Al mar­gen de la ley El fe­nó­meno de la au­to­pu­bli­ca­ción

Por pa­ra­dó­ji­co que sue­ne, es­cri­to­res muy jó­ve­nes es­tán con­quis­tan­do au­dien­cias que ya se so­ña­rían al­gu­nos de quie­nes es­cri­ben en edi­to­ria­les tra­di­cio­na­les. La fan­fic­tion he­cha en Co­lom­bia tie­ne ya va­rios ejem­plos que son ci­ta­dos a ni­vel la­ti­noa­me­ri­cano. E

Arcadia - - EDITORIAL - Ca­ta­li­na Hol­guín Jaramillo* Bo­go­tá *Li­te­ra­ta. Pro­fe­so­ra de Hu­ma­ni­da­des Di­gi­ta­les en la U. de los An­des y so­cia y crea­do­ra de Ma­nu­vo Co­lom­bia.

La ca­de­na del li­bro tra­di­cio­nal se ve más o me­nos (co­rrec­tor/así: au­to­re­di­tor dia­gra­ma­dor/di­se­ña­dor/mar­ke­te­ro)–agen­teim­pre­sor-dis­tri­bui­dor-li­bre­ro­lec­tor/crí­ti­co pro­fe­sio­nal. Es­to quie­re de­cir que en­tre el ma­nus­cri­to de un au­tor y el des­ti­na­ta­rio fi­nal pue­de ha­ber has­ta cin­co intermediarios que agre­gan va­lor (y cos­to) al ma­nus­cri­to ori­gi­nal de for­ma que lle­gue a la ma­yor can­ti­dad de lec­to­res. En el pro­ce­so edi­to­rial, el ma­nus­cri­to es leído, re­vi­sa­do y pre­pa­ra­do pa­ra ser im­pre­so y co­mer­cia­li­za­do, lue­go dis­tri­bui­do a di­ver­sos pun­tos de ven­ta. Si el li­bro re­sue­na en me­dios, gra­cias a la crí­ti­ca pro­fe­sio­nal, al li­bre­ro o al voz a voz, esa ven­ta se mul­ti­pli­ca, afec­tan­do de pa­ra atrás a to­dos en la ca­de­na has­ta que el au­tor re­ci­be, si to­do sa­le bien, en­tre el 8 % y 10 % del pre­cio de ven­ta fi­nal del li­bro im­pre­so. La ex­pli­ca­ción, si bien ob­via pa­ra quie­nes ha­bi­tan “la ca­de­na del li­bro”, no es tan evi­den­te pa­ra el lec­tor que so­lo quie­re un buen li­bro y ha­blar de ese li­bro con al­guien más. Co­nec­tar. En­con­trar­se, por vía de la pa­la­bra con otras per­so­nas, vi­vas o muer­tas.

In­ter­net ti­ró al tras­te es­ta lar­ga ca­de­na. Con la lle­ga­da de Ama­zon (la tien­da de re­tail más gran­de del mun­do), la li­bre­ría fue el pri­mer es­la­bón de la ca­de­na del li­bro que em­pe­zó a tam­ba­lear. Co­mo in­ter­net pue­de ser tien­da, red de co­to­rreo o gran im­pren­ta, otros ac­to­res em­pe­za­ron a sal­tar­se es­la­bo­nes de la ca­de­na. Rá­pi­da­men­te, la ma­yo­ría de edi­to­res desa­rro­lló su pro­pia tien­da vir­tual pa­ra ven­der sus li­bros de ma­ne­ra di­rec­ta. Ade­más, con la po­si­bi­li­dad de im­pre­sión ba­jo de­man­da y ven­ta en lí­nea, mu­chas edi­to­ria­les han lo­gra­do mantener vi­vo gran par­te de su fon­do sin in­cu­rrir en cos­tos de bo­de­ga­je de gran­des ti­ra­jes. Los au­to­res, in­clu­so aque­llos pu­bli­ca­dos por ca­sas edi­to­ria­les es­ta­ble­ci­das, cul­ti­van sus au­dien­cias sin intermediarios en re­des so­cia­les, mien­tras que lec­to­res ama­teurs ofi­cian de crí­ti­cos pro­fe­sio­na­les y suben sus vi­deo­rre­se­ñas a You­tu­be, te­nien­do tan­to im­pac­to en ven­tas que hoy en día las edi­to­ria­les man­dan sus li­bros a los book­tu­bers y no a los crí­ti­cos pro­fe­sio­na­les de me­dios tra­di­cio­na­les. En­ton­ces, que un au­tor de­ci­da au­to­pu­bli­car­se y en el pro­ce­so ac­ce­der a re­ga­lías de un 70 % o has­ta el 100 % del pre­cio de ven­ta es, por de­cir lo me­nos, perfectamente na­tu­ral.

