Beats co­lom­bia­nos Des­de es­qui­nas dis­tin­tas

Del 12 al 15 de sep­tiem­bre se rea­li­za­rá un nue­vo Bo­go­tá Mu­sic Mar­ket, con un en­fo­que de­ci­di­do por la mú­si­ca elec­tró­ni­ca. Aun­que pa­ra mu­chos que­da la nos­tal­gia de los años no­ven­ta, cuan­do la es­ce­na des­per­tó, la mú­si­ca y la cul­tu­ra elec­tró­ni­ca en Co­lom­bia t

Arcadia - - EDITORIAL - Jo­sé Pla­ta* Bo­go­tá *Pe­rio­dis­ta mu­sical. Ha pu­bli­ca­do en me­dios de Es­pa­ña, Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, en­tre otros.

Las ex­pe­rien­cias pre­vias en as­pec­tos co­mo la crea­ción o el de­sa­rro­llo de even­tos en los años ochen­ta, fue­ron li­mi­ta­dos y li­ga­dos a per­so­nas que po­dían ac­ce­der a in­for­ma­ción o co­no­ci­mien­to que no te­nía una pre­sen­cia ma­si­va en los me­dios co­lom­bia­nos. Los equi­pos mu­si­ca­les pa­ra crear eran cos­to­sos y di­fí­ci­les de con­se­guir. Los dis­cos de mú­si­ca elec­tró­ni­ca que lle­ga­ban eran po­cos y con­su­mi­dos rá­pi­da­men­te. Si bien hu­bo pren­sa­jes lo­ca­les de ar­tis­tas co­mo De­pe­che Mo­de, Kraft­werk, De­vo, Jean Mi­chel Ja­rre o Ye­llo, es­to no fue una cons­tan­te co­mo en otros paí­ses.

Por su par­te, la aca­de­mia desa­rro­lló tra­ba­jos en los cam­pos de la mú­si­ca acus­má­ti­ca, elec­tro­acús­ti­ca y con­tem­po­rá­nea que tu­vie­ron es­pa­cios de di­vul­ga­ción en aque­lla épo­ca y que sem­bra­ron un ca­mino pa­ra ar­tis­tas que aún hoy desa­rro­llan es­to. Hay que su­mar ade­más la ten­sa si­tua­ción po­lí­ti­ca y so­cial ge­ne­ra­da por el nar­co­te­rro­ris­mo de los ochen­ta y no­ven­ta.

El am­bien­te no era el me­jor pa­ra di­vul­gar, pe­ro sí pa­ra crear. Tan­to Bo­go­tá co­mo Me­de­llín tu­vie­ron ar­tis­tas con ba­ses elec­tró­ni­cas co­mo Es­ta­dos Al­te­ra­dos, Le Kaf­fa­ge, Xo­lo­di­gi­tal o The Mess. So­lo Es­ta­dos Al­te­ra­dos fir­mó con una com­pa­ñía dis­co­grá­fi­ca en lo que se con­ver­ti­ría en una gra­ba­ción em­ble­má­ti­ca pa­ra la mú­si­ca elec­tró­ni­ca lo­cal. Su dis­co ho­mó­ni­mo apa­re­ció en 1991 y de­jó una mar­ca ins­tan­tá­nea con can­cio­nes co­mo Mué­ve­te o Ha­ce cien años.

Ya a me­dia­dos de los no­ven­ta, a tra­vés de es­pa­cios te­le­vi­si­vos de los sis­te­mas de ca­ble y pro­gra­mas ra­dia­les es­pe­cia­li­za­dos, se co­no­ce­ría la ac­tua­li­dad crea­ti­va que em­pe­zó a te­ner un im­pac­to en el país. Si bien exis­tie­ron an­te­rior­men­te es­pa­cios de­di­ca­dos a se­sio­nes dj en emi­so­ras na­cio­na­les, es en es­te con­tex­to cuan­do los so­ni­dos de ar­tis­tas y pro­yec­tos co­mo Moby, Gus Gus, Ro­ni Si­ze, Mas­si­ve At­tack, Por­tis­head, Pro­digy, Che­mi­cal Brot­hers, Daft Punk o Un­der­world sue­nan en pro­gra­ma­cio­nes ha­bi­tua­les. El ac­ce­so a in­for­ma­ción en lí­nea a tra­vés de in­ter­net y la re­la­ti­va fa­ci­li­dad pa­ra ac­ce­der a es­tos dis­cos de­bi­do a las im­por­ta­cio­nes que se pro­du­je­ron en aque­llos años ge­ne­ró una es­pe­cie de re­la­ción in­me­dia­ta con una cul­tu­ra que es­ta­ba ya pre­sen­te en el mun­do.

