Es­pe­cial An­tio­quia

Arcadia - - EDI­TO­RIAL - Mau­ri­cio Gar­cía Vi­lle­gas* *So­ció­lo­go, in­ves­ti­ga­dor de De­jus­ti­cia, co­lum­nis­ta de El Es­pec­ta­dor.

POR­TA­DA: ES­PE­CIAL AN­TIO­QUIA

El co­lum­nis­ta de El Es­pec­ta­dor pu­bli­có el pa­sa­do 17 de ju­lio un tex­to so­bre la An­tio­quia que se sen­tía ofen­di­da por alu­sio­nes sa­tí­ri­cas del co­lum­nis­ta Da­niel Sam­per Os­pi­na, des­mon­tan­do el mi­to de la exis­ten­cia de una an­tio­que­ñi­dad que se pre­sen­ta co­mo ex­clu­yen­te y au­tén­ti­ca, y reivin­di­can­do el ta­lan­te li­be­ral y pro­gre­sis­ta de mi­les. Una am­plia­ción de di­cha re­fle­xión.

¿Có­mo son los an­tio­que­ños? Me ha­go es­ta pre­gun­ta por es­tos días, des­pués de que el ex­pre­si­den­te Uri­be ca­lum­nia­ra a Da­niel Sam­per Os­pi­na y sos­tu­vie­ra, ade­más, que es­te pe­rio­dis­ta agra­via, con su sá­ti­ra mor­daz, a An­tio­quia y a los an­tio­que­ños. ¿A cuál An­tio­quia se re­fie­re Uri­be? ¿Exis­te al­go así co­mo una iden­ti­dad an­tio­que­ña?

Es di­fí­cil res­pon­der a es­ta pre­gun­ta. An­tio­quia es un te­rri­to­rio de con­tras­tes, no so­lo geo­grá­fi­cos y hu­ma­nos (en­tre Bo­lom­bo­lo, Son­són, Ta­ra­zá y Me­de­llín hay to­dos los cli­mas, con gen­te de mu­chas ra­zas y cul­tu­ras), sino so­cia­les y po­lí­ti­cos. An­tio­quia es la tie­rra de un em­pre­sa­rio del mal co­mo Pa­blo Es­co­bar y de una san­ta co­mo la ma­dre Lau­ra; de un pa­ra­mi­li­tar fe­roz co­mo Car­los Cas­ta­ño y de un in­dus­trial hu­ma­nis­ta co­mo Ni­ca­nor Res­tre­po; de go­ber­nan­tes ho­nes­tos co­mo Alon­so Sa­la­zar y Ser­gio Fa­jar­do, y de po­lí­ti­cos si­nuo­sos co­mo Luis Pé­rez; de un car­de­nal ira­cun­do co­mo Al­fon­so Ló­pez Tru­ji­llo y de un mé­di­co bon­da­do­so co­mo Héc­tor Abad Gó­mez; del car­tel de Me­de­llín y del Hos­pi­tal San Vi­cen­te; de Su­ra­me­ri­ca­na y de In­ter­bol­sa.

En me­dio de tan­to con­tras­te, lo más pro­ba­ble es que la An­tio­quia que el ex­pre­si­den­te Uri­be con­si­de­ra ofen­di­da no sea la que es­tá asen­ta­da en to­do el de­par­ta­men­to, sino la que él tie­ne en men­te y re­pre­sen­ta. No es la An­tio­quia que se hi­zo gran­de a prin­ci­pios del si­glo xx, sino una de las par­tes de esa An­tio­quia di­vi­di­da que hoy te­ne­mos. Pe­ro pa­ra ex­pli­car es­to hay que ha­cer un po­co de his­to­ria.

