El es­pa­cio y el lu­gar Ni­co­lás Con­sue­gra en Nc-ar­te

Arcadia - - EDITORIAL - Jai­me Ce­rón* Bo­go­tá *Cu­ra­dor y crí­ti­co de ar­te. Sub­di­rec­tor de las Ar­tes en Idar­tes.

¿Por qué crear una ar­qui­tec­tu­ra efí­me­ra en una galería pa­ra re­pro­du­cir la sa­la de un mu­seo? El más re­cien­te pro­yec­to del ar­tis­ta Ni­co­lás Con­sue­gra es una am­bi­cio­sa apues­ta por cons­truir, pared por pared, la sa­la prin­ci­pal del Mu­seo de Ar­te de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal en la Fun­da­ción Nc-ar­te, en La Ma­ca­re­na bo­go­ta­na.

Los vi­si­tan­tes al pro­yec­to El es­pa­cio del lu­gar. El lu­gar del es­pa­cio, que pre­sen­ta ac­tual­men­te Ni­co­lás Con­sue­gra en Nc-ar­te, pue­den que­dar per­ple­jos an­te una evi­den­te pa­ra­do­ja que emer­ge cuan­do in­gre­san a es­ta sa­la de ex­hi­bi­ción: pa­re­ce­ría que hu­bie­ran in­gre­sa­do a un es­pa­cio ar­qui­tec­tó­ni­co dis­tin­to, que ha su­plan­ta­do las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas que so­lían de­fi­nir el lu­gar que es­ta­ba ahí. Se tra­ta de una in­ter­ven­ción que ba­sa to­dos sus im­pul­sos co­mu­ni­ca­ti­vos en el ti­po de ex­pe­rien­cia que la ar­qui­tec­tu­ra ge­ne­ra en el cuer­po. Sin em­bar­go, es tan ra­di­cal su con­cep­ción y rea­li­za­ción que con­fron­ta la no­ción de es­pa­cio con­ven­cio­nal­men­te re­la­cio­na­da con el ar­te.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que ha pa­re­ci­do de­fi­nir el pa­pel de las ar­tes plás­ti­cas a lo lar­go de su his­to­ria es pre­ci­sa­men­te la es­pa­cia­li­dad. Ha­ce dos si­glos so­lía de­cir­se que ha­bía ar­tes del es­pa­cio, de­fi­ni­das por su es­ta­tis­mo, y ar­tes del tiem­po, de­ter­mi­na­das por flu­jos de ac­cio­nes. En­tre las ar­tes del es­pa­cio es­ta­ban la pin­tu­ra, la es­cul­tu­ra y la ar­qui­tec­tu­ra, y en­tre las del tiem­po, la mú­si­ca, la poe­sía y la na­rra­ti­va.

Sin em­bar­go, du­ran­te los úl­ti­mos 100 años se ha pues­to en en­tre­di­cho es­ta se­pa­ra­ción, por­que en la ex­pe­rien­cia hu­ma­na el tiem­po y el es­pa­cio no pue­den di­so­ciar­se. Esa es una de las ra­zo­nes por las que, a lo lar­go del si­glo pa­sa­do, emer­gie­ron prác­ti­cas ar­tís­ti­cas trans­dis­ci­pli­na­rias co­mo el per­for­man­ce, que a su vez sur­gió del tea­tro, la dan­za, la li­te­ra­tu­ra, las ar­tes plás­ti­cas y la mú­si­ca.

Des­de la se­gun­da mi­tad del si­glo xx se hi­zo más y más vi­si­ble que a los ar­tis­tas les in­tere­sa­ba cru­zar crí­ti­ca­men­te ca­da fron­te­ra que se pu­die­ra im­po­ner a sus prác­ti­cas, por­que en ellas iden­ti­fi­ca­ban ejer­ci­cios de po­der. Por esa ra­zón se com­ple­ji­za­ron las con­cep­cio­nes de tiem­po y es­pa­cio li­ga­dos al tra­ba­jo ar­tís­ti­co, que lle­ga­ron pau­la­ti­na­men­te a con­fluir con sus di­men­sio­nes más es­pe­cí­fi­cas: las no­cio­nes de mo­men­to y de lu­gar. A lo lar­go de los úl­ti­mos 50 años, ha si­do ca­da vez más fre­cuen­te en­con­trar a los ar­tis­tas ale­ján­do­se de las pre­ten­sio­nes de uni­ver­sa­li­dad que ha­bían si­do usa­das pa­ra va­li­dar su tra­ba­jo des­de la crí­ti­ca y la his­to­ria del ar­te, pa­ra lo­ca­li­zar y fo­ca­li­zar sus pro­yec­tos en el mo­men­to y lu­gar en que son pro­pues­tos.

