La in­ti­mi­dad de la dis­tan­cia

Arcadia - - FIESTA DEL LIBRO - Pa­tri­cia En­gel* Mia­mi *Es­cri­to­ra co­lom­bo-es­ta­dou­ni­den­se. Au­to­ra de Vi­da, un li­bro de re­la­tos, y tres no­ve­las.

Es­cri­bir es po­der ocu­par múl­ti­ples iden­ti­da­des y paí­ses a la vez. Pa­ra po­der ha­bi­tar den­tro de per­so­na­jes y es­ce­na­rios, es­cri­bir exi­ge aban­do­nar la men­te prác­ti­ca, aque­lla que nos per­mi­te fun­cio­nar en nues­tras vi­das dia­rias, aten­der las ne­ce­si­da­des y obli­ga­cio­nes del tra­ba­jo y del ho­gar,y perderse en la men­te li­bre que exis­te en el fon­do de la men­te prác­ti­ca; aque­lla que no tie­ne fron­te­ras ni re­glas, que no per­te­ne­ce a un país ni a un idio­ma, y que no obe­de­ce a nin­gu­na dic­ta­du­ra de la men­te, co­mo sí ocu­rre con la men­te prác­ti­ca, que tie­ne que con­si­de­rar nor­mas y le­yes pa­ra evi­tar el fra­ca­so.

Un es­cri­tor apren­de a ma­ne­jar la men­te li­bre, a re­cu­pe­rar ese es­pí­ri­tu de di­ver­sión sin te­mor ni ver­güen­za de ser juz­ga­do o cri­ti­ca­do,con la pe­ri­cia de un ni­ño.ha­blo de es­te es­pa­cio en la men­te li­bre por­que es en es­te lu­gar en don­de na­ce mi iden­ti­dad co­mo es­cri­to­ra y su exis­ten­cia es in­de­pen­dien­te de na­ción, ciu­da­da­nía, gé­ne­ro e in­te­lec­tua­lis­mo. Es un es­pa­cio de pu­ro en­sue­ño, sin am­bi­ción, sin ego, sin ex­pec­ta­ti­vas; un lu­gar de emoción y com­pa­sión en don­de me sien­to más a gus­to y en don­de me sien­to más cer­ca de los de­más.

Pa­la­bra por pa­la­bra, em­pie­zo a es­cri­bir des­de mi ven­ta­ni­ta en la men­te. Des­de aquí veo los paí­ses que for­man par­te de mi vi­da: Co­lom­bia y Es­ta­dos Uni­dos.veo las his­to­rias que for­man la lar­ga na­rra­ti­va de mi fa­mi­lia, de có­mo de­ja­mos un país pa­ra em­pe­zar una vi­da to­tal­men­te des­co­no­ci­da en otro país. No hay ab­so­lu­tos. No se pue­de de­cir que Co­lom­bia sea una bur­bu­ja más que cual­quier otro país. Ca­da país se pier­de en su pro­pia iden­ti­dad, pe­nas y sue­ños, y se sien­te úni­co en el mun­do.y lo es.to­dos los paí­ses son bur­bu­jas y nin­gún país es una bur­bu­ja. Pe­ro me pa­re­ce más pre­ci­so de­cir que, des­de mi po­si­ción de ob­ser­va­do­ra, co­mo par­tí­ci­pe de va­rias cul­tu­ras e iden­ti­da­des en las que me pier­do anó­ni­ma­men­te co­mo ex­tran­je­ra in­vi­si­ble, la bur­bu­ja soy yo.

El ries­go que co­rre­mos to­dos co­mo per­so­nas,p ue­blos o un país es el de ser víc­ti­mas de nues­tra pro­pia mio­pía.to­dos la te­ne­mos. No lo po­de­mos ne­gar. So­lo po­de­mos ver con cla­ri­dad has­ta cier­ta dis­tan­cia. Ne­ce­si­ta­mos es­for­zar­nos pa­ra ver más le­jos o en la os­cu­ri­dad. He via­ja­do a más de 40 paí­ses. He en­ten­di­do que es­te ais­la­mien­to pa­si­vo no es na­da es­pe­cial. Sin em­bar­go, co­mo es­cri­to­ra con­si­de­ro que mi tra­ba­jo exi­ge su­pe­rar esa mio­pía, atra­ve­sar esas dis­tan­cias que no so­la­men­te son geo­grá­fi­cas y cul­tu­ra­les, sino las dis­tan­cias que ocu­rren den­tro de mí mis­ma:los pre­jui­cios. uti­li­zo mi vi­da y ex­pe­rien­cias co­mo pun­to de re­fe­ren­cia uni­ver­sal, lo cual es in­jus­to y egoís­ta. Es­cri­bir es un desafío, una lu­cha cons­tan­te de re­con­ci­lia­ción con mis de­fec­tos que a ve­ces na­cen del mis­mo pri­vi­le­gio de te­ner tiem­po pa­ra pen­sar y sa­car ideas en lu­gar de te­ner que sa­lir a pes­car mi pro­pia co­mi­da.

