LA GUE­RRA QUE CO­NO­CE­MOS

Es­te in­fierno mío Julián Ma­la­tes­ta Pen­guin Ran­dom Hou­se | 416 páginas | $55.000

Arcadia - - RESEÑAS -

Alejandro Gó­mez Du­gand

Es­te in­fierno mío, la pri­me­ra no­ve­la pu­bli­ca­da por Julián Ma­la­tes­ta (seu­dó­ni­mo del poe­ta y pro­fe­sor Juan Julián Jiménez, na­ci­do en 1955 en Mi­ran­da, Cau­ca), cuen­ta la gue­rra en la que La Fuer­za (co­mo Ma­la­tes­ta bau­ti­za a la gue­rri­lla de su li­bro) y el Ejér­ci­to Na­cio­nal li­bran una lu­cha in­ter­mi­na­ble en la que ca­da uno cuen­ta la mis­ma can­ti­dad de muer­tos des­pués de un en­fren­ta­mien­to, y la ma­ne­ra en la que los ha­bi­tan­tes de un pue­blo vi­ven su día a día en me­dio de la ad­ver­si­dad.

Una pri­me­ra no­ve­la plan­tea, de en­tra­da, ex­pec­ta­ti­vas en un lec­tor. Nos emo­cio­na la po­si­bi­li­dad de en­con­trar el ím­pe­tu de una pro­sa que, va­lién­do­se de len­gua­jes y mi­ra­das con­tem­po­rá­neas, irrum­pa co­mo una nue­va voz den­tro de nues­tra tra­di­ción. Si, ade­más, pro­me­te tra­tar el te­ma del con­flic­to co­lom­biano –al que la li­te­ra­tu­ra y el pe­rio­dis­mo han de­di­ca­do mi­les de páginas, por tan so­lo nom­brar re­por­ta­jes co­mo los de Al­fre­do Mo­lano o la no­ve­la Los ejér­ci­tos, de Eve­lio Ro­se­ro–, las ex­pec­ta­ti­vas fren­te a la re­ela­bo­ra­ción es­té­ti­ca se mul­ti­pli­can.

Sin em­bar­go, lue­go de leer al­gu­nas páginas de Es­te in­fierno mío, las ex­pec­ta­ti­vas se ven frus­tra­das. Por­que es­te li­bro, pu­bli­ca­do por Pen­guin Ran­dom Hou­se, pa­re­ce más la re­edi­ción de una no­ve­la de dé­ca­das an­te­rio­res que el de­but de un nue­vo au­tor.

En una no­ve­la con po­ca ac­ción co­mo es­ta –la ma­yo­ría de las 410 páginas es­tán de­di­ca­das a con­ver­sa­cio­nes y so­li­lo­quios–, la ca­rac­te­ri­za­ción de los per­so­na­jes –que tie­nen nom­bres co­mo Ar­ca­dio, Pas­cra­cio y Teo­do­cio– se que­da en su ma­yo­ría en los diá­lo­gos. El len­gua­je que uti­li­za Ma­la­tes­ta, quien ha pu­bli­ca­do va­rios li­bros de poe­sía, bus­ca crear un con­tra­pun­to en­tre un len­gua­je poé­ti­co y me­ta­fó­ri­co, y el ar­got po­pu­lar. Pe­ro lo que lo­gra es un efec­to que más se pa­re­ce al ejer­ci­cio de com­po­ner un cua­dro cos­tum­bris­ta que una re­pre­sen­ta­ción de las com­ple­ji­da­des de nues­tra gue­rra. Los mi­li­ta­res ha­blan co­mo mi­li­ta­res (“soy co­ro­nel del Ejér­ci­to Na­cio­nal, me pre­cio de ser un hom­bre de tro­pa y cas­tren­se”), los cu­ras co­mo cu­ras (“... a la di­vi­ni­dad hay que ha­cer­le trá­mi­te [...] con Dios se dia­lo­ga ba­jo el con­duc­to re­gu­lar”), los cos­te­ños co­mo cos­te­ños (“Ese es el Juan Ríos que yo co­noz­co, ajá, di­jo, no el ar­po­ne­ro de agua dulce, [...], oye, no sé có­mo se ha­ce, ajá, con tan­to tra­ba­jo y se que­ja”). Y al fi­nal son po­cos los per­so­na­jes del li­bro que con­si­guen real­men­te ser lo que son, pues más que ca­rac­te­ri­za­cio­nes son re­duc­cio­nes, un di­bu­jo de po­cos ras­gos grue­sos.

Sin em­bar­go, son los per­so­na­jes fe­me­ni­nos los que me­nos suer­te co­rren den­tro de la ló­gi­ca de ca­rac­te­ri­za­cio­nes que si­gue el li­bro. Las mu­je­res de Es­te in­fierno mío son, en su ma­yo­ría, da­mas fa­ta­les, due­ñas de un po­der de se­duc­ción su­pe­rior a su pro­pia vo­lun­tad. En un pa­sa­je, por men­cio­nar so­lo un ejem­plo, una gue­rri­lle­ra lo­gra “cu­rar” a un ca­ma­ra­da de­li­ran­te des­cu­brién­do­se el pe­cho y me­neán­do­lo en fren­te su­yo. Las mu­je­res de la no­ve­la no ha­blan, “can­ta­le­tean”, y se lla­man “chis­me­ca­lien­te” en­tre ellas. No son so­lo los per­so­na­jes los que ha­cen es­ta re­duc­ción: son mu­chas las oca­sio­nes en las que el na­rra­dor in­tro­du­ce a una mu­jer en la ac­ción des­cri­bien­do sus se­nos co­mo si fue­ra inevi­ta­ble.

Tal vez el pro­ble­ma de la pri­me­ra no­ve­la de Ma­la­tes­ta es que lle­ga de­ma­sia­do tar­de. A es­tas al­tu­ras, cuan­do tan­to y tan po­co sa­be­mos de la gue­rra, la li­te­ra­tu­ra pa­re­ce­ría te­ner el po­der no de re­pe­tir ca­rac­te­ri­za­cio­nes ma­ni­queas de los pro­ta­go­nis­tas del con­flic­to, sino de com­ple­ji­zar­las. De con­tar, por fin, his­to­rias sin­gu­la­res que arro­jen nue­vas lu­ces a una his­to­ria so­bre la que he­mos leído una y otra vez.

Julián Ma­la­tes­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.