En ese or­den de ideas, fue más o me­nos en la dé­ca­da del se­sen­ta que sur­gie­ron prác­ti­cas ar­tís­ti­cas que pa­re­cían di­fí­ci­les de ais­lar del con­tex­to en que cir­cu­la­ban, al pun­to que se de­cía que las obras eran lo que es­ta­ba en el edi­fi­cio, pe­ro que no eran pro­pia­men­te par­te del edi­fi­cio, o que eran lo que ocu­rría en un paisaje que no se­ría pro­pia­men­te par­te de di­cho paisaje. Pau­la­ti­na­men­te ese ti­po de prác­ti­cas lle­ga­ron a in­crus­tar­se de ma­ne­ra tan efec­ti­va en los con­tex­tos es­pa­cia­les que las mo­ti­va­ban que em­pe­za­ron a pro­du­cir ex­pe­rien­cias nue­vas en los es­pec­ta­do­res. Sur­gió en­ton­ces el con­cep­to de “obras de si­tio es­pe­cí­fi­co”.

Vol­vien­do a El es­pa­cio del lu­gar. El lu­gar del es­pa­cio, es ne­ce­sa­rio se­ña­lar que Ni­co­lás Con­sue­gra ha he­cho no­tar la ma­ne­ra co­mo las obras de si­tio es­pe­cí­fi­co re­plan­tean mu­chos de los ro­les con­ven­cio­na­les que han es­truc­tu­ra­do la idea de ar­te. Uno de ellos se ba­sa en las no­cio­nes de es­pa­cio aso­cia­das al cam­po del ar­te, que se­pa­ran sus ám­bi­tos y fun­cio­nes de acuer­do

a su pro­ce­so, co­mo ocu­rre por el he­cho de que ha­ya lu­ga­res con­ce­bi­dos pa­ra crear y si­tios pen­sa­dos pa­ra ex­hi­bir. La obra de Con­sue­gra se ba­sa pre­ci­sa­men­te en que la se­pa­ra­ción en­tre el es­pa­cio de crea­ción (el es­tu­dio del ar­tis­ta) y el es­pa­cio de cir­cu­la­ción (la sa­la de ex­hi­bi­ción) se anu­la. Ya no se tra­ta de una obra que ha si­do crea­da en un lu­gar pri­va­do y que es lle­va­da pos­te­rior­men­te a un lu­gar pú­bli­co. Ya no se tra­ta de con­si­de­rar la crea­ción artística co­mo un mo­men­to an­te­rior al en­cuen­tro con un es­pec­ta­dor, sino de pen­sar la ex­hi­bi­ción co­mo una si­tua­ción en la que una per­so­na se en­cuen­tra con una obra en el mo­men­to ac­tual. La obra re­cu­pe­ra así la ex­pe­rien­cia del pre­sen­te des­de la ma­ne­ra co­mo al­te­ra la re­la­ción del es­pec­ta­dor con su tiem­po y es­pa­cio. Es de­cir, la obra cons­ti­tu­ye al es­pec­ta­dor a me­di­da que el es­pec­ta­dor la per­ci­be, y si­mul­tá­nea­men­te el es­pec­ta­dor crea la obra a me­di­da que in­gre­sa en su ám­bi­to.

El es­pa­cio del lu­gar. El lu­gar del es­pa­cio par­te de una re­vi­sión crí­ti­ca de lo que ha pa­sa­do con la idea de obra de si­tio es­pe­cí­fi­co en la ac­tua­li­dad, en don­de es­ta ca­te­go­ría se ha lle­ga­do a aco­mo­dar a las ló­gi­cas ins­ti­tu­cio­na­les del cam­po del ar­te, así co­mo a las de­man­das del mer­ca­do, vol­vién­do­se una prác­ti­ca blan­da y trans­por­ta­ble por mu­seos, fe­rias y co­lec­cio­nes.

La es­pe­ci­fi­ci­dad de la obra se ha vuel­to un ras­go es­ti­lís­ti­co y no una si­tua­ción crí­ti­ca, ineludible y efí­me­ra. Es­te pro­yec­to de Ni­co­lás Con­sue­gra, en cam­bio, da una apro­xi­ma­ción crí­ti­ca tan­to a la prác­ti­ca de obra de si­tio es­pe­cí­fi­co en Bo­go­tá co­mo a las en­ti­da­des o ins­ti­tu­cio­nes que han cen­tra­do su aten­ción en ella.