El fe­nó­meno de la au­to­edi­ción no es nue­vo. En 2011, la re­vis­ta Pu­blis­hing Pers­pec­ti­ves re­por­ta­ba que la em­pre­sa fran­ce­sa Feed­books ya con­ta­ba con tres mi­llo­nes de li­bros di­gi­ta­les pa­ra la ven­ta y un sis­te­ma (en su mo­men­to no­ve­do­so) de au­to­pu­bli­ca­ción abier­to a cual­quier per­so­na con una no­ve­la en­ga­ve­ta­da. Ese mis­mo año, la au­to­ra de Cin­cuen­ta som­bras de Grey au­to pu­bli­có el pri­mer vo­lu­men de la tri­lo­gía eró­ti­ca en una pe­que­ña edi­to­rial vir­tual aus­tra­lia­na. Po­co tiem­po des­pués los de­re­chos fue­ron ad­qui­ri­dos por la edi­to­rial Vin­ta­ge. A la fe­cha, los li­bros de E.L. Ja­mes han si­do tra­du­ci­dos a 52 idio­mas y, se han ven­di­do más de 125 mi­llo­nes de co­pias.

A prin­ci­pios de es­te año, en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Pu­blis­her’s Weekly, el ar­ti­cu­lis­ta Alex Da­niels ad­vier­te (co­mo ocu­rre to­dos los años en to­dos los fo­ros de edi­ción) que ca­da vez hay más li­bros, ca­da vez los li­bros com­pi­ten más por la aten­ción del lec­tor, ca­da vez la gen­te lee me­nos. Da­niels tam­bién se­ña­la dos fe­nó­me­nos que, si bien tam­po­co son nue­vos, mue­ven el mer­ca­do edi­to­rial en nue­vas di­rec­cio­nes. Por un la­do, el pro­gra­ma de au­to­pu­bli­ca­ción de Ama­zon Kind­le Di­rect Pu­blis­hing Se­lect obli­ga que los au­to­res ce­dan la ex­clu­si­vi­dad a Ama­zon y que per­mi­tan la in­clu­sión de sus li­bros en Kind­le Un­li­mi­ted, un sis­te­ma de lec­tu­ra por sus­crip­ción don­de el au­tor re­ci­be di­ne­ro por pá­gi­na leí­da. En po­cas pa­la­bras, es­to sig­ni­fi­ca que Ama­zon se es­tá con­vir­tien­do en el gran Net­flix del li­bro di­gi­tal,

pues no so­lo con­tro­la el ca­nal de distribución sino tam­bién par­te del con­te­ni­do dis­tri­bui­do. Por otro la­do, Watt­pad, qui­zá la pla­ta­for­ma de au­to­pu­bli­ca­ción y lec­tu­ra gra­tui­ta más po­pu­lar de in­ter­net, ha desa­rro­lla­do nue­vas for­mas de mo­ne­ti­zar y ge­ne­rar ga­nan­cias pa­ra los au­to­res me­dian­te pau­ta, pa­tro­ci­nio de con­te­ni­do por gran­des mar­cas y co­pro­duc­ción pa­ra te­le­vi­sión de his­to­rias au­to­pu­bli­ca­das. A la fe­cha, Watt­pad re­por­ta una au­dien­cia men­sual de 60 mi­llo­nes de usua­rios (9,2 de los cua­les son de ha­bla his­pa­na), 30 mi­nu­tos dia­rios de lec­tu­ra por usua­rio, y un nue­vo usua­rio re­gis­tra­do ca­da se­gun­do. Se­gún Ahs­ley Gard­ner de Watt­pad, la au­dien­cia de ha­bla his­pa­na es la que re­por­ta ma­yor cre­ci­mien­to y es­pe­cu­la que el es­pa­ñol po­dría lle­gar a con­ver­tir­se en el idio­ma más usa­do en la pla­ta­for­ma.

