de pa­ra­dig­mas, el fi­nal de una lar­ga ma­ni­pu­la­ción li­te­ra­ria.

Así co­mo la cri­sis eco­nó­mi­ca mar­có el fi­nal de la lla­ma­da bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria de es­te mis­mo mo­do po­de­mos se­ña­lar que se ini­ció el fi­nal de la bur­bu­ja edi­to­rial y el

fi­nal en Es­pa­ña de un ra­quí­ti­co ca­tá­lo­go de obras pu­bli­ca­das en­tre las que ha­bían des­apa­re­ci­do el en­sa­yo y el pen­sa­mien­to fi­lo­só­fi­co. Es­tos afor­tu­na­da­men­te fue­ron in­cor­po­ra­dos des­de ha­ce al­gún tiem­po a una can­ti­dad de pe­que­ñas edi­to­ria­les que, al res­ca­tar las gran­des obras de re­fe­ren­cia co­mo la gran no­ve­la ru­sa, in­gle­sa, fran­ce­sa, ita­lia­na, ru­ma­na, han per­mi­ti­do co­te­jar los desastres a que es­te des­di­cha­do ais­la­mien­to cul­tu­ral ha­bía lle­va­do.

La característica de la bur­bu­ja mien­tras man­tu­vo su he­ge­mo­nía fue la de bo­rrar la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra, la de la sus­ti­tuir la crí­ti­ca por re­se­ñas de oca­sión,la de im­po­ner un mo­de­lo na­rra­ti­vo co­mer­cial y re­cha­zar por no ser co­mer­cia­les las obras ex­pe­ri­men­ta­les, in­ter­tex­tua­les. Pe­ro pres­cin­dir del pa­sa­do de la li­te­ra­tu­ra su­po­ne na­da me­nos que eli­mi­nar los ver­da­de­ros cá­no­nes de re­fe­ren­cia, el ma­gis­te­rio “de los gran­des maes­tros”,caer en un in­me­dia­tis­mo que elu­de la res­pon­sa­bi­li­dad an­te una tra­di­ción y an­te unas pre­mi­sas his­tó­ri­cas,caer en el ada­nis­mo y en el peor de los ma­les. En ese om­bli­guis­mo des­apa­re­ce la fis­ca­li­za­ción de lo uni­ver­sal, ac­ti­tud ne­ce­sa­ria pa­ra no caer en el pro­vin­cia­nis­mo des­me­di­do en que he­mos caí­do. ¿Po­de­mos pres­cin­dir de Her­nan­do Té­llez,de Eduar­do Za­la­mea Bor­da, de Er­nes­to­vol­ke­ning, de Gó­mez Dá­vi­la? O sea, ¿se pue­de su­plan­tar la re­fle­xión, el pen­sa­mien­to crí­ti­co, el co­no­ci­mien­to de la li­te­ra­tu­ra, de una tra­di­ción de la mo­der­ni­dad por las va­cías mo­no­gra­fías aca­dé­mi­cas, por las va­cuas pro­fe­cías po­lí­ti­cas ra­di­ca­les? ¿No es es­te el lí­mi­te que se es­ta­ble­ce hoy en­tre la ci­vi­li­za­ción y la bar­ba­rie?

Mi na­ci­mien­to en la li­te­ra­tu­ra se da des­de la vi­ven­cia del ho­rror de una vio­len­cia des­car­na­da a cu­yo pa­so se arra­só el pro­yec­to de mo­der­ni­dad que la ge­ne­ra­ción del 39 tra­tó de po­ner en vi­gen­cia in­cor­po­ran­do la ex­pe­rien­cia es­pe­cí­fi­ca de las dis­tin­tas re­gio­nes, re­vi­ta­li­zan­do una tra­di­ción de­mo­crá­ti­ca a tra­vés de un li­be­ra­lis­mo mo­derno, in­cor­po­ran­do la pre­sen­cia mo­ral de quie­nes lucharon con­tra el to­ta­li­ta­ris­mo: Or­well, Hux­ley, Ma­ri­tain, Cro­ce, Ca­mus, que, sin em­bar­go, fra­ca­sa­ron trá­gi­ca­men­te ba­jo la irra­cio­na­li­dad del ul­tra­mon­ta­nis­mo.“¿sar­tre o Ca­mus?” lle­gó a ser la dis­yun­ti­va de mi ge­ne­ra­ción.“¿malraux o el mar­xis­mo le­ni­nis­mo?”. La li­te­ra­tu­ra es la crea­ción de un es­pa­cio pa­ra el diá­lo­go pla­tó­ni­co, pa­ra sa­car de la in­cer­ti­dum­bre un atis­bo de es­pe­ran­za, una ta­rea im­po­si­ble por la cual mu­chos su­frie­ron per­se­cu­ción y tor­tu­ra, y si­guen su­frien­do si­len­cio.