LA FIES­TA CO­MO MO­TOR

La Ley Zanahoria fue una me­di­da to­ma­da por la Al­cal­día de An­ta­nas Moc­kus, en di­ciem­bre de 1995, con el ob­je­to de dis­mi­nuir la vio­len­cia nocturna pro­du­ci­da por el con­su­mo des­afo­ra­do de al­cohol, pe­ro a la vez fue un de­to­nan­te cla­ve pa­ra la mú­si­ca elec­tró­ni­ca. Con el cie­rre de los es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos a la 1:00 de la ma­dru­ga­da, el áni­mo del jol­go­rio no se di­luía. Al con­tra­rio, bus­ca­ba otros lu­ga­res. Los af­ter par­ties se con­vier­ten en una vál­vu­la de es­ca­pe en la que hu­bo tan­to re­sis­ten­cia co­mo co­mer­cio. Por un la­do, se bus­ca­ron es­pa­cios co­mo bo­de­gas o ca­sas aban­do­na­das pa­ra po­der ha­cer fies­tas, re­cla­man­do así un es­pa­cio na­tu­ral en la ciu­dad pa­ra vi­vir aque­llo que se es­ta­ba ne­gan­do y en don­de ade­más hu­bie­ra una igual­dad so­cial que no es­ta­ba del to­do pre­sen­te en la no­che bo­go­ta­na. Pe­ro tam­bién fue el tiem­po pa­ra rea­li­zar even­tos en po­bla­cio­nes co­mo Chía, Ca­ji­cá. To­can­ci­pá. Sil­va­nia o Gi­rar­dot en los que los dj co­lom­bia­nos com­par­tían es­ce­na­rio con ta­len­to in­ter­na­cio­nal.

Co­mo ne­go­cio o co­mo pro­yec­tos co­la­bo­ra­ti­vos, la me­di­da ca­na­li­zó el cre­cien­te de­seo de bai­lar con los so­ni­dos de co­ti­za­dos nom­bres de dj. Las vi­si­tas in­ter­na­cio­na­les es­tu­vie­ron a la or­den del día y se ge­ne­ra­ron to­do ti­po de dis­tor­sio­nes en pre­cios y talentos. Los pa­tro­ci­nios de ci­ga­rri­llos y be­bi­das al­cohó­li­cas apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad an­tes de ser res­trin­gi­dos.

La fies­ta y sus ex­pre­sio­nes fue­ron evo­lu­cio­na­do en la úl­ti­ma dé­ca­da, pre­sen­tan­do un re­fle­jo de ten­den­cias glo­ba­les que han pa­sa­do por el techno, drum and bass, hou­se, mi­ni­mal y tam­bién han lle­ga­do al so­ni­do del edm (Electronic Dan­ce Mu­sic). La mú­si­ca elec­tró­ni­ca co­mo ne­go­cio no ha de­ja­do de exis­tir en 20 años. Así se han te­ni­do fes­ti­va­les y fies­tas mul­ti­tu­di­na­rias, al igual que pro­pues­tas que se han vis­to en clu­bes, tea­tros y dis­co­te­cas que han te­ni­do to­do ti­po de ar­tis­tas. Las ini­cia­ti­vas re­cor­da­das pa­san por nom­bres co­mo Fes­ti­val In­put, Co­lón Electrónico, En­cuen­tro Electrónico, Lo­ve Pa­ra­de Tri­bu­te, Sum­mer­land, Ul­tra­mar, Baum­fest, Free­dom, Só­nar Bo­go­tá, Mi­cro­mu­tek, ci­clo El Sui­che, Pa­tio So­no­ro, Bo­go­trax, Story­land, Ra­di­kal Sty­les, The Zoo, en­tre otros. To­dos han si­do ex­pre­sio­nes en las que el ta­len­to ha pa­sa­do por dj y li­ve acts, ge­ne­ran­do in­te­rés en gran par­te por un pú­bli­co ávi­do de dis­fru­tar y tam­bién de sen­tir­se par­te de una ex­pre­sión que es­tá en to­do el or­be.