DE AFI­CIO­NA­DO A PRO­FE­SIO­NAL

Su seu­dó­ni­mo es Clau­dia Win­ches­ter. Tie­ne 29 años, vi­ve en Me­de­llín, y es­tu­dia Di­se­ño Grá­fi­co e In­ge­nie­ría de Sis­te­mas. Se des­cri­be a sí mis­ma co­mo lec­to­ra asi­dua y es­cri­to­ra pre­coz de fan­fic, un gé­ne­ro de es­cri­tu­ra en el que los se­gui­do­res de una no­ve­la, pe­lí­cu­la, có­mic o se­rie te­le­vi­si­va es­cri­ben his­to­rias que ex­tien­den en dis­tin­tas di­rec­cio­nes la his­to­ria que sir­vió de fuen­te de ins­pi­ra­ción. Por ejem­plo, El chi­co de ro­jo de Win­ches­ter se ins­pi­ra y to­ma pres­ta­dos al­gu­nos per­so­na­jes de Flash, el su­per­hé­roe de DC Co­mics. Co­mo ex­pli­ca el es­cri­tor e in­ves­ti­ga­dor Da­niel Cas­sany, el fan­fic es una prác­ti­ca ver­ná­cu­la di­gi­tal, que ocu­rre “al mar­gen de la ley”, en­ten­dien­do que “la ley es el ca­non li­te­ra­rio ofi­cial, el cu­rrícu­lo es­co­lar, los ca­tá­lo­gos edi­to­ria­les o las con­ven­cio­nes es­ta­ble­ci­das de gé­ne­ro”.

Clau­dia siem­pre tu­vo mie­do y ver­güen­za de mos­trar lo que es­cri­bía has­ta que una ami­ga, ha­bi­tan­te de Watt­pad, la ani­mó a “echar­se al agua”. El chi­co de ro­jo ha re­ci­bi­do a la fe­cha 20.000 lec­tu­ras y dos pre­mios a me­jor his­to­ria en con­cur­sos or­ques­ta­dos den­tro de la pla­ta­for­ma. Aun­que su his­to­ria na­ció co­mo un fan­fic, ac­tual­men­te es­tá mo­di­fi­can­do la his­to­ria, re­mo­vien­do to­das las re­fe­ren­cias a los su­per­hé­roes de DC Co­mics pa­ra no in­cu­rrir en pro­ble­mas de de­re­chos cuan­do au­to­pu­bli­que su no­ve­la en una pla­ta­for­ma co­mer­cial. Ya abrió una cuen­ta en Sweek, pla­ta­for­ma de au­to­pu­bli­ca­ción don­de, se­gún ella, han mi­gra­do mu­chos es­cri­to­res de Watt­pad. Pe­ro Clau­dia sue­ña con ver su no­ve­la im­pre­sa, en Nor­ma o Pla­ne­ta: “Se­ría un lo­gro enor­me que a al­guno de los gran­des le lla­me la aten­ción”.

Clau­dia Fi­gue­roa, alias Win­ches­ter, re­pre­sen­ta a bue­na par­te de los es­cri­to­res de Watt­pad: es mu­jer (se es­ti­ma que la gran ma­yo­ría de usua­rios son mu­je­res), es­cri­be den­tro del gé­ne­ro del fan­fic y co­la­bo­ra de for­ma es­pon­tá­nea y gra­tui­ta den­tro de la co­mu­ni­dad. Clau­dia es mo­de­ra­do­ra vo­lun­ta­ria del fo­ro de Fa­ce­book Watt­pad La­tino. “Aho­ra es­ta­mos en break”, me di­ce. El gru­po so­lo cuen­ta con do­ce mo­de­ra­do­res vo­lun­ta­rios y es mu­cho tra­ba­jo con­tro­lar un gru­po de 180.000 per­so­nas ins­cri­tas.