De ahí la cer­te­za ín­ti­ma de que es­cri­bir de­bía ser la ta­rea de bus­car un len­gua­je des­pro­vis­to de la ten­ta­ción de caer en el én­fa­sis y la pro­fe­cía po­lí­ti­ca, la­cras que aún pro­li­fe­ran en nues­tra pro­duc­ción li­te­ra­ria.¿có­mo afir­mar la li­ber­tad sin afron­tar es­tos desafíos? En pri­mer lu­gar,bus­can­do la pa­la­bra en la fuen­te que le con­ce­de le­gi­ti­mi­dad y de­man­da de un es­cri­tor la vo­lun­tad del es­ti­lo, la vo­lun­tad de la for­ma. No la his­to­ria de los his­to­ria­do­res sino el po­der de la fic­ción pa­ra ha­cer pre­sen­te eter­na­men­te la pre­sen­cia de un in­di­vi­duo en una so­cie­dad en la que,co­mo di­ría Nor­man Ma­nea, se vi­ve una dis­mi­nu­ción de de­cen­cia,de ge­ne­ro­si­dad y de gran­de­za.la li­te­ra­tu­ra,siem­pre la li­te­ra­tu­ra co­mo re­fe­ren­cia,re­pi­to de un ma­gis­te­rio ne­ce­sa­rio. Ca­mus, Pa­ve­se,tho­mas Mann, Or­te­ga y Gas­set, Geor­ge Stei­ner. La lec­tu­ra co­mo me­dio de es­ta­ble­cer un víncu­lo con aque­llo que apa­ren­te­men­te me se­ría ne­ga­do his­tó­ri­ca­men­te. Esos au­to­res que se con­vier­ten en un pa­sa­do del cual ca­re­cía, tal co­mo nos en­se­ña Va­len­cia Goel­kel.¿he vi­vi­do en una so­le­dad to­ma­da co­mo un cas­ti­go edi­to­rial, co­mo un mar­gi­na­mien­to de los mo­de­los del mar­ke­ting, de la li­te­ra­tu­ra de iz­quier­da?

No ol­vi­do la amar­gu­ra de al­gu­nos no­ve­lis­tas que fue­ron be­ne­fi­cia­rios del mar­ke­ting, pe­ro al cam­biar es­te en sus te­má­ti­cas de ven­tas, ese “Aho­ra ya no se lle­va más el rea­lis­mo má­gi­co, se lle­va la no­ve­la his­tó­ri­ca…”ha que­da­do a la de­ri­va.en Fran­cia se pu­bli­can más de 400 no­ve­las al año. En Es­pa­ña es­cri­ben no­ve­las ex­mi­nis­tros, ex­di­ri­gen­tes, fe­mi­nis­tas, ex­ban­ca­rios, ci­clis­tas, pe­ro, ló­gi­ca­men­te es­te pro­duc­to no es una no­ve­la ni na­da tie­ne que ver con la li­te­ra­tu­ra. El es­cri­tor que se de­tie­ne a re­fle­xio­nar,no sa­be aún cuál se­rá la for­ma en que lo­gre re­sol­ver aque­llo que se le apa­re­ce co­mo un con­te­ni­do. Proust no es­cri­bió no­ve­las al uso, ni Joy­ce, ni Fos­ter Wa­lla­ce, por lo tan­to es­cri­bir es es­cri­bir­se.

Ba­jo la ex­tre­ma ra­pi­dez con que su­ce­den los cam­bios en nues­tra so­cie­dad sin que ape­nas lo­gre­mos per­ci­bir­los, en es­te choque de ci­vi­li­za­cio­nes en­tre una ru­ra­li­dad que bus­ca trans­for­mar­se en ex­pre­sión ur­ba­na y una con­di­ción ur­ba­na que no lo­gra aún asi­mi­lar­se a la glo­ba­li­dad, mu­chí­si­mos es­cri­to­res alis­ta­dos en el rea­lis­mo so­cial co­mo con­sig­na po­lí­ti­ca y no co­mo ahon­da­mien­to en los es­pa­cios ol­vi­da­dos de gru­pos mar­gi­na­dos, fue­ron me­lan­có­li­ca­men­te ago­tan­do sus re­ce­tas. Otros han ido lan­gui­de­cien­do en ese ama­teu­ris­mo que al ca­re­cer de pre­gun­tas es in­ca­paz de plan­tear­se indagaciones y se con­ten­ta con los loo­res de la crí­ti­ca pu­bli­ci­ta­ria. La obra ver­da­de­ra ma­du­ra en el si­len­cio.aún no he de­ci­di­do, por lo tan­to, si ya de­bo sa­lir de la to­rre de Mon­taig­ne.

Da­río Ruiz Gó­mez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.