Co­mo ven­ta­na de ex­po­si­ción, es­tos even­tos han si­do tam­bién, en al­gu­nas oca­sio­nes, una ba­rre­ra de ac­ce­so a es­ta cul­tu­ra de­bi­do a los pre­cios de bo­le­tas e in­su­mos. Mien­tras en al­gu­nos paí­ses exis­ten ini­cia­ti­vas que por años bus­can un ac­ce­so a la fies­ta y a la cul­tu­ra elec­tró­ni­ca de una ma­ne­ra li­bre, Co­lom­bia ha crea­do es­pa­cios que en oca­sio­nes re­sul­tan ser más cos­to­sos que una jor­na­da mu­sical en paí­ses eu­ro­peos o en Es­ta­dos Uni­dos.

CREAR, PRO­YEC­TAR Y RE­CU­PE­RAR

Los mis­mos no­ven­ta fue­ron pun­to de in­fle­xión pa­ra la in­cur­sión co­lom­bia­na en el mun­do de la elec­tró­ni­ca. De ma­ne­ra pa­ra­le­la em­pe­za­ron a apa­re­cer com­po­si­cio­nes elec­tró­ni­cas ge- ne­ra­das por un ta­len­to nue­vo que ha­bía ac­ce­di­do a equi­pos y pro­gra­mas más ba­ra­tos (in­clu­si­ve en ver­sio­nes pi­ra­ta) que po­dían pro­du­cir en ca­sa y com­par­tir sin la ne­ce­si­dad de com­pa­ñías dis­co­grá­fi­cas gra­cias al for­ma­to MP3 que se ha­bía con­ver­ti­do en la ba­se de tra­ba­jo e in­ter­cam­bio de so­ni­dos en di­fe­ren­tes pla­ta­for­mas. Es­tos talentos re­pre­sen­ta­dos en nom­bres

“La cham­pe­ta, ex­pre­sión elec­tró­ni­ca que vie­ne des­de los ochen­ta en Car­ta­ge­na, ha te­ni­do una vi­da y un có­di­go pro­pios”.

co­mo Pro­tov, Pa­no­ra­ma, Iván Pan­que­va, Ver­se­lo­ver, Mi­guel Na­vas, To­más Jaramillo, Sis­mo, Post­hu­man, Dy­na­mi­crón, Pla­ne­ta Ri­ca, AM 770, Fe­de­ri­co Goes, en­tre otros.

El pos­te­rior de­sa­rro­llo y ac­ce­so a la tec­no­lo­gía y a pla­ta­for­mas de di­fu­sión ha si­do un pun­to des­ta­ca­ble den­tro de la crea­ción elec­tró­ni­ca. Así co­mo se com­par­tie­ron pro­duc­cio­nes en por­ta­les de di­fu­sión, elec­tró­ni­ca co­lom­bia­na hu­bo en Mys­pa­ce y, des­de ha­ce unos años, Sound­cloud, Band­camp y Mix­cloud se han con­ver­ti­do en el lu­gar pa­ra co­no­cer obras nue­vas y se­sio­nes de es­tos crea­do­res.

Pe­ro a pe­sar de es­to, per­sis­te una pre­gun­ta fren­te al uso ar­tís­ti­co de es­tos equi­pos. Si bien pue­den es­tar al al­can­ce de to­dos y tie­nen las mis­mas so­no­ri­da­des, ¿có­mo pue­de ha­cer­se en­ton­ces pa­ra dar­le una característica lo­cal y a la vez so­nar glo­bal?