I

El im­pul­so mo­der­ni­za­dor en An­tio­quia lle­gó muy tem­prano, a fi­na­les del si­glo xviii, con

el vi­si­ta­dor Juan An­to­nio Mon y Ve­lar­de (“el re­ge­ne­ra­dor”), que re­for­mó la es­truc­tu­ra agra­ria, cons­tru­yó ca­mi­nos, le­ga­li­zó las tie­rras de los cam­pe­si­nos y sen­tó las ba­ses pa­ra el desa­rro­llo de la mi­ne­ría. Al lle­gar la in­de­pen­den­cia un gru­po de pa­tri­cios lo­ca­les, en­tre los cua­les es­ta­ban Jo­sé Ma­nuel Res­tre­po, Juan del Co­rral y Fé­lix de Res­tre­po, sen­ta­ron las ba­ses de un nue­vo pro­yec­to so­cial fun­da­do en el va­lor del tra­ba­jo, la li­ber­tad de em­pre­sa, la re­li­gio­si­dad y el res­pe­to por el or­den so­cial. El pro­gre­so de la mi­ne­ría hi­zo po­si­ble que mu­chos sa­lie­ran de la po­bre­za, que hu­bie­se ex­ce­den­tes pa­ra im­pul­sar el co­mer­cio y con­so­li­dar el mi­ni­fun­dio, y que se crea­ra una cier­ta igual­dad so­cial, au­sen­te en otras par­tes del país en don­de pre­do­mi­na­ba la ha­cien­da. Al­go del es­pí­ri­tu li­ber­ta­rio de los an­tio­que­ños y de su ac­ti­tud al­ti­va e igua­li­ta­ria se for­jó en es­ta eco­no­mía in­clu­yen­te de la se­gun­da mi­tad del si­glo xix. De allí tam­bién vie­ne el es­pí­ri­tu con­ci­lia­dor y pa­cí­fi­co que ca­rac­te­ri­zó a los an­tio­que­ños has­ta muy en­tra­do el si­glo xx. La paz so­cial era in­dis­pen­sa­ble pa­ra los ne­go­cios y en par­te por eso los po­bla­do­res de An­tio­quia no te­nían la be­li­co­si­dad que ex­hi­bían mu­chos de sus com­pa­trio­tas. En una pro­cla­ma (si­glo xix) de los ve­ci­nos de Rio­ne­gro con­tra el alis­ta­mien­to se lee lo si­guien­te: “No hay mal más gran­de, no hay ca­la­mi­dad más te­mi­da en An­tio­quia que un re­clu­ta­mien­to (…). Ape­nas sue­nan los ru­mo­res que lo anun­cian, el hi­jo aban­do­na a su pa­dre, el ma­ri­do a su es­po­sa, el her­mano a la her­ma­na, se­pul­tán­do­se en los mon­tes a vi­vir con las fie­ras, an­tes que pre­sen­tar­se a ser sol­da­do” (Bo­te­ro, 2006, p. 57). Du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo xix y la pri­me­ra del xx, An­tio­quia es­tu­vo re­la­ti­va­men­te ais­la­da del país y de su vio­len­cia, y fue go­ber­na­da por po­lí­ti­cos con­ser­va­do­res mo­de­ra­dos y prag­má­ti­cos que creían en el po­der re­den­tor de la edu­ca­ción y en la ne­ce­si­dad de pro­te­ger los bie­nes pú­bli­cos (Me­lo, 1988). Por es­ta épo­ca sur­gie­ron gran­des es­cri­to­res y lí­de­res in­te­lec­tua­les co­mo To­más Ca­rras­qui­lla, Ma­nuel Uri­be Án­gel, Bal­do­me­ro Sa­nín Cano, Ma­ría Cano y Por­fi­rio Bar­ba Ja­cob. Hu­bo tam­bién go­ber­nan­tes no­ta­bles co­mo Ra­fael Uri­be Uri­be, Car­los E. Res­tre­po, Pe­dro Nel Os­pi­na, Pe­dro Jus­to Be­rrío, Ma­riano Os­pi­na Ro­drí­guez y Mar­co Fi­del Suá­rez. To­dos ellos eran, di­ce Jor­ge Or­lan­do Me­lo, “man­da­ta­rios