AL­CAL­DE, ME­JOR NO HA­GA NA­DA

Arcadia - - CRÍTICA CINE Y MÚSICA - Emi­lio San­mi­guel

Lue­go de ver la de ca­be­cea­das que se echó el al­cal­de Pe­ña­lo­sa la no­che del con­cier­to de la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Vie­na en el Tea­tro Ma­yor me que­dé fran­ca­men­te preo­cu­pa­do. Pe­ro, bueno, se lo atri­buí al ago­ta­mien­to de lle­gar pe­da­lean­do su bi­ci­cle­ta des­de la Pla­za de Bo­lí­var has­ta el ex­tre­mo nor­te de la ciu­dad. Lo mis­mo pa­só la no­che del Ba­llet Na­cio­nal de Co­rea, en el mis­mo tea­tro.

Di­go preo­cu­pa­do por­que des­de su pri­mer man­da­to se di­ce que la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca, la jo­ya de la co­ro­na del an­da­mia­je cul­tu­ral de Bo­go­tá, no es una en­ti­dad muy de sus afec­tos. Ver­dad o no, es un he­cho que en su an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción, y en la ac­tual, su pre­sen­cia ha si­do ra­ra avis en los conciertos de la agru­pa­ción en el Au­di­to­rio León de Greiff de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal. Co­mo tam­bién es un he­cho que en su an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción ni si­quie­ra se le pa­só por la ca­be­za do­tar a la más im­por­tan­te or­ques­ta del país de una se­de.

Cla­ro, en ho­nor a la ver­dad, ni a él ni a nin­guno de sus an­te­ce­so­res en el me­dio si­glo de vi­da de la or­ques­ta les preo­cu­pó el asun­to, pues la Fi­lar­mó­ni­ca –ese “ni­do de co­mu­nis­tas”– era al­go que ha­bía que to­le­rar. Gús­te­nos o no, las co­sas cam­bia­ron ra­di­cal­men­te du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Gus­ta­vo Pe­tro, por­que la or­ques­ta y sus po­lí­ti­cas se pu­sie­ron, por fin, a tono con las ne­ce­si­da­des cul­tu­ra­les de una ciu­dad de prác­ti­ca­men­te diez mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y por fin, lue­go de me­dio si­glo vi­da, se puso so­bre el ta­pe­te la ne­ce­si­dad de do­tar­la de una se­de. Y de pa­so do­tar a Bo­go­tá del au­di­to­rio del cual ca­re­ce.

No me pien­so ex­ten­der, pe­ro las ne­go­cia­cio­nes pa­ra lo­grar la ad­ju­di­ca­ción del lo­te con­ti­guo al co­li­seo El Cam­pín y la eta­pa pre­li­mi­nar de di­se­ño pa­ra el nue­vo edi­fi­cio fue­ron par­ti­cu­lar­men­te com­ple­jas y muy ri­gu­ro­sas des­de el pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal, es de­cir, el ar­qui­tec­tó­ni­co. Eso me cons­ta. Y el lo­te, por su ubi­ca­ción, era ex­ce­len­te.

Pa­ra no ex­ten­der­me –ya ha­bía es­cri­to so­bre es­to en una edi­ción an­te­rior–, el al­cal­de, que pre­su­me de ser un ex­per­to en to­do, se­pul­tó el pro­yec­to. Sus agen­tes cul­tu­ra­les ase­gu­ra­ron: “Esa se­de de la que se ha ha­bla­do, que­re­mos acla­rar, una y otra vez, no exis­te” de­cla­ró la ac­tual di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la or­ques­ta, San­dra Me­luk, y yo me pre­gun­to: ¿En­ton­ces qué pa­só con el an­te­pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co del Ins­ti­tu­to de es­tu­dios ur­ba­nos de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal? La res­pues­ta es muy sen­ci­lla: lo pa­sa­ron por al­to. Por­que exis­tir, sí exis­tía.

Lo te­rri­ble del asun­to es que aho­ra la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de Bo­go­tá anun­cia un nue­vo pro­yec­to de se­de pa­ra la Fi­lar­mó­ni­ca, en el cen­tro de Bo­go­tá, que es­ta­rá do­ta­do de un au­di­to­rio pa­ra 800 es­pec­ta­do­res: un mal chis­te, pa­ra de­cir lo me­nos: ¡800 es­pec­ta­do­res!

Por­que ha­blar de 800 es­pec­ta­do­res no se com­pa­de­ce con la reali­dad. Si la Fi­lar­mó­ni­ca, du­ran­te dé­ca­das, ha te­ni­do que uti­li­zar co­mo se­de pro­vi­sio­nal el Au­di­to­rio León de Greiff de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal ha si­do por­que se tra­ta del úni­co re­cin­to de Bo­go­tá cu­ya ca­pa­ci­dad es­tá me­dia­na­men­te acor­de con el pú­bli­co que con­vo­ca ca­da se­ma­na, que es mul­ti­tud.

Una se­de así es la prue­ba de que efec­ti­va­men­te al al­cal­de no le in­tere­sa una en­ti­dad de la im­por­tan­cia de la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca. Y si he­mos de ser se­rios, si esa es la so­lu­ción, me­jor es na­da.

Si la Fi­lar­mó­ni­ca, en con­di­cio­nes tan pre­ca­rias, pa­ra no de­cir que ad­ver­sas, ha lo­gra­do cons­truir un mi­la­gro cul­tu­ral a lo lar­go de me­dio si­glo de vi­da, igual pue­de es­pe­rar a que, fi­nal­men­te apa­rez­ca un go­ber­nan­te que en­tien­da lo que ella sig­ni­fi­ca pa­ra la ciu­dad.

Y si de ur­ba­nis­mo he­mos de ha­blar, las ciu­da­des, las gran­des ciu­da­des –no las ciu­da­des gran­des- de­ben te­ner los edi­fi­cios que las de­fi­nen co­mo ta­les: un gran mu­seo, un gran tea­tro, un gran au­di­to­rio..

En se­rio, se­ñor al­cal­de, me­jor no ha­ga na­da. Nos ha­ce un fa­vor que lue­go se lo va­mos a agra­de­cer.

Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Bo­go­tá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.