El ca­so de Juan Alon­so Me­jías, alias Ser­pe­tiem, es tam­bién pa­ra­dig­má­ti­co de la au­to­edi­ción. Ciu­da­dano es­pa­ñol ra­di­ca­do en Co­lom­bia y es­tu­dian­te de fi­lo­lo­gía, Me­jías se ini­ció co­mo au­tor de Watt­pad ha­ce tres años. A di­fe­ren­cia de Clau­dia, Me­jías te­nía mie­do de ser pla­gia­do si au­to­pu­bli­ca­ba su obra, “pe­ro las ga­nas de dar a co­no­cer lo que yo es­cri­bía eran más fuer­tes”. Du­ran­te un tiem­po fue “Em­ba­ja­dor de Watt­pad”, una ocu­pa­ción tam­bién vo­lun­ta­ria y gra­tui­ta, en la que se de­di­ca­ba a re­sol­ver du­das de los usua­rios y vi­gi­lar a quie­nes in­cum­plían las nor­mas, así co­mo gen­te que en­tra­ba con “per­ver­sas in­ten­cio­nes”. Bue­na par­te de la au­dien­cia de Watt­pad son ado­les­cen­tes des­de los 13 años, de for­ma que el con­te­ni­do ofen­si­vo y ex­tre­ma­da­men­te violento, así co­mo el ma­to­neo y el aco­so en­tre usua­rios, tra­tan de ser con­tro­la­dos por cen­so­res co­mo Juan Alon­so.

Su no­ve­la A2plus Esen­cia eva­nes­cen­te al­can­zó 850.000 lec­tu­ras en Watt­pad y 53.000 se­gui­do­res. Ani­ma­do por el apa­ren­te éxi­to de su his­to­ria, se lan­zó a la au­to­pu­bli­ca­ción en Ama­zon. “Yo iba con mu­chí­si­mas es­pe­ran­zas, pe­ro me fue pé­si­mo”: la au­dien­cia de Watt­pad no se tra­du­jo en ven­tas. Ade­más, ad­vier­te, “¡cuan­do au­to­pu­bli­cas en Watt­pad o Ama­zon tu tex­to ya no es iné­di­to y no pue­des par­ti­ci­par en con­cur­sos!”. Re­cien­te­men­te, su no­ve­la cap­tó la aten­ción de una ca­sa edi­to­rial ca­ta­la­na que se ha lan­za­do a im­pri­mir­la y dis­tri­buir­la. En su Fa­ce­book, Me­jías ha pu­bli­ca­do al­gu­nas fotos de mon­ta­ñas de li­bros im­pre­sos pues­tos co­mo en un al­tar. La ru­ta de Watt­pad a la li­bre­ría ha si­do, por aho­ra, con­quis­ta­da.

Tan­to Me­jías co­mo Win­ches­ter coin­ci­den en que lo más va­lio­so de una pla­ta­for­ma co­mo Watt­pad es la cer­ca­nía con el

Ama­zon es­tá sien­do el Net­flix del li­bro di­gi­tal: no so­lo con­tro­la el ca­nal de distribución, tam­bién par­te del con­te­ni­do.

lec­tor. Ro­ta la lar­ga ca­de­na del li­bro, el lec­tor y el au­tor pue­den con­ver­sar li­bre­men­te, re­ci­bir con­se­jos, áni­mo y has­ta re­ga­los. En el ca­so de Win­ches­ter, los co­men­ta­rios más sor­pren­den­tes se los ofre­ció Black­pri­de, una chi­ca es­pa­ño­la: “Sus co­men­ta­rios me en­se­ña­ron mu­cho de la tra­ma de mi his­to­ria; ella me avi­sa­ba si veía in­con­sis­ten­cias”. Me­jías coin­ci­de en que Watt­pad sí ayu­da a me­jo­rar la es­cri­tu­ra. En su ca­so, ha­ce un par de se­ma­nas re­ci­bió ines­pe­ra­da­men­te cua­tro en­tra­das de ci­ne pa­ra ver la pe­lí­cu­la Dun­ker­ke. Se las man­dó Gi­se­lle, una lec­to­ra ba­rran­qui­lle­ra emo­cio­na­da de ha­ber en­con­tra­do su li­bro en Watt­pad.