La pri­me­ras res­pues­tas vie­nen con Ri­chard Blair y su pro­yec­to Si­des­tep­per. Iván Be­na­vi­des, quien fue par­te de la pro­pues­ta, re­cuer­da có­mo el tra­ba­jo de unión en­tre “lo cir­cu­lar del rit­mo electrónico y la mú­si­ca lo­cal hi­zo que se tu­vie­ra un so­ni­do que ha­bla­ba por una Co­lom­bia mo­der­na, que unía la má­qui­na y la tra­di­ción. Al­go que se nu­tría del dub de Ja­mai­ca y que no bus­ca­ba ser la es­truc­tu­ra con­ven­cio­nal mu­sical de oc­ci­den­te”. Era una pri­me­ra res­pues­ta que ofre­cía Co­lom­bia, mien­tras Mé­xi­co y Ar­gen­ti­na se pre­gun­ta­ban lo mis­mo y su res­pues­ta era sa­car Nor­tec, No­pal­beat y Go­tan Pro­ject o Nar­co­tan­go.

La pre­gun­ta se ha man­te­ni­do y ha si­do res­pon­di­da de di­ver­sas ma­ne­ras. Ex­pre­sio­nes co­mo la cum­bia elec­tró­ni­ca, pa­san­do por la cham­pe­ta, la sal­sa choque, el gé­ne­ro ur­bano y el trap, se han con­ver­ti­do en ma­ne­ras de en­ten­der un es­pí­ri­tu lo­cal con áni­mo uni­ver­sal. Las obras de ar­tis­tas co­mo Bom­ba Es­té­reo, Ce­ro39, Ma­sil­va, Mo­na­re­ta, Ghet­to Kum­bé, Sul­ta­na, El Freaky, Sys­te­ma So­lar o Mi­tú han te­ni­do re­per­cu­sión lo­cal e in­ter­na­cio­nal y con­ti­nui­dad.

Pe­ro an­tes de es­to, la cham­pe­ta, ex­pre­sión elec­tró­ni­ca que vie­ne des­de los ochen­ta en Car­ta­ge­na, ha te­ni­do una vi­da y un có­di­go pro­pios que le han per­mi­ti­do so­bre­vi­vir y mantener un es­pí­ri­tu lo­cal y so­por­tar to­do ti­po de crí­ti­cas y atis­bos de co­mer­cia­li­za­ción. Ca­li, por su par­te, al ofre­cer la sal­sa choque en los úl­ti­mos años, mues­tra un des­plie­gue creativo que con­ta­gia la na­ción al usar la ba­se de la sal­sa con una se­rie de pro­gra­ma­cio­nes y beats.y por su par­te, Me­de­llín pro­yec­ta una res­pues­ta al re­gue­tón con lo que se co­no­ce co­mo so­ni­do o mú­si­ca ur­ba­na. De un mo­do u otro, la mú­si­ca elec­tró­ni­ca se cue­la y es­tá pre­sen­te en la ac­tua­li­dad so­no­ra co­lom­bia­na.

Bien sea pa­ra el mun­do un­der­ground o pa­ra el mains­tream, el con­su­mo de es­ta cul­tu­ra no se de­tie­ne. Al con­tra­rio, es­tá pre­sen­te y a la vez com­pren­de nue­vos nom­bres.

CREA­MOS AQUÍ, PRE­SEN­TA­MOS AFUE­RA

El áni­mo creativo en la elec­tró­ni­ca na­cio­nal ha ge­ne­ra­do tam­bién re­fle­xio­nes lo­ca­les en as­pec­tos co­mo con­su­mo de dro­gas en la es­ce­na, evo­lu­ción de es­tos so­ni­dos en el país, el pa­pel de la mu­jer, la pre­sen­cia de la co­mu­ni­dad lgbti, en­tre otras. Son es­tos mo­men­tos ne­ce­sa­rios y cla­ves que re­afir­man un es­pí­ri­tu siem­pre pre­sen­te en es­ta cul­tu­ra: el de ha­cer­lo por uno mis­mo.

Es­te mo­tor creativo ha ge­ne­ra­do obras que es­tán pre­sen­tes en los di­fe­ren­tes es­ti­los so­no­ros de la elec­tró­ni­ca. Pe­ro mu­chas de ellas tie­nen ma­yor re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal que lo­cal. In­clu­so, hay ar­tis­tas elec­tró­ni­cos co­lom­bia­nos vi­vien­do fue­ra del país co­mo Ga­brie­la Ji­meno (Ela Mi­nus), Isa Gt, Víc­tor Le­nis, Sano, Jhon Mon­to­ya, Li­do Pi­mien­ta y Pau­lo Olar­te, en­tre otros.