El pro­yec­to tam­bién exa­mi­na la ma­ne­ra co­mo el es­pa­cio por ex­ce­len­cia pa­ra el en­cuen­tro en­tre el ar­te con­tem­po­rá­neo y el pú­bli­co en Bo­go­tá, que es el Mu­seo de Ar­te Mo­derno, fue por un im­por­tan­te pe­rio­do un es­pa­cio nó­ma­da. Co­men­zó en el ám­bi­to pú­bli­co, la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, lue­go pa­só al ám­bi­to pri­va­do al mu­dar­se a un lo­cal en el Cen­tro In­ter­na­cio­nal Te­quen­da­ma, des­pués vol­vió a la es­fe­ra pú­bli­ca al es­tar alo­ja­do en el Pla­ne­ta­rio de Bo­go­tá y fi­nal­men­te re­gre­só al ám­bi­to pri­va­do al tras­la­dar­se a su pro­pia se­de, la ac­tual.

Uno de los re­fe­ren­tes en Co­lom­bia de la ac­ti­vi­dad artística en tér­mi­nos de obra de si­tio es­pe­cí­fi­co es el pre­mio Luis Ca­ba­lle­ro, rea­li­za­do por la Al­cal­día de Bo­go­tá, cu­yo pri­mer ci­clo ex­po­si­ti­vo se lle­vó a ca­bo ha­ce 20 años y que en sus edi­cio­nes ini­cia­les con­sis­tía en otor­gar be­cas a pro­yec­tos ar­tís­ti­cos con­ce­bi­dos por ar­tis­tas de me­dia­na tra­yec­to­ria pa­ra el es­pa­cio es­pe­cí­fi­co de la Galería San­ta Fe del Pla­ne­ta­rio de Bo­go­tá, que, en­tre otras co­sas, sur­gió tras la mu­dan­za del Mu­seo de Ar­te Mo­derno ha­cia su se­de de­fi­ni­ti­va. Mu­chos de los pro­yec­tos que se pre­sen­ta­ron en sus pri­me­ras ver­sio­nes res­pon­die­ron crí­ti­ca­men­te a di­fe­ren­tes as­pec­tos de ese es­pa­cio y tu­vie­ron por lo tan­to una vo­ca­ción ra­di­cal­men­te efí­me­ra, al pun­to que no fue po­si­ble vol­ver­los a ex­hi­bir en nin­gún otro lu­gar.

Sin em­bar­go, mu­chos otros pro­yec­tos lle­ga­ron a des­pla­zar­se por dis­tin­tos ám­bi­tos, una de las ra­zo­nes pa­ra plan­tear un cam­bio en es­te pro­gra­ma, que ac­tual­men­te fun­cio­na por la in­ter­ven­ción de di­fe­ren­tes es­pa­cios es­pe­cí­fi­cos de ma­ne­ra más o me­nos si­mul­tá­nea. Otra de las ra­zo­nes de es­te cam­bio es la mu­dan­za de la Galería San­ta Fe ha­cia una se­de de­fi­ni­ti­va ba­jo la Pla­za de la Con­cor­dia en el cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad.

El pun­to de in­fle­xión del pro­yec­to El es­pa­cio del lu­gar. El lu­gar del es­pa­cio es la re­vi­sión del pa­pel de las dos en­ti­da­des que han ba­sa­do su ges­tión en la ló­gi­ca de co­mi­sio­nar obras de si­tio es­pe­cí­fi­co, que son Nc-ar­te y el Mu­seo de Ar­te de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, crea­do pre­ci­sa­men­te tras la sa­li­da del Mu­seo de Ar­te Mo­derno del cam­pus de la Uni­ver­si­dad. Pe­ro hay más cru­ces. Sus res­pon­sa­bles han in­ter­cam­bia­do fun­cio­nes has­ta ha­cer pro­yec­tos en el otro es­pa­cio. Clau­dia Ha­kim, la di­rec­to­ra de Nc-ar­te, ter­mi­nó sien­do la di­rec­to­ra del Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Bo­go­tá.

El pro­yec­to El es­pa­cio del lu­gar. El lu­gar del es­pa­cio es un pun­to de in­ter­sec­ción de esa his­to­ria. Con­sis­te en la in­ser­ción, a es­ca­la uno-uno, de la ar­qui­tec­tu­ra del Mu­seo de Ar­te de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal en el in­te­rior del es­pa­cio de Nc-ar­te; una in­ser­ción que ocu­rre por una su­per­po­si­ción vi­ra­da en dia­go­nal de un es­pa­cio pú­bli­co en un es­pa­cio pri­va­do, sin de­jar nin­gu­na dis­tan­cia en­tre ellos. Se tra­ta de me­ter una sa­la de una so­la plan­ta den­tro de un es­pa­cio de dos.