LA NUE­VA LEY

Otro mo­de­lo po­si­ble lo ofre­ce Au­to­res Edi­to­res. Es­ta pla­ta­for­ma co­lom­bia­na sur­gió ha­ce ocho años bus­can­do dar una res­pues­ta lo­cal al mo­de­lo de au­to­pu­bli­ca­ción don­de el au­tor lo que quie­re es una co­pia im­pre­sa del li­bro. Se­gún ex­pli­ca Dia­na Ayar­za, fun­da­do­ra y di­rec­to­ra, en Au­to­res Edi­to­res el au­tor sube al sis­te­ma su ma­nus­cri­to di­se­ña­do y dia­gra­ma­do. El sis­te­ma arro­ja un cálcu­lo del cos­to de im­pre­sión del li­bro y el au­tor de­ci­de cuán­to más quie­re ga­nar so­bre ese cos­to una vez el li­bro es­té en ven­ta. To­do el me­ca­nis­mo se ba­sa en la im­pre­sión ba­jo de­man­da y no exis­te ven­ta del li­bro electrónico.

Ca­da li­bro que se ven­de en Au­to­res Edi­to­res se im­pri­me in­di­vi­dual­men­te so­la­men­te cuan­do es com­pra­do por el lec­tor. Con acuer­dos de im­pre­sión ba­jo de­man­da en Co­lom­bia, Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na y Es­pa­ña, la pla­ta­for­ma per­mi­te al lec­tor pa­gar en mo­ne­da lo­cal tan­to el li­bro co­mo el cos­te de en­vío y re­ci­bir rá­pi­da­men­te su co­pia im­pre­sa. La pla­ta­for­ma cuen­ta con 8.000 li­bros pu­bli­ca­dos y cer­ca de 7.000 au­to­res. Si bien el círcu­lo fa­mi­liar y de amigos es fun­da­men­tal pa­ra los au­to­res/ edi­to­res, es­tos ga­nan más en la me­di­da que se sepan au­to­pro­mo­cio­nar y cul­ti­ven su pro­pia au­dien­cia. Co­mo ex­pli­ca Ayar­za, la au­to­pu­bli­ca­ción es “una op­ción más de edi­ción, pe­ro en cual­quie­ra que se es­co­ja, el au­tor tie­ne que mo­ver­se”. En am­bos es­ce­na­rios de publicación pue­de pa­sar de to­do. “Así co­mo hay edi­to­res pro­fe­sio­na­les po­co cui­da­do­sos”, con­clu­ye, “tam­bién hay gen­te que se de­di­ca a au­to­pu­bli­car con es­me­ro y se de­di­ca a su li­bro”.

Isa­bel Acu­ña es una au­to­ra bo­go­ta­na ra­di­ca­da en Ba­rran­qui­lla que se pre­cia del cui­da­do y aten­ción que pres­ta a sus no­ve­las. “Yo pu­bli­co no­ve­la ro­mán­ti­ca con­tem­po­rá­nea”, afir­ma. “La di­fe­ren­cia es que yo abor­do los pro­ble­mas de Co­lom­bia”. Mien­tras que su pri­me­ra no­ve­la te­nía co­mo eje cen­tral el se­cues­tro, en la no­ve­la En­tre el va­lle y las som­bras “me voy por el la­do de des­pla­za­mien­to for­za­do y mi­nas an­ti­per­so­nal, pe­ro to­do en el mar­co de la no­ve­la ro­mán­ti­ca”. El éxi­to de su pri­me­ra no­ve­la le va­lió un con­tra­to con Pla­ne­ta, el cual si­gue vi­gen­te pa­ra la edi­ción im­pre­sa. No obs­tan­te, ha con­ti­nua­do la sen­da de la au­to­pu­bli­ca­ción pues le va bien y tie­ne el con­trol so­bre su obra, no so­lo a ni­vel co­mer­cial sino tam­bién de pro­duc­ción. Tra­ba­ja de la mano con una es­cri­to­ra cu­ba­na que le ayu­da a re­vi­sar el ma­nus­cri­to ade­más de un di­se­ña­dor y un co­rrec­tor. Tam­bién se ha de­di­ca­do a im­pul­sar otros pro­yec­tos edi­to­ria­les. Ha­ce par­te del co­lec­ti­vo li­te­ra­rio Bru­rrá­fa­los con el que van a pu­bli­car una an­to­lo­gía de cuen­tos y, más re­cien­te­men­te, or­ga­ni­zó en la Bi­blio­te­ca Luis Án­gel Aran­go el pri­mer en­cuen­tro de es­cri­to­ras de no­ve­la ro­mán­ti­ca. En ese sen­ti­do, Acu­ña con­fir­ma ple­na­men­te la pre­dic­ción que lan­za Da­niels en su ar­tícu­lo de Pu­blis­her’s Weekly so­bre la trans­for­ma­ción del es­cri­tor. Se­gún Da­niels los au­to­res es­tán ex­pan­dien­do su rol, “aña­dien­do tí­tu­los co­mo ‘con­sul­tor’, ‘edi­tor’ y ‘mar­ke­te­ro’ a sus tar­je­tas pro­fe­sio­na­les”.