Y si las pla­ta­for­mas de se­llos di­gi­ta­les (netla­bels) co­mo Se­ries Me­dia o Mo­no­fó­ni­cos han si­do en su mo­men­to un ca­nal de di­fu­sión, las con­di­cio­nes ac­tua­les ha­cen que ar­tis­tas co­mo Mag­da­le­na, Cá­ce­res, Me­rino, Per­nett, Ju­lio Vic­to­ria, Fe­li­pe Gor­don, Mú­si­ca In­mo­bi­lia­ria, Dany F, mnkybsnss, Sá­gan, Zy­de­ral, Mia Hush, Fio­na Bee­son, Di­jon Triath­lon, Van­del, Okraa, Lu­na­te, Las Her­ma­nas, Mr. Bleat, Pops­ti­tu­te, Shif­ter, La Pa­ya­ra, Mo­ni­tor, Vi­la­ma­rea, Nu­clear Di­gi­tal Tran­sis­tor, Ve­rra­co y más, le apues­ten a la crea­ción so­no­ra que su­po­ne ser la ban­da so­no­ra ya no del país, sino de la so­cie­dad tec­no­ló­gi­ca ac­tual. Bien sea pa­ra la pis­ta de bai­le o pa­ra es­cu­char, hay crea­ción elec­tró­ni­ca cons­tan­te. An­drés Cá­ce­res, ta­len­to na­cio­nal con tres vi­ni­los pu­bli­ca­dos en el se­llo Low to High Re­cords, quien ade­más desa­rro­lla even­tos en la ca­pi­tal, di­ce que “los pa­tro­nes rít­mi­cos pro­pios de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca ha­cen que la gen­te so­lo pien­se en mo­ver­se en su for­ma más au­tén­ti­ca. La fies­ta es el lu­gar don­de nos mos­tra­mos a los de­más co­mo so­mos”.

Sien­do la tec­no­lo­gía y su al­can­ce ar­tís­ti­co una li­be­ra­ción crea­ti­va que per­mi­te ha­cer mú­si­ca más allá de las re­glas es­ta­ble­ci­das pre­via­men­te, se ha lo­gra­do ha­cer que as­pec­tos bá­si­cos de la hu­ma­ni­dad co­mo el de­seo de igual­dad, el ri­to del bai­le o la es­pe­ran­za crea­ti­va se re­to­men jus­ta­men­te con es­ta mú­si­ca. Y aho­ra es­to se en­ri­que­ce más al co­exis­tir tec­no­lo­gía y pla­ta­for­mas analó­gi­cas y di­gi­ta­les pa­ra crear, pro­du­cir y di­fun­dir, co­mo nun­ca an­tes hu­bo opor­tu­ni­da­des. Al­fre­do Var­gas, ar­tis­ta y di­rec­tor de Au­dio­tec­na (dis­tri­bui­dor de equi­pos Moog y Able­ton, en­tre otros) ve un fu­tu­ro electrónico pa­ra ex­plo­rar. Su tra­ba­jo le ha he­cho ver có­mo “los ar­tis­tas co­lom­bia­nos bus­can ávi­da­men­te equi­pos y tec­no­lo­gía de los se­ten­ta, pe­ro es­tán al tan­to de las nue­vas ten­den­cias di­gi­ta­les y análo­gas del mo­men­to. No to­do lo pue­de ha­cer un compu­tador, y un ins­tru­men­to análo­go tam­po­co ha­ce to­do”.

En fí­si­co o en di­gi­tal, el es­pí­ri­tu electrónico co­lom­biano es­tá. Pe­ro pa­ra­dó­ji­ca­men­te, fren­te a es­ce­nas de paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Chi­le o Mé­xi­co, ha ge­ne­ra­do po­cos do­cu­men­tos pro­pios de me­mo­ria co­mo li­bros, dis­cos re­co­pi­la­to­rios, do­cu­men­ta­les o mues­tras re­tros­pec­ti­vas.

Es­tá he­cho to­do, pe­ro to­do es­tá por ha­cer­se.

Bom­ba Es­té­reo en el fes­ti­val De­to­nan­te que se rea­li­za anual­men­te en el Cho­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.