Es­to ha­ce que la ar­qui­tec­tu­ra “real” co­lap­se por la ar­qui­tec­tu­ra “fic­ti­cia”, y la im­po­si­ción de una plan­ta en sus dos plan­tas lle­va a una evi­den­te in­co­mo­di­dad pa­ra los es­pec­ta­do­res y pa­ra los usos ha­bi­tua­les del es­pa­cio. De es­ta ma­ne­ra, si un es­pec­ta­dor in­gre­sa a Nc-ar­te con el áni­mo de ver una ex­po­si­ción o de en­con­trar­se con unas obras, co­mo se­ría de es­pe­rar­se, lo que va a ex­pe­ri­men­tar es el es­pa­cio mis­mo y su po­si­ble sig­ni­fi­ca­ción. Lo que va a lle­gar a ver es la ma­ne­ra co­mo se sue­le ig­no­rar la ar­qui­tec­tu­ra que sus­ten­ta la ex­pe­rien­cia artística.

Un úl­ti­mo as­pec­to crí­ti­co que se po­ne en evi­den­cia con es­ta obra es su ca­rác­ter co­la­bo­ra­ti­vo, que con­tras­ta con la su­po­si­ción de una au­to­ría sin­gu­lar en el cam­po del ar­te. El pro­yec­to de­pen­de de la ges­tión de to­das las per­so­nas que desem­pe­ñan di­fe­ren­tes ro­les den­tro de en­ti­dad que la al­ber­ga. To­ma for­ma por la ar­ti­cu­la­ción del tra­ba­jo de Ni­co­lás Con­sue­gra con el tra­ba­jo de la cu­ra­do­ra Clau­dia Se­gu­ra, se con­fi­gu­ra de­fi­ni­ti­va­men­te por la co­la­bo­ra­ción con el ar­qui­tec­to Fe­li­pe Gue­rra y su equi­po de tra­ba­jo, y su di­men­sión tem­po­ral se de­fi­ne por la par­ti­ci­pa­ción del en­sam­ble CG, que in­ter­pre­ta una pie­za mu­sical de Ro­dol­fo Acos­ta que tie­ne la mis­ma du­ra­ción que el tiem­po de ex­po­si­ción. To­dos ellos apor­tan un es­la­bón pa­ra la “rea­li­za­ción” de la obra.

Des­de ha­ce al­re­de­dor de 15 años Ni­co­lás Con­sue­gra ha rea­li­za­do pie­zas in si­tu con re­sul­ta­dos muy agu­dos e in­quie­tan­tes, co­mo fue el ca­so de su pro­yec­to Pa­rén­te­sis en la Alian­za Fran­ce­sa de Bo­go­tá en 2003, o su in­ter­ven­ción En al­gu­nos va­cíos, rea­li­za­da en el Mu­seo Na­cio­nal de Co­lom­bia en el mis­mo año.

Sin em­bar­go, con El es­pa­cio del lu­gar. El lu­gar del es­pa­cio lo­gró apro­xi­mar­se de ma­ne­ra mu­cho más com­ple­ja a al­gu­nos de los nú­cleos du­ros de es­ta prác­ti­ca, co­mo lo son la in­ter­fe­ren­cia so­bre el uso ha­bi­tual del es­pa­cio ocu­pa­do y la re­sis­ten­cia a la bús­que­da de en­ten­di­mien­to por par­te del es­pec­ta­dor. Lo pri­me­ro re­ve­la la con­di­ción de no-lu­gar de los es­pa­cios de ex­hi­bi­ción, en don­de no sue­le ocu­rrir la vi­da hu­ma­na. Lo se­gun­do apues­ta por re­cu­pe­rar la ex­pe­rien­cia sub­je­ti­va del aquí y del aho­ra co­mo fun­da­men­to de la ex­pe­rien­cia artística.

En de­fi­ni­ti­va es­te pro­yec­to es un in­ten­to por equi­pa­rar la di­men­sión crí­ti­ca in­he­ren­te a las prác­ti­cas del ar­te con la ex­pe­rien­cia de es­tar vi­vo.

“Con la obra de Con­sue­gra la se­pa­ra­ción en­tre el es­pa­cio de crea­ción y el es­pa­cio de cir­cu­la­ción se anu­la”.

Al la­do iz­quier­do, la in­ter­ven­ción de Con­sue­gra en el es­pa­cio de la galería. Al la­do de­re­cho, el es­pa­cio real del Mu­seo de Ar­te de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.