to­le­ran­tes, preo­cu­pa­dos por el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de la re­gión, por el pro­gre­so ma­te­rial y el avan­ce de la edu­ca­ción, res­pe­tuo­sos de la ley y la cons­ti­tu­ción, pa­ci­fis­tas pe­ro bue­nos mi­li­ta­res, pro­fun­da­men­te re­li­gio­sos, de una ho­nes­ti­dad a to­da prue­ba…” (1982, p. 4). Se crea­ron ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas con un gran al­can­ce cí­vi­co, co­mo la So­cie­dad de Me­jo­ras Pú­bli­cas (crea­da por Car­los E. Res­tre­po y di­ri­gi­da lue­go por Ri­car­do Olano) y la Es­cue­la de Mi­nas (im­pul­sa­da por Tu­lio Os­pi­na Váz­quez), dos de las ex­pre­sio­nes más no­ta­bles de es­te es­pí­ri­tu pro­gre­sis­ta y mo­der­ni­za­dor que hi­zo gran­de a An­tio­quia. La re­li­gión era muy im­por­tan­te en la vi­da de los an­tio­que­ños, pe­ro la Igle­sia no os­ten­ta­ba el po­der ni el boa­to que te­nía en Po­pa­yán o en Bo­go­tá, y por eso es­ta­ba más cer­ca del pue­blo y se aso­cia­ba con ma­yor fa­ci­li­dad a los pro­yec­tos so­cia­les e ins­ti­tu­cio­na­les que fa­vo­re­cían a la gen­te hu­mil­de y ha­cen­do­sa. Es­tos he­chos han ali­men­ta­do el mi­to de la iden­ti­dad an­tio­que­ña. Co­mo to­dos los mi­tos, es­te tie­ne al­go de qui­mé­ri­co y de au­to­com­pla­cien­te: fue for­ja­do en una so­cie­dad tra­di­cio­nal (pue­ble­ri­na) que ya no exis­te. Una so­cie­dad que, ade­más, no era tan ho­mo­gé­nea co­mo se sue­le re­tra­tar; en la que siem­pre hu­bo gen­te que se re­sis­tía a ser asi­mi­la­da en el gru­po do­mi­nan­te. Un mi­to po­ro­so por don­de se co­la­ba lo que en esa épo­ca se de­no­mi­na­ba “la re­la­ja­ción de las cos­tum­bres” y la so­cie­dad mar­gi­nal (Vé­lez, 2013 ). Era, ade­más, un mi­to cons­trui­do ca­si al mar­gen del Es­ta­do, por las fuer­zas so­cia­les, des­de los em­pre­sa­rios has­ta los cu­ras, pe­ro sin que la ley, la jus­ti­cia y la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca ju­ga­ran un pa­pel pre­do­mi­nan­te. De ahí vie­ne su fra­gi­li­dad y su in­ca­pa­ci­dad pa­ra lo­grar, co­mo ocu­rrió en otras la­ti­tu­des en don­de el Es­ta­do fue un im­pul­sor esen­cial de la cons­truc­ción so­cial, una éti­ca uni­ver­sal y cí­vi­ca por fue­ra de la re­li­gión y de las re­des so­cia­les con­for­ma­das por las éli­tes. Pe­ro un mi­to se­me­jan­te, con to­da la do­sis de irrea­li­dad que tie­ne, no ha­bría per­du­ra­do tan­to tiem­po ni pro­du­ci­do tan­to con­sen­so den­tro y fue­ra de An­tio­quia si no es­tu­vie­ra sus­ten­ta­do en he­chos reales: he­chos ma­te­ria­les, co­mo la ex­ten­sión del co­mer­cio y del mi­ni­fun­dio, y he­chos cul­tu­ra­les, co­mo la ho­nes­ti­dad, el tra­ba­jo y el pa­ci­fis­mo, que fue­ron muy im­por­tan­tes en aque­lla so­cie­dad pue­ble­ri­na de ha­ce un si­glo y que to­da­vía so­bre­vi­ven en una bue­na par­te del pue­blo an­tio­que­ño.