Hoy es­cri­bo des­de Mia­mi en don­de vi­vo la ma­yor par­te del tiem­po. Hoy veo a Co­lom­bia des­de mi ven­ta­na, más allá del mar y del cie­lo gris y llu­vio­so.veo a Co­lom­bia en los vien­tos que mur­mu­llan a tra­vés de mi ven­ta­na. Pren­do la te­le­vi­sión o mi­ro las no­ti­cias en pa­pel o en in­ter­net y ahí es­tá Co­lom­bia, en imá­ge­nes, ana­li­za­da con pa­la­bras de otros es­cri­to­res. El país se con­vier­te en al­go des­cri­to, di­fun­di­do y otra vez ima­gi­na­do.¿es­to es Co­lom­bia? ¿O es Co­lom­bia lo que veo y sien­to, y vi­vo so­la­men­te cuan­do ate­rri­zo en uno de sus ae­ro­puer­tos, pre­sen­to mi pa­sa­por­te co­lom­biano a los de la adua­na y me dan la bien­ve­ni­da?

A la vez, des­de Mia­mi es­ta tar­de,el Nue­va­york de mi in­fan­cia que­da igual de le­jos que Co­lom­bia. A mi Nue­va­york la veo hoy so­lo en mi me­mo­ria y en con­ver­sa­cio­nes pa­sa­das con la fa­mi­lia y las amis­ta­des que de­jé allá. Hoy, más que nun­ca,lo cual es de­cir más que ayer pe­ro pro­ba­ble­men­te me­nos que ma­ña­na, sien­to de nue­vo que la bur­bu­ja no es Co­lom­bia ni otra par­te del mun­do. Una bur­bu­ja es al­go frá­gil que se pue­de rom­per. Co­lom­bia, co­mo cual­quier otro lu­gar,es­tá he­cha de car­ne y hue­so, de tie­rra, mon­ta­ñas, sel­vas y ma­res. Y si­gue muy viva. Un mun­do den­tro de otro mun­do.

Co­mo pro­fe­so­ra de Na­rra­ti­va, ha­blo con mis es­tu­dian­tes so­bre có­mo un lu­gar cam­bia de­pen­dien­do de su pers­pec­ti­va y del án­gu­lo des­de don­de lo ob­ser­va­mos.

Per­so­nal­men­te, aun­que de­pen­do de mi ima­gi­na­ción, in­ves­ti­go y es­tu­dio mu­cho an­tes de sen­tar­me a es­cri­bir so­bre un te­ma o un lu­gar. Con es­to en men­te, la Co­lom­bia que es­cri­bo, que vi­vo, que ten­go en mi men­te cuan­do es­toy le­jos y que me acom­pa­ña en una tar­de llu­vio­sa co­mo la de hoy, es úni­ca­men­te mi Co­lom­bia, fil­tra­da por mi bur­bu­ji­ta de ideas e ima­gi­na­ción, nos­tal­gia y ar­te. La com­par­to en mis li­bros por­que un país no es al­go fi­jo, co­mo tam­po­co lo son la men­te y el co­ra­zón que no sa­ben con­te­ner­se den­tro de ba­rre­ras ni fron­te­ras. El país vi­ve a tra­vés de su gen­te, que lo ha lle­va­do en frag­men­tos a to­dos los ex­tre­mos del mun­do, y vi­ve por la tec­no­lo­gía, el glo­ba­lis­mo, la in­mi­gra­ción por las es­qui­nas de ca­da país. Es­cri­bo mi Co­lom­bia sa­bien­do muy bien que no es la mis­ma Co­lom­bia de los de­más. Es­to es lo más per­fec­to que tie­ne el ar­te: lo mío se con­vier­te en lo tu­yo y lo tu­yo en lo mío.

Pa­tri­cia En­gel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.