LA GRAN­DE­ZA DE LA TIE­RRA

Gal­veias Jo­sé Luís Pei­xo­to Ran­dom Hou­se | 242 páginas | $45.000

Arcadia - - RESEÑAS -

Jai­me Arra­có Mon­to­liu

Eduar­do La­go es­cri­bió des­pués de la re­cien­te muer­te de Sam She­pard que “su mis­te­rio es­tri­ba­ba en su ca­pa­ci­dad pa­ra arran­car de la reali­dad per­so­na­jes arras­tra­dos por la fuer­za de lo le­gen­da­rio y si­tuar­los en la in­me­dia­tez des­ga­rra­da del es­ce­na­rio”. No es gra­tui­to re­cor­dar esas pa­la­bras pa­ra em­pe­zar a ha­blar de Gal­veias, la más re­cien­te no­ve­la del por­tu­gués Jo­sé Luís Pei­xo­to. Es­te li­bro, que re­co­lec­ta sa­gas fa­mi­lia­res ru­ra­les, tie­ne mu­cho de reali­dad y mu­cho de ele­gan­cia tea­tral. El au­tor des­cri­be ca­bal­men­te una at­mós­fe­ra en ca­da uno de los lu­ga­res don­de hay per­so­na­jes, y don­de no los hay tam­bién. Su sen­sa­tez en la aten­ción que re­quie­re ca­da his­to­ria y la re­la­ción im­pres­cin­di­ble que hay en­tre la in­tros­pec­ción de to­dos los per­so­na­jes ha­cen que su na­rra­ti­va se asien­te en un to­do es­pon­tá­neo y me­di­ta­bun­do. Es­to sin de­jar de la­do la uti­li­za­ción de be­llos e ín­ti­mos re­cur­sos lin­güís­ti­cos.

Los es­ce­na­rios son ca­mi­nos pol­vo­rien­tos, co­rra­les con pe­rros la­dra­do­res, igle­sias, ca­sas mo­des­tas y te­rre­nos la­ti­fun­dis­tas con construcciones de ha­bi­tan­tes más fa­vo­re­ci­dos. El cam­po de hoy su­po­ne la idea de ma­yor li­ber­tad que la ciu­dad, pe­ro al cam­po le per­te­ne­ce­mos más que a la ciu­dad, por­que el cam­po ha­bla y se re­la­cio­na con no­so­tros: “La tie­rra es más vie­ja que el cie­lo, pen­sa­ba. La tie­rra sa­be más. En un día, el cie­lo mu­da de cri­te­rio a ca­da ho­ra, pa­re­ce un mu­cha­cho de cu­lo in­quie­to. Aho­ra pien­sa que de­be os­cu­re­cer, aho­ra pien­sa que de­be cla­rear, no pa­ra, no es­tá bien en nin­gu­na par­te. La tie­rra tie­ne mu­cha pa­cien­cia, ve esa agi­ta­ción y la re­suel­ve”.

Pei­xo­to na­ció y cre­ció en Gal­veias, pue­blo del in­te­rior de Por­tu­gal de­di­ca­do al cam­po, ale­ja­do del río Ta­jo y del Atlán­ti­co. Uno de esos pue­blos de lla­nu­ras tan pre­sen­tes en la península ibérica que so­bre­vi­ven al en­ve­je­ci­mien­to de los ha­bi­tan­tes y a los nue­vos pa­ra­dig­mas mun­dia­les de evo­lu­cio­nar a la fuer­za.

Es­ta his­to­ria em­pie­za en enero de 1984, en un país que ya ha su­pe­ra­do la dic­ta­du­ra y que no ha­bía ini­cia­do el pro­ce­so de vol­ver­se cos­mo­po­li­ta, con su in­gre­so en la Unión Eu­ro­pea. Em­pie­za tam­bién en un pue­blo don­de las co­sas gra­ves pa­re­cen me­nos gra­ves de­bi­do a la cer­ca­nía en­tre to­dos los que lo ha­bi­tan. Allí las lá­pi­das del ce­men­te­rio van au­men­tan­do, y quien en­viu­da pa­sa a lim­piar la su­ya se­ma­nal­men­te.

En ese enero de ha­ce 30 años cae un me­teo­ri­to en Gal­veias. “Gal­veias y to­dos los pla­ne­tas exis­tían al mis­mo tiem­po, pe­ro man­te­nían sus di­fe­ren­cias esen­cia­les, no se con­fun­dían: Gal­veias era Gal­veias, el res­to del uni­ver­so era el res­to del uni­ver­so”. Una vez el me­teo­ri­to ate­rri­za so­bre el pue­blo y el olor a azu­fre prin­ga to­do a su al­re­de­dor, em­pie­za una llu­via in­ce­san­te, y po­co a po­co, des­pués del des­con­cier­to ini­cial, sur­ge una es­pe­cie de pér­di­da de iden­ti­dad de los ve­ci­nos, que rá­pi­da­men­te ol­vi­dan la gi­gan­tes­ca pie­dra y de­jan de ha­cer­se pre­gun­tas. Con pa­ra­das en dis­tin­tos pun­tos del pue­blo y sus es­con­dri­jos, el por­tu­gués va me­tién­do­se en la vi­da de los ha­bi­tan­tes, que re­sis­ten en­tre ru­ti­nas, tra­di­cio­nes y cá­ba­las. La tie­rra de es­ta pre­cio­sa no­ve­la de­fien­de la su­per­vi­ven­cia de un pue­blo que no pi­de na­da, pe­ro que, co­mo to­dos, ne­ce­si­ta pro­tec­ción. La pro­tec­ción pa­ra los ha­bi­tan­tes de Gal­veias es la pro­pia tie­rra, la que ha vis­to ca­da pa­so que ellos han da­do y los que es­tán por dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.