II

An­tio­quia, y so­bre to­do Me­de­llín, ex­pe­ri­men­ta­ron gran­des cam­bios so­cia­les y eco­nó­mi­cos a par­tir de me­dia­dos del si­glo xx: en los años se­ten­ta la in­dus­tria tex­til y lue­go la ban­ca en­tra­ron en cri­sis, el pro­gre­so eco­nó­mi­co em­pe­zó a de­caer y la mi­gra­ción ma­si­va del cam­po a la ciu­dad tra­jo nue­vas ten­sio­nes so­cia­les. A es­to se su­ma­ron tres he­chos que ahon­da­ron la cri­sis: 1) la vie­ja cla­se di­ri­gen­te, li­ga­da a la in­dus­tria y a las fa­mi­lias pres­tan­tes de Me­de­llín, em­pe­zó a ser re­em­pla­za­da por una nue­va cla­se po­lí­ti­ca, de ori­gen pue­ble­rino, vin­cu­la­da con la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y en­tre­na­da en las ar­tes del clien­te­lis­mo; 2) la cris­pa­ción po­lí­ti­ca en­tre li­be­ra­les y con­ser­va­do­res, que ve­nía de las ten­sio­nes pro­du­ci­das du­ran­te la re­for­ma de 1936 y más tar­de de La Vio­len­cia y del sur­gi­mien­to de las gue­rri­llas, aca­bó con el prag­ma­tis­mo y la mo­de­ra­ción que ca­rac­te­ri­za­ba a los con­ser­va­do­res. Mu­chos je­rar­cas de la Igle­sia, en­tre ellos Mi­guel Án­gel Bui­les y Al­fon­so Ló­pez Tru­ji­llo, se vol­vie­ron sec­ta­rios e in­tran­si­gen­tes al ver la so­cie­dad más ur­ba­na, más se­cu­lar y más plu­ra­lis­ta que es­ta­ba cre­cien­do an­te sus ojos; 3) y apa­re­ció el nar­co­trá­fi­co, qui­zás el fac­tor so­cial y eco­nó­mi­co que más ha in­ci­di­do en la vi­da so­cial y po­lí­ti­ca del de­par­ta­men­to y que más ha que­bran­ta­do el mi­to de la An­tio­quia clá­si­ca. Con el nar­co­trá­fi­co, una bue­na par­te de la éli­te cul­ta y mo­de­ra­da­men­te li­be­ral em­pe­zó a des­fi­gu­rar­se: per­dió su sen­ti­do de lo pú­bli­co, se ama­ñó con el clien­te­lis­mo, per­dió la se­re­ni­dad y se vol­vió ca­mo­rris­ta y no tu­vo pro­ble­ma

Co­mo to­dos los mi­tos, es­te tie­ne al­go de qui­mé­ri­co: fue for­ja­do en una so­cie­dad tra­di­cio­nal (pue­ble­ri­na) que ya no exis­te.

en com­bi­nar me­dios le­ga­les e ile­ga­les en su lu­cha con­tra sus enemi­gos, en la sub­ver­sión, la iz­quier­da y los mo­vi­mien­tos so­cia­les con­tes­ta­ta­rios.

III

An­tio­quia ya no es lo que era a prin­ci­pios del si­glo xx. Los idea­les que ani­ma­ban aque­lla so­cie­dad tra­di­cio­nal ya no tie­nen la pre­sen­cia que te­nían ha­ce un si­glo. Esos idea­les ya no son, pa­ra po­ner­lo en los tér­mi­nos de la cien­cia po­lí­ti­ca, he­ge­mó­ni­cos.

Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que ha­yan des­apa­re­ci­do. En las úl­ti­mas dé­ca­das, en me­dio de tan­ta vio­len­cia y des­con­cier­to, ha ha­bi­do mu­chos lí­de­res ex­tra­or­di­na­rios que han ayu­da­do a man­te­ner, con he­chos, el mi­to de la vie­ja An­tio­quia: em­pre­sa­rios cí­vi­cos co­mo Ni­ca­nor Res­tre­po (un in­te­lec­tual pa­ci­fis­ta que im­pi­dió que la ma­fia pe­ne­tra­ra en la di­ri­gen­cia in­dus­trial an­tio­que­ña), po­lí­ti­cos de­cen­tes co­mo el mis­mo Be­li­sa­rio Be­tan­cur, Gil­ber­to Eche­ve­rri Me­jía y Juan Ca­mi­lo Res­tre­po; in­te­lec­tua­les y lí­de­res de opi­nión, co­mo Al­ber­to Agui­rre, Car­los Ga­vi­ria Díaz, Ma­ría Te­re­sa Uri­be y Héc­tor Abad Gó­mez; his­to­ria­do­res fi­nos co­mo Jai­me Ja­ra­mi­llo Uri­be y Jor­ge Or­lan­do Me­lo; lí­de­res cí­vi­cos y edu­ca­do­res co­mo Ra­fael Au­bad Ló­pez y Juan Luis Me­jía; cu­ras bon­da­do­sos, co­mo Ga­briel Díaz (per­se­gui­do por el car­de­nal Ló­pez Tru­ji­llo) y Luis Al­ber­to Ál­va­rez, y mu­chos otros, en­tre ellos to­da una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes in­quie­tos y em­pren­de­do­res que hoy se sien­ten he­re­de­ros de las ge­ne­ra­cio­nes que han ali­men­ta­do el mi­to an­tio­que­ño.

