Un hé­roe ol­vi­da­do

Arcadia - - HOMENAJE -

Jean-phi­lip­pe Bé­ja es un re­co­no­ci­do si­nó­lo­go, es­cri­tor y pro­fe­sor, ami­go de Liu Xiaobo, y edi­tor y tra­duc­tor al fran­cés de una com­pi­la­ción de sus en­sa­yos po­lí­ti­cos y li­te­ra­rios.

Liu Xiaobo fue un No­bel de la Paz atí­pi­co por­que te­nía una enor­me cul­tu­ra fi­lo­só­fi­ca, po­lí­ti­ca y li­te­ra­ria...

Sí. Co­men­zó co­mo un es­pe­cia­lis­ta de la li­te­ra­tu­ra y de la es­té­ti­ca, pe­ro en Chi­na es­tos te­mas lle­van rá­pi­da­men­te a ha­blar de po­lí­ti­ca. Liu Xiaobo se for­jó to­da una con­cep­ción fi­lo­só­fi­ca del mun­do por­que fue tre­men­do lec­tor. Así fue cons­tru­yen­do su es­pí­ri­tu crí­ti­co. La crí­ti­ca de Xiaobo a la tra­di­ción y al re­gre­so a las raí­ces an­ces­tra­les lo si­túan en la mis­ma lí­nea de los ico­no­clas­tas del 4 de ma­yo de 1919 que ori­gi­na­ron el pen­sa­mien­to po­lí­ti­co mo­derno. Ellos de­nun­cia­ban al con­fu­cia­nis­mo co­mo una de las cau­sas de la de­ca­den­cia cul­tu­ral por­que im­po­nía cá­no­nes y una len­gua que ya na­die leía –por­que se te­nía que es­cri­bir en chino clásico–. Ha­cía fal­ta, de­cían los ico­no­clas­tas, una nue­va cul­tu­ra pa­ra que el pue­blo se cul­ti­va­ra y así fue­ra cons­tru­yen­do la ba­se de la de­mo­cra­cia.

¿Có­mo co­no­ció a Liu Xiaobo? Lo co­no­cí en 1992, cuan­do sa­lió de pri­sión. A par­tir de en­ton­ces nos veíamos dos o tres ve­ces al año has­ta 2008, cuan­do lo en­ce­rra­ron por úl­ti­ma vez. No tu­vo mu­chos amigos ex­tran­je­ros. Se que­ja­ba de que los si­nó­lo­gos que co­no­ció en Eu­ro­pa ni si­quie­ra ha­bla­ban chino. Re­cuer­do mu­cho que su­pe de él por pri­me­ra vez en 1986 du­ran­te una reunión de tra­duc­to­res y es­cri­to­res en Shang­hái con­vo­ca­da por el mi­nis­tro de Cul­tu­ra chino pa­ra im­pul­sar la ob­ten­ción de un pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, du­ran­te esa reunión su­pi­mos del ar­tícu­lo de Liu Xiaobo que cri­ti­ca­ba pre­ci­sa­men­te a esos es­cri­to­res que es­ta­ban allí reuni­dos; de­cía que an­tes de bus­car un pre­mio No­bel, esos es­cri­to­res de­bían preo­cu­par­se por desa­rro­llar un es­pí­ri­tu crí­ti­co. ¿Qué pue­de de­cir­nos de su per­so­na­li­dad?

Le en­can­ta­ba la fon­due chi­na. Era el tí­pi­co chino del no­res­te y un play­boy, por lo me­nos has­ta 1989. Cuan­do pro­nun­cia­ba una con­fe­ren­cia la gen­te se pe­lea­ba por oír­lo y a ve­ces se agol­pa­ban en la ca­lle pa­ra es­cu­char­lo ha­blar si no ha­bía si­tio den­tro. Era una es­tre­lla y un ti­po muy pro­vo­ca­dor al que le gus­ta­ba el de­ba­te. Cuan­do lo co­no­cí es­ta­ba bas­tan­te mar­ca­do por lo que en­ten­día era su de­ber con las víc­ti­mas de la ma­sa­cre de Tia­nan­mén. Ese epi­so­dio le cam­bió la vi­da. Siem­pre de­cía que vi­vía ba­jo la mi­ra­da de esas al­mas que fue­ron víc­ti­mas de la re­pre­sión. Co­mo él se­guía vi­vo, sen­tía que les de­bía mu­cho. An­tes de Tia­nan­mén no le in­tere­sa­ba mu­cho la po­lí­ti­ca. Lue­go de­ci­dió opo­ner­se al ré­gi­men. Era un hom­bre que ama­ba la vi­da, que no be­bía por­que su­fría de he­pa­ti­tis, pe­ro que le en­can­ta­ba dis­cu­tir to­da una no­che. Po­dría­mos de­cir que de cier­ta for­ma él sa­bía que de­bía ir a la cár­cel y que si no iba era por­que no ha­bía cum­pli­do ca­bal­men­te su obli­ga­ción mo­ral. ¿No cree que el Pre­mio No­bel ter­mi­nó per­ju­di­cán­do­lo?

Des­de el pun­to de vis­ta per­so­nal fue una ca­tás­tro­fe por­que ade­más tam­bién per­ju­di­có a su mu­jer, Liu Xia, quien fue arres­ta­da des­de la en­tre­ga del pre­mio y aún no ha si­do li­be­ra­da. Es cier­to que el pre­mio fue co­mo una con­sa­gra­ción del mo­vi­mien­to de opo­si­ción chino, pe­ro fue vi­vi­do por el ré­gi­men co­mo una ca­che­ta­da in­so­por­ta­ble.

¿Ve a al­gún in­te­lec­tual chino que pue­da se­guir hoy sus pa­sos? No veo nin­guno. Se­gu­ra­men­te Liu Xiaobo de­ja una he­ren­cia in­te­lec­tual, pe­ro sub­te­rrá­nea. En ese sen­ti­do, la eli­mi­na­ción de Xiaobo es un éxi­to ro­tun­do del ré­gi­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.