Acu­ña, bac­te­rió­lo­ga de 53 años, se lan­zó a au­to­pu­bli­car en Ama­zon en 2013. Hoy en día, es una de las au­to­ras co­lom­bia­nas que más ven­den en la pla­ta­for­ma y pue­de dar­se el lu­jo de es­cri­bir pa­ra vi­vir, y vi­vir bien. Sus no­ve­las han ven­di­do más de 20.000 ejem­pla­res di­gi­ta­les. Adi­cio­nal­men­te, es­tán dis­po­ni­bles en el pro­gra­ma de lec­tu­ra ba­jo sus­crip­ción Kind­le Un­li­mi­ted. Se­gún ex­pli­ca Car­los Lié­vano, ge­ren­te de Kind­le Di­rect Pu­blis­hing (kdp) en es­pa­ñol de Ama­zon, pa­ra al­gu­nos au­to­res es­te sis­te­ma de sus­crip­ción re­por­ta in­clu­so más ga­nan­cias que la ven­ta de ejem­pla­res di­gi­ta­les in­di­vi­dua­les. Pa­ra ha­cer par­te de es­te club, es obli­ga­to­rio ce­der­le a Ama­zon la ex­clu­si­vi­dad de la publicación di­gi­tal. Con la promesa de una au­dien­cia glo­bal, el le­tre­ro co­mer­cial más fa­mo­so del mun­do y ac­ce­so a un sis­te­ma de lec­tu­ra por sus­crip­ción que ca­da vez cre­ce más, Ama­zon pro­me­te a los au­to­res que pu­bli­can­do con kdp Se­lect pue­den con­ser­var sus de­re­chos de au­tor, fi­jar el pre­cio de su li­bro y re­ci­bir has­ta el 70 % de re­ga­lías sin te­ner que in­ver­tir na­da más que su ma­nus­cri­to. Otros ali­cien­tes in­clu­yen la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par en el pre­mio li­te­ra­rio de au­to­res in­de­pen­dien­tes. Con el con­cur­so, que es­te año lle­ga a su cuar­ta edi­ción, Ama­zon se po­ne detrás de sus au­to­res y em­pie­za a pro­me­ter aque­llo que ofre­cen las edi­to­ria­les tra­di­cio­na­les: pro­mo­ción de­di­ca­da, edi­ción im­pre­sa, edi­ción de au­dio y tra­duc­ción al in­glés.

Se­gún ex­pli­ca Lié­vano, la idea del con­cur­so na­ció en el equi­po de kdp en es­pa­ñol. Si bien ya exis­ten ver­sio­nes del con­cur­so en in­glés, por­tu­gués, ale­mán y fran­cés, el pri­mer pa­so se dio con li­bros en es­pa­ñol, y se de­mos­tró así el po­ten­cial glo­bal del mer­ca­do his­pa­noha­blan­te. En 2016, por ejem­plo, se ins­cri­bie­ron 1.500 li­bros, pro­ve­nien­tes de 39 paí­ses dis­tin­tos, que fue­ron leí­dos en 71 paí­ses del mun­do. “La au­to­pu­bli­ca­ción se aso­cia mu­cho con el au­tor no­vel”, ex­pli­ca Lié­vano. Pe­ro tam­bién hay au­to­res más con­so­li­da­dos co­mo Pau­lo Coel­ho “que quie­ren más con­trol y di­ne­ro”. Pe­ro la au­to­pu­bli­ca­ción tam­bién abre otras pers­pec­ti­vas. Tal es el ca­so de al­gu­nas edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes, las cua­les, afir­ma Lié­vano, “tam­bién es­tán usan­do el pro­gra­ma kdp pa­ra lle­gar a nue­vos seg­men­tos de his­pa­noha­blan­tes en to­do el mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.