To­dos ellos com­pi­ten hoy con una nue­va cla­se di­ri­gen­te, por lo ge­ne­ral más tos­ca, más clien­te­lis­ta, más pro­cli­ve a la ile­ga­li­dad, más li­ga­da al po­der de la tie­rra, más te­me­ra­ria y más pen­den­cie­ra, que in­ten­ta des­de ha­ce por lo me­nos tres dé­ca­das to­mar las rien­das del de­par­ta­men­to y des­mon­tar, no so­lo en la po­lí­ti­ca sino tam­bién en los ne­go­cios y en to­do el te­ji­do so­cial, lo que que­da de la vie­ja iden­ti­dad an­tio­que­ña. Es­ta cla­se so­cial, y el con­tra-mi­to que re­pre­sen­ta, no es mo­no­lí­ti­ca; tam­bién tie­ne sus gri­ses, sus ma­ti­ces y sus po­ros. Pe­ro en tér­mi­nos ge­ne­ra­les exis­te y ca­da día co­bra su pre­sen­cia en la vi­da de los an­tio­que­ños.

Tal vez na­die ha im­pul­sa­do tan­to es­te pro­yec­to de so­cie­dad y pro­mo­vi­do tan­to el sur­gi­mien­to de es­ta nue­va cla­se di­ri­gen­te co­mo el ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be Vé­lez. Su éxi­to en la di­fu­sión de es­te nue­vo pro­yec­to ha si­do tal que ha lo­gra­do ex­ten­der­lo al res­to del país, con­si­guien­do así una es­pe­cie de “an­tio­que­ñi­za­ción” de Co­lom­bia, con la sal­ve­dad de que en es­te ca­so so­lo se tra­ta de la An­tio­quia que él tie­ne en men­te. Es esa An­tio­quia la que se sien­te ofen­di­da por el pe­rio­dis­ta Da­niel Sam­per Os­pi­na. No es la An­tio­quia no­ble y fran­ca que yo co­no­cí cuan­do era ni­ño y que to­da­vía pal­pi­ta en el al­ma de la ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes de es­te de­par­ta­men­to.

Bi­blio­gra­fía

• Bo­te­ro He­rre­ra, Es­ta­do, na­ción y pro­vin­cia de An­tio­quia; Me­de­llín: Hom­bre nue­vo, p. 57

• Me­lo, Jor­ge O. Po­lí­ti­ca y po­lí­ti­cos an­tio­que­ños 1982, Me­de­llín: FAES

• Me­lo, Jor­ge O. (dir.) His­to­ria de Me­de­llín; Me­de­llín: Pre­sen­cia, pp. 123-143, 1988 • Uri­be, Ma­ría Te­re­sa (2011) Un re­tra­to frag­men­ta­do. En­sa­yos so­bre la vi­da so­cial, eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca de Co­lom­bia – Si­glos XIX y XX, Me­de­llín: La Ca­rre­ta.

• Vé­lez, Juan Car­los, 2013 “Re­pre­sen­ta­cio­nes so­bre el pa­sa­do de An­tio­quia”, en, An­tio­quia ima­gi­na­da, Jor­ge Gi­ral­do y Efrén Gi­ral­do (eds.), Me­de­llín: Me­sa, pp. 22-61 ,

Ho­ri­zon­tes (1913), del pin­tor an­tio­que­ño Fran­ci­so An­to­nio Cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.